Andrew Ng, de Coursera: cómo los MOOC están globalizando el conocimiento

moocs-1024x440

Andrew Ng, uno de los fundadores de Coursera, es considerado por mucha gente un pionero en el campo de la inteligencia artificial. Junto con Daphne Koller, fundó, en 2012, Coursera, una plataforma de cursos abiertos online masivos (MOOC). En poco más de tres años, Coursera ya cuenta con más de 12 millones de usuarios matriculados en más de 1.000 cursos en más de cien instituciones en todo el mundo. Ng trabajó en la Universidad de Stanford y es director del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la institución. Él trabaja en el aprendizaje profundo de algoritmos, los cuales, según él, están libremente inspirados por la forma que tiene el cerebro de aprender. Ng trabajó en uno de los más ambiciosos sistemas de inteligencia artificial de Google conocido como Google Brain. El sistema analizó millones de fotos sacadas de vídeos de YouTube y aprendió a reconocer objetos, inclusive rostros humanos y caras de gatos, sin ninguna ayuda humana extra.

El año pasado, Ng anunció que se alejaría de sus responsabilidades cotidianas en Coursera para ser científico principal y jefe de investigaciones de Baidu Research: un nuevo proyecto de investigaciones presupuestado en US$ 300 millones que durará cinco años en el Valle del Silicio. El motor de búsquedas chino, Baidu, conocido a veces como “el Google de China”, es la quinta web más visitada del mundo con una capitalización de mercado de US$ 55.000 millones.

En una entrevista sobre los MOOC y su impacto, Ng dice que ellos permiten a las universidades tomar su enorme contenido y llevarlo a un público mucho mayor de lo que habían imaginado. Un estudio reciente escrito junto con el profesor Ezekiel J. Emanuel, de Wharton, sobre el impacto de los MOOC en el negocio tradicional de la educación, también constató que, en lugar de “robar” alumnos de las universidades, los MOOC complementan, enriquecen y ayudan a las escuelas de negocios a llegar hasta nuevos públicos diversos.

A continuación, la versión editada de la entrevista.

Knowledge@Wharton: ¿Qué papel juegan los MOOC en la educación universitaria?

Andrew Ng: Creo que los MOOC permiten a las universidades tomar su enorme contenido y llevarlo a un público mucho mayor del que jamás habían alcanzado. No es de sorprender, por tanto, que eso permita a las universidades llegar a un público mucho mayor y más diverso que antes. Para mí, ese conocimiento es algo tan radical en lo cotidiano de la sociedad y muchas personas jamás tendrán acceso a una clase presencial en un campus. Una vez empecé la presentación de un congreso de los fundadores de Coursera contando la historia de uno de los alumnos, una panadera de Bangladesh. Ella hizo algunos cursos de Coursera —asistió, entre otras, a las clases de microeconomía de la Universidad de Pensilvania y modelos de pensamiento de la Universidad de Michigan— y aprendió cómo gestionar un negocio. Durante el congreso de fundadores de Coursera, mostré en una pantalla grande su declaración de resultados alcanzados usando para ello su certificado validado. Allí estaba una mujer que jamás podría asistir a las clases de su ciudad, pero que hoy acreditaba parte de su éxito a los cursos de Coursera.

Knowledge@Wharton: En todo el mundo en desarrollo, las personas para las cuales el inglés no es su primera lengua están intentando usar la enseñanza online no sólo para mejorar sus propias habilidades, sino también para ayudar a catapultar los objetivos de sus empresas. Ellas están muy ansiosas por aprender, de manera que puedan mejorar su situación personal, ya sea profesionalmente, ya sea por el aprendizaje de alguna cosa nueva, al igual que la panadera de Bangladesh. ¿Cuál ha sido, en su opinión, el impacto de Coursera y de qué modo cree que eso puede cambiar en los próximos años?

Ng: Muchos estudiantes que llegan hoy a Coursera proceden de economías en desarrollo, y es verdad que India y China son sólo dos piezas de todo eso. Estoy totalmente de acuerdo en que el mundo en desarrollo es mucho más que eso. El debate sobre las economías en desarrollo es interesante, porque existe la esperanza de que los MOOC permitan el acceso a los nichos de la sociedad.

En realidad, ya he escuchado dos críticas. Uno de ellas dice que 2/3 de las personas a quienes atendemos no están en las economías en desarrollo, por lo tanto estamos atendiendo a 2/3 de las economías desarrolladas. Pero, prácticamente en la misma línea, otra persona nos anima a ampliar nuestra plataforma de aprendizaje para ese segmento. Creo que todo lo que Coursera estaba haciendo era atender el llamamiento de medio millón de participantes todos ellos procedentes de economías en desarrollo. Creo que todos estarán de acuerdo en que eso es algo fantástico. Y es eso precisamente lo que Coursera hace hoy en día. La cuestión es que además de todo eso, atendemos a otros 5,5 millones de estudiantes de economías desarrolladas. Por lo tanto, creo que provocaremos un efecto dominó, en la medida en que más personas tengan acceso a Internet. Hay miles de millones de personas en este planeta que no disponen de una buena conexión a Internet. Me siento muy orgulloso del alcance que tenemos, que es mucho mayor y más eficiente que el del campus de la universidad americana tradicional. Creo que el alcance de los MOOC tiene una representación mucho mayor entre los miembros menos privilegiados de nuestra sociedad.

La cuestión del idioma es muy interesante. A veces, voy a una universidad y pregunto a los alumnos: “¿Cuántos de sus profesores hablan inglés, francés, alemán, italiano, chino, español o árabe?” Normalmente, ellos me dicen que ninguno de sus profesores hablan tantos idiomas. Espero que, en el futuro, eso será una realidad en Coursera. No es lo que sucede actualmente, y no estamos donde nos gustaría estar, pero creo que la oportunidad de traducir contenido en varias lenguas significa que los profesores de Coursera hablarán inglés, español, italiano, alemán, francés, chino y árabe. Pienso también que tener una comunidad de estudiantes y de contenido traducido ayudará, por ejemplo, a los profesores que hablan inglés a llegar a una cantidad de estudiantes que no hablan ese idioma. Realmente no estamos donde nos gustaría estar y hay mucho trabajo por delante, pero creo que la existencia de una comunidad de traductores en su etapa inicial, de estudiantes voluntarios que están traduciendo todo el contenido, me parece muy prometedor.

Para finalizar, una historia personal: una de las cosas que estamos intentando hacer es seguir conectados con los participantes. Por eso, cuando viajo a diferentes ciudades, voy a veces a la reunión de alumnos. Hay miles de grupos de estudiantes que se reúnen por todo el mundo. Cuando estoy en determinados países, busco de cuando en cuando al organizador de esos encuentros y le pido que me una al grupo para conversar con ellos. Hago eso, en parte, porque me gusta reunirme con los estudiantes y, en parte también, porque me ayuda a estar conectado con los estudiantes de todo el mundo. Cuando hago eso en las economías en desarrollo, una cosa que me sorprende es el hambre verdadero de conocimiento que percibo.

En EEUU, cuando participo en algunos de esos encuentros, noto un cierto hambre de conocimiento. Cuando caminamos por los campus de las universidades, es común la sobrecarga de información, hay una variedad de grandes causas, y simplemente no hay tiempo para aprender todo lo que podríamos aprender. En las economías en desarrollo, las personas no tienen acceso a eso. Me sorprendo al saber que hay personas que toman un tren y viajan durante dos horas para escuchar a alguien hablar en una ciudad cualquiera porque en las ciudades del interior, donde viven, no tienen acceso al conocimiento. Cuando converso con esas personas sobre los MOOC, percibo una gratitud y una avidez diferentes de las que veo en el mundo desarrollado.

Knowledge@Wharton: En muchos estudios sobre las economías en desarrollo, escuchamos hablar sobre el concepto de saltar etapas. Hay ejemplos claros de eso, como es el caso del uso de la telefonía celular en detrimento de la telefonía fija. ¿Qué cambios cree que ese modelo introducirá en otras partes del mundo? Dada la disponibilidad o, por lo menos, alguna información acerca de los MOOC, ¿surgirá un modelo diferente de enseñanza en esas partes del mundo? ¿Eso es posible? ¿Ya ha percibido alguna señal de eso?

Ng: Sí, ya hay algunas señales. Países como Estados Unidos o China tienen sistemas de enseñanza superior relativamente desarrollados que atienden a una fracción razonablemente grande de la población. India, por su parte, cuenta con un sistema de enseñanza superior muy discreto en relación al tamaño de la población. Su mayor desafío consiste en crear más capacidad. EEUU no necesita un sistema de enseñanza superior que sea mucho mayor que el actual. Creo que tenemos la tendencia de preocuparnos más por cuestiones de igualdad de costes. Encuentro muy positivo que nos preocupemos de cómo mejorar eso. India simplemente no tiene muchas plazas que ofrecer.

Por lo tanto, algunos de los trabajos más innovadores que he visto consisten en la transformación del sistema de enseñanza superior, sobre todo en la India, donde hay programas increíbles, y que están formando decenas de miles y, espero que en breve, centenares de miles de profesores. Ellos mezclan la manera de enseñar, combinando el contenido del MOOC con una educación más cercana. Creo que esa combinación es una excelente idea. Creo que contribuirá a mejorar la calidad de la enseñanza, y los primeros países que la pongan en práctica influirán, de hecho, en la forma en que su valor será percibido en todo el país. Eso sucederá en las economías en desarrollo, especialmente en la India y en China.

El desafío del aprendizaje mixto se dará en la enseñanza. Si quiere que su país adopte la enseñanza mixta, eso es algo que exigirá trabajar con cientos de miles de profesores para ayudarlos a comprender una mejor forma de enseñar. Para mí, se trata claramente de una forma mejor para ellos, que les añadiría más valor, y más valor también a los alumnos.

Knowledge@Wharton: Es interesante que usted mencione la India porque un porcentaje relativamente grande de personas matriculadas en Coursera es de la India, mucho más que de China. El modelo de finalización de los MOOC que tanta gente cuestiona no se aplica, de hecho, a las economías en desarrollo, ya que las personas allí usan los MOOC simplemente para mejorar su vida y a sí mismas. Pero, ¿qué le parece la idea de los índices de finalización de los cursos? Y no necesitamos hablar especialmente de EEUU o tal vez de Europa. ¿Ha visto alguna investigación realizada en el mundo en desarrollo sobre índices de finalización de los cursos por los alumnos de esos países?

Ng: Evaluamos los índices de finalización en diferentes países y observamos que hay pocas diferencias en los índices de esos países. Los canadienses, por ejemplo, tienen un índice ligeramente mayor que los americanos. No recuerdo si los indios tienen un índice alto o bajo de finalización de curso, pero creo que esa cuestión de terminar o no un curso ocurre en todo el mundo. Creo que la cuestión de terminar un curso está convirtiéndose en un factor de preocupación cada vez mayor, pero es la manera equivocada de pensar sobre lo que los estudiantes están conquistando con los MOOC. Cinco mil alumnos completan un curso. Hay un número casi igual que ve todos los vídeos, pero que no hace las tareas. ¿Deberíamos entonces decir, según eso, que los índices de finalización son, en realidad, prácticamente el doble de lo que son en realidad? Si los alumnos están viendo todos los vídeos, es de suponer que estén aprendiendo algo con ellos, pero optan por no hacer la tarea. Para mí, está bien.

Estamos comenzando a hacer pruebas con modelos de enseñanza más flexibles en Coursera. Hoy, nos hacemos preguntas del tipo: “Para esta región, o disciplina, ¿por qué necesitamos plazos?” Lo que sucede es que una de las razones por las cuáles los estudiantes no completan un curso se debe al hecho de que tuvieron un problema en el trabajo, y ahí pierden un plazo. Después de eso, resulta difícil terminar el curso y obtener el certificado. El alumno se siente desmoralizado, por eso la pregunta que nos estamos haciendo es la siguiente: “¿Cuál es la utilidad de los plazos?” Ellos son una manera un tanto primitiva de motivar la conclusión de un curso: si usted no hace la tarea dentro del plazo, pierde puntos. Pero, en una era en que el alumno se atribuye una nota a sí mismo y el compañero lo evalúa, ¿es posible aprender con cierta flexibilidad y dejar que completen el curso a su propio ritmo? Esa es realmente una buena pregunta, y yo no sé cómo responderla. Es posible que sin plazos nadie concluya ningún curso. Mi instinto me dice que eso no va a suceder, pero nos estamos haciendo preguntas de ese tipo.

Knowledge@Wharton: Algunos competidores de Coursera, como edX, por ejemplo, adoptaron una estructura empresarial basada en la sección 501(c)(3) [que trata de la exención de impuestos para empresas sin fines de lucro], mientras que Coursera es una empresa con fines lucrativos. ¿El tipo de estructura organizacional cambia la manera en que se toman las decisiones en Coursera? Por ejemplo, edX conserva todos los datos de acuerdo con La Ley de los Derechos de Enseñanza de la Familia y de Regulación de la Privacidad (FERPA, en las siglas en inglés), que limita algunos usos de los datos del usuario para fines posteriores de marketing, al mismo tiempo que facilita el acceso a los datos para investigadores. ¿Coursera se enfrentaría a la resistencia de parte de los inversores si optara por el mismo procedimiento?

Ng: No puedo ofrecer comentarios sobre edX, ya que no estoy familiarizado con los detalles de sus operaciones. Respecto a Coursera, nuestra empresa tiene como objetivo una misión. Siempre fue así. Incluso antes de fundar la empresa, cuando el equipo estaba formado por cuatro estudiantes y yo, nuestra regla número 1 era: “Haga lo que sea mejor para los alumnos”, y esa continúa siendo la piedra angular de todas nuestras decisiones incluso hoy en día (aunque la norma haya sido replanteada posteriormente: “Haga lo que sea mejor para los estudiantes”). También tomamos muy en serio la privacidad del estudiante.

Knowledge@Wharton: ¿Hay evidencias de que los empleadores estén tomando en cuenta, a la hora de contratar, el certificado de signature track [certificado de Coursera que confirma y valida el curso de una universidad ofrecido por la empresa]?

Ng: Tenemos numerosas historias tanto de estudiantes como de empleadores. Estoy personalmente convencido de que los certificados de los MOOC están ayudando a numerosos estudiantes a encontrar un empleo mejor. Desafortunadamente, no tengo todavía cifras concretas que apoyen esa información.

Knowledge@Wharton: Incluso respecto a su comentario sobre el valor limitado de los plazos, cuando se lanzó Coursera, hubo inicialmente mucha discusión sobre la dimensión social del aprendizaje y el trabajo realizado para incentivar en las personas el espíritu de grupo, en conformidad con lo que los teóricos de la educación llaman estrategia constructivista. Sus esfuerzos recientes para desarrollar un servicio on-demand [mediante solicitud] parece creado para proporcionar apoyo al estudio individual. ¿Coursera está cambiando de dirección en lo que se refiere al valor que atribuye al aprendizaje colectivo?

Ng: Encuentro válido el aprendizaje colectivo, así como las interacciones entre los estudiantes. La enseñanza on-demand es mejor desde algunos aspectos porque incentiva esas interacciones. En primer lugar, en el sistema actual de notas dadas por los pares [o compañeros], después de entregar su tarea tal vez hay que esperar una semana hasta que el compañero le proporciona una nota. En el sistema on-demand, después de entregar su tarea, puede pedir a los cinco estudiantes siguientes que entregaran sus trabajos que evalúen su tarea. Dependiendo del número de estudiantes activos, eso significa, de manera general, que usted recibirá de forma más rápida una nota por su trabajo. Además, hoy en el sistema colectivo las respuestas del foro se borran y comenzamos desde cero cada vez que un curso empieza de nuevo. En el sistema on-demand, se pueden conservar las respuestas del foro de forma permanente, convirtiéndose en un archivo (que podrá crecer con las contribuciones de los nuevos estudiantes), lo que permitirá encontrar las respuestas más fácilmente.

Por último, partiendo de la presuposición de que un curso tenga un número mayor de estudiantes activos, eso significa que, en cualquier momento, usted también encontrará muchos compañeros con quienes discutir el material del curso (en un modelo semejante al del colectivo original). El sistema colectivo tiene pros y contras, pero en lo que concierne a la interacción social, creo que los pros superan de forma significativa los contras.

Knowledge@Wharton: Como usted sabe, un porcentaje relativamente grande de estudiantes de enseñanza superior están aventurándose en los MOOC y están terminando los cursos escogidos. ¿Podría hablar sobre los tipos de estudiantes que hacen esos cursos?

Ng: Por el momento, la mayoría de los estudiantes que hacen MOOC son, realidad, adultos que trabajan. Coursera atiende a un público muy amplio, desde estudiantes de bachillerato a adultos jubilados. Pero el centro de gravedad de la empresa son los profesionales que trabajan, por lo tanto la edad media de su público es de 35 años, personas ya graduadas de la universidad, y muchos también en la franja de los 20 y de los 30 años, pero también hay un público que ronda los 50 años. Eso se explica por el hecho de que, sólo como hecho estadístico, la mayoría de nosotros pasa la mayor parte de la vida trabajando en la fase adulta de nuestra existencia. Pasamos sólo un periodo relativamente corto de la vida en el bachillerato, en la facultad, por eso la mayor parte de los participantes son adultos que trabajan.

En segundo lugar, la mayor parte de los estudiantes universitarios y de bachillerato ya disponen de acceso cómodo a la educación. Ellos simplemente van a la facultad todos los días. En cambio los adultos que trabajan, como usted y yo, no tenemos un acceso continuo a la educación que necesitamos para mantenernos al día. Incluso en el caso de los profesores o de personas que no son profesores, es muy complicado tener que contratar a una cuidadora dos veces por semana para que se quede con los niños y poder asistir a las clases nocturnas en un community college [instituto de enseñanza superior de dos años]. Por eso, creo que el mayor impacto de los MOOC consiste en traer a los adultos de regreso al sistema de enseñanza.

Una clase con 100 personas es una forma muy ineficiente de aprender. Sabemos por los datos disponibles que la tasa de retención [de los que permanecen hasta el final] es increíblemente baja. Sólo se consigue recordar el 20% de la clase. La lectura es otro ejemplo. Tal vez los adultos hayan aprendido a ser eficientes con esas formas de enseñanza, pero creo que asistir de forma presencial a una clase es un desafío muy grande para los jóvenes. Tengo más información sobre la lectura, y leer es difícil para mucha gente, porque exige mucho trabajo, mucho texto, y es difícil que las personas aprendan a procesar todo aquello y a identificar lo que es importante y concentrarse en eso. Creo que lo mismo vale para las clases, porque con el tiempo desarrollamos ciertos hábitos para procesar lo enseñado, pero creo que, en general, la clase moderna, en que el profesor sólo habla ante 200 alumnos, no es una forma muy eficiente de aprender para quien está estudiando.

Knowledge@Wharton: Volviendo al mundo en desarrollo, hay claramente plataformas online que requieren inversiones cuantiosas. Coursera y algunas de esas otras plataformas MOOC consiguieron garantizar las inversiones necesarias en EEUU, pero cómo cree que sería la situación en el mundo en desarrollo, aunque pongamos de lado a India y China, ya que puede haber capital en esos países. Si tomáramos en cuenta diferentes partes del Sur de Asia o incluso Oriente Medio y África, ¿de qué manera se podrán construir allí plataformas para la población local cuyo funcionamiento sea el mejor para las personas, aunque esto signifique vencer la barrera del idioma o de la tecnología? ¿Cómo cree que esos modelos se podrán desarrollar allí?

Ng: Creo que el mundo estará mucho mejor servido con una plataforma MOOC o con un número pequeño de ellas, porque la tecnología está dimensionada de esa manera. Creo que Samsung y Apple hicieron un excelente trabajo. Usted coge un iPhone y lo pone en funcionamiento en diversos países con una tarjeta local, pero no tiene sentido para cada país inventar su propio móvil sólo porque cree que necesita un tipo especial de hardware.

Creo que un ejemplo de eso sería lo siguiente: la Universidad de Pensilvania enseñaría sólo a estudiantes de Filadelfia, y Stanford ofrecería un MOOC que estaría limitado a los estudiantes de California. Eso sería muy extraño. Por lo tanto, de igual manera, digamos, por ejemplo, que las principales universidades chinas quisieran coger su contenido y compartirlo con todo el mundo, y yo encuentro eso mejor para las universidades, mejor para los estudiantes. Estos quieren aprender con las mejores universidades del mundo, y no en la mejor universidad a 5 Km de su casa. Creo que el ahorro de tener plataformas globales de MOOC tiene más sentido, y es mejor para las universidades y para los estudiantes.

Knowledge@Wharton: Puede suceder que las personas de esos lugares se sientan muy orgullosas de lo que hicieron y de lo que están intentando hacer. Ahí, entonces, ellas mirarán hacia los mercados de Occidente y dirán: Sabe una cosa, aún no está bien, o este no es el modelo correcto para nosotros, deberíamos construir alguna cosa más próxima y más pertinente para nuestro pueblo”. Ese argumento se aplica a diferentes segmentos, y no sólo a la enseñanza. Creo que hay personas que miran a Coursera, miran a otros MOOC, y llegan a la conclusión de que han sido realizados en EEUU. Tuvieron la oportunidad de desarrollarse, pero dirán simplemente: “Bien, eso no va a funcionar aquí”.

Ng: Me gustaría mucho entender la sustancia detrás de eso, porque creo que los países deberían expresar su cultura a través de su contenido, y no de su software. Por lo tanto, tengo el orgullo de decir que algunos de los mejores cursos de Coursera actuales proceden de China, son historia china, medicina tradicional china, y yo creo que ése es un contenido que las universidades chinas están usando para expresar su cultura. La cultura de cada uno, insisto, se expresa mejor por el contenido, y no por el software […] En última instancia, se trata de aprender. Creo que los MOOC deberían preocuparse por proporcionar la mejor experiencia posible para los estudiantes. Por lo tanto, la pregunta que se debe hacer es la siguiente: respecto al destino de los estudiantes de la India o de China, ¿ellos quieren aprender con las mejores universidades del mundo o hay una experiencia diferente que prefieran que haya? De momento, creo que ya comprobamos que a ellos les gustaría aprender con las Whartons y con las Princetons y otras universidades importantes del mundo.

Knowledge@Wharton: ¿Cree que el estudio del profesor Ezekiel Emanuel, de Wharton, sobre los MOOC pone en cuestión el llamado modelo tradicional de enseñanza, y no sólo la enseñanza empresarial?

Ng: Sobre eso, yo diría que los MOOC pueden convertirse en una gran oportunidad para que las universidades encuentren nuevos alumnos. Creo que Wharton, la Universidad de Pensilvania y otras universidades atribuyen el aumento de los interesados en los cursos universitarios en gran medida a sus actividades vinculadas al MOOC. Varias universidades hablan sobre seleccionar nuevos estudiantes para participar en sus programas presenciales en el campus a través de los MOOC. Encuentro su pregunta sensacional: ¿los MOOC sustituirán a los profesores? Para responder a esa pregunta, piense en su profesor preferido cuando usted estaba en la facultad. Creo que si un computador hiciera esa pregunta y la respondiera, creo que la respuesta sería obviamente no, pero entiendo que la oportunidad de la tecnología no consiste en la sustitución. En lugar de eso, su papel es el de liberar su profesor predilecto de los aspectos más repetitivos de la enseñanza y de la atribución de notas, de manera que él pueda pasar más tiempo en conversaciones con futuros estudiantes así como lo hicieron con usted.

Por lo tanto, creo que ese es un aspecto mixto de la enseñanza en el campus. Creo que, a corto plazo, el impacto de los MOOC será el de dar continuidad al conocimiento y a la enseñanza de las personas que no tienen acceso a nuestros campus. A largo plazo, creo que habrá un cambio diferente: los campus recurrirán a un tipo de combinación simétrica de contenido online y clase presencial.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Andrew Ng, de Coursera: cómo los MOOC están globalizando el conocimiento." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [16 junio, 2015]. Web. [21 September, 2018] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/andrew-ng-de-coursera-como-los-mooc-estan-globalizando-el-conocimiento/>

APA

Andrew Ng, de Coursera: cómo los MOOC están globalizando el conocimiento. Universia Knowledge@Wharton (2015, junio 16). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/andrew-ng-de-coursera-como-los-mooc-estan-globalizando-el-conocimiento/

Chicago

"Andrew Ng, de Coursera: cómo los MOOC están globalizando el conocimiento" Universia Knowledge@Wharton, [junio 16, 2015].
Accessed [September 21, 2018]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/andrew-ng-de-coursera-como-los-mooc-estan-globalizando-el-conocimiento/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far