Las pruebas con blockchain en Delaware pueden cambiar Wall Street

blockchain-2-2

Con un poco menos de un millón de habitantes, el pequeño Estado de Delaware es, sin embargo, un gigante en lo que respecta al aspecto financiero de la legislación empresarial. El Estado se distingue por tener el conjunto mejor desarrollado de leyes corporativas de Estados Unidos. Debido a esto, dos tercios de las empresas en la lista Fortune 500 están constituidas legalmente en el Estado, y también el 85% de las ofertas públicas iniciales eligen este lugar como domicilio.

Por eso un programa piloto para probar la tecnología blockchain o cadena de bloques puede cambiarlo todo en Wall Street, según creen los ponentes invitados a un reciente evento patrocinado por el Instituto Mack de Gestión de la Innovación (Mack Institute for Innovation Management) y por la Iniciativa de Políticas Públicas Penn/Wharton (Penn Wharton Public Policy Initiative). La Iniciativa Blockchain de Delaware (Delaware Blockchain Initiative) está aplicando la tecnología blockchain a sus archivos públicos para almacenar, distribuir, cifrar y evaluar la expiración o no de la validez de los documentos. Posteriormente, la blockchain se puede utilizar para notificar la presentación de gravámenes, emisiones de acciones y otras acciones oficiales.

“El Estado de Delaware es muy importante. Es el Estado donde brota la infraestructura básica de las finanzas en EE.UU.”, dijo Caitlin Long, presidenta de Symbiont, empresa emergente de blockchain, socia del Estado en el programa. Cuando el Estado realice cambios en sus reglamentos, “tendrá un gran impacto sobre todo el sector empresarial y por tanto sobre Wall Street”.

Wall Street, por cierto, está listo para un cambio tecnológico. A pesar de que las instituciones financieras hayan adoptado las últimas aplicaciones de contacto con el consumidor —como, por ejemplo, las aplicaciones bancarias para los teléfonos inteligentes─ gran parte de los procesos de backend de las instituciones permanecen inmersos en sistemas antiguos. Es asombroso como “no se adoptan tecnologías en la industria de servicios financieros”, dijo Long, una veterana de Wall Street, que formó parte de la industria durante 22 años, y trabajó en Morgan Stanley y Credit Suisse. “Se sorprenderían al ver cuánto se sigue haciendo en papel y cuánto aún se ejecuta en Cobol, un lenguaje de programación obsoleta. Es realmente sorprendente”.

El paso que está dando Delaware podría llevar, en el futuro, a un Wall Street más eficiente en que la realización de los negocios y otros procesos se producirá al instante, y el mantenimiento de registros no sólo se hará más fácilmente, sino también de forma más precisa. “Esta tecnología va a cambiar realmente las cosas, simplificando y dinamizando mucho de lo que se hace en el sector financiero”, dijo Long.

“No veo por qué no podemos realizar de forma instantánea operaciones con valores. Creo que esta tecnología nos permitirá llegar ahí”.

No es, después de todo, un mundo de bitcoin

La tecnología blockchain surgió cuando una entidad misteriosa, Satoshi Nakamoto, creó la primera criptomoneda en 2008, el bitcoin. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe, es que “no hay nada nuevo en relación con el bitcoin. Era sólo una combinación de tecnologías que nunca habían sido combinadas de esa manera”, dijo Long. La tecnología detrás del bitcoin es la blockchain, un libro de contabilidad pública que utiliza contratos inteligentes.

Como un libro de contabilidad pública, o base de datos, la blockchain mantiene una creciente cantidad de datos, conocidos como bloques, en un sistema que proporciona acceso a numerosos usuarios. Comparten un registro único e inmutable de transacciones en que las partes confían y consideran válidas. Sin embargo, “los sistemas públicos han existido desde los años 80”, dijo Long, citando a Netflix y Google Docs como ejemplos. “Si usted ha trabajado en Google Docs, sabe que puede ver quien está editando en tiempo real, no sólo usted, sino muchas otras personas también pueden ver al mismo tiempo lo que está sucediendo”. El usuario también puede ver quien hace los cambios en la base de datos. (El bitcoin es una ficha especial que monitorea los saldos en una blockchain).

Lo que diferencia a la blockchain de Google Docs es la ausencia de una autoridad central. Muchos libros contables pueden parecerse a la blockchain; de hecho, sin embargo, son bases de datos centralizadas en una red. Si bien esto puede ser bueno para muchas empresas, la blockchain no es eso. “La característica que consideramos muy importante […] es la descentralización”, dijo Long. Symbiont proporciona el software y la gestión de programas blockchain de Delaware, pero no puede ver o acceder a los datos. “Gestionamos las entradas y salidas. Actualizamos el software. Eso es todo. Toda la red es de punto-a-punto [peer-to-peer]”, dice. “No hay ningún propietario”.

Los contratos inteligentes tampoco son nuevos. Long dijo que cualquier persona que haya pagado sus cuentas en línea está utilizando un contrato inteligente, su función es hacer pagos regulares de forma automática, por ejemplo, los días treinta de cada mes. Si se añade la encriptación ─que protege los datos y la red─ a la capa de contratos inteligentes y de sistemas distribuidos, se empieza a ver la ingeniosidad de Nakamoto.

“Esta combinación de tecnologías existentes y su uso de una forma nueva es lo que ha llevado al desarrollo de una tecnología increíble y a la oportunidad para optimizar el funcionamiento interno del sector financiero de Estados Unidos”, dijo Long. “Mediante la combinación de contratos inteligentes con un libro de contabilidad pública, automatizamos los flujos de trabajo y simplificamos en gran medida los engranajes internos de Wall Street”. El software puede compensar y liquidar transacciones, por ejemplo, eliminando los intermediarios, acelerando así las transacciones y la reducción de costes.

Ventajas de la blockchain 

Cuando la blockchain apareció, la emoción creció alrededor de las criptomonedas. Sin embargo, la atención se desplazó a la blockchain después de que quedara cada vez más claro que las monedas digitales se enfrentan a un reto difícil para los organismos reguladores. Por otra parte, su adopción por el mercado no sería fácil. “El mercado evolucionó a medida que se hizo evidente que las criptomonedas, al menos en el mundo desarrollado, no deberían tener un impacto significativo en el sector financiero”, dijo Long.

La blockchain, sin embargo, es otra cosa. “Es mucho más que el bitcoin”, dijo Long. Después de hablar acerca de la tecnología en un evento en 2014 para tesoreros de empresa, Long dijo que el público comprendió de inmediato el potencial de la blockchain para agilizar los procesos de negocio. “Las grandes empresas tienen alrededor de 2.000 cuentas en todo el mundo”, dijo. “¿Se imaginan la reconciliación que tendrían que hacer”.

Long dijo, por ejemplo, que Seagate Technology necesita seis días para llevar a cabo transferencias de dinero entre su filial en Tailandia y EEUU. La blockchain puede acelerar sustancialmente este proceso. “Inmediatamente, los tesoreros de empresas se dieron cuenta de que hay algo realmente importante aquí y que eso puede ayudar a liberar capital de trabajo y disminuir considerablemente el riesgo operacional en la industria de valores”.

El acceso a la blockchain puede hacerse con permiso ─sólo a los usuarios autorizados─ o sin él, siendo entonces abierta al público. Long dice que es difícil para las instituciones financieras recurrir a las blockchains públicas, ya que se ven obligadas a cumplir con las leyes que prohíben el lavado de dinero, entre otras. “Hay que saber quién está en el otro lado de la transacción. Por definición, en una plataforma de acceso liberado, no se sabe quién está en el otro extremo”, dijo Long.

El programa piloto de Delaware

En Delaware, la aplicación inmediata de la blockchain se produce en la constitución de una empresa y la emisión simultánea de sus acciones. En la actualidad, se trata de dos procedimientos separados. “Si pensamos un poco en ello, veremos que no tiene sentido. Una empresa es una organización que emite acciones a sus inversores”, dijo Long. “Estas dos cosas no deben de ninguna manera llevarse a cabo por separado, simplemente pensando en la cuestión desde un punto de vista conceptual. Y, sin embargo, el proceso ocurre precisamente así en todos los estados. Por lo tanto, el registro en un libro de contabilidad pública distribuido en una plataforma blockchain permitirá que el proceso de constitución de una empresa y la emisión de sus acciones se produzcan de forma automática”.

Andrea Tinianow, directora de la Iniciativa de Blockchain de Delaware, dijo que el Estado comenzó a explorar la tecnología después de que algunas empresas preguntaran si podían emitir acciones en una plataforma blockchain. A pesar de que el Estado permite la emisión de acciones sin certificación, aún no existe una ley que permita específicamente el registro de las acciones comunes utilizando esta tecnología, dijo.

Este “pequeño cambio en la legislación mercantil, si se implementa, puede facilitar en gran medida la simplificación de los engranajes internos del sistema financiero”, escribieron Tinianow y Long en marzo de 2017 en un ensayo para la Facultad de Derecho de Harvard. El programa blockchain de Delaware “permitirá la aplicación de la tecnología de libro de contabilidad pública en numerosos documentos legales básicos y fundamentales del sector privado, actualmente presentados por las empresas al Estado”.

En el momento de la constitución de una nueva empresa en Delaware mediante acciones emitidas por blockchain, el Estado transfiere las acciones autorizadas directamente a la empresa. Por lo tanto, se crea un registro de las acciones y la blockchain las monitorea, escribieron. Hoy en día, no es raro encontrar errores en los registros de las acciones, que deben ser corregidos mediante la presentación de más documentos y auditorías. La blockchain debería resolver este problema.

El Estado de Delaware no es el único que piensa permitir la tecnología blockchain. Al menos ocho estados tienen algún tipo de ley en tramitación sobre el tema: Vermont, Arizona, Maine, Nevada, Hawai, Illinois, Dakota del Norte y California. “Delaware fue el primero”, dijo Tinianow en el evento. “Creo que otros estados les seguirán […] en los próximos años, no en décadas”.

Para Long, la industria de los servicios financieros estará formada “sólo por software” en los próximos 20 años. “Veinte años no es mucho tiempo si pensamos en ello. Parece mucho tiempo desde el punto de vista del ciclo de adopción de la tecnología, pero la industria es tan grande y hay mucho trabajo por hacer para su adopción. Es necesario que este trabajo se realice en la red. Así que tomará tiempo”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Las pruebas con blockchain en Delaware pueden cambiar Wall Street." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [24 abril, 2017]. Web. [21 November, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-pruebas-blockchain-delaware-pueden-cambiar-wall-street/>

APA

Las pruebas con blockchain en Delaware pueden cambiar Wall Street. Universia Knowledge@Wharton (2017, abril 24). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-pruebas-blockchain-delaware-pueden-cambiar-wall-street/

Chicago

"Las pruebas con blockchain en Delaware pueden cambiar Wall Street" Universia Knowledge@Wharton, [abril 24, 2017].
Accessed [November 21, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/las-pruebas-blockchain-delaware-pueden-cambiar-wall-street/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far