Los rivales de Microsoft ponen sus ojos en Office para derrocar al gigante

Se abre la temporada de caza para Microsoft Office. Google está distribuyendo el StarOffice de Sun Microsystems y también tiene su propia suite ofimática online llamada Google Docs and Spreadsheets. Como parte de su suite iWork, Apple lanza una nueva hoja de cálculo llamada Numbers que podría competir con Excel de Microsoft. OpenOffice, una suite de código abierto creada con el mismo código que StarOffice de Sun, y como otros productos basados en Internet como ThinkFree y Zoho-, también tienen a Microsoft en el punto de mira.

Todos estos aspirantes aparecen en un momento en que la posición dominante de Microsoft en software de productividad -Microsoft Word, PowerPoint y Excel-, sigue siendo muy fuerte, con una cuota de mercado -según la firma de investigación International Data- de al menos el 95%. En el año fiscal que finalizaba el 30 de junio, los ingresos netos de Microsoft alcanzaron los 14.000 millones de dólares sobre unos ingresos de 51.100 millones. La división de software para empresas de Microsoft, que incluye Office, informaba de unos ingresos anuales de 16.400 millones de dólares. Mientras, Microsoft se beneficia de un nuevo repunte en el ciclo del producto gracias a las actualizaciones del Office 2007.

Entonces, ¿por qué estos competidores están intentando derribar a Office, el monstruo de Microsoft?

Profesores de Wharton sugieren varios motivos: arañar tan sólo un punto de la cuota de mercado de Microsoft sería lucrativo; otros señalan que estratégicamente los competidores quieren debilitar la posición dominante de Microsoft a toda costa. Para algunos la competencia “a la vieja usanza” sigue viva y goza de buena salud en el sector tecnológico, y Microsoft es un rival respetable en muchos frentes.

“La vaca lechera o cash cow de Microsoft es Office, incluso más que Windows”, dice Kevin Werbach, profesor de Derecho y Ética Empresarial. “Las nuevas versiones de Windows Salen con menos frecuencia, y es posible que las actualizaciones del Office generen en los próximos años incluso más ingresos para Microsoft. Office es la plataforma que realmente introduce a Microsoft en prácticamente la vida de todos los usuarios informáticos. ¿Ha intentado alguna vez ir a una conferencia con una presentación que no sea en formato Power Point, o enviar un documento a un colega en un formato diferente a Word?”

A pesar de la consolidación del Office, Kendall Whitehouse, director senior de tecnologías de la información en Wharton, afirma que es más fácil intentar superar la suite de productividad de Microsoft que intentar vencer a Windows, el sistema operativo en régimen de monopolio de la empresa. “Microsoft Office tal vez no sea tan inexpugnable como parece”, señala, añadiendo que un producto que tuviese un interface mejor para el usuario, con opciones menos complejas y con capacidad para leer y escribir documentos de Office podría arañar algo de la cuota de mercado de Office.

El profesor de Gestión de Wharton, Lawrence Hrebiniak, sugiere que también existe cierta maestría en el juego entre Microsoft y sus rivales. “Parte de la fascinación por el Office responde a lo atractivo que es enfrentarse a un gigante”, dice Hrebiniak. “La gente quiere alguna forma de competencia”. Google podría también tener otros motivos para retar a Microsoft, explica. Por ejemplo, Hrebiniak cree que los últimos esfuerzos de Google para distribuir el StarOffice fueron algo más que un mero “juego de distracción”. “Microsoft está intentando diversificar y atacar a Google. Como distracción Google está regalando una suite competidora; quiere hacer daño a Microsoft. La estrategia no siempre es racional entre estos dos rivales. Parte de la misma es un juego”.

En opinión de Werbach, los competidores están esperando que sus productos les proporcionen una nueva oportunidad para captar y enganchar a los consumidores. Para Google, se trata de vender más publicidad. Para iWork, de Apple, el objetivo es proporcionar a la gente otro motivo para comprar un iMac. Para los demás, se trata de vender software como un servicio basado en Internet.

Los actuales competidores de Microsoft Office son muy diferentes a los rivales que tenía antes Microsoft, como Novell y Netscape. Y eso es lo que les hace peligrosos, añade Werbach. “Los grandes jugadores, como Google, Apple y Sun, no necesitan ganar dinero directamente con las aplicaciones de software, ya que tienen otras fuentes de ingresos”. Al final, estos rivales pueden bajar sus precios, experimentar e intentar ganar cuota de mercado. “Los competidores de Microsoft esperan cambiar la economía del mercado de las aplicaciones de productividad básicamente regalando estas suites”, afirma Werbach.

“La ratonera podría ser mejor”

Por el momento, el plan de juego de los rivales de Microsoft parece haber conseguido roer algo de la cuota de mercado de Office.

El 15 de agosto, Sun anunciaba que su suite StarOffice se distribuiría gratuitamente como parte de los servicios de descarga de software de Google Pack. Google Park ofrece a sus clientes la posibilidad de descargar software seleccionado por Google. A través de este servicio, Google ofrece el browser Mozilla Firebox, StarOffice, Skype y otras aplicaciones. Sun también incorporó las búsquedas de Google en su StarOffice. Sun define a Star Office como “una suite de productividad que incluye todas las características y que es compatible con Microsoft Office por sólo una parte de su coste”.

Sun vende el StarOffice por 69,95 dólares. La versión de Microsof Office más barata cuesta 149,99 dólares, que es la versión para los hogares y los estudiantes; por ejemplo, el Microsoft Office 2007 Ultimate se comercializa a 627 dólares. Según Microsoft, estos precios son cifras estimadas para los minoristas.

Asimismo, el 7 de agosto Apple anunciaba su nuevo iMac, iLife 08 e iWork 08. La suite de productividad iWork incluye Pages, un procesador de textos, Leynote, que es un software para presentaciones, y Numbers, una nueva aplicación de hoja de cálculo. En unas declaraciones, el consejero delegado de Apple Steve Jobs afirmaba que Pages y Keynote eran “increíblemente fáciles” y añadía que Numbers “es mucho más intuitiva y fácil de utilizar que cualquier otra cosa similar en el mercado”. Numbers ofrece mejores cuadros, clasificaciones de datos y gráficos, los cuales pueden además ser modificados improvisadamente. El prestigioso columnista especializado en tecnología del Wall Street Journal, Walter Mossberg, cree que la respuesta de Apple ante el Office es elegante, pero menos potente que la versión de Microsoft. iWorks cuesta 79 dólares para un único usuario.

Según Michael Silver, analista de Gartner, las suites de productividad de Apple y Google no están necesariamente diseñadas para acabar con el Office. El objetivo es apropiarse de una pequeña parte de un gran mercado. “Si observas cuánto dinero gana Microsoft con el Office, las cifras son enormes. Se trata de crecer. Si puedes conseguir el 1% del mercado, o incluso una cantidad inferior, será un buen negocio”, dice Silver.

Silver señala que “el Office no ha cambiado mucho en los últimos 10 años”, un hecho que deja la puerta abierta para que otros intenten innovar como modo de introducirse en el mercado. “La ratonera podría ser mejor. Se trata de hacer posible que los usuarios trabajen de un modo diferente o mejor”. Whitehouse está de acuerdo. “Sólo unos pocos usuarios utilizan y necesitan todas las características de Microsoft Office. Para mucha gente, la facilidad de uso es más importante”. Y esto abre puertas para una empresa como Apple, sostiene Whitehouse, que tiene experiencia en la creación de aplicaciones que los consumidores consideran fáciles de utilizar.

¿Fundamental la compatibilidad de los formatos de archivos?

Para los competidores del Office, la característica realmente fundamental podría ser la capacidad para compartir documentos con el producto contra el que compiten. “Compraste Word porque la gente te envía documentos Word y necesitas editarlos”, dice Whitehouse. “La única cosa que resulta fundamental en el producto rival es que tenga capacidad para leer y escribir esos archivos. Si tienes un Mac y utilizas iWork, y puedes leer y escribir documentos de Word y archivos en Power Point, entonces podrías permitirte abandonar Office en cualquier momento. Los factores diferenciadores pasan entonces a ser el interface del usuario, la velocidad y la estabilidad”.

La mayoría de las alternativas a Microsoft Office, incluyendo el iWork de Apple y el StarOffice de Sun, pueden abrir y guardar documentos compatibles con Office. En un futuro, la capacidad para intercambiar documentos entre productos competidores podría ser mucho más fácil debido a la tendencia del sector a establecer estándares públicos para los formatos de los documentos. Por ejemplo, el estado de Massachussets en un principio dictaminó que todos los formatos de documentos tenían que ajustarse a un estándar de código abierto llamado OpenDocument Format (ODF). Microsoft fomentó su estándar propio, el llamado Office Open XLM. Al final, Massachussets decidió aceptar ambos estándares.

La adopción de un estándar como ODF facilitaría el éxito de los productos rivales frente al Office, señala Silver. Whitehouse cree que es poco probable que surja un único estándar, pero el hecho de que los vendedores estén públicamente informando del formato de sus archivos constituye un enorme paso hacia delante. “Publicar los formatos de los documentos hace más fácil el intercambio de documentos y la creación de archivos que perduren en el tiempo”. Y, tal vez, también faciliten la creación de software que pueda competir contra el producto dominante del mercado”.

La defensa de Microsoft

Los esfuerzos para crear alternativas al Office son loables, pero Microsoft todavía tiene muchos puntos a su favor. Según Hrebiniak, el mayor activo de Microsoft en el software de productividad es la inercia. “¿Por qué no permanecer con Microsoft a la luz de los nuevos productos?”, pregunta. “Los clientes prefieren seguir con lo conocido aunque las alternativas sean más sencillas de utilizar. Se trata de una costumbre”. Sería necesario que un rival ofreciese un software muy mejorado para conseguir animar a los clientes a abandonar Microsoft. “Las cosas no van a cambiar en un futuro cercano”.

No obstante, Werbach señala que las condiciones podrían cambiar rápidamente para Microsoft, que está invirtiendo fuertemente en nuevas herramientas basadas en Internet, llamadas Live, y utilizando el Office para vende otro software corporativo. “El Office de Microsoft seguirá dominando la escena, pero en cuanto sucedan cambios en el mercado, las cosas podrían cambiar de repente. Microsoft es muy consciente de ello. Está dedicando un montón de recursos a su proyecto Live y otros programas para reducir su grado de dependencia con el software de escritorio”.

Microsoft también está trabajando para que Office tenga más valor, dice Silver, integrándolo en software corporativo como SharePoint Server, un producto que permite a los clientes colaborar, gestionar contenidos y comunicarse online. “Hace unos años, Microsoft observó que el Office se estaba convirtiendo en un bien de consumo, así que creó otras piezas complementarias para acompañarlo. Las empresas con las que hablamos están en su mayoría interesadas en el Office 2007 debido al SharePoint”.

Tal vez la estrategia esté dando resultado. El director financiero de Microsoft, Chris Liddel, declaraba el 19 de julio que la división para empresas de Microsoft, que incluye Office, experimentará un incremento anual de sus ingresos del 11-12%. “Durante el primer trimestre se seguirá disfrutando de una alta aceptación del sistema Microsoft Office por parte de los clientes”, decía Liddell durante el informe sobre el cuarto trimestre de Microsoft.

Toda señal de vacilación mostrada por Office –en caso de que ocurra-, sería detectada de forma inmediata. “Sabremos que Office es vulnerable cuando las grandes empresas empiecen a instalar alguna de las suites alternativas en lugar del Office”, dice Werbach. “Las empresas que adquieren miles de licencias del Office saben que pocos son los usuarios que necesitan todas sus características, y que podrían ahorrarse muchísimo dinero con un producto alternativo más superficial”.

Hrebiniak reconoce que los competidores podrían ser capaces de captar parte de la cuota de mercado del Office. Pero Microsoft dispone de recursos y capacidad para devolver los golpes, señala. De hecho, el 30 de junio la empresa disponía de efectivo e inversiones a corto plazo por valor de 23.400 millones de dólares, lo cual demuestra que “Microsoft es grande y está bien blindada”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Los rivales de Microsoft ponen sus ojos en Office para derrocar al gigante." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [05 septiembre, 2007]. Web. [11 December, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/los-rivales-de-microsoft-ponen-sus-ojos-en-office-para-derrocar-al-gigante/>

APA

Los rivales de Microsoft ponen sus ojos en Office para derrocar al gigante. Universia Knowledge@Wharton (2007, septiembre 05). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/los-rivales-de-microsoft-ponen-sus-ojos-en-office-para-derrocar-al-gigante/

Chicago

"Los rivales de Microsoft ponen sus ojos en Office para derrocar al gigante" Universia Knowledge@Wharton, [septiembre 05, 2007].
Accessed [December 11, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/los-rivales-de-microsoft-ponen-sus-ojos-en-office-para-derrocar-al-gigante/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far