¿Ha alcanzado la crisis de Venezuela un punto decisivo?

051117_venezuelaunrest

La actual crisis económica y humanitaria en Venezuela ha adquirido mayores proporciones en las últimas semanas al mismo tiempo que crece la presión para que se produzca un cambio de régimen, lo que ha estado acompañado de dudas sobre la probabilidad de que se celebren las próximas elecciones presidenciales, programadas originalmente para octubre de 2018. Maduro firmó a principios del mes de mayo un decreto dirigido a formar una nueva asamblea constituyente de unos 500 miembros que reescribiría la constitución del país para remodelar los poderes del presidente y de los legisladores.

Muchos venezolanos vieron claramente la decisión de Maduro como una forma de arrebatar poderes a la Asamblea Nacional dirigida por la oposición y consolidarla en una asamblea constituyente sobre la cual su dominio sería mayor. “[Maduro] trató de hacer esto como una forma de unir al país, pero fue visto como un intento de conservar el poder y provocó la última ola de protestas”, dijo William Burke-White, director de la Perry World House y profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Pennsylvania.

La crisis de Venezuela probablemente ha llegado a un punto de inflexión y los días de Maduro en el poder están contados, dijo Burke-White. “El próximo paso ahora es que Maduro sea expulsado del poder, en caso contrario las medidas represivas serán terribles y contribuirán a que el número de muertos siga aumentando”, señaló. “Tal vez fuese mejor moverse en esa dirección [hacia la destitución de Maduro] que estar en el atolladero político en que se encuentra el país desde hace algunos años”.

Según Dorothy Kronick, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Pensilvania, “el mejor camino para Venezuela sería la realización de unas elecciones y tener un nuevo Gobierno en el poder”. Ella señaló que 2017 es el cuarto año consecutivo de crecimiento negativo del PIB; el año pasado la economía se contrajo más del 17%. “Hay una escasez devastadora de alimentos y medicamentos, y la inflación está por encima del 300%. Y hay un sufrimiento tremendo”.

Burke-White y Kronick discutieron sobre los posibles escenarios que probablemente surgirán en Venezuela en el futuro inmediato en el programa de Knowledge@Wharton de Wharton Business Radio, canal 111 de SiriusXM.

Cambiar para consolidar el poder

La crisis reciente tuvo su punto de partida el 29 de marzo, cuando la Corte Suprema del país aprobó una resolución para asumir las funciones de la Asamblea Nacional, pero las fuertes protestas que siguieron a esa decisión obligaron a dar marcha atrás con posterioridad. Mientras tanto, los manifestantes continuaron pidiendo elecciones y un cambio de régimen. Maduro, quien fue elegido en 2013 después de la muerte de Hugo Chávez, firmó la orden ejecutiva para formar una nueva asamblea constituyente y reescribir la constitución el 1 de mayo. “Debemos modificar este estado, especialmente la podrida Asamblea Nacional que está allí”, dijo.

Los líderes de la oposición están presionando para que se retire a los jueces de la Corte Suprema que emitieron el decreto del 29 de marzo, para que se celebren elecciones generales en 2017, para que se cree un canal humanitario que permita la importación de medicamentos y la liberación de todos los presos políticos, según un reportaje de la BBC.

Burke-White no esperaba que las elecciones tuvieran lugar pronto. El señaló que Maduro había indicado que se realizarían nuevas elecciones como parte de la nueva constitución. “Su Partido Socialista [de Venezuela] perdería esas elecciones si se celebraran hoy”, dijo. “Gran parte de lo que está ocurriendo es un movimiento para posponer esas elecciones de forma indefinida”.

El plan de Maduro para la nueva asamblea constituyente es que aproximadamente la mitad de sus 500 miembros sean elegidos directamente entre todos los sectores de la sociedad venezolana, incluyendo trabajadores, jóvenes, mujeres, campesinos e indígenas, según un informe de CNN. La otra mitad estaría compuesta por delegados elegidos entre empresas y sindicatos de trabajadores. Kronick señaló que las cláusulas de la nueva constitución “indudablemente favorecerían al Gobierno”.

También predijo que el Gobierno de Maduro trataría de asegurar que la convención “esté llena de delegados que lo apoyen”.

Aún así, con los bajos índices de aprobación de Maduro, el presidente está asumiendo un gran riesgo, según Kronick. “Sus índices de aprobación son tan bajos que incluso con reglas electorales que son extremadamente favorables para el Gobierno, la oposición podría conseguir el control de esta convención constitucional”, dijo. “Eso podría ser muy peligroso para el Gobierno y conduciría al cambio de régimen”. Con el aumento de las protestas, Maduro tenía la espalda contra la pared, según Burke-White. “No le quedaban muchas cartas”, dijo. “Esta era una táctica legal dentro de la estructura constitucional —que el presidente puede convocar la redacción de una nueva constitución— lo que no sucedería si no fuese por esta situación de desesperación”.

Una economía rodeada de una fuerte crítica

Junto con esas incertidumbres políticas, la economía de Venezuela también se encuentra en un estado lamentable. El petróleo representa el 96% de las exportaciones del país, según los datos del Banco Mundial, y los bajos precios del petróleo están pasando una enorme factura. Venezuela cuenta con una de las mayores reservas probadas del mundo de petróleo, pero gran parte de ese petróleo tiene altos costos de extracción, señaló Burke-White. Lo que empeora la situación es que el país ha perdido tanto el talento técnico (despedido por los gobiernos de Chávez y Maduro) como los inversionistas, después de que las inversiones extranjeras fueran nacionalizadas. “Han perdido una gran cantidad de capacidad de extracción de petróleo, lo que ha aumentado el costo de producción y ha disminuido la capacidad de mantener la producción”, dijo. “La industria petrolera ya no puede proporcionar el apoyo económico que Maduro necesita para consolidar el poder, o sobornar a otros para ese fin”. Kronick añadió que “Chávez disfrutó de un periodo de prosperidad cuando los precios del petróleo subieron y recaudaron cientos de millones de dólares, pero “no se invirtieron bien y se despilfarraron”.

Además de los bajos precios del petróleo, las decisiones del Gobierno de Maduro “de mantener algunas medidas de control de cambio destructivas y costosas, además de controles” de precios son responsables de la escasez de alimentos y medicinas, dijo Kronick. “Los economistas han instado a Maduro a introducir reformas de “sentido común” durante años, como el levantamiento de los controles de precios, agregó, señalando que “los controles de precios crean escasez”.

Presiones en torno a Maduro 

Mientras tanto, Maduro podría enfrentarse a otras amenazas mientras intenta aferrarse al poder. Por un lado, es fundamental para él asegurar el apoyo de los militares. Sin embargo, a medida que la miseria económica aumenta, también afecta a las familias de los miembros de los militares, señaló Burke-White. “Es mucho más difícil mantener un régimen militar cuando tienes que apuntar tus armas a tu propia gente”, dijo. “Maduro se da cuenta de que esa es la base de apoyo que no puede dejar escapar, y si la deja escapar, podría ser el fin de su Gobierno”. Kronick señaló que un cántico popular durante las protestas dice: “Soldado, escucha, únete a la lucha”.

Las expectativas de que el Gobierno de Trump pueda imponer sanciones al Gobierno de Maduro son muy altas. Las sanciones podrían no funcionar bien en una economía que “ya está devastada”, y “muy aislada y cerrada al resto del mundo”, dijo Burke-White. Sin embargo, si las sanciones estuvieran dirigidas a individuos o partidarios del régimen de Maduro, podrían funcionar, añadió. “Muchas de esas personas tienen cuentas bancarias y condominios en Miami, y hacer que sintieran un poco más las dificultades podría funcionar”. Sin embargo, las sanciones dirigidas contra los partidarios de Maduro “podrían aumentar los costos de salida para los miembros del régimen”, dijo Kronick . “Si ellos dejaran el poder, no podrán ir a Miami y disfrutar de su vida post-gobierno, y eso podría hacer que el cambio de régimen fuera más improbable”.

Estados Unidos no parece tener suficiente “capacidad diplomática” para implicarse con Venezuela, dado el escaso personal del Departamento de Estado, dijo Burke-White. Sin embargo, señaló que Thomas A. Shannon, Jr., subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, conocía bien los problemas de la región. En febrero, Donald Trump y Mike Pence se reunieron con Lilian Tintori, la esposa del líder de la oposición venezolana que se encuentra encarcelado, Leopoldo López. “El Gobierno de Trump está mucho más dispuesto a criticar abiertamente a Venezuela que el Gobierno de Obama”, agregó.

La colaboración de EEUU con la oposición venezolana o el intento de influir en un cambio de régimen podría hacer retroceder y fortalecer la mano dura de Maduro, dijo Kronick. “Algunas acciones [estadounidenses] que se pudieran tomar contra el Gobierno ayudarían a que [Maduro] dijera con más credibilidad, ‘este es el EE.UU. imperialista que es responsable de los problemas del país’”.

La presión podría también acumularse contra Maduro dentro de la región. Venezuela ha sido un importante socio comercial y energético en la parte norte de Sudamérica y ha proporcionado ayuda a muchos países de la región en forma de petróleo o dinero. Pero su situación actual le ha incapacitado para impulsar el crecimiento económico en la región. Tiene países de tendencia socialista como vecinos, incluyendo Cuba, “pero esos países están inclinándose en diferentes direcciones en este momento”, dijo Burke-White. Él esperaba que Cuba fuera más susceptible a la presión estadounidense de “manera que no fuera un socio comercial, económico o incluso en materia de salud para Venezuela” como lo fue en el pasado. Kronick dijo que la presión sobre Maduro podría proceder de foros regionales como la Organización de Estados Americanos.

De hecho, en parte ya ha comenzado. Burke-White señaló que el ministro de relaciones exteriores argentino ha criticado abiertamente la convocatoria de Maduro de una nueva constitución. “Eso es inusual dado que los estados latinoamericanos y sudamericanos han sido tradicionalmente reticentes a criticarse entre ellos”, dijo. “Estamos empezando a ver las primeras fisuras en esta alianza táctica”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"¿Ha alcanzado la crisis de Venezuela un punto decisivo?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [05 junio, 2017]. Web. [19 October, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/ha-alcanzado-la-crisis-venezuela-punto-decisivo/>

APA

¿Ha alcanzado la crisis de Venezuela un punto decisivo?. Universia Knowledge@Wharton (2017, junio 05). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/ha-alcanzado-la-crisis-venezuela-punto-decisivo/

Chicago

"¿Ha alcanzado la crisis de Venezuela un punto decisivo?" Universia Knowledge@Wharton, [junio 05, 2017].
Accessed [October 19, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/ha-alcanzado-la-crisis-venezuela-punto-decisivo/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far