Las empresas de nueva creación colombianas quieren crecer en el extranjero

Start_ups_Colombia

Situada en una calle arbolada de Chapinero —principal distrito empresarial de Bogotá— la sede de Polymath Ventures ocupa una casa de estilo inglés utilizada en el pasado como oficina de campaña del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. La sede de Polymath es un símbolo de todo el ecosistema empresarial de Colombia: incuba nuevas empresas para que ocupen un lugar en la economía cada vez más vibrante del país.

De hecho, los cinco años de Santos en la presidencia se han caracterizado por una serie de reformas, planes e iniciativas en el sector público para promover el espíritu empresarial en Colombia. En Polymath, asesores financieros de la empresa de nueva creación Aflore hablan por el pasillo después de una reunión con un inversor ángel. Arriba, las ventanas con balcón y suelos de madera oscura contrastan con la decoración de la oficina de una startup moderna. Una nueva economía está emergiendo de la antigua.

Entender el estado del espíritu empresarial en Colombia requiere tanto una apreciación del rápido progreso del país como una comprensión sobria de los límites de ese progreso. Por un lado, Colombia ha disfrutado de años de fuerte crecimiento y estabilidad macroeconómica. El ingreso nacional bruto per cápita se ha más que triplicado desde 2000, y el país sigue subiendo en el ranking de “Doing Business” [Haciendo negocios] del Banco Mundial. El énfasis en la colaboración público-privada ha permitido a Colombia aumentar el gasto en infraestructura hasta el 3% del PIB, frente al 1,5% de hace sólo 10 años. Programas de sectores públicos con un gran apoyo, como iNNpulsa Colombia proporcionan educación e inversión a las nuevas empresas del país. Un estudio de 2015 realizado por Global Entrepreneurship Monitor (GEM) y el Foro Económico Mundial (FEM) alabó a Colombia situándolo en un pequeño grupo de “expertos en actividad empresarial”, es decir, países que producen un gran volumen de nuevas empresas innovadoras que emplean a un número significativo de personas.

Por otro lado, todavía es demasiado pronto para decir que Colombia es una economía empresarial madura. Los empresarios en el país operan en una economía donde alrededor del 60% del empleo fuera del sector agrícola es informal. Las mujeres rara vez participan en la iniciativa empresarial formal. Aunque el Banco Mundial atribuye una reducción del 30% de la pobreza extrema en América Latina a las mujeres que entran en el mercado laboral (y la más alta tasa de participación se produce en Colombia), es especialmente difícil para ellas hacer la transición del mercado informal al formal, especialmente en vista de los desafíos tales como el de la financiación formal. De los 40 empresarios colombianos destacados desde 2007 por Endeavor, empresa sin fines de lucro, sólo cuatro son mujeres.

Además, la violencia que marcó al país en el siglo XX contribuyó a la formación de un entorno de capitales conservador. Hay muy pocos inversores ángel, y los verdaderos fondos de capital se cuentan en niveles bajos de un solo dígito. En general, los inversores operan a pequeña escala, y en intervalos muy cortos de tiempo junto a los empresarios. Además, las nuevas empresas colombianas exitosas se enfrentan a menudo con el tamaño limitado del mercado nacional. Mientras que Colombia está por encima de las tasas de crecimiento del PIB en América Latina, su economía sigue siendo inferior a la mitad de la economía mexicana y alrededor de ¼ de la brasileña.

En busca de un crecimiento extraordinario

Quizá la medida por excelencia de la economía de un país emprendedor es el grado en que las nuevas empresas han contribuido a la producción y el empleo. Una estadística citada con frecuencia por la Asociación Nacional de Capital Riesgo dice que aunque las empresas respaldadas por capital riesgo representan sólo una pequeña parte del número total de nuevas empresas en los EE.UU., ellas representan aproximadamente el 20% del PIB y el 10% del empleo. El impacto desproporcionado de las startups de gran éxito es la razón por la que los gobiernos de todo el mundo predican la iniciativa empresarial y toman medidas de política pública para el proceso de despegue.

Mientras que Colombia ha dado pasos significativos, ninguna empresa respaldada por capital riesgo hoy en día se ajusta al perfil de una startup extraordinaria de Estados Unidos. Por tanto, ¿qué manual debería seguir una nueva empresa colombiana que aspira a tener un impacto en la economía global? Ash Kirvan, socio de Polymath cree que su compañía tiene un plan para hacer frente a dos de los principales obstáculos para los empresarios colombianos: un ecosistema de negocios frágil y el tamaño limitado del mercado interno local.

Los ecosistemas empresariales incluyen a los propios empresarios, incubadoras para ayudarles a desarrollar sus ideas de negocio y la comunidad de capital riesgo que proporciona la inversión semilla necesaria al comienzo y para el crecimiento de las operaciones. Tal y como observa Kirvan, los ecosistemas de riesgo necesitan su tiempo para surgir de forma natural. Él explica que la construcción de un ecosistema fuerte en general requiere el esfuerzo de al menos una generación, ya que requiere la inversión de empresarios de éxito para adquirir escala. La primera generación —como en el caso de Colombia— necesita capital y experiencia antes de poder ayudar a los demás y su financiación. Del mismo modo, se necesita tiempo para desarrollar la relación entre los inversores, los empresarios y las instituciones de apoyo importantes, como las universidades. La inversión en 1959 en Fairchild Semiconductor, considerada por muchos como la primera inversión en capital riesgo en Silicon Valley, precedió en décadas a la existencia de un ecosistema sólido en la región.

Polymath acelera el proceso mediante la combinación de los elementos de un ecosistema de riesgo bajo un mismo techo conectándolos a una red internacional de profesionales y de capital. Ella incuba sus nuevas ideas de negocio a través de un programa internacional de becas denominadas Seed [Semilla]. Este programa reúne a los profesionales de dentro y fuera de Colombia a cargo de un área temática de trabajo, por ejemplo, los servicios financieros, el transporte o la mano de obra femenina. Sus equipos tienen conexiones globales y una variedad de profesionales en los campos de la ingeniería, el diseño, la etnografía y los negocios. Las empresas que emergen del programa reciben financiación de uno de los fondos de Polymath Labs, un conjunto de fondos de capital con el apoyo de los inversores internacionales. A medida que las empresas crecen, Polymath les ayuda a obtener más capital de los inversores ángel y otros inversores de capital riesgo. Los resultados hasta ahora son cinco nuevas empresas y hay planes para duplicar ese número en los próximos dos años.

Polymath lidia con el segundo obstáculo —el tamaño del mercado interno de Colombia— a través de modelos de negocio orientados a la expansión de las empresas que desarrolla. Las empresas de Polymath están diseñadas para interactuar con las oportunidades y tendencias del mercado que afectan a muchos países de América Latina. La creciente clase media en la región es una tendencia subyacente. Por ejemplo, el aumento del ingreso per cápita tuvo como resultado un crecimiento espectacular de los vehículos privados en países como Colombia y Perú. Sin embargo, cuando los propietarios llevan sus coches a reparar, las opciones se limitan generalmente a talleres informales o servicios caros del departamento de servicios públicos. Autolab, una de las concesionarias de Polymath, aspira a ser la tercera opción, proporcionando un servicio de alta calidad a un precio razonable. Como explica Kirvan, Polymath invierte en ideas que considera que pueden representar propuestas de valor estimadas en US $ 1.000 millones o más.

Los modelos de crecimiento regionales son especialmente prometedores en América Latina por una serie de razones, algunas nuevas y otras viejas. La similitud y compatibilidad cultural de muchos países latinoamericanos facilitan la entrada de nuevas empresas en el mercado. Si bien se trata de un error negar la diversidad interna en la región, factores tales como la existencia de una sola lengua han sido la base para el éxito de la expansión internacional en la región desde la década de 1980. El Grupo Bimbo, por ejemplo, la compañía de comida mexicana de US $ 11 millones de dólares, ha establecido fuertes posiciones en los mercados de América Latina durante las últimas tres décadas. En la actualidad, el crecimiento de las instituciones multilaterales como la Alianza del Pacífico entre Chile, Colombia, México y Perú ha unido a grandes segmentos de América Latina como nunca antes. Como la inversión y la gente se mueve con mayor libertad en la región, los planes de expansión se vuelven más atractivos.

Más allá de la curva de poder

Si bien gran parte del proyecto empresarial colombiano tiene como objetivo replicar el éxito de los ecosistemas avanzados como el de Silicon Valley, hay una razón para creer que las nuevas actividades empresariales de riesgo de Colombia se comportarán y crecerán de manera diferente de aquellas ubicadas en América del Norte dada la diferencia fundamental en el perfil de riesgo de la inversión en cada lugar.

Una diferencia clave es el concepto de “curva de poder” que Peter Thiel utiliza para caracterizar su experiencia como empresario e inversor en EE.UU.. Las startups de Estados Unidos rara vez tienen éxito. Thiel explica que su firma de capital riesgo, Founders Fund, sólo tiene un éxito extraordinario una vez de cada diez. Además, gran parte del valor generado por estas empresas extraordinarias sólo saldrá a relucir al final de un par de años. El inversor de riesgo en los EE.UU. siempre apuesta por lo que puede salir bien.

En comparación, el perfil de riesgo de una empresa colombiana es totalmente diferente. Son pocos los fondos de capital riesgo que compiten por los negocios. Muchas industrias específicas están llenas de empresas frágiles, fragmentadas e informales que no pueden competir con los mejores profesionales, con el modelo de negocio adecuado o suficiente capital. Las empresas de nueva creación que funcionan tienden a generar capital mucho más rápido que las estadounidenses. Los precios no se equiparan a los niveles estratosféricos de Silicon Valley, pero el éxito en Colombia será más barato y más frecuente cuando las empresas combinen los capitales, los profesionales y ciertos conocimientos.

Hoy en día, muchos colombianos están regresando a casa. Equipados con una buena formación y la experiencia adquirida en el extranjero, ellos acompañan las mejoras económicas de su país y quieren formar parte de ellas. Kirvan describe este movimiento como una “diáspora inversa de escala histórica”. A medida que Colombia siga creciendo en profesionales, capital y conectividad con la economía mundial, el país deberá empezar a darse cuenta de los beneficios extraordinarios de la economía de riesgo.

Este artículo fue escrito por Renan Andrade, Koehler Briceño, Randal Drew y Tom McElwee, miembros de la Clase Lauder de 2017.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Las empresas de nueva creación colombianas quieren crecer en el extranjero." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [31 mayo, 2016]. Web. [20 January, 2018] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-empresas-nueva-creacion-colombianas-quieren-crecer-extranjero/>

APA

Las empresas de nueva creación colombianas quieren crecer en el extranjero. Universia Knowledge@Wharton (2016, mayo 31). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-empresas-nueva-creacion-colombianas-quieren-crecer-extranjero/

Chicago

"Las empresas de nueva creación colombianas quieren crecer en el extranjero" Universia Knowledge@Wharton, [mayo 31, 2016].
Accessed [January 20, 2018]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-empresas-nueva-creacion-colombianas-quieren-crecer-extranjero/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far