Las consecuencias económicas de la neumonía atípica asiática

Con fecha 23 de abril, 251 personas habían fallecido en el mundo como consecuencia de la neumonía atípica asiática. Esta cifra es increíblemente inferior a la del número de personas que mueren al mes en Estados Unidos por gripe, caídas accidentales o accidentes de coche. Sin embargo, desde que en marzo empezó a ser de dominio público, la misteriosa enfermedad ha interferido en los negocios internacionales y en los planes de vacaciones, empujado a la baja revisiones de las previsiones económicas, puesto en peligro la salud de miles de pequeñas empresas en Asia y sometido la respuesta de los gobiernos chino, de Hong Kong y Singapur a un serio escrutinio.

 

La gestión de riesgos es algo que las empresas hacen constantemente. En este sentido, ante este nuevo brote de neumonía una de las respuestas de las corporaciones –por ejemplo, restringir los viajes de los empleados a las áreas afectadas-, es una medida prudente y racional, explican profesores de Wharton y ejecutivos.

 

No obstante, existen ciertas circunstancias que hacen que la neumonía atípica asiática sea diferente de otras potenciales fuentes de peligro para los empleados, los mercados y la cuenta de resultados: se trata de algo nuevo, se ha propagado a través de habitáculos cerrados como los aviones, ha saltado de continente a continente y no existe cura. Aunque el número de fallecimientos atribuidos a la neumonía atípica es pequeño –la tasa de mortalidad entre los infectados es del 5% según la Organización Mundial de la Salud, OMS-, nadie sabe a ciencia cierta cuantas personas se verán afectadas y morirán.

 

“El miedo está mucho más relacionado con la incertidumbre que con la actual magnitud del riesgo”, dice David Asch , profesor de medicina y director ejecutivo del Leonard Davis Institute of Health Economics de Wharton. ”El riesgo es posiblemente muy bajo [ con la neumonía atípica asiática] . La probabilidad real de que alguien la contraiga y como consecuencia fallezca es relativamente baja en comparación con la atención que está recibiendo. A pesar de que miles de personas mueren cada año a causa de la gripe, la incertidumbre es mucho menor. Además suelen ser personas de cierta edad que padecen otros achaques, no hombres de negocios”.

 

De los 4.288 casos probables de neumonía atípica asiática que se registraron en 25 países hasta el 23 de abril, la mayoría de ellos se localizaron en China (2.305), seguido de Hong Kong (1.458), Singapur (189), Canadá (140), Vietnam (63) y Estados Unidos (39). La mayoría de las muertes han tenido lugar en China (106), Hong Kong (105), Singapur (17), Canadá (13) y Vietnam (5). No se han producido fallecimientos relacionados con la neumonía atípica en Estados Unidos.

 

La OMS anunció el 23 de abril que estaba incorporando nuevas países a la lista de destinos que los viajeros deberían evitar. Así, recomendaba a la gente aplazar los viajes no imprescindibles a las provincias chinas de Beijing y Shanxi, o a Toronto. La OMS informaba que tales consejos –ampliación de recomendaciones previas aplicables a Hong Kong y la provincia china de Guangdong-, serían de nuevo confirmados tres semanas más tarde. Se cree precisamente que es en Guangdong donde surgió la enfermedad el pasado noviembre.

 

Los viajes de negocios, restringidos: ¿más videoconferencias?

La neumonía atípica asiática ha tenido un efecto particularmente devastador sobre los viajes de negocio a Asia. Según MeetingNews.com, una publicación comercial online, la mitad de los directivos corporativos que participaron en la entrevista llevada a cabo por la National Business Travel Association afirmaban que como consecuencia de la neumonía en sus empresas los viajes se habían reducido. (La guerra contra Irak y la debilidad económica eran los otros dos principales factores señalados). Más de la mitad de los entrevistados afirmaban esperar que el gasto total en viajes para 2003 fuese bajo. El 75% de las respuestas mostraban cierto pesimismo para el sector de los viajes, cuya recuperación preveían de 2004 en adelante.

 

Tres multinacionales -General Electric, IBM y Wal-Mart-, manifestaban anteKnowledge@Wharton haber cancelado todos aquellos viajes de sus empleados que no fuesen completamente imprescindibles a China, Hong Kong, Singapur y Vietnam. Wal-Mart además incluía otro destino en su lista: Toronto. No obstante, las empresas no se habían molestado en registrar el número de viajes de negocios cancelados por causa de la neumonía atípica.

 

“Exigimos que cualquier propuesta de viaje a alguno de esos países sea aprobada por un directivo senior”, dice el portavoz de Wal-Mart, Bill Wertz. “No creo que dispongamos de criterios rápidos para decidir qué viaje es imprescindible, pero discutiríamos sobre ello”.

 

Wal-Mart también está pidiendo que la gente de negocios que haya viajado a las zonas afectadas espere unos 10 días antes de acudir a Wal-Mart por precaución en caso de que aparezcan síntomas de neumonía atípica. Wertz explica que tal restricción se diseñó básicamente para los proveedores, pero también incluye a los trabajadores de Wal-Mart que hayan obtenido permisos para realizar viajes a los destinos afectados por la neumonía.

 

Puede que al final cierta disminución de los viajes de negocios se convierta en algo permanente como un modo de ahorrar dinero. “En las sección de moda de Wal-Mart estamos intentando aprovechar esta situación para explorar las posibilidades de las comunicaciones electrónicas, el correo electrónico y la video-conferencia”, decía Wertz. “Quizá gracias a esta experiencia aprendamos que ciertos viajes de negocio [ para poder tener reuniones cara a cara] no son tan necesarios como pensábamos”.

 

Las tres empresas subrayaban que su capacidad para obtener suministros, componentes y otros bienes necesarios para la marcha de sus negocios no se había visto afectada por la aparición de la enfermedad. “No hemos experimentado ningún problema en nuestra cadena de suministros, ni tampoco hemos tenido intención alguna de cerrar instalaciones”, afirma el portavoz de IBM Brian Doyle. “Hacemos negocios en 170 países y tenemos miles de suministradores y distribuidores. No hemos observado ninguna discontinuidad en nuestra cadena de suministros”.

 

La neumonía atípica ha cobrado su peaje económico en Asia. Louis M. Bowen, director de gestión de Asia Capital Management -una empresa de capital-riesgo y finanzas corporativas en Hong Kong-, dice que pocos negocios en Asia han salido ilesos de la neumonía atípica. “Me sería muy difícil creer que no haya un solo negocio que opere en Asia, en especial en China, al que no haya sido afectado por lo que está ocurriendo”, dice Bowen. “Hace 25 años que viajo a Asia y he vivido varios ciclos económicos, incluyendo Hong Kong, donde estamos experimentando una caída [ incluso desde antes que la neumonía atípica saltase a lo opinión pública en marzo] . La neumonía atípica ha acelerado esa caída y la ha extendido a otros países asiáticos. Es prácticamente lo peor que he visto”.

 

Asia Capital Management realiza inversiones de capital-riesgo, gestiona activos de capital-riesgo para otros inversores y proporciona servicios de finanzas corporativas, y de fusiones y adquisiciones. Bowen afirma que la neumonía atípica ha afectado a la cartera de acciones atesorada por su empresa, la cual representa “un microcosmos de lo que ocurre en la región”. Así, dice que los negocios con orientación hacia la exportación han sido los menos afectados. Pero las empresas que dependen del comportamiento de los consumidores han sido seriamente perjudicados debido a la dramática disminución del turismo y el escaso consumo de las familias”.

 

“La gente simplemente no quiere salir de casa y gastar dinero”, dice Bowen. “Es como si Asia se hubiese puesto a sí misma en cuarentena, y el efecto ha sido catastrófico”. Los negocios con un único propietario, como tiendas de ropa o restaurantes –añade-, han salido especialmente malparados. “Veremos altas tasas de fracasos en estos negocios”, predice. “La mayor parte de Asia está formada por pequeñas empresas familiares. Hay 400.000 establecimientos minoristas en Hong Kong. Las cifras son similares en otras economías asiáticas”.

 

Bowen cree que las carteras de Asia Capital Management se verán afectadas en el largo plazo en cuanto los inversores internacionales reflexionen sobre invertir en la región y las multinacionales cambien su actitud ante el mercado asiático.

 

Hong Kong, el país más perjudicado

Howard Kunreuther , co-director del Risk Management and Decision Processes Center de Wharton, hizo un comentario similar durante su entrevista con BusinessWeek Online. “Estamos enfrentándonos a algo totalmente nuevo”, decía Kunreuther. “La neumonía atípica, a diferencia del SIDA, se está expandiendo rápidamente. Y está afectando a una zona considerable para la que existen destinos alternativos. Las empresas extranjeras no tienen por qué tener que hacer negocios con Hong Kong. Existen otras opciones”.

 

Paul Cheng, ejecutivo jubilado que forma parte de consejos de administración de varias compañías asiáticas como miembro independiente, manifestaba a través de una entrevista por correo electrónico que a principios de abril se llevó a toda su familia a Hawai para “alejarse de la neumonía atípica”.

 

“Creo que Hong Kong y China saldrán muy perjudicadas de esta epidemia de neumonía asiática”, añade Cheng, que forma parte del comité ejecutivo e Wharton. Hong Kong saldrá aún más dañado, “ya que a diferencia de China, ya está soportando la deflación y un montón de problemas económicos. Es más, el turismo es uno de los principales pilares económicos. China experimentará un crecimiento más lento pero debería ser capaz de superar esta crisis gracias en parte a lo difícil que sería para la mayoría de las multinacionales trasladar sus instalaciones y fábricas desde el sur de China a otras partes del mundo”.

 

Kunho Cho, director de gestión y responsable en Lehman Brother de las inversiones bancarias en Asia y el Pacífico, afirmaba en una entrevista por correo electrónico que la neumonía asiática “ha cobrado su peaje en la región y contribuido a la debilidad general de la confianza de los consumidores y al lento entorno económico”. Además, “al igual que con otras muchas empresas con negocios que traspasan las fronteras nacionales, hemos tenido que experimentar ciertas inconveniencias relacionadas con las restricciones de los viajes y similares, pero nos hemos defendido bien ante el creciente riesgo e incertidumbre. La seguridad y bienestar de nuestros empleados sigue siendo nuestra principal prioridad y continuaremos controlando de cerca la situación”.

 

En un informe del 4 de abril, Lehman Brothers revisó a la baja sus predicciones para 2003 del PIB de nueve países asiáticos (excluyendo a Japón), desde el 5,7% al 5,5%. “Es posible que el mayor impacto económico tenga lugar en Hong Kong y Singapur, los dos países que han sufrido el mayor número de casos en proporción al número de habitantes”, decía el informe. Los investigadores predicen que en 2003 el crecimiento del PIB de Hong Kong será del 2% en lugar del 2,5%, y que para Singapur será del 3% en lugar del 3,5%. El probable impacto en China no está tan claro. La economía china depende en menor medida del turismo que Hong Kong o Singapur, pero existe el riesgo de que la inversión directa en China sea aplazada, según el informe.

 

Analistas de Citigroup también han revisado a la baja sus previsiones para 2003 del PIB de los países asiáticos. En un informe enviado a los clientes el 22 de abril, Citigroup dice que China experimentará tasas de crecimiento del 6,7% en lugar del 7,6%. El PIB de Hong Kong crecerá a una tasa del 1% en lugar del 2,8%, y el de Singapur al 2,4% en lugar del 3,5%.

 

De entre todos los sectores afectados por la enfermedad, las compañías aéreas tal vez constituyan el más visible y vulnerable. W. Bruce Allen , profesor de negocios y políticas públicas y director del Wharton Transportation Program, afirma que para las líneas aéreas es más fácil recuperar a los turistas que a aquellos que viajan por negocios. “Se puede intentar desviar a los turistas a otros destinos, cosa que no se puede hacer con los que van en viajes de negocios”.

 

Allen señala que Cathay Pacific Airways –una compañía aérea muy rentable y respetable-, ha sufrido bastante por la neumonía atípica. El 22 de abril la línea aérea anunciaba recortes temporales adicionales para sus vuelos en respuesta a la caída del número de pasajeros como consecuencia de la neumonía atípica y la guerra contra Irak. Tal recorte era ya el cuarto que la compañía se había visto obligada a realizar desde el 31 de marzo. En conjunto, 23 destinos se vieron afectados y se recortaron 218 servicios semanales, lo cual supone el 45% de los vuelos semanales programados por dicha línea aérea. Augustus Tang, director de planificación corporativa de Cathay Pacific, escribía en un informe: “Desafortunadamente la demanda continua en descenso, principalmente debido al impacto de la epidemia de la neumonía atípica, y hemos tenido que hacer más recortes en nuestros servicios. Seguiremos revisando la situación y haciendo reajustes cuantas veces sea necesario. Asimismo, lucharemos por mantener nuestra red”.

 

Allen señala que la neumonía atípica y el conflicto en Irak no son el único motivo por el que las compañías aéreas están sufriendo. “Sí, todo esto son malas noticias. Pero el motivo por el que las compañías aéreas se están hundiendo es la situación económica. Los turistas no están viajando tanto como antes porque no tienen trabajo o bien están preocupados por si lo van a tener. Los viajes constituyen lo que los economistas denominan una demanda derivada. Cuando la renta aumenta, la gente dice Vayamos a visitar a tía Tillie. En cuanto la economía cambie de rumbo la gente viajará. Siempre ha sido un sector tremendamente cíclico y cuando el ciclo se acabe –y esto siempre ocurre-, veremos como se recuperan los viajes por avión”.

 

Así, en la edición online del 23 de abril el The Straits Times de Singapur informaba que en China había “cuadrillas especiales” para reclutar a gente enferma. En la propia Singapur, donde varios miles de personas han estado en cuarentena, el Primer Ministro Goh Chok Tong reclamaba que se aprobase una legislación para que el gobierno pudiese encarcelar a aquellos que no cumpliesen las órdenes de aislamiento, se decía en el periódico. En Hong Kong, la edición inter-activa del 23 de abril de The South China Morning Post publicaba que el gobierno tenía pensado destinar 1.500 millones de dólares a la recuperación de una economía debilitada por la neumonía atípica.

 

¿Son algo exagerados los artículos de prensa?

Algunos hombres de negocios afirman que el alcance del daño económico causado por la neumonía atípica ha sido sobreestimado. James Sim, responsables de los servicios financieros en la oficina en Singapur de Egon Zehnder International, dice que los medios de comunicación están dando “la impresión de que es peor de lo que en realidad es”. Sim no cree que la prensa esté intencionadamente exagerando los acontecimientos. Pero sin embargo si cree que “una imagen vale más que mil palabras. La gente ve fotos de hospitales y de gente con máscaras. ¿Cómo reaccionarán los que ven estas imágenes en occidente?”

 

Sim añade que los hombres de negocios en Singapur se están enfrentando a la neumonía atípica tan bien como cabría esperar. “A lo largo de las últimas dos a seis semanas, muchas empresas han creado equipos de contingencias para que los negocios puedan seguir adelante… Singapur se ha defendido muy bien porque la mayoría de la gente infectada ha sido controlada y aislada. Con respecto a la población, en mi opinión las cosas están bajo control”. Por ejemplo, Sim señala que los burócratas de Singapur precintaron todo un mercado de frutas y verduras el 20 de abril tras detectar tres casos de neumonía atípica relacionados con el mercado. Según la OMS, ochos casos probables y catorce sospechosos de neumonía atípica estaban relacionados con dicho mercado.

 

Otro ejecutivo que afirma que el riesgo de la neumonía asiática ha sido desmedido es David Chun-Yee Pong, director de Shiu Wing Steel, una empresa siderúrgica y comercial en Hong Kong. “El actual riesgo para la salud no es tan dramático como se describe en la prensa; como siempre, estas cosas se exageran mucho en los medios de comunicación”, dice Pong en un intercambio de correos electrónicos. “La gente se muere de neumonía, o incluso de gripe, cada día en todo el mundo … Nuestro gobierno comprende que la neumonía atípica es una seria amenaza pero es fundamental evitar el pánico y la paranoia. Nuestras autoridades están trabajando intensamente con expertos de todo el mundo para contener y controlar la neumonía atípica. Si para junio se logra contener la enfermedad, el daño económico a China, Hong Kong y otros países asiáticos será insignificante … En tales circunstancias el impacto real de la neumonía atípica en las economías de los países asiáticos sería mínimo. A pesar de que pueda haber una caída temporal en ciertos sectores, no existen signos de daños permanentes. Esta posición necesita ser confirmada si durante los próximos meses no se logra contener la neumonía atípica”.

 

Sin embargo, Pong afirma que las líneas aéreas, hoteles, restaurantes y establecimientos minoristas en Hong Kong lo están pasando bastante mal. “El efecto de la neumonía atípica sobre estos sectores en particular en Hong Kong –y en menor medida en China-, ha sido bastante significativo”.

 

Pong añade que la neumonía atípica no ha tenido un efecto desmedido en su empresa. “Nuestras instalaciones siderúrgicas y sede central [ en Hong Kong] para los negocios están funcionando normalmente. Sin embargo, algunas empresas han tomado medidas –como segmentar sus departamentos en diferentes áreas-, para evitar contagios masivos. Debería subrayar que todas estas son medidas preventivas. El riesgo actual de contagios masivos en una única zona de trabajo es mínimo”.

 

Bowen –de Asia Capital Management-, dice que la neumonía atípica es otra de las muchas crisis a las que se han tenido que enfrentar los responsables de la salud pública. Y a pesar de que el número de casos de neumonía atípica es relativamente escaso en comparación con otras enfermedades, la respuesta adecuada ante cualquier evaluación de riesgos debe ser precavida. “Desde el punto de vista de alguien profano en la materia, las precauciones que se han tomado hasta el momento son justificadas”, según Bowen. “Se puede leer acerca de virus que han causado problemas globales -como el SIDA y el ébola-, y la tendencia es preguntarse si el mundo es capaz de enfrentarse a un nuevo predador vírico. Creo que es fundamental que hasta que el mundo averigüe cómo luchar rápidamente contra las nuevas epidemias de virus, se debe permanecer alerta. Se trata de algo muy serio. Al fin y al cabo, la neumonía atípica se podrá superar y no constituirá un problema tan significativo como pensábamos que podía ser en un principio. Esto será una buena noticia”.

 

Se ha criticado al gobierno de Beijing por intentar esconder la verdadera magnitud de la epidemia. No fue hasta el 20 de abril cuando el gobierno chino anunció que el número personas afectadas por la neumonía atípica era mucho mayor que el admitido en un principio. Tal falta de transparencia puede hacer mucho daño a la credibilidad del gobierno y su capacidad para gestionar la enfermedad.

 

“China no actuó precisamente de una manera muy comunicativa, y esa falta de franqueza es típica de las políticas y funcionamiento del pasado”, dice Bowen. Así, el gobierno finalmente se ha dado cuenta de que “están viviendo en un mundo donde ya no se pueden ocultar estos problemas, y rápidamente están intentando enfrentarse a ellos”.

 

Cho –de Lehman Brothers-, también cree que “la transparencia y el cambio de actitud de las autoridades son la clave para enfrentarse” a la neumonía atípica.

Asimismo, Pong afirma que los gobiernos “pueden aprender de este caso y estar mejor preparados para reaccionar de una manera rápida y decisiva ante futuras epidemias. Sin lugar a dudas llegarán nuevas epidemias. Es posible que la neumonía atípica no sea totalmente erradicada pero se convertirá en una enfermedad que se podrá prevenir, contener y tratar. Y lo más importante de todo, el público en general, los turistas y las empresas de todo el mundo mirarán atrás y verán que –como siempre- la vida sigue adelante. Nos adaptamos a los tiempos cambiantes y la vida continúa”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Las consecuencias económicas de la neumonía atípica asiática." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [21 mayo, 2003]. Web. [21 October, 2014] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-consecuencias-economicas-de-la-neumonia-atipica-asiatica/>

APA

Las consecuencias económicas de la neumonía atípica asiática. Universia Knowledge@Wharton (2003, mayo 21). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-consecuencias-economicas-de-la-neumonia-atipica-asiatica/

Chicago

"Las consecuencias económicas de la neumonía atípica asiática" Universia Knowledge@Wharton, [mayo 21, 2003].
Accessed [October 21, 2014]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-consecuencias-economicas-de-la-neumonia-atipica-asiatica/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far