El debate sobre la reforma energética en México sube de temperatura

A lo largo de los años la economía mexicana ha generado una gran dependencia hacia el petróleo. Es tan importante su ingerencia en la economía de México que se estima que cerca del 35% de los ingresos del Estado provienen de la venta del mismo. Por lo tanto, Petróleos Mexicanos (PEMEX) es un pilar de la economía mexicana y cualquier aspecto relacionado con la paraestatal se torna en un tema de primordial importancia para el país.

 

La necesidad de convertir a PEMEX en una empresa más productiva y con mejores sistemas de exploración, explotación, almacenaje y refinamiento del petróleo ha obligado a los dirigentes nacionales a buscar soluciones categóricas. En los últimos días, el país ha entrado en una vorágine de opiniones y discusiones por aparición de una reforma energética que modificaría la operación y administración actual de PEMEX. EN los medios político, económico y financiero han comenzado a estigmatizar el tema de la reforma, realizando toda clase de declaraciones.

 

La mayor parte de las críticas giran en torno al posible ingreso de capital privado en PEMEX. Estas especulaciones han generado opiniones encontradas, desde radicales nacionalistas que consideran innecesaria la inversión de dinero fresco, hasta aquellos que consideran que es la única manera de convertir a PEMEX en una empresa rentable.

 

Quiebra técnica

En marzo de 2008, PEMEX cumplió 70 años de su fundación como empresa petrolera (antes de nacer como empresa, existía como una Asociación Civil encargada de fomentar la inversión en la industria petrolera). Sin embargo, las cosas han cambiado mucho desde 1938, las reservas petroleras con las que el país contaba han ido disminuyendo poco a poco. Los expertos calculan que dentro de 10 años PEMEX se encontraría en una situación catastrófica, sin petróleo que extraer ni refinar, lo que redundaría en la importación de petróleo o algún otro combustible que genere la energía necesaria para el desarrollo de las actividades cotidianas.

 

Además de esto, y a pesar de los altos precios del petróleo, las cuentas de PEMEX, que da empleo a más de 100.000 personas, se encuentran en una situación crítica. En 2007, la petrolera tenía una deuda de 6.000 millones de euros y un pasivo acumulado de 37.000 millones. Pero ¿por qué PEMEX se encuentra en tan deplorable situación financiera? El Dr. Humberto Ríos Bolívar, catedrático de la Escuela Bancaria y Comercial de México DF, explica que “la administración que ha tenido la empresa es muy deficiente, es por eso que ha llegado a tan difícil situación financiera. Todas las empresas necesitan de mantenimiento e inversión constante pero, a diferencia de PEMEX, esas empresas reinvierten las utilidades generadas si es necesario. Si no se mejora primero la administración, podrán entrar cientos de inversores y seguirá con los mismos problemas”.

 

Según los expertos, la solución, aunque complicada, consiste en llevar a cabo exploraciones y explotaciones de yacimientos en las profundidades del mar (a más de 1.000 metros de profundidad). Pero para poder realizar esto, es necesario contar con capital y así invertir en maquinaria, tecnología y know how.

 

Ríos señala que “la reforma energética es un asunto fundamental para el país, porque todo el mecanismo de producción está obsoleto. Todo el sector energético la necesita, no sólo PEMEX. Todas las personas hablan de la entrada de inversión, pero la reforma debe contemplar también la administración de la paraestatal; porque de nada sirve conseguir capital fresco si no se hace lo adecuado con el mismo”.

 

Sin embargo, los expertos indican que esta reforma debe ir acompañada de otra fiscal que mejore la recaudación y, así, los ingresos del Estado dependan en menor medida de PEMEX. El Dr. Moisés Marcos Benítez, profesor de la Escuela Bancaria y Comercial, añade al respecto: “Hay que tomar en cuenta lo que ocurre entre PEMEX y el fisco, porque gran parte de las utilidades de PEMEX se integran al presupuesto de ingresos del país, entonces se debe buscar que la utilidad generada por PEMEX se reinvierta y los impuestos que pague contribuyan al desarrollo del país”.

 

Trabas para la reforma

Pero para dar la vuelta a la tortilla y enderezar la situación de la estatal, sin embargo la aplicación de la reforma energética es complicada ya que primero habría que revisar si es necesario que el Gobierno desbloquee las trabas impuestas por el artículo 27 de la Constitución Política del país, que impide el otorgamiento de concesiones y contratos que impliquen la explotación del petróleo mexicano. Para ello, habría que realizar una enmienda a la Constitución y, en el mejor de los casos, habría que modificar la ley reglamentaria correspondiente.

 

La situación se torna complicada pues, al conflicto legal, habría que añadirle los intereses políticos de los diferentes partidos representados dentro de las Cámaras de Diputados y Senadores. El Dr. Humberto Aguirre Aguirre, catedrático de la Escuela Bancaria y Comercial, amplía un poco más el panorama y añade: “Ahora, se tiende a asustar a la gente usando el estandarte de la soberanía. Lo que realmente ocurre es una confusión en la terminología usada, el petróleo es un asunto de seguridad nacional, no de soberanía”.

 

Aguirre añade que “la soberanía versus la seguridad nacional debe entenderse bajo el supuesto de que el autorizar la entrada de capital privado en PEMEX no resta soberanía al país, pero sí es un buen paso para consolidar la seguridad del mismo”. Además, continúa, “poco se ha dicho, pero existen grupos de poder que se protegen usando el discurso de la soberanía y son los que realmente se ven beneficiados con la no entrada de capital privado en PEMEX. Grupos de poder tales como los partidos políticos buscan su propio beneficio, buscan obtener más adeptos para las próximas elecciones, sin importar el bienestar del país”.

 

Como una gran bola de nieve, los obstáculos para la aplicación de la reforma energética son cada día mayores. Marcos dice que “el Gobierno no puede administrar la reforma de manera eficiente si se encuentran fragmentados los grupos políticos. El PRI quiere hacer su reforma, el PRD se opone a la misma y el PAN (el partido en el poder) apoya la entrada de capital privado; lo que se necesita, son acuerdos que contribuyan al perfeccionamiento de la reforma”.

 

“Necesario, innegable”

Para Aguirre, la reforma energética en el país es necesaria e innegable, pues “el Estado no cuenta con los recursos para invertir en PEMEX. Si no es el Gobierno, entonces es la iniciativa privada, pero es necesario invertir para poder extraer petróleo de los pozos profundos”. Ríos ratifica este comentario y asegura que “sólo hay dos fuentes de inversión, el Estado y la iniciativa privada, el Gobierno ya demostró no tener los recursos suficientes para invertir. Entonces, hay que abrir paso a la inversión privada”.

 

Según declaraciones a los medios del presidente mexicano Felipe Calderón, existen tres opciones para resolver esta situación: “Uno, quedarnos como estamos; dos, destinarle más recursos del presupuesto federal, sin embargo, no es suficiente y; tres, ver qué han hecho otras empresas públicas en el mundo”. Aguirre también hace referencia a este último punto y señala que México no sería el único país que maneje inversión privada en su sector energético, “países como España e Italia presentan inversión privada en su sector energético y no han perdido su soberanía”.

 

Quizás el modelo más cercano es el de la estatal brasileña Petrobrás, que hace más de una década acometió un proceso de modernización que le ha permitido situarse a la vanguardia de la exploración en aguas profundas. A finales de 2007, Petrobrás descubrió un gigantesco yacimiento de crudo en el litoral del país, que aumentó sus reservas probadas en un 50%.

 

Pero la entrada de inversión privada en PEMEX asusta. Según explica Ríos, “el miedo se ha engendrado en las personas debido a las malas experiencias que hemos tenido a lo largo de la historia. El ambiente político se presta para suspicacias, ¿por qué debe ser inversión extranjera? ¿qué compromisos existen con otros países?; la reforma se debe llevar a cabo pero bajo una conducción eficiente del Gobierno”.

 

Una de esas malas experiencias a la que los expertos hacen referencia es la empresa de telecomunicaciones Telmex. Se buscó la entrada de capital privado en la empresa con la finalidad de mejorar el servicio y desaparecer así el monopolio telefónico y, aún así, Telmex sigue poseyendo el control de la infraestructura y el resto de las empresas se deben someter a las peticiones del imperio telefónico.

 

Sin embargo, en el caso de la reforma energética, el Estado debe jugar un papel sumamente importante, señala Aguirre. “Debe ser un Estado fuerte, que controle y proporcione las garantías suficientes para la inversión privada. El Estado debe mantener el control en PEMEX, debe delimitar perfectamente las funciones de todos y cada uno de los actores que intervengan en el negocio”.

 

La brasileña Petrobrás, un posible aliado

Hasta hace poco se desconocía cuál o cuáles serían las empresas interesadas en invertir de manera conjunta con PEMEX, sin embargo las últimas noticias han girado en torno a una posible alianza entre Petrobrás y PEMEX. Además, también se ha dicho bajo qué condiciones se llevaría a cabo la alianza.

 

El presidente Calderón y su homólogo brasileño Lula da Silva, ya han conversado sobre la posibilidad de crear una nueva empresa, una tercera empresa, que se encargue de extraer crudo en territorio brasileño y de esta forma incrementar las reservas de México, además de encargarse de prestar servicios en territorio mexicano, sin intervenir en los renglones que prohíbe la Constitución mexicana.

 

Pero para Ríos, “lo importante no es la forma en la que se lleve a cabo la alianza o inversión, lo importante es que se dejen claras las reglas para así evitar posibles conflictos. Es importante mejorar la administración de la empresa para así mejorar también la situación financiera”.

 

Según Ríos, ahora surge otra duda, que el tiempo se encargará de ir aclarando poco a poco: ¿Qué empresa invertirá sin estar dispuesta en intervenir en la administración de la empresa? “Todo inversor busca una reciprocidad, ninguna empresa invierte sin asegurar su capital. Seguramente, cualquier empresa que decida invertir deseará tomar parte en las decisiones de la administración”. Por eso, añade Ríos, “se deberían buscar préstamos más benévolos, como los del Banco Mundial, pues dichos préstamos están diseñados para servir de apoyo en este tipo de casos y no requieren de tanta intervención, ya que sólo se dictan ciertos criterios económicos y financieros que se deben seguir”.

 

Según comenta Aguirre, “la única manera de que una empresa invierta bajo las condiciones que se quieren en estos momentos, es generando leyes necesarias para asegurar la inversión de las empresas privadas”. Además, añade Ríos, para llevar por buen cauce la reforma energética “debe existir una planeación, porque no se ha escuchado mucho de eso, pero la planeación es la base de todo proyecto”.

 

La situación que gira entorno a PEMEX es bastante complicada; existen una serie de circunstancias que deben ser conciliadas para que la reforma energética se pueda llevar a cabo. El gran reto del gobierno de Felipe Calderón, indican los expertos, es lograr conciliar todos estos intereses en beneficio del país, y fijar un plan de acción idóneo para lograr consensos y así llevar a cabo una reforma lo suficientemente sólida para que todo el esfuerzo prospere.

 

El pasado 9 de abril el presidente mexicano Felipe Calderón envió un mensaje a la nación para informar que había entregado al Senado la iniciativa de reforma energética con lo cual se busca primero la aprobación de dicha Cámara  y posteriormente deberá pasar a manos de la Cámara de Diputados para la aprobación final. Según palabras del presidente Felipe Calderón, la reforma consiste en colocar “bonos ciudadanos” para hacerse de recursos con lo cual “la iniciativa garantiza que PEMEX siga siendo de todos los mexicano. Por primera vez los mexicanos no sólo seremos dueños del petróleo, sino también recibiremos directamente parte de las ganancias que genere la empresa”.

 

Además, el presidente señaló que PEMEX tendrá autonomía financiera y “con ello podrá destinar mayores recursos a nuevos proyectos de exploración y producción de petróleo y de gas. En particular se propone establecer un régimen especial en materia de contrataciones, adquisiciones y obras públicas que sea distinto al del resto del gobierno, lo cual le permitirá a la empresa ser muchísimo más eficiente”.

 

La reforma, indican los expertos, busca darle mayor autonomía a la paraestatal y así tener una administración mucho más eficiente pero, al mismo tiempo, se busca que el Estado mantenga el control de la empresa. En estos momentos, México se encuentra a la expectativa de lo que suceda con la reforma energética.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El debate sobre la reforma energética en México sube de temperatura." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [16 abril, 2008]. Web. [01 October, 2014] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-debate-sobre-la-reforma-energetica-en-mexico-sube-de-temperatura/>

APA

El debate sobre la reforma energética en México sube de temperatura. Universia Knowledge@Wharton (2008, abril 16). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-debate-sobre-la-reforma-energetica-en-mexico-sube-de-temperatura/

Chicago

"El debate sobre la reforma energética en México sube de temperatura" Universia Knowledge@Wharton, [abril 16, 2008].
Accessed [October 01, 2014]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-debate-sobre-la-reforma-energetica-en-mexico-sube-de-temperatura/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far