El momento decisivo de las cadenas globales de valor

En el paradigma de “losgansos voladores", el economista japonés Kaname Akamatsu explica que las empresas se reestructuran en busca de costes de mano de obra más baratos trasladando las actividades de bajo valor a países vecinos menos desarrollados. Hoy en día, esto es más verdadero que nunca, en la medida en que las cadenas globales de valor (CGVs) se enfrentan a un momento decisivo. En otras palabras, las CGVs analizan de forma más amplia las cadenas de valor coordinadas por empresas multinacionales, pero también toman en cuenta análisis económicos de los países involucrados en estas actividades.

El año pasado, por primera vez en la historia, las economías en desarrollo atraían más inversión directa extranjera (IDE) —un 52%— de las economías desarrolladas, según el último informe sobre IDE de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y De la Organización Mundial del Comercio (OMC). El impacto de ese informe sobre las CGVs puede ser sustancial, señalan especialistas de la industria.

"Están teniendo lugar numerosos cambios. La cadena global de valor cambia constantemente", observa Morris A. Cohen, profesor de Gestión de las Operaciones y de la Información de Wharton. Las cadenas de abastecimiento internacionales han estado en funcionamiento durante décadas, pero el ritmo de expansión del comercio mundial está muy por encima de la tasa de crecimiento del PIB global. "La recesión de 2008-2009 aumentó todavía más el comercio con las economías en desarrollo", añade Anthony Mistri, especialista en economía de la Organización Mundial del Comercio (OMC). "Las naciones tienen muchas fronteras, pero eso ya no se aplica en las empresas".

Cómo están cambiando las CGVs

En 1990, los países en desarrollo acaparaban un 20% del comercio mundial. Actualmente, ese porcentaje supera el 40%. Además, las compañías transnacionales coordinan en torno al 80% del comercio mundial, según datos de UNCTAD. Ese impacto es particularmente significativo en las economías en desarrollo, donde el comercio de valor agregado representa cerca de un tercio del PIB del país en comparación con prácticamente un quinto en las naciones desarrolladas.

Cuantas más inversiones directas haya en un país, mayor será el nivel de participación de las CGVs, lo que tiene como resultado un mayor valor añadido en el mercado interno. Además de eso, las economías en desarrollo con participación efectiva de las CGVs pueden elevar el crecimiento del PIB per capita un 2% por encima de la media, observa Axèle Giroud, especialista del UNCTAD que ayudó al autor en la elaboración del informe. Así todo, esos tipos de cambios no tienen lugar de la noche a la mañana.   

Las CGVs se adaptan de manera dinámica, pero dependiendo del sector, las cadenas de proveedores cambian de formas diferentes. "Observamos la desintegración de la fragmentación de las cadenas de valor en la manufactura", dice Ann Harrison, profesora de Gestión de Wharton. En la agricultura, en cambio, lo que se observa es lo opuesto. El negocio agrario está cada vez más integrado".

"Los avances tecnológicos actuales han hecho que los procesos estén más fragmentados", observa Mistri. "El perfeccionamiento de las comunicaciones facilitan las actividades de operación a distancia, no solo en el caso de las materias primas o del planeamiento de los componentes, sino también en el segmento de servicios y gerencia. La participación en las CGVs puede comenzar con el menor de los componentes —y para eso no hay necesidad de construir una fábrica totalmente nueva— creando más oportunidades de participación".

China pasó del sexto al tercer lugar en el ranking de los mayores inversores del mundo, detrás de EEUU y de Japón, dice Giroud. Aunque la economía china ya está considerada oficialmente una economía en desarrollo, añade Cohen, se discute si la nación estaría en "desarrollo" o sería "desarrollada".

Según Marshall L. Fisher, profesor de Gestión de las Operaciones y de la Información de Wharton, China "ha dejado de ser el lugar más barato para producir las cosas, por eso mismo las personas se están preguntan cada vez más hacia donde deben dirigirse ahora". De hecho, ahora el costo de mano de obra en China está creciendo un 20% al año, el salario en EEUU está aumentando lentamente en torno al 2% debido al desempleo y la recesión, dice Cohen, añadiendo que "la ventaja de mano de obra está desapareciendo, y ese punto de desequilibrio" puede traer de regreso el empleo a EEUU, un fenómeno llamado reshoring. General Electric anunció recientemente que está reabriendo una fábrica en Kentucky, en cuanto a Apple planea comenzar a montar Mac Pros en EEUU, informó la empresa en junio.

El nearshoring podría transferir empleos de Asia a México. China está desarrollando proveedores en los mercados de mano de obra barata, como Vietnam, Camboya e Indonesia, dice Cohen.

Desafíos y soluciones

Aunque los especialistas consideren desde hace tiempo a Asia la región por excelencia de la mano de obra barata, esa realidad está cambiando rápidamente. El continente africano, por ejemplo, es uno de los menos desarrollados, pero es también la región que representa posiblemente el mayor potencial. "El IDE cayó de forma significativa en todo el mundo el 18%, mientras que los flujos a África crecieron un 5%. Esto es sin duda una señal positiva para este continente. Puede que no parezca muy significativo, pero adquiere importancia en un momento en que caía en el resto de regiones", observa Giroud.

Aún así, aunque las economías desarrolladas retengan el 31% del valor agregado de las exportaciones, África retiene apenas el 14%, y Asia un 27%, según el informe de la UNCTAD. Eso se debe, en parte, al hecho de que las industrias extractivas contribuyen en gran parte a las exportaciones africanas, así todo el procesamiento final está lamentablemente poco desarrollado. Edwin Keh, profesor de Wharton y exdirector de operaciones de la división mundial de compras de Walmart, lo denomina "maldición de la abundancia de los recursos naturales. Año tras año, el petróleo y los minerales son extraídos del suelo. Los países africanos no precisaban fabricar nada para atender sus necesidades. ¿Pero qué pasará cuando esos recursos se agoten?", se pregunta.

África, por ejemplo, es el mayor productor mundial de anacardos, pero cerca del "90% se exporta crudo a países como India y Vietnam y de allí es enviado a EEUU y Europa para su tueste, salazón y envasado", dice Miriam Gyamfi, de African Cashew Alliance (ACA), en Ghana. "Esto significa que África, mayor productor de anacardos, pierde la parte más importante de la cadena de valor del producto, el procesamiento. La misión del ACA consiste en ayudar a las industrias de anacardos posibilitando el acceso a la financiación, la asistencia técnica creando, al mismo tiempo, conexiones del mercado con las industrias internacionales". La organización trabaja con empresas como Kraft, Costco y Red River Foods.

Comparativamente, el procesamiento y la manufactura en Asia representan una parte significativa del valor de exportación, reteniendo de esa forma un volumen mayor de beneficios económicos para la región.

Las disparidades significan que los países en desarrollo necesitan planear de manera más sofisticada para maximizar su papel en las CGVs con "buena infraestructura, educación y know-how; capacidad de producir de acuerdo con patrones internacionales reconocidos; seguridad financiera y estabilidad geopolítica, por citar algunos pasos imprescindibles", dice Mistri. "Básicamente, cuanto menos riesgos para el emprendimiento haya en un país, mayores serán sus posibilidades de atraer empresas multinacionales".

Según Fisher, "en los últimos dos a tres años, África aparece en el radar de mucha gente que considera el continente como la nueva tierra de las oportunidades". Keh añade: "África atrae porque quien llega el primero, gana más. El continente africano está muy subdesarrollado en comparación con China y América Latina".

Otro desafío es la estabilidad política. "Necesitamos leyes, normas y reglamentos, además de prácticas contables que sean aceptadas en todo el mundo", dice Keh. "Precisamos de una transición ordenada de gobiernos y un servicio público eficaz. Las joint ventures construyen una economía, pero necesitamos contratos de largo plazo que duren de diez a 15 años".

Peter Draper, investigador senior del Instituto Sudafricano de Asuntos Internacionales, añade: "Ha habido numerosos problemas en los Gobiernos del África subsahariana. Ellos han estado abiertos a los lobbies, la corrupción, etc. Las cosas están mejorando, pero tienen que mejorar mucho más".

Mientras tanto, los empresarios africanos descubrirán maneras nuevas y creativas de adaptarse a esos obstáculos, dice Mistri. Por ejemplo, M-Pesa es un sistema móvil de finanzas que funciona por medio de redes de celulares, y no de bancos físicos. Bethlehem Tilahun Alemu, fundadora de soleRebels, empresa de calzados de Etiopia que tiene una política de no agresión al medio ambiente, produce zapatos y sandalias desde la materia prima al producto acabado dentro del país antes de exportarlos anualmente a todo el mundo por una suma total de US$ 6 millones. "Las naciones en desarrollo, según mostró soleRebels, deben estar dispuestas a reinterpretar la forma en que presentan sus activos y después encontrar medios de reposicionarlos y reapalancarlos en todo el mundo. Con eso, descubrirán un potencial antes invisible", dice Alemu.

En España, esa estrategia de negocio ha salido bien para la cadena de ropa Zara. Harrison dice que la empresa va en contra de la tendencia global al diseñar todos sus productos y fabricar el 50% en España. "La empresa dice que de ese modo puede responder rápidamente a las tendencias de la moda. Ha funcionado para ellos", dice Harrison.

Según Isaac Esseku, empresario que trabaja en una iniciativa empresarial que pretende abrir una cadena de supermercados en Ghana, "no hay una cadena evidente de proveedores que intente implicar a la producción local. No hay instalaciones refrigeradas para el almacenamiento de productos, por tanto el desperdicio es grande. El sistema de transportes tiene bastante tráfico y las carreteras están en mal estado de conservación, lo que es un desafío. En las cadenas de supermercados de estilo occidental que operan en África y en el mundo en desarrollo, es más fácil vender bienes envasados importados de Europa, porque la vida útil de los productos es muy larga". Su plan es expandir las cadenas locales de proveedores en círculos concéntricos para crear redes regionales.

"La verdad es que las cadenas locales de proveedores no son prioridad del Gobierno. El debería concentrarse, y con razón, en la infraestructura básica — carreteras, red eléctrica—, pero todo eso se hace con mucha lentitud", dice Esseku. "Se hace hincapié en la agricultura como commodity de exportación, como en el caso del cacao, pero debería haber un plan de sostenibilidad local de la agricultura para que se crease circulación de riqueza en el sistema".

El secreto de las CGVs "consiste en no depender solo de la cadena vertical para empujar a los productores de pequeño tamaño hacia la productividad y la prosperidad", observa Bill Vorley, investigador del Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo de Londres. El cita el éxito de la Agencia de Desarrollo de Té de Kenia, con 150.000 accionistas y responsable de las operaciones de 63 fábricas procesadoras. La institución ha desarrollado una asociación con Unilever, lo que le ha permitido avanzar en el ranking de la cadena de proveedores. Otro ejemplo, añade Harrison, es Olam International, que trabaja con agricultores en África para ayudarlos a vender ingredientes alimenticios en todo el mundo. La organización comenzó exportando anacardos no procesados de Nigeria a India en 1989. Desde entonces, trasladó su sede de Londres a Singapur y opera en más de 16 plataformas en 65 países.

La ventaja competitiva de China y Hong Kong es que esos países desarrollaron una cadena de proveedores. Ellos parten de la materia prima bruta y llegan hasta el producto manufacturado final", dice Keh. Esa especialización está llevando al surgimiento de inversiones "sur-sur", observa Harrison. "Las multinacionales en los mercados emergentes están invirtiendo en otros mercados emergentes. Los chinos están invirtiendo en África, subcontratistas taiwaneses y surcoreanos están produciendo prendas de vestuario en Indonesia. Ellos pueden perfectamente entrar en los mercados emergentes y ser exitosos".

Soluciones para un nuevo orden mundial

Las CGVs se volvieron más complejas en todo el mundo, por tanto las empresas transnacionales y los países en desarrollo precisan encontrar medios para beneficiarse mutuamente. "Tenemos que pensar de manera más dinámica […] para combinar las políticas de comercio y de inversiones. Podemos construir capacidad doméstica para dar soporte a las empresas globales, de manera que presten atención a los factores sociales y ambientales", dice Giroud.

"El desarrollo de las estrategias regionales a través de la integración del comercio de inversión, construcción conjunta de capacidad e industrialización transnacional" es uno de los primeros pasos a dar por las economías emergentes, dice Giroud. Otra recomendaciones, dice Draper, consiste en "crear zonas económicas especiales para la promoción de las exportaciones manufacturadas y permitir la entrada de importaciones sin impuestos. Cualquier política probada con éxito en otros lugares puede funcionar".

A fin de cuentas, añade Keh, "las cadenas globales de proveedores tienen que ver con eso mismo, con el abastecimiento, del principio al fin del proceso, de la materia prima al montaje final. El mundo en desarrollo está desapareciendo. Somos una sociedad global con una enorme capacidad para crecer".

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El momento decisivo de las cadenas globales de valor." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [30 octubre, 2013]. Web. [21 September, 2018] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-momento-decisivo-de-las-cadenas-globales-de-valor/>

APA

El momento decisivo de las cadenas globales de valor. Universia Knowledge@Wharton (2013, octubre 30). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-momento-decisivo-de-las-cadenas-globales-de-valor/

Chicago

"El momento decisivo de las cadenas globales de valor" Universia Knowledge@Wharton, [octubre 30, 2013].
Accessed [September 21, 2018]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-momento-decisivo-de-las-cadenas-globales-de-valor/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far