Desencuentro entre Cataluña y España: ¿son las elecciones la solución?

catalonia

El impasse entre España y los líderes de Cataluña, región autónoma en el noreste del país, ha empeorado en los últimos días. Un nuevo futuro aguarda a la región después del 21 de diciembre, fecha que el presidente español, Mariano Rajoy, fijó para las elecciones del gobierno regional. Las elecciones pueden abrir el camino para una coexistencia pacífica, dicen los expertos, aunque el impacto económico y social producido por esta situación debería continuar durante muchos años en el futuro.

Knowledge@Wharton conversó sobre el actual impasse en la región con Mauro Guillén, profesor de Gestión de Wharton, João Gomes, profesor de Finanzas de Wharton, Brendan O’Leary, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Pensilvania y Becquer Seguin, profesor asistente de Estudios Ibéricos de la Universidad Johns Hopkins. Gomes y Seguin hablaron sobre el asunto durante el programa de Knowledge@Wharton en Wharton Business Radio, canal 111 de SiriusXM.

Ventajas económicas

En los últimos meses, Cataluña ha experimentado fuertes turbulencias políticas que desencadenaron conflictos violentos en las calles entre manifestantes y la policía y que dejaron cientos de heridos. El domingo, el ex presidente catalán, Carles Puigdemont, y cuatro ministros de su Gobierno destituido, se entregaron a la policía belga después de que España emitiera una orden de arresto contra ellos. Sin embargo, un tribunal belga los dejó en libertad poco después del mismo día a condición de que comparecieran a las audiencias del tribunal. Puigdemont y sus ministros habían ido a Bruselas el pasado lunes, temerosos de que pudieran ser arrestados. El viernes anterior, Rajoy había destituido al Gobierno catalán después de que declarara la independencia de la región respaldada por el referéndum de 1 de octubre que, según España, era ilegal.

Las tensiones entre Cataluña y España son centenarias, señaló Gomes, que sirvió anteriormente como asesor del ministerio de industria de Portugal, país vecino de España. Cataluña siempre fue un “socio renuente de España” desde que se convirtió en parte del país en el siglo XV como parte de la corona de Aragón. Los catalanes tienen viva en la memoria la “fuerte opresión” de que fueron víctimas durante el régimen del dictador español Francisco Franco (1939-1975) que, según ellos, saboteó la lengua y la cultura catalanas, añadió Gomes. “Eso contribuyó significativamente a que se agrava la necesidad de autoafirmación que hoy demuestran los catalanes”.

De forma más reciente, sin embargo, la intranquilidad creció ante las dificultades enfrentadas por la economía española y el desempleo en el país, dijo Gomes, aunque la economía local está ahora dando señales de mejora. “En Cataluña, la situación ya es mejor que la media del país, la región no quiere compartir su riqueza con el resto de España. Los catalanes creen que buena parte de sus impuestos sobre la renta están siendo utilizados para socorrer a otras partes del país”.

Cataluña representa cerca del 6% del territorio español, pero su población, de 7,45 millones de habitantes, corresponde al 16% de la población española, y el tamaño de su economía es de 215.000 millones de euros, algo más de 1/5 del PIB español, según un reportaje del Guardian. La tasa de desempleo local, del 13,2%, es menor que la tasa general de España, del 17,2%, mientras que la renta per capita de la región, de 28.590 euros (33.190), es más elevada que la media nacional.

De acuerdo con Guillén, que es también director del Instituto Lauder, de Wharton, Cataluña no debería ser reacia a compartir sus ganancias con otras regiones de España. Él dijo que “la solidaridad entre las regiones” es un principio constitucional importante en todos los países europeos, y también en Estados Unidos. “Los que son más ricos deberían ayudar a los más pobres a través de la redistribución fiscal”.

Guillén señaló que la principal ventaja económica de Cataluña es que su mayor mercado es el resto de España. “Las empresas con sede en Cataluña son exitosas porque durante muchos años pudieron operar en un mercado protegido, aprendieron cuáles son las preferencias del consumidor y comprendieron cuál es la mejor manera de vender allí”, agregó. “Ahora que hay libre comercio en toda Europa, las empresas con sede en Cataluña, tanto locales como multinacionales, están en ventaja en el mercado español. Esta dinámica también se produjo en el Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos a lo largo de sus historias económicas”.

“La cuestión formal no se refiere a ganancias o pérdidas, aunque esto puede interferir en el análisis de algunas personas”, observó O’Leary. “Lo que desencadenó el inicio de la crisis fue la decisión de la corte constitucional española de bloquear una extensión de la autonomía catalana previamente negociada políticamente y sobre la que se había llegado a un acuerdo”. Su recomendación: “Sería una buena idea volver al origen de la crisis”.

Sin mandato popular

Hay poco o ningún espacio para un acuerdo negociado de la independencia catalana, dijo Guillén, que apunta cinco razones para ello: “En primer lugar, con sus acciones, el Gobierno catalán ahora destituido representaba menos del 50% de los catalanes”, dijo. “Sólo lograron mantener una mayoría en el parlamento porque la asignación de los escaños privilegia a las pequeñas ciudades en detrimento de las grandes”. La situación se complicó cuando el Gobierno catalán decidió crear políticas, entre ellas la de un referéndum por la independencia, que no contaban con el apoyo de la mayoría, agregó.

Guillén explicó cómo las cosas luego se fueron de las manos. “El Gobierno catalán declaró la independencia sin tener un mandato popular para ello, y estaba desviando recursos financieros de varios programas sociales para la organización del referéndum y preparando el terreno para un nuevo Estado”, dice. “Ninguna constitución europea lo permite, ni siquiera las constituciones de EEUU y Canadá”.

Mientras tanto, las encuestas siguen mostrando que los votantes catalanes están divididos en relación a la independencia, señala Guillén. “Por lo tanto, no es una situación que permita fácilmente la declaración de independencia, que es una decisión irreversible”.

A pesar de las declaraciones realizadas por los líderes catalanes, su referéndum de independencia tiene el apoyo de la población local (entre el 40% y poco más de 50 %), lo que no constituye una “mayoría aplastante”, dijo Gomes. El observó que aunque los líderes catalanes parecieran determinados a llevar adelante su movimiento de independencia, el Gobierno español

tuvo una respuesta “demasiado dura”, acentuando la división. “Rara vez vi tanta temeridad en gobiernos modernos y democráticos”, agregó. Por su parte, el Gobierno español tardó en reaccionar, aunque algunos dicen que estaba simplemente siendo cauteloso, señaló Guillén.

O’Leary, sin embargo, cree que hay espacio para las negociaciones. “Es improbable que el Gobierno de Madrid acepte la mediación externa, pero hay innumerables figuras políticas y del sector jurídico en España capaces de desempeñar un papel objetivo de mediación”, dijo.

En algunas condiciones específicas, como, por ejemplo, si España retira las acusaciones realizadas a Puigdemont y a sus ministros, habría espacio para negociación entre los dos lados, según Seguin. Si eso sucediese, “sería una demostración de confianza”, dijo O’Leary. El Gobierno de Rajoy podría revocar o reducir drásticamente la aplicación de una cláusula constitucional —el artículo 155— que confiere al Gobierno de Madrid poderes absolutos sobre las instituciones estatales de Cataluña. “Para los catalanes, eso sería al menos un paso atrás hacia el precipicio al que Madrid ha estado empujando a sus compañeros catalanes”, observó O’Leary.

Rajoy, que la semana pasada también destituyó al jefe de la fuerza policial autónoma de Cataluña,  está a favor del “uso integral” del Artículo 155, dijo Seguin. “El artículo 155 es como un cheque en blanco que permite al Gobierno español controlar Cataluña”, agregó. Gomes no se mostró optimista ante la posibilidad de que Rajoy rebajase el uso del Artículo 155. “No cuento con eso”, dijo.

Por otro lado, Seguin dijo que Cataluña está insatisfecha con el menor grado de autonomía fiscal que tiene en relación a otras regiones de España, como el País Vasco y Navarra. Si la constitución española se reformara para corregir esa anomalía, Puigdemont y otros líderes catalanes “estarían dispuestos a negociar”, añadió.

Difícilmente España propondrá que se retiren las acusaciones contra Puigdemont y sus ministros para dar paso a las negociaciones, dijo Guillén. “Esa es una cuestión complicada, ningún país de Europa o de América del Norte habría tolerado lo que el Gobierno catalán ha hecho en los últimos tres o cuatro años”, dijo. “El deseo de independencia en un cierto segmento de la población no es justificación para subvertir las prácticas democráticas y la economía”.

Es importante señalar en medio de todo esto que el sector judicial de España es independiente, y ha actuado por iniciativa propia siguiendo los procedimientos establecidos, dijo Guillén. Sin embargo, aunque para algunas personas la acción judicial fuera más que esperada, otros creen que es arbitraria, y que la división “hace aún más tensa la situación”, añadió.

Apoyo internacional

“La única opción real y legal consiste en [. …] reunir apoyo internacional para algún tipo de Estado catalán y de independencia que garantice su legitimidad”, dijo Seguin. Sin embargo, la Unión Europea apoyaría a España, que es su Estado miembro; Cataluña no encontraría apoyo ni siquiera de las Naciones Unidas, añadió.

“La UE no tiene opción que apoyar al Gobierno español”, dijo Guillén, señalando que toda constitución de un país miembro de la UE forma parte del derecho de la UE. “Además, la UE no quiere que los movimientos nacionalistas prosperen”. La UE tal vez haya pensado en influir de algún modo en el asunto en caso de que desembocase en la violencia, “por ahora, la violencia ha sido mínima”, añadió. “Los Estados miembros de la UE invariablemente apoyan a los demás cuando hay un conflicto entre un Estado miembro y una región”, dijo O’Leary. “Sin embargo, muchos europeos se sorprendieron por el uso de la fuerza del Gobierno de Madrid para sofocar un referéndum pacífico, y tal vez algunos incluso advirtieron al Gobierno de Madrid de los perjuicios a corto y largo plazo que España está infligiendo a su imagen de democracia post-dictadura”.

Gomes dijo también que una “gran debilidad” de la estrategia de Puigdemont es que “no hay ninguna posibilidad de conseguir apoyo internacional” para su causa, “a menos que él pueda hacer que la situación escale hasta tal punto que haya algún tipo de intranquilidad civil en que las personas se den cuenta de que necesitan la intervención del exterior”.

Parece que hay necesidad de un ambiente político totalmente nuevo para que se llegue a alguna solución. “Ahora toca elecciones en Cataluña, y la preocupación no debe ser la cuestión de la independencia, sino todas las demás cuestiones que afectan a la región: empleo, programas sociales, educación, entre otras”, dijo Guillén. “Un nuevo parlamento elegirá un nuevo jefe de gobierno en Cataluña, y la expectativa es que esté allí durante años, en lugar de dar lugar a movilizaciones y agitación”.

Las elecciones de diciembre pueden reformular la coalición entre los partidos de centro-derecha y centro-izquierda, dijo Seguin. Las elecciones anticipadas obligaron al partido de centroizquierda a repensar su asociación con Puigdemont y el partido de centro derecha, agregó. Una gran coalición de izquierda por la independencia está surgiendo, pero continuará negociando con el partido de centro-derecha, dijo. Las grandes coaliciones, tradicionalmente, siempre han tenido un estatus privilegiado en España, y podrían reunir más votos de lo que los partidos lograrían reunir individualmente, dijo.

Consecuencias para la economía 

Mientras tanto, la economía se prepara para el golpe. Seguin recordó las advertencias del Informe de estabilidad financiera de noviembre de 2017 que el banco central de España, el Banco de España, divulgó la semana pasada. “En un escenario más severo y prolongado de tensiones, el PIB caería en términos acumulativos en torno a más de 2,55 puntos porcentuales entre finales de 2017 y 2019”, dice el informe. “Eso muestra los riesgos económicos significativos y los costos de la situación causados por las iniciativas de independencia de Cataluña”. Sin embargo, “cualquier indicio de pronto retorno a la normalidad mitigaría la incidencia de riesgos para la economía”, señala el informe.

El movimiento de independencia ya ha pasado factura al ambiente empresarial de Cataluña. Cerca de 1.500 empresas sacaron su sede de Barcelona, aunque eso no significa que hayan sacado todas sus operaciones de allí, dijo Seguin.

“Barcelona es un motor crucial de la economía española, así como Cataluña”, dijo O’Leary, entre las que hay empresas de renombre, como la farmacéutica española Oryzon Genomics, señala un informe de Bloomberg. “El daño probablemente recaerá sobre las inversiones directas externas”. Cataluña representa cerca de 37.000 millones de dólares en inversiones extranjeras, o ¼ de las inversiones internas en España, según el informe del Guardian citado anteriormente.

Movimiento de piezas

O’Leary no está convencido de que los resultados de las elecciones produzcan una solución permanente. “Si las elecciones son libres e imparciales, sólo tres resultados son posibles”, dijo. “Uno de ellos sería una mayoría legislativa mayor de aquellos que están a favor de la división, lo que sería un fracaso embarazoso para la estrategia coercitiva de Madrid. Otra posibilidad es la victoria de los que quieren quedarse en España, pero deberá ser una victoria apretada, que dejaría a muchos catalanes alienados. Por último, un empate, que es algo parecido a lo que tenemos ahora. Por lo tanto, es difícil creer que las elecciones resuelvan fácilmente los problemas”.

“No está claro cuál será el resultado de las elecciones”, dijo Gomes. Por un lado, Rajoy espera un resultado mejor que el de las elecciones de diciembre de 2015, cuando su partido no logró garantizar una mayoría. Por otro lado, los catalanes que se oponen a un Gobierno severo de Madrid tal vez voten por partidos a favor de la independencia.

Gomes señaló además un dilema al que se enfrentan los partidos favorables a la independencia de Cataluña: ¿deben o no participar en la elección convocada por Rajoy, cuya autoridad se niegan a reconocer? Al mismo tiempo, Rajoy podrá crear una división entre los partidos pro-independencia en Cataluña, añadió. “Las partes involucradas en este conflicto están apostando por cosas que realmente no conocen”.

De acuerdo con Gomes, Rajoy necesita “descubrir un medio de hacer viable una promesa inmediata de mayor autonomía”. Esta sería una concesión a algunas de las principales demandas hechas por los partidos catalanes favorables a la independencia, que podrían “tomar parte de su energía y de su motivación para permanecer juntos”, dijo. Si Rajoy no logra eso, incurrirá en un “gran riesgo” en las elecciones de diciembre, lo que acabarían exacerbando las tensiones, añadió.

“Las tensiones se pueden disparar” 

Entre hoy y las elecciones, con Madrid gobernando Cataluña, “las tensiones sólo pueden aumentar”, señaló Gomes. Tanto él como Seguin dijeron que esperan que el resultado de la elección sea más o menos el mismo de hace dos años. Seguin esperaba una mayoría de más del 50% para los partidos pro-independencia. Sin embargo, eso no significaría necesariamente que ganaría el 50% del voto popular, necesario para que reivindiquen un mandato más legítimo en Cataluña, dijo. En esa eventualidad, “las tensiones se dispararían”, advirtió.

Es verdad que muchos catalanes se vieron atrapados en medio de un conflicto que preferirían no haber tenido que vivir, dijo Seguin. “Incluso el referéndum con voto de ‘sí’ y ‘no’ no captó de hecho la pluralidad de opinión y el sentimiento que hay en Cataluña”, dijo. “Al final, el movimiento de independencia de Cataluña estará obligado a retroceder”, predijo. “Si los partidos favorables a Madrid vencen en las elecciones, tendrán que decidir entre una actitud benevolente y una respuesta coercitiva a su victoria”, dijo O’Leary. “Si los catalanes separatistas ganan, pienso que optarán por una campaña de desobediencia civil sostenida. Un Gobierno sabio en Madrid buscaría mediación lo antes posible, ofreciendo rápidamente a Cataluña una variación de la extensión de autonomía que el tribunal torpemente desconsideró, además de proponer que eso sea llevado a un referéndum”.

La cuestión catalana podría perder fuerza con el tiempo, pero no desaparecerá ni se tranquilizará, dijo Guillén. “El sentimiento nacionalista más empedernido entre una minoría de catalanes continuará vivo en el futuro de la misma forma que todavía está vivo en Quebec o en varias partes de Europa”, dijo. “Se espera que la elección de diciembre ayude a la mayoría de la población y los partidos políticos a fijarse en las cuestiones más urgentes del empleo, la economía, los programas sociales, etc.” Guillén dijo que es “optimista respecto al hecho de que los partidos pro-independencia estén comenzando a darse cuenta de que no se dan condiciones reales para la independencia”. Él espera que, después de las elecciones, todos los lados den los primeros pasos para restaurar la normalidad, aunque cree que “el proceso de curación y reconciliación se demorará años”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Desencuentro entre Cataluña y España: ¿son las elecciones la solución?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [08 noviembre, 2017]. Web. [21 November, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/desencuentro-cataluna-espana-las-elecciones-la-solucion/>

APA

Desencuentro entre Cataluña y España: ¿son las elecciones la solución?. Universia Knowledge@Wharton (2017, noviembre 08). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/desencuentro-cataluna-espana-las-elecciones-la-solucion/

Chicago

"Desencuentro entre Cataluña y España: ¿son las elecciones la solución?" Universia Knowledge@Wharton, [noviembre 08, 2017].
Accessed [November 21, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/desencuentro-cataluna-espana-las-elecciones-la-solucion/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

One Comment So Far

PedroPerez

Estimados Srs, les recomiendo indiquen a su colaborador Sr Gomes que se documente mejor sobre el tema de Cataluña. Sus opiniones carecen del rigor documental que exige este tema. Le recomiendo que lea algunos historiadores tanto españoles (Juan Pablo Fusi) como anglosajones (Henry Kamen) que le ayudaran a tener una opinión mas fiel y documentada sobre el particular para evitar caer en el error e imprecisión de su articulo que mas bien parece una apologia del nacionalismo. Un saludo