África: ¿Conseguirán los inversores y emprendedores privados transformar el continente?

En el pasado, los negocios en África tenían un comportamiento semejante al de una oruga — no eran interesante, se movían despacio y eran fáciles de pisar, observa Eric Kacou, director gerente del Grupo OTF, empresa americana de consultoría especializada en economías emergentes.

 

“Lo que más llama la atención de África es que, a pesar de la enorme cantidad de recursos naturales del continente, esta realidad no es palpable”, dijo Kacou durante el Foro Global de Ex-alumnos de Wharton en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Hoy, sin embargo, África está a punto de experimentar una metamorfosis que exige una “nueva mentalidad” menos dependiente de recursos naturales y más dependiente de innovaciones y del crecimiento del sector privado.

 

Kacou fue uno de los ponentes presentes en los dos paneles — uno de ellos dedicado a la opinión de los inversores y el otro a los emprendedores populares — que analizaron el segmento de negocios con el objetivo de mejorar el aprovechamiento de las realidades económicas y sociales de África. En el primer panel, “Los negocios como motor del desarrollo económico de África”, el moderador fue Richard Herring, profesor de Finanzas de Wharton. Según Herring, “hace cinco años, el título de este panel hubiera sido mucho más un sentimiento de esperanza que una realidad, pero en los últimos años han ocurrido muchas cosas interesantes”.

 

Cuando los inversores piensan en el África subsahariana, dijo Herring, lo hacen “con la mente puesta en los conflictos más evidentes de la región”, como las disputas electorales en Zimbabue y los recientes episodios de violencia ocurridos en Kenia después de las elecciones. Pero, el número de conflictos armados están descendiendo en los últimos años, pasando de 20, en 1999, a sólo cinco en la actualidad, resaltó Herring. Además de eso, se han acabado ya las largas guerras civiles en Angola, Mozambique, Sierra Leona y Liberia.

 

“El aumento acentuado del rendimiento africano en la economía” en los últimos cinco años “ha pasado en gran medida desapercibido”, añadió Herring. Entre 1997 y 2002, la renta real per cápita subió un 1,8%. “Sea como que sea, serían necesarios cerca de 40 años para doblar la renta per cápita, y el mundo no toleraría eso. “Desde 2002, la renta real per cápita ha crecido a un ritmo del 4,6%, “y camina en la dirección correcta”.

 

Herring comparó la situación actual de desarrollo de África al de la ANSA (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) en los años 80, “antes de que se transformaran en los tigres asiáticos”. En muchos países africanos, observó, la mejoría de las políticas puestas en práctica ha ayudado a aliviar el peso del gobierno […] estimulando el resurgimiento de la inversión privada y el surgimiento de la actividad emprendedora”.

 

Petróleo angoleño

Kacou, que ha asesorado a líderes del gobierno y de empresas en Ruanda, Uganda, Nigeria, Sudán y Mali, mostró al público presente un gráfico en el que era posible ver la relación inversa entre “la riqueza” de los recursos naturales de varios países y su PIB. (Con excepción de algunos países, como Dubai, que consiguió reinvertir la riqueza producida por el petróleo, los países con un mayor volumen de recursos naturales suelen tener un desempeño mediocre de renta). Con relación a los recursos naturales como el petróleo, diamantes y playas, “la riqueza de África es grande”, dijo, “sin embargo tenemos que distinguir entre la riqueza que se puede ver y las formas sociales de la riqueza”, incluyendo los recursos humanos, conocimiento, funcionamiento de las instituciones y una actitud cultural de apertura a la innovación que toma en cuenta el modo en que los recursos naturales son empleados. “Sin el segundo tipo de riqueza, no se puede hacer demasiado con el primero”.

 

En el pasado, las naciones africanas sufrieron lo que se llamó la maldición “de los recursos” — es decir, la incapacidad de apropiarse del valor de sus abundantes recursos naturales. Stephen Priestley, director gerente de JPMorgan y responsable del banco para África subsahariana, citó el ejemplo de Angola como un país que ya ha empezado a distanciarse de una mentalidad que permite a otros países extraer sus recursos “haciendo que suba la curva de valor”. Aunque muchos países africanos, como Nigeria, mayor productor de petróleo del continente, exporten materias primas y, en ocasiones, necesiten importar el producto refinado para consumo local, Angola ha desarrollado una capacidad de refino propia y ahora produce dos millones de barriles de petróleo por día como miembro de la Opep.

 

Los efectos de eso son enormes, como el aumento de empleo disponible, flujos de capital de inversores como, por ejemplo, el Export-Import Bank de China, que concedió a Angola una línea de crédito multimillonaria para mejorar la infraestructura local a cambio del acceso a los campos de petróleo en alta mar de los angoleños. (Angola es actualmente el mayor proveedor de petróleo de China, con Arabia Saudí en segundo lugar). La situación “tal vez no sea ideal” según piensa mucha gente — muchos critican el papel dominante de China en la industria de petróleo del país. Además de eso, se cree que la corrupción continúa siendo galopante después de más de 25 años de guerra civil. Aún así, Priestley observó que el país destaca por encima de muchos otros porque “lidia con barreras fundamentales al crecimiento por la forma en la que se trata la cuestión del petróleo”.

 

El relajamiento por parte del gobierno angoleño de los límites de divisas también ha tenido como resultado el aumento de inversiones en otros sectores, como en los segmentos de bancos y de inmuebles. A pesar de tener una economía más abierta, el país enfrenta aún “niveles absurdos de pobreza”, dice Priestley. Herring destacó que aunque Angola es un ejemplo clásico de crecimiento “desequilibrado”, donde algunos sectores están creciendo más deprisa que otros, pero que esos desequilibrios “están creando incentivos fuertes para que el sector privado decida participar en la economía del país ayudando a Angola a modernizarse”.

 

Priestley dijo que el rápido aumento de las oportunidades de negocios en Angola ha sacado a relucir algunas áreas en las que la necesidad de mejoras es evidente. “Quienquiera que haya intentado hacer negocios en el país sabe que es imposible conseguir un vuelo o encontrar un hotel”. La infraestructura de soporte básica — como puertos, plantas eléctricas y hasta viviendas para los trabajadores — es un área fundamental para el aumento de inversiones a medida que hay un incremento de la producción de commodities, dijeron los participantes del panel.

 

Capital “inteligente”

James Eric Wright, fundador y consejero delegado de African Venture Partners, empresa pan-africana especializada en telecomunicaciones y tecnología, dijo que una consideración importante, y que todo inversor debe tomar en cuenta — no importa la industria en la que esté interesado — es el grado de experiencia en gestión. Wright, cuya empresa abrió una compañía de banda ancha en Nigeria que fue posteriormente vendida a Dimension Data, una de las mayores empresas de datos de Sudáfrica, dijo que aunque haya muchos emprendedores africanos con talento, “les falta profundidad de gestión”. La solución que la empresa encontró fue reclutar africanos que habían estudiado en EEUU y en Europa, de modo que hubiera profesionales familiarizados con África y muy bien preparados para llevar adelante los proyectos de la compañía.

 

Priestley coincidió con este punto de vista y dijo que encontrar emprendedores con capacidad de gestión es una de las “principales complicaciones para el desarrollo de los negocios en el continente”, y que, muchas veces, esas habilidades necesarias sólo se encontrarán fuera del país.

 

Richard Okello, dueño de Makena Capital Management de EEUU, con 12.000 millones de dólares en activos en cartera, dijo que la habilidad de gestión es una forma de distinguir entre el capital común y lo que llama el capital “inteligente”, que toma en cuenta la competitividad global y lidia con la cuestión del riesgo en todos los niveles — de la burocracia generalizada del gobierno a los riesgos más evidentes a los cuáles Herring aludió en su introducción. “Tenemos que disminuir la distancia de comunicación entre los que entran con el capital y aquellos que, en África, necesitan desesperadamente capital para crecer”, dijo.

 

El proceso prevé el acopio de expectativas realistas para retornos que tomen en cuenta los riesgos, redefiniéndolos, sin embargo, al mismo tiempo. “¿Cuál es el riesgo de África?”, indagó Okello. “Para la mayoría de los inversores, es lo que se ve en los periódicos”. Quien esté interesado en encontrar un lugar para su capital en África necesita mirar “varias capas por debajo” de los estratos aparentes, y así determinar si el problema es, en realidad, una oportunidad, dijo. “Un conflicto político en un país puede ser malo para la red hotelera, pero puede ser óptimo para el servicio de entregas, ya que las empresas tendrían el ambiente necesario para elevar sus tarifas entre un 20% y un 30%. Como ejemplo, Okello citó un gestor de fondos en Tailandia que daba a los inversores en potencia una hoja entera de razones por las cuáles no deberían invertir. A continuación, presentaba una lista de medidas específicas a las que el fondo recurriría para enfrentar esos riesgos. “No vamos a dar al capital extranjero una razón para no invertir en África”.

 

Solución de problemas

Para muchos inversores y emprendedores, los enormes problemas de África son, por sí solos, una gran atracción. En un panel titulado “Espíritu emprendedor social”, James Thompson, director del Programa Social de Wharton [Societal Wealth Program], hizo referencia a un proyecto cuyo objetivo era combatir la desnutrición en Zambia. El objetivo era aumentar el ratio de alimentación animal.

 

En la época, Zambia tenía una tasa de desempleo superior a un 50%, y el contagio por VIH se había disparado.

 

“No se trataba de un mercado que se pudiera considerar atractivo”, dijo Thompson. Pero el objetivo del programa era atacar “un problema aparentemente intratable […] y abrir una empresa que lo aliviara y que al mismo tiempo permitiera ganar dinero”. Trabajando en cooperación con La Escuela de Veterinaria de la Universidad de Pensilvania, Thompson y sus compañeros consiguieron aumentar la calidad del ratio y rebajar el precio en un 20%, lo que enfrentó al grupo directamente con grandes conglomerados agrícolas que intentaron numerosas veces acabar con el proyecto.

 

Ian MacMillan, profesor de Gestión de Wharton y moderador del panel, dijo que los programas de ayuda tradicionales fallaron por no lidiar con tales problemas de forma sostenible. Las actividades emprendedoras sociales —por medio de organizaciones existentes, o a través de nuevas empresas independientes — es un camino más viable para el desarrollo económico. “En los últimos 50 años, se gastaron 3.000 billones de dólares en África, pero nuestra situación es aún peor que antes […] Gastamos mucho dinero”.

 

Dawn Hines, una de las fundadoras y socia de Aventura Investment Partners, también entrevé una oportunidad en la alimentación de los pobres del continente africano. Con sede en Senegal, Aventura invierte “en la cadena de valor del sistema de alimentación rural” suministrando maquinaria agrícola, provisiones y — tal vez lo más importante — riego. De acuerdo con Hines, el clima en el Sahel — la región inmediatamente debajo de Sahara y al norte de la región fértil de Sudán — es ideal para el cultivo, excepto por la poca precipitación pluviométrica. “La luz solar es responsable de un 90% de la salud de los cultivos, y Sahel es una de las regiones del mundo con mejor incidencia de luz solar del mundo. Hace poco yo estuve allí, bajo esa luz, y deseé tener aire acondicionado”.

 

Con riego y maquinaria suficientes, un agricultor que, normalmente, usaría un cuarto o una hectárea de tierra puede utilizar 20 hectáreas. Hines dijo que invertir en agricultura suele ser considerado un riesgo, porque la mayor parte de las empresas necesarias para completar la cadena de valor están ausentes. “El emprendedor que recibió la inversión está casi siempre corriendo de un lado para otro, intentando llenar los vacíos”. Por eso, Aventura invierte en empresas que suministran servicios de embalaje, que producen material para embalar o cualquier cosa necesaria para la estabilización de la cadena de valor”.

 

El objetivo no es sólo suministrar más alimentos para los pobres de África. (De acuerdo con Hines, la agricultura africana atiende sólo a un 50% de las necesidades alimenticias; un 25% se atienda mediante la importación de alimentos y un 25% de la población pasa hambre). Gracias a la participación de Aventura, Senegal se convirtió en un gran exportador de judías verdes y superó a Israel como principal exportador de tomates a Europa.

 

Con la mejora de la agricultura, los trabajadores migrarán hacia las diversas industrias de apoyo a ella, dice Hines. “El objetivo principal es sacar a las personas del cultivo agrícola […] La preocupación no consiste sólo en suministrarles palas”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"África: ¿Conseguirán los inversores y emprendedores privados transformar el continente?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [01 octubre, 2008]. Web. [19 July, 2018] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/africa-conseguiran-los-inversores-y-emprendedores-privados-transformar-el-continente/>

APA

África: ¿Conseguirán los inversores y emprendedores privados transformar el continente?. Universia Knowledge@Wharton (2008, octubre 01). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/africa-conseguiran-los-inversores-y-emprendedores-privados-transformar-el-continente/

Chicago

"África: ¿Conseguirán los inversores y emprendedores privados transformar el continente?" Universia Knowledge@Wharton, [octubre 01, 2008].
Accessed [July 19, 2018]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/africa-conseguiran-los-inversores-y-emprendedores-privados-transformar-el-continente/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far