Decisiones cruciales para incentivar el sector de la biotecnología en España: El modelo de negocio es clave

La biotecnología en España despertó de un profundo sueño hace pocos años y actualmente se encuentra en plena fase de despegue. Pero para librarse definitivamente de las “garras de Morfeo” y continuar su fase de crecimiento, las pocas empresas del sector tendrán que hacer frente a una serie de desafíos que cuestionan su expansión definitiva, señalan los profesores Isidre March Chordà, de la Universitat de Valencia, y Ramón Seoane Trigo, de la Fundación IDICHUS, Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela, en un trabajo de investigación titulado “Los modelos de negocio en las empresas de biotecnología españolas”.

 

Entre las principales carencias de este incipiente sector en España, los autores destacan el escaso afán emprendedor de la comunidad investigadora, la dispersión de la oferta de conocimiento, el predominio de empresas que ofrecen servicios tecnológicos en base a un modelo de innovación incremental, los estadios demasiado embrionarios de los resultados de la comunidad científico-tecnológica como para poder ser aplicados a nivel empresarial y, por último, la insuficiencia de recursos financieros para sustentar nuevos proyectos empresariales cimentados en programas de I+D+i a medio y largo plazo.

 

Sin embargo, March y Seoane también muestran la otra cara de la moneda y señalan que existen algunos puntos fuertes y oportunidades en el sector. El primero de ellos es que España ocupa el cuarto lugar en la difusión de artículos científicos en biotecnología. En segundo lugar, algunos centros de investigación, como el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), actúan como motores de conocimiento y de atracción de talento científico. Además, señalan, existen instituciones de investigación sanitaria bajo el auspicio de algunos hospitales. Por otro lado, se han creado redes de investigación cooperativa de centros y grupos en el área de la biomedicina y se constituyó la Fundación Genoma España (para el desarrollo de la investigación en Genómica y Proteómica) con el objetivo de impulsar el segmento de la genética y la biotecnología. Además, ha incrementado el número de infraestructuras generales de soporte a la investigación y, por último, el ritmo de creación de empresas se ha acelerado en los últimos tres años.

 

En 2004, la inversión total en el sector ascendió a 542,7 millones de euros, “con un crecimiento constante y significativo”, señalan. Sin embargo, en su opinión, uno de los mayores handicaps es la ausencia de casos de éxito de compañías que hayan lanzado al mercado nuevos fármacos de impacto. Según explica el estudio, la empresa con más papeletas para convertirse en un referente dentro del sector es Pharmamar, filial del grupo Zeltia, que cuenta con productos candidatos en fase clínica.

 

Pero el principal mal de la industria en España es, según explican los autores, la falta de capital riesgo y capital semilla que lastra la creación de empresas de este tipo. Entre 2000 y 2002, se contabilizaron un total de 13 operaciones de capital riesgo en el país, que supusieron un total de 18,76 millones de euros, una cantidad que apenas representa el 0,533% de la inversión total en capital riesgo en España durante el periodo de tiempo indicado. Entre 2003 y 2005 la situación mejoró, incrementándose el número de operaciones hasta situarse entre 15 y 20. Pero el estudio destaca que el tamaño de la inversión de cada operación en biotecnología es bastante reducido y que las cuantías suelen oscilar entre 0,08 M Euros y 5,5 M Euros. El importe medio, es una cantidad muy inferior al promedio europeo, situándose en 1,44 millones de euros frente a los 13 millones de euros de sus vecinos europeos y los 17 millones de euros de EEUU, de acuerdo con datos obtenidos de la Fundación Genoma España.

 

La elección del modelo de negocio

 

Tras exponer el contexto de la industria en España, los autores señalan que la fase de despegue en la que se encuentra el sector en estos momentos es crucial para la mayoría de las empresas, ya que deberán optar por un modelo de negocio. Estos modelos, dicen, “son especialmente útiles para comprender el funcionamiento y expectativas de las compañías de los sectores punteros, entre ellos el de la biotecnología”.

 

March y Seoane, conscientes de la importancia de esta decisión, han estudiado los modelos de negocio aplicables al sector en España y Canadá –país líder-, y han configurado dos modelos aplicables a la biotecnología española. A partir de ambos modelos, los autores formularon dos proposiciones básicas cuyo contraste constituye el objetivo básico del estudio.

 

La primera de ellas es que en el sector bio español “predomina claramente un modelo de negocio orientado a la prestación de servicios o el desarrollo de instrumental de apoyo, dirigido a nichos de mercado y guiado por un planteamiento de innovación incremental”. La segunda proposición es que, frente a este modelo, existe otro basado en una investigación más radical que cuenta con una presencia testimonial en el país. En España, dicen, “muy pocas empresas han apostado por la rama de la biofarmacia o desarrollo de principios activos para futuros fármacos con gran impacto potencial en el mercado”.

 

Una vez identificados los modelos, el estudio trata de calibrar el alcance y grado de implantación de ambos en España. Para ello, se utilizó una base de datos con 97 empresas repartidas por todo el territorio nacional, pero con fuerte presencia en la Comunidad de Madrid, con 27 compañías, y la provincia de Barcelona, con 15. Los datos obtenidos por el estudio constataron, entre otras cosas, “el predominio de las actividades encaminadas al desarrollo de métodos de diagnóstico genético y del ADN, frente a la escasez de compañías que orientaron su investigación al descubrimiento y la obtención de nuevas moléculas y nuevas terapias, actividades que reclaman un esfuerzo en I+D más intenso y duradero”.

 

Finalmente, las compañías de la muestra quedaron clasificadas por modelos de la siguiente manera:

 

  • 85 empresas aplican exclusivamente el Modelo 1 de innovación incremental.
  • 5 aplican exclusivamente el Modelo 2 de desarrollo de nuevos biofarmácos.
  • 7 tienen un predominio del Modelo 2.

 

De las 12 compañías que apuestan total o parcialmente por el segundo modelo, el estudio destaca que ninguna ha lanzado todavía productos al mercado y no lo harán hasta que hayan transcurrido 5 ó 6 años. Además, los autores extraen algunas conclusiones según el perfil empresarial de las compañías analizadas. Entre ellas, cabe destacar el hecho de que la adscripción a un modelo u otro no es determinante a la hora de recabar financiación procedente de capital riesgo y que la pertenencia a grupo empresarial se da con más frecuencia entre las compañías bajo el modelo 2.

 

Lejos del “core” o núcleo de mercado

 

El estudio concluye señalando que los resultados obtenidos lleva a los autores a aceptar las dos proposiciones básicas formuladas. “Es inequívoco el predominio en el sector bio español del modelo de negocio orientado a la prestación de servicios o el desarrollo de instrumental de apoyo, fundamentado en una menor intensidad en I+D y la prioridad hacia la obtención de outputs y resultados a corto plazo”, escriben.

 

Este comportamiento explica el hecho de que las empresas españolas tengan menor capacidad para generar descubrimientos “de impacto mundial y hacer avanzar la frontera tecnológica”. Es más, el estudio ha constatado que a principios de 2006 la industria en España se encontraba descolgada del denominado “core” o núcleo de mercado, “constituido por el desarrollo de nuevas terapias para futuros fármacos a través de nuevas moléculas, enzimas, farmacogenómica, terapia génica y terapia celular”. En España, escriben, “las pocas compañías que cabe inscribir en el modelo 2 se encuentran todas en la Fase A o a lo sumo en la Fase crítica B: Fase preclínica y Fases clínicas”.

 

Sin embargo, el estudio arroja algo de luz sobre el sector al señalar que, desde 2001, se ha observado la creación de empresas con unos planteamientos más parecidos a los que imperan en EEUU o en Cánada. Estas empresas están relacionadas con la salud humana y la búsqueda de nuevas terapias con base biotecnológica. Su nacimiento está en parte impulsado por los prometedores resultados de algunas empresas con base científica como las del grupo Zeltia, con Pharmamar a la cabeza, e iniciativas de apoyo público y financiero como son el Programa Neotec del CDTI (Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial) o Genoma España.

 

Por otro lado, el hecho de que tan sólo haya 12 compañías con rasgos propios del modelo 2, o un 12,4% del total de la muestra, “confirma la mínima implantación de compañías con capacidad para hacerse un hueco a nivel internacional en el difícil terreno de la biofarmacia, considerado como el núcleo de mercado que marcará las pautas del sector en el futuro”. En definitiva, los autores señalan que el entramado empresarial español presenta notables divergencias con el modelo biotecnológico americano. Incluso las empresas que más se acercan a este modelo están alejadas de sus homónimas americanas, sobre todo en lo referente al número de patentes, capital riesgo y volumen de inversión.

 

Los autores justifican la preponderancia de este modelo empresarial de bajo riesgo, lo que implica también menores probabilidades de retorno, a la escasez de capital para acometer proyectos que necesitan una inversión en I+D larga y costosa. En España, “la mayoría de las empresas se encuentran sujetas a un condicionante que marca su estrategia y modelo de negocio, como es la necesidad de generar su propio cash para financiar ulteriores labores de I+D”. Para obtener estos recursos, explican, han optado por desarrollar competencias tecnológicas que les permite ofrecer servicios especializados a clientes como empresas farmacéuticas, Hospitales y Centros de Investigación.

 

El dominio aplastante del modelo 1 de negocio ha dibujado un escenario empresarial en el que predominan empresas que ofrecen servicios especializados, de diagnóstico o análisis de ADN. El modelo 2 está empezando a despegar en España, lo que indica, según el estudio, que hay una mayor confianza en las posibilidades de éxito de las compañías de vía larga, sustentado en algunos casos por los cambios del entorno y la creación de iniciativas como los trampolines tecnológicos, las bioincubadoras o los bioconcursos.

 

A pesar de los avances, March y Seoane concluyen que todavía habrá que superar un importante reto para conseguir una mayor proliferación de compañías con el modelo 2: “La disponibilidad de inversores dispuestos a aportar capital a estas compañías con un retorno incierto y lejano en el tiempo”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Decisiones cruciales para incentivar el sector de la biotecnología en España: El modelo de negocio es clave." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [10 enero, 2007]. Web. [21 September, 2018] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/decisiones-cruciales-para-incentivar-el-sector-de-la-biotecnologia-en-espana-el-modelo-de-negocio-es-clave/>

APA

Decisiones cruciales para incentivar el sector de la biotecnología en España: El modelo de negocio es clave. Universia Knowledge@Wharton (2007, enero 10). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/decisiones-cruciales-para-incentivar-el-sector-de-la-biotecnologia-en-espana-el-modelo-de-negocio-es-clave/

Chicago

"Decisiones cruciales para incentivar el sector de la biotecnología en España: El modelo de negocio es clave" Universia Knowledge@Wharton, [enero 10, 2007].
Accessed [September 21, 2018]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/decisiones-cruciales-para-incentivar-el-sector-de-la-biotecnologia-en-espana-el-modelo-de-negocio-es-clave/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far