De la mina de carbón a un modelo para la sostenibilidad

corporate-sustainability

A medida que los gobiernos y el público en general son cada vez más sensibles a los efectos nocivos del cambio climático, el sector privado ha respondido con nuevas tecnologías y prácticas empresariales. Con sede en Holanda, Royal DSM, una antigua empresa del sector del carbón que ahora opera en el segmento de las ciencias de la vida y los materiales, pone un precio interno sobre el carbono en sus proyectos principales y vincula los salarios de sus ejecutivos a objetivos de sostenibilidad.

Hugh Welsh, el presidente norteamericano de DSM, dice que el cambio climático debería ser un tema en las actuales campañas electorales presidenciales de Estados Unidos. Pero él espera que la presión pública fuerce los cambios necesarios para combatir el cambio climático, especialmente por parte de la generación del milenio que, para él, se centra en estas cuestiones de forma más intuitiva que la generación de los baby-boomers que la precedió.

El establecimiento de un precio para el carbono es una necesidad para asegurar que los que contribuyen a los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático paguen las consecuencias en lugar de pasar el coste a las generaciones futuras, dice Welsh. Él se refirió a estas cuestiones durante el programa de Knowledge@Wharton en la Wharton Business Radio, canal 111 de SiriusXM.

A continuación, una transcripción editada de la entrevista.

Knowledge@Wharton: Vamos a conversar un poco sobre lo que DSM está haciendo para tratar de cambiar la trayectoria de su empresa en relación con el cambio climático. Cada vez más empresas entienden que el cambio debe ser realizado ahora para que repercutan en los años venideros.

Hugh Welsh: DSM, que significa Dutch State Mines, comenzó como una compañía minera de carbón en 1904 en los Países Bajos. Hoy estamos en todos los sectores, excepto la minería del carbón, después de haber transformado nuestra cartera a lo largo de los años. Seguimos tratando de encontrar formas nuevas y únicas de abordar el problema del cambio climático, de tal modo que podamos evitar las consecuencias futuras y proteger a nuestra empresa de las consecuencias del cambio climático.

Knowledge@Wharton: Ese término que acaba de utilizar habla de visión de futuro. Las empresas piensan en el futuro todo el tiempo, pero no necesariamente con miras a pensar en el medio ambiente. Eso nos hace pensar acerca de cuál debería ser la trayectoria de una empresa de ahora en adelante.

Welsh: Sí, y eso es una cosa que repercute en todas nuestras operaciones y nuestra estrategia, inclusive todo el trabajo que hacemos en lo relativo a las relaciones con los inversores. Somos una gran empresa que cotiza en bolsa, y cuando nos sentamos con los inversores, la historia que queremos contar no es sólo acerca de los resultados financieros del próximo trimestre, sino la transformación de la organización y la ejecución de nuestra estrategia en el transcurso de los próximos cinco, 10 ó 20 años de tal manera que nos perciban como una inversión mucho más aceptable para los accionistas de largo plazo que estamos tratando de atraer.

Knowledge@Wharton: Como usted ha mencionado, DSM participó hace muchos años en un negocio que ha estado pasando por un mal momento ahora. ¿Qué oposición enfrenta de las empresas de carbón hoy en día? Aparentemente siguen bloqueando el camino … de la oportunidad que tienen que lidiar con el cambio climático.

Welsh: Todo lo que puedo ofrecerles a ellas y a otras compañías de combustibles fósiles es utilizar DSM como un ejemplo.

Éramos una empresa de minería de carbón. Hemos extraído carbón de la tierra. Lo hemos entregado a los hogares de las personas para que pueda iluminarlos y calentarlos. Y con los años hemos evolucionado. Dejamos un negocio antiguo y entramos a nuevos negocios, que son las empresas más sostenibles. Tratamos de animar a las empresas de carbón hoy en día que están luchando con grandes dificultades con su modelo de negocio para que hagan una transformación similar.

Knowledge@Wharton: Aquí, en los EE.UU., ExxonMobil está haciendo declaraciones acerca de la energía de cara al futuro y los precios del carbón, y entrando en una conversación que es necesario tener.

Welsh: Sí, es alentador saber que existe esa retórica. Pero también nos gustaría ver tal vez un alejamiento de la simple retórica para hablar de una actuación práctica que involucre soluciones y, en algunos aspectos, de la remuneración.

Es alentador ver que compañías como Royal Dutch Shell y otras grandes compañías de combustibles fósiles comienzan a vincular algunos de estos incentivos a los resultados financieros obtenidos por sus ejecutivos, pero también a los resultados asociados a la sostenibilidad. Eso es un verdadero indicador de un intento genuino de desencadenar ese proceso de transformación.

Knowledge@Wharton: Eso es algo que DSM hace en términos de vincular una compensación a los objetivos de sostenibilidad y conseguir que se hagan las cosas, ¿verdad?

Welsh: Correcto. Comenzamos vinculando las bonificaciones de nuestros ejecutivos —el 50% de sus bonos anuales y el 50% de sus opciones sobre acciones— a los objetivos de sostenibilidad en 2010. Hemos tomado esa decisión porque nos dimos cuenta de que teníamos que ir más allá de la simple retórica y vincular el logro de estos objetivos a la cuestión monetaria de los ejecutivos’, sabíamos que íbamos a conseguir un cambio de comportamiento inmediato, lo que llevaría a un efecto cascada de forma descendente dentro de la organización.

Hemos visto ese cambio en los últimos cinco años. Hemos tenido mucho éxito en nuestros objetivos de sostenibilidad y en la elaboración de nuevas y formas innovadoras de hacer negocios que ofrezcan soluciones, no sólo a DSM, sino también para nuestros clientes.

Knowledge@Wharton: Una gran parte del impulso procede del público en general en los últimos 10 a 15 años. Tiene que ser una gran experiencia ser capaz de ver que la iniciativa dirigida por tantas personas en los últimos años llega a un consenso, algo que está en sincronía entre el público y las empresas como la suya.

Welsh: Es muy alentador. Tenemos un largo camino por recorrer, pero si miráramos tan sólo cinco años hacia atrás, veríamos que caminamos una distancia enorme, culminando en algunos aspectos en el acuerdo [de las Naciones Unidas] sobre el clima de París del año pasado. Pero no hay que dormirse en los laureles; tenemos mucho más por hacer, y mucho más por hacer en el sector privado.

Knowledge@Wharton: ¿Qué le gustaría que sucediera de aquí a las próximas décadas para tratar de mejorar la situación de su empresa y de otras empresas en lo que se refiere a sostenibilidad?

Welsh: Una cosa que necesitamos, y es bastante provocador aquí en los Estados Unidos, es poner un precio al carbono. El uso de combustibles fósiles y de materiales basados en carbono para producir productos ha tenido un impacto en el cambio climático. En lugar de pasar la responsabilidad a nuestros hijos y nietos, es muy importante que esta generación acepte responsabilidad por ello y asuma los gastos derivados de eso. Eso será posible si ponemos un precio al carbono.

Veremos que los gases y las emisiones que inducen el cambio climático se abandonarán más rápidamente si ponemos un precio al carbono, lo que nos permitirá adaptar de forma más amplia la energía renovable y hacer que esas fuentes de energía renovables, como la solar, como el viento, como los biocombustibles, sean más competitivas.

Knowledge@Wharton: ¿Piensa que hay una buena posibilidad de que eso ocurra en los próximos años?

Welsh: Absolutamente. Ya estamos viendo un poco de trabajo inicial en California y en Quebec con el sistema de comercio de carbono. Hemos escuchado que los chinos ya mencionan que van a fijar el precio del carbono. Mi jefe, el director general de DSM, está trabajando diligentemente en la Coalición de Liderazgo de Precio del Carbono, en asociación con el Banco Mundial, para tratar de establecer algunas políticas a nivel mundial con respecto a la fijación del precio del carbono. Así que vamos a ver esto en un futuro no muy lejano.

Una indicación de esto es que muchas empresas como DSM están imponiéndose hoy en día un precio interno para el carbono cuando están haciendo una evaluación de los proyectos de gasto de capital con una inversión a gran escala.

Knowledge@Wharton: ¿Cuánto es eso para su empresa?

Welsh: 50 euros por tonelada.

Knowledge@Wharton: ¿Qué significa en términos de costo anual para DSM en el transcurso de un año?

Welsh: Nos obliga a examinar los proyectos de capital de gran escala en los que vamos a emplear una gran cantidad de capital, como en la construcción de una nueva planta para trabajar en un nuevo incentivo. Eso exige que se establezca un precio, de manera que no nos coja con la guardia baja de aquí a cinco, 10 o 15 años después, durante la vida natural de una planta que no podrá competir en un mundo en que el precio del carbono haya sido fijado.

Knowledge@Wharton: Este es uno de esos temas que probablemente deberían discutirse más durante la carrera presidencial …. Por más feliz que se sienta al ver la colaboración entre el sector público y privado para tratar de hacer frente a esta situación, ¿no es un poco decepcionante que el asunto no sea sacado a relucir de una forma más consistente en el periodo electoral y en Washington, DC. en general?

Welsh: Es más que un poco decepcionante. El reconocimiento del cambio climático como un problema grave está muy aceptado por el público en general, así como por la clase política. Pero cuando nos fijamos en algunas de las plataformas de los principales partidos políticos, vemos que no están incluidas cuestiones como la fijación del precio del carbono u otras formas de trabajar para mitigar el cambio climático. Me gustaría ver resultados más tangibles.

Puede ser un poco frustrante ir a Washington, D.C de vez en cuando, ir al Congreso, y encontrarse con gente de empresas que tienen la retórica de la mitigación del cambio climático y están presionando en contra de cada proyecto de ley que sale y tiene que ver con la mitigación del cambio climático.

Knowledge@Wharton: ¿Se está hablando mucho de los precios del carbono a un nivel lo suficientemente alto? Algunos artículos dicen que tal vez la estructura de precios no es lo suficientemente alta.

Welsh: Estoy de acuerdo en que la estructura de precios adoptada debe ser, en última instancia, lo suficientemente alta como para cubrir todos los costes externos asociados al uso de combustibles fósiles. Usted tendrá entonces un incentivo genuino para moverse más rápidamente —tanto los gobiernos como el sector privado— a fuentes de energía renovables.

Ellos no quieren hablar de esto en las campañas políticas, pero los gobiernos van a tener que encontrar una fuente de financiación para mitigar los efectos del cambio climático. Si se piensa en la repercusión sobre la infraestructura, los puertos y los puentes, la conclusión es que la financiación tiene que venir de alguna parte y no podemos continuar tratando de imponer la responsabilidad sobre nuestros hijos y nietos.

Knowledge@Wharton: Aparte del precio del carbono, ¿cuáles son algunas de las otras áreas que usted y DSM están mirando como áreas tan importantes que necesitan atención?

Welsh: Estamos trabajando para descubrir productos nuevos e innovadores que mitiguen el cambio climático. Le podría dar un ejemplo. Tenemos un producto llamado Clean Now. Es un aditivo alimentario con el que podemos alimentar a las vacas lecheras para reducir las emisiones de metano. Una de las mayores fuentes de gases de efecto invernadero en los EE.UU. se produce en la etapa inicial de cualquier proceso, pero también hay emisiones en la punta final, como en el caso de las vacas lecheras. Éstas pueden ser responsables de la segunda mayor fuente de gases de efecto invernadero. Podemos reducir estas emisiones en un 60% en algunos casos introduciendo un aditivo alimentario purificador en la alimentación del ganado.

Knowledge@Wharton: ¿Qué falta para que se pueda implementar algo como esto y utilizarlo como un producto que cumple con la alimentación dada a las vacas, ya sea en EE.UU. o en otro sitio?

Welsh: Por supuesto que necesitan un apoyo normativo para que podamos presentar el producto a los procesos de aprobación, tal vez un poco más rápidamente de lo normal. También hay que tratar de generar un modelo de negocio real para los agricultores que utilizan el producto. No esperamos que deban soportar por sí solos los costes de un producto que actuará como un elemento atenuador del cambio climático. Tienen que encontrar una manera de trasladar este coste al consumidor, recibir incentivos de una manera diferente o asociarlo con otros productos que pueden mejorar la eficiencia de los animales […] para que produzcan más carne y más leche.

Knowledge@Wharton: El volumen de gases de efecto invernadero emitidos por las vacas es algo que va a coger a la gente por sorpresa. Creo que esto debería tener cada vez mayor divulgación.

Welsh: Estoy de acuerdo. Creo que es algo que repercute en los hijos de nuestros empleados cuando van a casa y hablan de lo que los padres hacen todos los días.

Intuitivo para la generación del milenio

Knowledge@Wharton: También hay un cierto cambio cultural, ya que esta es una idea que tiene más eco entre la generación del milenio que con los baby-boomers de hace 20 o 30 años. Ahora tal vez está empezando a hacerse un poco más de eco también entre la gente de varias generaciones, pero con los millenials pensando en el tema y cuestionándolo, su importancia es mayor.

Welsh: Es verdad. Podemos cambiar la estructura de incentivos para los ejecutivos de nuestra compañía de la generación anterior para tratar de que presten atención a estas cuestiones en los puntos que pueden no ser intuitivos para ellos. Es intuitivo para la generación del milenio. Habrá más empresas que trabajen en este espacio, en estos asuntos, al menos para atraer a la gente con más talento para el negocio. Esta es la verdadera fuente de ventaja competitiva sostenible a largo plazo.

Knowledge@Wharton: ¿De cuánto deberá ser el aumento de la productividad de los animales que utilizan el aditivo alimentario?

Welsh: Trabajamos diariamente en el espacio de la sanidad animal para aumentar la productividad de los animales, ya sean cerdos o gallinas. Vamos a necesitar eso. La población del planeta pasará de los siete mil millones hasta los nueve mil millones y es cada año más rica. Las personas más ricas quieren proteínas de carne. Vamos a tener que encontrar una manera de producir lo que quieran, no sólo un mayor volumen, sino de una manera más sostenible.

Knowledge@Wharton: ¿Qué otras iniciativas verdes está considerando DSM?

Welsh: Otros productos como, por ejemplo, los revestimientos de suelos basados en productos no solventes, o el uso de nuestra tecnología de fibra de alta resistencia para producir redes más sostenibles para la acuicultura comercial, o incluso plásticos resistentes a la tensión y el calor extremo que se pueden utilizar en un automóvil para reducir su peso y aumentar la eficiencia del combustible.

Knowledge@Wharton: ¿Por qué una empresa del sector del carbón continúa, hoy en día, empeñándose en intentar llevar adelante la extracción de grandes cantidades de carbono del suelo?

Welsh: Sólo puedo creer que es por falta de imaginación. No es un negocio sostenible. No me puedo imaginar que nadie en este negocio crea que es un negocio sostenible, ya sea desde el punto de vista climático, o desde el punto de vista comercial. Uno esperaría que comenzaran a moverse lo más rápido posible para distanciarse de eso y pasar a emplear sus activos de otra manera.

Repito: nuestro negocio era el carbón, ahora somos una empresa de alimentos. Antes trabajábamos con el carbón, ahora somos una compañía de energía limpia. Antes, el carbón, ahora nuestro negocio es el plástico sostenible. Esta transformación es posible.

Knowledge@Wharton: ¿Tiene la esperanza y la expectativa, de que no importa quién sea elegido presidente en noviembre, esa persona tendrá en el primer lugar de su agenda los temas de sostenibilidad, el precio del carbono y las iniciativas verdes?

Welsh: Tengo una gran esperanza de que sea así. Nos gustaría tener más apoyo del ejecutivo con respecto a cosas como el estándar de combustible renovable aquí en EEUU y el algunas otras iniciativas estratégicas.

Sin embargo, se espera que gran parte de la retórica, la emoción y la energía que se están creando en torno a la sostenibilidad y en particular alrededor de la energía renovable, sean asumidas por el próximo Gobierno, ya sea republicano o demócrata, y estamos más decididos en la creación no sólo de una solución a estos problemas importantes, sino también para que se produzcan ventajas competitivas reales para EE.UU..

Knowledge@Wharton: ¿Si EE.UU. y China no hubiesen hecho las declaraciones que hicieron en el Acuerdo de París, el esfuerzo habría avanzado todo lo que avanzó hasta el momento?

Welsh: No, sería imposible. Sin los dos grandes emisores comprometiéndose a realizar cambios concretos, el resto sería bueno, pero no se podría poner en acción.

Knowledge@Wharton: ¿Con qué rapidez crees que se puede hacer un cambio en China para que haya una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero?

Welsh: Me siento muy emocionado con lo que ya están tratando de hacer. Hablamos con el Gobierno chino sobre la posibilidad de introducir el etanol de celulosa como posible combustible para el transporte con un 90% menos de emisiones de gases de efecto invernadero que la gasolina. Ellos continuarán con la construcción de plantas de energía alimentadas con carbón, pero en cantidades más pequeñas. Los cambios en China llegarán rápidamente, y no sólo como resultado de cosas tales como el Tratado de París, sino porque la población que vive en ciudades como Beijing ya no tolerará no ser capaz de respirar.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"De la mina de carbón a un modelo para la sostenibilidad." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [18 octubre, 2016]. Web. [18 July, 2018] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/la-mina-carbon-modelo-la-sostenibilidad/>

APA

De la mina de carbón a un modelo para la sostenibilidad. Universia Knowledge@Wharton (2016, octubre 18). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/la-mina-carbon-modelo-la-sostenibilidad/

Chicago

"De la mina de carbón a un modelo para la sostenibilidad" Universia Knowledge@Wharton, [octubre 18, 2016].
Accessed [July 18, 2018]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/la-mina-carbon-modelo-la-sostenibilidad/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far