Expansión internacional de las empresas: ¿a la búsqueda del conocimiento o la conquista?

En 2002 General Electric trasladaba desde Japón a China uno de sus principales laboratorios de I+D de la división de sistemas sanitarios. Los motivos que parecían explicar dicho traslado eran típicos: menores costes debidos a los bajos salarios de los trabajadores chinos, y menores barreras para hacer negocios en el país más poblado del mundo.

 

Pero el profesor de gestión de Wharton Wilbur Chung interpretaba la decisión tomada por GE de un modo diferente. Chung, estudioso de las decisiones de expansión internacional de las corporaciones, consideraba que el traslado del laboratorio de GE constituía un intento de engancharse a la inagotable fuente de conocimientos de China. Cuando la empresa anunció sus planes, Chung no se interesó demasiado en el número de empleos o la cantidad total de dinero que la empresa, con sede en Fairfield, Connecticut, tenía pensado invertir.

 

Al contrario, lo que le llamó la atención fue que GE afirmase que el laboratorio diseñaría productos a la medida de economías emergentes como China. “Sea lo que sea lo que China produzca, será adecuado para otros países en desarrollo”, dice Chung. “Es posible que China tenga un PIB per cápita inferior al de los países desarrollados, pero los chinos saben muy bien cómo deberían diseñarse los productos para su mercado”.

 

Chung y Juan Alcacer, profesor de gestión de la Universidad de Nueva York, creen que muchas empresas salen al exterior con la misma mentalidad con la que GE se ha instalado en China: son peregrinos -buscadores de conocimientos en la jerga de Chung y Alcacer-, no conquistadores. “Puede que las empresas salgan al exterior buscando habilidades que no están disponibles en sus mercados domésticos”, escriben en un artículo publicado en Management Science titulado Knowledge Seeking and Location Choice of Foreign Direct Investment in the United States (Búsqueda de conocimientos y elección de la localización de la inversión directa en Estados Unidos).

 

El pensamiento estratégico a la antigua usanza comparaba las empresas con los consumidores obsesionados con intentar ahorrar unos pocos euros en sus compras en el supermercado, o con los agricultores que esquivan a los distribuidores y venden directamente sus productos en los barrios residenciales de la ciudad. En otras palabras, las empresas salen al exterior principalmente para encontrar inputs más baratos o mercados rentables.

 

Dos famosos casos de consumidores obsesionados con el ahorro son BMW y Mercedes-Benz. Durante la década de los 90, BMW construyó una gran fábrica de automóviles en Spartanburg County, Carolina del Sur, mientras Mercedes hacía lo mismo en Vance, Alabama. Efectivamente estos estados tienen mucho que ofrecer, pero nadie en su sano juicio pretendería que compitiesen con Detroit como centro de fabricación de automóviles. Cuando los fabricantes alemanes anunciaron públicamente sus planes de inversión daba comienzo una guerra de ofertas entre los estados para que se localizasen en su territorio. Al final Alabama ofreció más de 250 millones de dólares a Mercedes y Carolina del Sur unos 130 millones de dólares a BMW.

 

Hace tiempo que algunos académicos vienen avanzado la idea de que no todas las empresas salen al exterior para aprovechar la existencia de suelo barato, trabajadores voluntariosos o las generosas exenciones fiscales. Al contrario, algunas de las empresas que Chung y Alcacer estudian son una especie de buscadoras de conocimientos. Históricamente estas empresas buscadoras se solían asimilar a empresas descolgadas tecnológicamente que intentaban alcanzar a las líderes, pero en el ámbito académico está empezado a ganar eco la idea de que también las empresas líderes invierten en el exterior en busca de mayores o una mayor profundización de sus conocimientos.

 

Chung y Alcacer toman esta idea como punto de partida. ¿En qué sectores, se preguntan, predomina la búsqueda de conocimientos? Y ¿cuáles son las características de los mercados que atraen a las empresas buscadoras de conocimientos?

 

Para responder a estas cuestiones examinaron 1.784 inversiones extranjeras en 48 estados contiguos de Estados Unidos desde 1987 a 1993. Tuvieron en cuenta tanto las adquisiciones como las inversiones directas en las que una empresa llega, compra terreno, construye un edificio y empieza a funcionar. Posteriormente repitieron su análisis en 170 áreas económicas definidas por el Bureau of Economic Analysis, perteneciente al US Commerce Department, para así poder estudiar las grandes ciudades dentro de los estados y también grandes áreas interestatales como Nueva York o Washington DC y los barrios de sus alrededores situados en Maryland y Virginia.

 

Para determinar si un área poseía abundantes conocimientos que las empresas extranjeras pudiesen explotar, para cada área contabilizaron el número de ingenieros y científicos, el número de patentes generadas y la cantidad de dinero gastado en I+D.

 

Así, no sorprende que el resultado que obtuvieron fue que entre las empresas extranjeras la búsqueda de conocimientos predomina en sectores intensivos en I+D como el farmacéutico, los semiconductores y los productos electrónicos. De hecho, encontraron que la probabilidad de que las empresas farmacéuticas busquen conocimientos en el extranjero es el doble que para las empresas de cualquier otro sector.

 

¿Dónde es más probable que inviertan las empresas que buscan conocimientos? En las áreas intensivas en I+D. “Muchas inversiones, el 32% de la muestra, tienen lugar en cuatro grandes zonas metropolitanas: la ciudad de Nueva York, San Francisco, Los Ángeles y Chicago”, escriben Chung y Alcacer. Por el contrario, una zona de Estados Unidos conocida principalmente por su agricultura –las dos Dakotas y Idaho-, “no recibieron ninguna inversión durante el periodo de nuestra investigación”.

 

Una objeción a la investigación de Chung y Alcacer –y en general a la noción de búsqueda de conocimientos a través de la expansión internacional-, podría ser que la inversión en el exterior es un modo muy caro de aprender. Después de todo, las patentes y los manuales técnicos son en su mayoría públicos y los científicos e ingenieros recién licenciados están deseosos de empezar a trabajar.

 

Pero Chung sostiene que esta objeción malinterpreta la naturaleza del conocimiento. “El conocimiento puede descomponerse en una parte codificable –todo aquello que puede escribirse en un papel-, y una parte tácita”, explica. “Hay cosas que se pueden explicar y otras intuitivas. Es como andar en bicicleta. Se puede explicar el mecanismo pero no es lo mismo que poder llegar a hacerlo”.

 

Pongamos el ejemplo de comer en determinado restaurante. “No puedes experimentarlo hasta que no vayas por ti mismo. Alguien te lo puede describir. Puedes comprar un libro de recetas del restaurante. Puedes incluso pedir comida en el restaurante y llevártela a casa. Pero para conseguir todos los beneficios asociados a tal experiencia tendrás que ir”, explica Chung.

 

¿Cuál es la importancia de los descubrimientos de Chung y Alcacer para los directivos? “Los directivos deberían otorgar una mayor importancia a las salvaguardas existentes para proteger los conocimientos propios”, escriben. En otras palabras, sería recomendable que los directivos se lo pensasen dos veces antes de crear una joint venture con empresas extranjeras que están expandiéndose en su mercado. Al menos deberían asegurarse de que existan acuerdos legales para prevenir que sus nuevos socios se apropien de su tecnología o sus trabajadores.

 

“Se debe pensar en ganancias complementarias que sean evidentes”, dice Chung. “Debes obtener algo de ellos, y ellos necesitan obtener algo de ti”.

 

¿Y cuáles son las consecuencias para los responsables del diseño de las políticas? ¿Cómo les afectan los argumentos de Chung y Alcacer? Tradicionalmente las inversiones de las empresas extranjeras se han celebrado con ruedas de prensa y pomposas ceremonias de inauguración, tal y como se hizo en Carolina del Sur y Alabama con la llegada de BMW y Mercedes. Pero si Chung tiene razón, puede que estas inversiones no siempre sean victorias claras. “Si muchas empresas extranjeras entran en el mercado en busca de nuevos conocimientos, puede que no consigan ganancias en productividad y las características tecnológicas exclusivas del país podrían ser imitadas con mayor rapidez”, señalaban Chung y Alcacer en el artículo. Probablemente las inversiones de empresas extranjeras aún proporcionen beneficios en forma de creación de empleo o reactivación de la actividad económica, como por ejemplo a través de proveedores que se localizan cerca de las nuevas instalaciones de la empresa extranjera.

 

No obstante, el estudio de Chung y Alcacer sugiere que la estrategia corporativa de “la caza del elefante” -es decir, concentrar todos tus esfuerzos y dinero en conseguir acuerdos con grandes empresas como BMW y Mercedes en lugar de fomentar el desarrollo local-, puede ser inadecuada, al menos en áreas consideradas líderes en tecnología. Así, en la práctica un estado o municipio puede estar pagando para que una empresa extranjera llegue y barra los conocimientos de las empresas locales”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Expansión internacional de las empresas: ¿a la búsqueda del conocimiento o la conquista?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [07 abril, 2004]. Web. [21 September, 2014] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/expansion-internacional-de-las-empresas-a-la-busqueda-del-conocimiento-o-la-conquista/>

APA

Expansión internacional de las empresas: ¿a la búsqueda del conocimiento o la conquista?. Universia Knowledge@Wharton (2004, abril 07). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/expansion-internacional-de-las-empresas-a-la-busqueda-del-conocimiento-o-la-conquista/

Chicago

"Expansión internacional de las empresas: ¿a la búsqueda del conocimiento o la conquista?" Universia Knowledge@Wharton, [abril 07, 2004].
Accessed [September 21, 2014]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/expansion-internacional-de-las-empresas-a-la-busqueda-del-conocimiento-o-la-conquista/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far