¿Cuál es la solución a las noticias falsas y los discursos de odio en los medios sociales?

112116_fakenews

Google, Facebook y Twitter se comprometieron de forma reciente a luchar contra las noticias falsas, los mensajes de odio y los abusos en medio de la revuelta provocada por el hecho de que este tipo de contenido puede haber influido en la elección presidencial de EE.UU.. Esas acciones podrían haber llegado antes, y son muchas las cuestiones preocupantes que persisten, según los expertos.

Google ha dicho que evitaría que los sitios web que llevan noticias falsas tengan acceso a su plataforma de publicidad AdSense, que ayuda a dichos sitios a generar ingresos por la publicidad transmitida. Facebook dijo que no integraría o mostraría anuncios gráficos en aplicaciones o sitios web que tienen contenido ilegal o engañoso, incluyendo noticias “falsas”, es decir, noticias que de forma deliberada incluyen datos incorrectos. Twitter dijo en un comunicado que eliminaría las cuentas de personas que publican contenido ofensivo, sobre la base de medidas anteriores que ayudan a los usuarios a “silenciar” dicho contenido y a informar sobre el abuso ocurrido. Son medidas de la empresa calcadas a su política para combatir las expresiones de odio y otros contenidos ofensivos.

Seguir el dinero es la estrategia correcta para prevenir tales abusos, según Jennifer Golbeck, directora del Laboratorio de Inteligencia Social y profesora de Ciencias de la información en la Universidad de Maryland, y autora del libro Investigación de los Medios Sociales: Un enfoque práctico [Social Media Investigation: A Hands-on Approach]. Las nuevas medidas tomadas por estas empresas “realmente han eliminado la principal fuente de ingresos a esos sitios, que es lo que justifica su existencia en primer lugar”, dijo. Golbeck dice que muchos de los individuos y las organizaciones que publicaron noticias falsas, inclusive durante las últimas elecciones, no se encuentran en EE.UU. y no se preocupan por la ideología detrás del contenido. “Ellos sólo se preocupan por ganar dinero, y en octubre imaginaron formas de crear feeds de clics que les trajeran el dinero deseado”.

La ley (artículo 230 de la Ley de Decencia de las Comunicaciones) respalda las medidas tomadas por las compañías de medios sociales que les proporciona “un mínimo de protección legal para el contenido existente en sus plataformas, siempre y cuando no se desvíen demasiado hacia funciones editoriales”, dijo Andrea Matwyshyn, profesora de Derecho en Northeastern University e investigadora afiliada en el Center for Internet and Society de la Facultad de Derecho de Stanford. “Las empresas están buscando amparo legal para crear el ambiente adecuado desde su perspectiva empresarial, pero también para no entrar en conflicto con la medida de la Sección 230 de la CDA que les confiere el escudo de protección legal”.

Golbeck y Matwyshyn discutieron los aspectos más amplios de la lucha contra la falsificación de noticias y expresiones de odio en el programa de Wharton Business Radio en el canal 111 de SiriusXM.

El consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, que se había resistido anteriormente a las acusaciones de que su empresa había permitido la proliferación de las noticias falsas, ya no lo niega más. Él publicó un post el 18 de noviembre para describir la forma en que su compañía planea poner en acción una estrategia de varios frentes para evitar que las noticias falsas sean compartidas en su sitio. Aun así, él dice que hay límites: “No queremos ser los árbitros de la verdad, sino que preferimos depender de nuestra comunidad y de terceras partes merecedoras de crédito”, escribió.

¿Hasta dónde podrían llegar?

La cuestión importante es si Facebook y otras plataformas sociales asumen responsabilidad por su papel en la configuración de un ambiente de información, según explica Kevin Werbach, profesor de Derecho de Wharton y Ética en los negocios. “Ellos no quieren pensar en sí mismos como empresas de medios, pero están desempeñando el mismo papel que las compañías de medios tradicionales desempeñaron al influir en la opinión pública. Con esta influencia viene la responsabilidad”.

¿Debería el Gobierno valerse de toda su fuerza en las redes sociales y construir un frente más fuerte? La regulación y las leyes podrían ayudar, pero el desafío está en la aplicación de las leyes, dijo el profesor de Marketing de Wharton Jonah Berger. “La que para una persona es pornografía para otra es una forma de arte”, dice. “Con las creencias religiosas, la verdad de una persona es la falsedad de otra. Ahí es donde esto se complica”.

Las redes sociales tienen un límite para impedir la transmisión de noticias falsas, dijo el profesor de Marketing de Wharton Pinar Yildirim. “Periódicos serios —guardianes de la información— por lo general hacen un trabajo mucho mejor a la hora de comprobar los hechos antes de la publicación y la distribución de noticias”, dice. “Dado que las barreras a la difusión de la información es mucho menor hoy en día, es difícil para las plataformas como Twitter y Facebook filtrar la información que agregan a gran escala”. Por otra parte, no quiere ofender a los usuarios mediante el bloqueo de su contenido, añade.

La seducción de los negocios

Permitir a los usuarios decidir lo que quieren ver y lo que prefieren evitar también tiene sentido desde el punto de vista de las empresas. “Después de la polarización observada en las elecciones de 2016, se ha hecho evidente que dar más control a los usuarios sobre el tipo de información a la que están expuestos hará que sigan utilizando estas plataformas con más probabilidad”, dijo Yildirim. “En ausencia de estas herramientas, los usuarios podrían deshacer la amistad con sus contactos o engancharse menos a las plataformas con el fin de evitar perturbaciones o contenido desagradable”.

Twitter se mueve para proteger no sólo a sus usuarios, también su imagen de marca que había recibido un duro golpe por permitir la transmisión de mensajes de odio y el troleo abusivo. Golbeck dice que Twitter suspendió la semana pasada las cuentas de algunos grupos de supremacía blanca y neonazis.

Matwyshyn no ve con mucho entusiasmo estos movimientos. Señaló que Twitter tiene un contrato con sus usuarios y que la empresa dicta las condiciones de interacción, que ahora incluye, entre otras cosas, la prohibición de la incitación al odio desde su plataforma. “Las medidas que está adoptando ahora se resumen simplemente al cumplimiento ordinario del contrato”, dijo.

Más significativo sea tal vez que las perspectivas de negocio de Twitter también podrían recibir un impulso a medida que sigue buscando un comprador. Twitter ha visto cómo su plataforma se convertía “desde muchos puntos de vista en el desagüe de cosas terribles, como cuentas anónimas, que han convertido a la plataforma en un lugar realmente peligroso para una gran cantidad de usuarios”, según Golbeck.

“Sólo por su imagen de empresa, además de que las cosas que están pasando están afectando a sus negocios y la percepción del valor de su negocio, no podía haber un mejor momento para que empiecen a tomar estas medidas de forma agresiva”, dijo Golbeck. En los últimos meses, varias empresas —incluyendo Google y Disney— dijeron que estaban interesadas en la compra de Twitter, pero algunos aparentemente se desanimaron por el discurso de odio y abusos permitidos en el sitio.

Además de sus recientes medidas para luchar contra los abusos, Twitter también ha estado experimentando con otro método, “la idea de que la identidad de quién habla se convierta en marca de credibilidad”, dijo Matwyshyn. Con este método, la plataforma no filtra ideas, pero confiere credibilidad o índices de confianza a los participantes, añadió. Esa idea se podría extrapolar en cierto modo a otras plataformas, señaló.

Según Golbeck, la confiabilidad a que Matwyshyn se refiere podría ser también incorporada a los resultados de búsqueda de Google. “Google tradicionalmente hace esto de la siguiente forma: cada vez que alguien enlaza a su página, eso cuenta como voto de que eres digno de confianza”, dijo, añadiendo que eso ya no es necesariamente cierto en las actuales circunstancias.

¿Por qué no antes?

¿Esperaron las compañías de medios sociales demasiado tiempo para actuar sobre noticias falsas? Werbach señala que Facebook y otros sitios basados en la publicidad tienen “un modelo de negocio que recompensa la actividad, en lugar de la calidad o la exactitud”. Eso podría constituir un conflicto de intereses acerca de hasta donde estarían dispuestos a llegar en la lucha contra la falsificación de noticias o el discurso ofensivo. “El hecho de que Facebook y Google esperaran al fin de las elecciones —y la caída de los ingresos por publicidad de los sitios de noticias falsas— antes de actuar es un dato bastante desfavorable”, dice.

Otros quieren dar a las empresas el beneficio de la duda. “Creo que el liderazgo de Twitter tiene una postura en defensa de la expresión, incluso cuando el discurso es desagradable o problemático, su posición tradicional desde el punto de vista histórico ha sido la de alentar el libre intercambio de contenidos”, dijo Matwyshyn. “Esta [última estrategia] es un cambio de su propio pensamiento corporativo con respecto al equilibrio de intercambio de información sin restricciones frente a la creación de un entorno más conservador y respetuoso en su plataforma”.

“Para alguien de fuera, es fácil decir que deberían haber actuado antes”, dice Berger. “En lo personal, me gustaría que lo hubieran hecho, en particular en lo que se refiere a las expresiones de odio o noticias falsas”. Sin embargo, añadió que ya que los medios sociales quieren apoyar la libertad de expresión, es difícil trazar la línea en ese aspecto. “¿Cómo sabes si algo es discurso de odio o noticia falsa?”, se preguntó. “Una vez que se restringen algunas de estas cosas, toman un rumbo irreversible y se abre la puerta a la acción legal”.

La lucha contra el abuso

“Esta es una batalla constante a la que se enfrentan los motores de búsqueda”, dijo Golbeck. “Ellos tienen una manera de clasificar lo que es bueno, pero las personas que quieren meterse en cosas malas … encuentran una manera de driblar el sistema. La tarea de Google ahora consiste en identificar el contenido de noticias falsas que aparecen en lo alto de los resultados de búsqueda y luego bajarlos a posiciones menos destacadas”.

Yildirim señaló otro inconveniente. Ella dijo que es preocupante “lo que estas nuevas herramientas harán a la segregación online de las personas”, ayudando, de esa forma, a la creación de “cámaras de eco”. Por ejemplo, un individuo con inclinaciones de extrema derecha podría bloquear los contenidos de los partidarios del Partido Demócrata, y estaría expuesto a puntos de vista potencialmente sesgados, dijo Yildirim. “Él va a leer de forma continua lo malo que es Obamacare, lo altos que son los impuestos, que los trabajos manufactureros pueden regresar a EE.UU., etc.”, explicó. “Él acabará pensando que todo el mundo está pensando lo mismo que él, y así podría cuestionar con menos frecuencia algunas creencias falsas”.

Yildirim dijo que las compañías de medios tomaron algunas medidas para filtrar el contenido ofensivo antes de la controversia actual, pero no fueron suficientes. Estas medidas por lo general consistían en un algoritmo que busca y elimina de forma automática algunos comentarios. A continuación, un equipo dedicado a la moderación de las conversaciones hace verificaciones manuales, explicó.

El alcance de las noticias falsas

El daño que las noticias falsas pueden causar, por supuesto, es enorme. Un reciente artículo del New York Times detalló una noticia falsa acerca de que manifestantes en contra de Trump estaban siendo llevados en autobuses a un encuentro político con el candidato en Austin, Texas. Eric Tucker, cofundador de una empresa de marketing en Austin, tuiteó que manifestantes pagados estaban siendo transportados a las manifestaciones contra Donald Trump. No había verificado lo que tuiteó, y su publicación fue compartida por lo menos 16.000 veces en Twitter y más de 350.000 veces en Facebook. “El resultado fue que el tuit alimentó una teoría de la conspiración en todo el país, lo que Trump contribuyó a promover”, escribió el New York Times.

“Ya nadie verifica nada, es decir, así es como Trump fue elegido”, dijo Paul Horner, quien afirma ser responsable de muchas publicaciones de noticias falsas en una entrevista con el Washington Post. “Creo que Trump está en la Casa Blanca por mí”.

Los responsables de noticias falsas tal vez estén comprometiendo los navegadores y dispositivos de los usuarios conectándolos a una red de bots o con algún otro propósito nefasto, advirtió Matwyshyn. “Parte de la batalla aquí es también proteger a los usuarios de cualquier daño invisible de seguridad, además de la cuestión del contenido”. Ella recordó el reciente caso de los piratas informáticos que conectaron los aparatos domésticos con tecnología del internet de las cosas, como webcams, a la Red botnet que dejó fuera de combate a Twitter y algunos otros sitios populares durante al menos un día.

Qué hay que hacer

Lidiar con las noticias falsas y otras formas de distorsión de las plataformas de medios sociales será un proceso de múltiples aspectos, dijo Werbach, añadiendo que no hay ninguna receta mágica a la vista. “Para avanzar en ese proceso será preciso una combinación de supervisión humana, algoritmos diseñados para eliminar lo que es falso o abusivo, y las herramientas para dar más poder a los usuarios”, añadió.

Matwyshyn dijo que la Comisión Federal de Comercio, donde se ha desempeñado como asesor senior de políticas, hasta el momento no ha estudiado ese tipo de filtrado de contenidos. En primer lugar habrá una evolución en el sector privado antes de que el Gobierno se involucre más para frustrar las amenazas a la seguridad, señaló. “Una respuesta gubernamental demasiado agresiva es prematura en este momento”.

En cualquier caso, las redes sociales no tienen la opción de no hacer nada en la prevención de noticias falsas. “En algún momento, si no reconoce los efectos nocivos de las noticias falsas, Facebook se verá ante la reacción de los usuarios y los reguladores”, advirtió Werbach. “La única razón de que estas compañías no sean legalmente responsables del contenido falso y malicioso que sus usuarios suben es que el Congreso incluyó una disposición en 1996 en su intento de prohibir material indecente online para proteger a las empresas ‘buenas samaritanas’ e incentivar el crecimiento de las plataformas online”.

A medida que las plataformas de medios sociales tratan de reducir el acoso y las noticias falsas, serán “criticadas intensamente por los conservadores”, predijo Werbach. De hecho, señaló que varias evaluaciones independientes han encontrado noticias falsas que eran mucho más frecuentes e influyentes en el lado pro-Trump. “Espero que las plataformas de medios sociales tengan el valor de mantenerse firmes”, dijo. “Tienen que estar abiertas acerca de lo que están haciendo, y dispuestas a evolucionar sus técnicas basadas en los resultados”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"¿Cuál es la solución a las noticias falsas y los discursos de odio en los medios sociales?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [29 noviembre, 2016]. Web. [20 July, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/la-solucion-las-noticias-falsas-los-discursos-odio-los-medios-sociales/>

APA

¿Cuál es la solución a las noticias falsas y los discursos de odio en los medios sociales?. Universia Knowledge@Wharton (2016, noviembre 29). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/la-solucion-las-noticias-falsas-los-discursos-odio-los-medios-sociales/

Chicago

"¿Cuál es la solución a las noticias falsas y los discursos de odio en los medios sociales?" Universia Knowledge@Wharton, [noviembre 29, 2016].
Accessed [July 20, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/la-solucion-las-noticias-falsas-los-discursos-odio-los-medios-sociales/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far