¿Pagará Irlanda un precio muy alto por el Brexit?

071717_irelandbrexit

Cuando el Reino Unido salga oficialmente de la Unión Europea, Irlanda del Norte se enfrenta a la perspectiva de una frontera controlada con su vecino del sur, la República de Irlanda, sacando a relucir el recuerdo de un pasado violento y creando desafíos para las empresas en ambos lados.

La mayoría de los votantes de Irlanda del Norte votó a favor de seguir formando parte de la UE durante el referéndum del Brexit de junio de 2016. Pero perdieron, y la inminente salida del Reino Unido de la unión política y económica podría perjudicar la suerte de los exportadores agrícolas y abrir la puerta a la reanudación del contrabando a través de las fronteras aduaneras.

Mientras tanto, Irlanda del Norte continúa sin un gobierno ejecutivo desde enero debido a la fallida renovación del acuerdo de división de poder entre el Sinn Fein (el partido nacionalista que quiere la independencia del Reino Unido) y el Partido Unionista Democrático (DUP) (a favor de seguir formando parte del Reino Unido). A ese atolladero hay que añadir el aparente conflicto de interés del Gobierno de Theresa May a la hora de desempeñar el papel de “intermediario honesto” entre las dos partes, cuando que ella depende del apoyo del DUP para su Gobierno en minoría. May se encontró en esta situación después de que su partido, los conservadores, perdiera un terreno valioso ante el Partido Laborista en las elecciones anticipadas de junio de 2017, donde esperaba obtener un apoyo más fuerte para salir de la UE.

La institución más visiblemente amenazada es el denominado Acuerdo del Viernes Santo de 1998, o GFA, negociado por el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, que puso fin a más de tres décadas de violencia en Irlanda del Norte entre los nacionalistas y los unionistas y dio lugar al acuerdo para la división de poder entre los dos grupos. Esa amenaza al GFA ha surgido porque Reino Unido quiere llevarse a Irlanda del Norte con ella cuando salga de la UE, según Brendan O’Leary, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Pensilvania.

“Esto ha llevado a la alta probabilidad de que el GFA tenga que ser enmendado”, dijo O’Leary. “Eso desestabiliza las cosas; cada partido ya no sabe qué posición tomar. También le corresponde a la gente considerar si quieren renegociar las partes del acuerdo que no les gustan. Será tentador para ambas partes [Sinn Fein y el DUP] perseguir cosas que perdieron en ocasiones anteriores”.

También hay bastante temor entre los partidos políticos de Irlanda del Norte acerca de qué pasará en el futuro con el apoyo financiero que recibe de la UE. “La cantidad de dinero que se está vertiendo en las comunidades de ambos lados —nacionalistas y unionistas— por parte de la UE ha sido una gran bendición para la reconstrucción de las comunidades locales, tratando de salir de la sombra de los problemas y la violencia que les rodeaban”, dijo Jay Roszman, profesor adjunto en el Departamento de Historia de la Universidad Carnegie Mellon. “Existe una gran preocupación acerca de la salida de Reino Unido de la UE en lo que respecta a lo que sucederá con el nuevo proceso de desarrollo que está teniendo lugar a nivel comunitario”.

O’Leary y Roszman discutieron las implicaciones del Brexit para Irlanda del Norte y otros temas relacionados en el programa de Knowledge@Wharton en el canal 111 de SiriusXM.

Recuerdos de días oscuros

Según O’Leary, “el UK-exit” (se niega a llamarlo Brexit ya que todo el Reino Unido está involucrado) “sería profundamente perjudicial”. Roszman está preocupado por la discusión sobre la violencia, incluso si realmente no se materializa. “Si la violencia puede estallar de nuevo o el proceso de paz se desintegra por completo, el hecho es que los partidos políticos lo están usando como un arma en su tipo de mente estrecha”, dijo. “Es un problema cuando la premisa por entero del Gobierno de Irlanda del Norte se basa en el trabajo en conjunto [del DUP y Sinn Fein] y la celebración de un acuerdo”.

El Gobierno de May ha comprometido seriamente su capacidad para promover la paz entre el DUP y el Sinn Fein. “Antes de las recientes elecciones [en junio de 2017], los conservadores consideraban a Irlanda del Norte como un daño colateral o una amenaza para salir de la UE”, dijo O’Leary. “Ahora, sin embargo, se enfrentan a la enorme dificultad de negociar con el DUP en Londres y con Sinn Fein en Belfast”.

Philip Nichols, profesor de Estudios jurídicos y Ética empresarial de Wharton, dijo que el Brexit tendría “serias” implicaciones para Irlanda del Norte. “Los fondos de la UE dedicados a la implementación del GFA probablemente dejarán de existir, y las instituciones de la UE creadas para apoyar el GFA probablemente ya no existirán, y eso es bastante serio”, dijo. “Reino Unido e Irlanda ya no interactuarán en las instituciones de la UE, y la familiaridad y la cercanía creadas por esas interacciones se perderán, lo que es bastante grave”.

Según Nichols, “la posibilidad implícita de reunificación pacífica se haría más difícil por la existencia de una frontera controlada entre Irlanda y Reino Unido”.

Nichols también alerta sobre posibles tensiones en la frontera. “El aspecto del Brexit que desde el punto de vista visual tendrá una imagen muy inquietante será la introducción de puestos de aduanas instalados a lo largo de la frontera, los camiones que se detendrán para poder inspeccionar los bienes y los impuestos aplicados, además de las verificaciones de pasaportes e identificaciones”, dijo.

Muchas víctimas

Otras víctimas serán las comunidades agrícolas, señaló O’Leary. “Los programas de la UE, junto con el funcionamiento del mercado único, benefician de forma significativa a ambos lados de la frontera”, dijo. “Si se pone fin a la política agrícola común en la isla de Irlanda, y si hay una barrera aduanera rigurosa, entonces el sector agrícola se verá muy golpeado en el norte y en el sur. En el norte, el Gobierno del Reino Unido se verá [impactado], debido a sus dificultades actuales, obligados a pagar a los agricultores del norte que son un componente clave de la circunscripción del DUP”.

O’Leary se mostró muy preocupado de que el nuevo orden emergente traiga de vuelta los malos recuerdos. “Crecí allí entre los 8 y los 18 años. Recuerdo que de forma regular me registraban en la frontera, y la impaciencia que la gente demostraba, así como el temor de que hubiera bombas o balas en la frontera”, dijo . No cree que May sea capaz de evitar el regreso a esos días. “El Gobierno británico ha sido singularmente inepto en esta cuestión; ha dicho que todo el mundo quiere una frontera sin fricción, pero de hecho no está bajo su control”.

Un deficit de fideicomiso

O’Leary descartó negociaciones sobre una frontera libre de controles en lugar de una frontera controlada entre el Reino Unido y la UE, añadiendo que requeriría un nivel de confianza que no existe ahora. El señaló que la Comisión Europea está evaluando actualmente un informe de que el Reino Unido no aplicó adecuadamente los aranceles aduaneros en las relaciones con China, y puede ser sancionado con una multa de dos mil millones de euros. “Esto significa que [la Comisión Europea] no tiene absolutamente ninguna razón para confiar en que las autoridades de Reino Unido gestionen su parte del acuerdo de aduanas de forma correcta”, dijo.

Lorey también planteó la posibilidad del contrabando. “Hay personas allí con tremendas habilidades para el contrabando y la criminalidad y debido a ese conocimiento, no cabe la posibilidad de que la UE confíe en una relación [menos controlada]. Va a buscar algún tipo de control en la frontera”, dijo. Roszman estuvo de acuerdo. “Nadie pretende alimentar el miedo, pero una de las maneras que tuvo el IRA provisional [militante del Ejército Republicano Irlandés] de recaudar dinero fue su capacidad para el contrabando de gasolina y cigarrillos a través de la frontera y ganar dinero en el mercado negro, con el que luego solían comprar armas”, dijo. “Hay gente que ha construido su medio de vida mediante la extracción de riqueza del mercado negro, haciendo contrabando de mercancías en ambos lados de la frontera. Theresa May y los sindicalistas van a tener que pensar largo y tendido sobre ello”.

¿Es Irlanda del Norte un obstáculo?

El DUP también se encuentra en una situación difícil, apoya el movimiento para salir de la UE, mientras que la mayoría de Irlanda del Norte está a favor de permanecer en la UE. Ahora apoya al Gobierno de May con votos cruciales que podrían amenazar la supervivencia del Gobierno, y la mayoría de los votos tienen que ver con que el Reino Unido salga de la UE, señaló O’Leary.

La cuestión clave es cómo el DUP se posicionará en el Brexit, dijo O’Leary. “Cuando se dé finalmente cuenta de que una frontera controlada tendrá una repercusión significativa sobre su electorado y no sea capaz de obtener un retorno económico de Londres para compensar plenamente todos los costos asociados, ¿va a cambiar su posición?”, se preguntó. “Si lo hace, amenaza con impactar la totalidad de la estrategia de salida de Reino Unido de la UE. Por lo tanto, sigue dándose la posibilidad de que Irlanda del Norte pueda ser un obstáculo en los planes de salida de los conservadores de la UE”.

O’Leary no considera que May esté a la altura de la tarea a que se enfrenta. “Va a tratar de negociar su salida de la UE con Michel Barnier [el jefe negociador del Brexit] en Bruselas, negociar con el DUP de manera constante en Londres y, al mismo tiempo, tratando de mostrar buena fe al negociar con el Sinn Fein dentro de Irlanda del Norte para reconstruir el acuerdo de división de poder”, dijo. “Esta mujer no está en condiciones de gestionar esta tremenda tarea a largo plazo”.

Una opción para Reino Unido es hacer de Irlanda del Norte una región autónoma especial, dijo Nichols. En comparación con eso, “al contrario de lo que ocurre en Groenlandia, que pertenece a Dinamarca, pero no forma parte de la UE”. Una Irlanda del Norte autónoma no podría unirse a la UE, pero podría negociar un acuerdo con la UE similar al de Noruega, agregó. “Eso, por supuesto, crea una frontera entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, pero es mucho mejor que la gente hiriéndose mutuamente”.

Mientras tanto, la reactivación del acuerdo de poder compartido entre el DUP y el Sinn Fein ha perdido varios plazos importantes. Roszman descartó un acuerdo para julio o agosto, y O’Leary señaló que las indicaciones son que las conversaciones se reanuden en septiembre. Pero eso coincidirá con el programa legislativo de los conservadores que es difícil de manejar e “inmensamente complejo”, dijo O’Leary.

Gracia salvadora

Según Roszman, “la gracia salvadora” para Irlanda del Norte fue que los jóvenes de 18 a 45 años votaron para permanecer en la UE. “Hubo una reacción entre ellos de que salir de la UE significaba dejar todo tipo de oportunidades para que la gente se moviera alrededor de un solo mercado”, dijo. “La gracia salvadora es que si usted está en Irlanda del Norte puede reclamar la ciudadanía irlandesa, lo que significa que si uno de tus padres hubiera reclamado la ciudadanía irlandesa, tú también puedes hacerlo”.

O’Leary dijo que el aspecto de ciudadanía puede plantear dificultades. “Lo que [la UE] ciertamente no quiere es que muchos británicos obtengan de alguna manera la ciudadanía irlandesa y luego la utilicen para lograr todos los derechos que de otro modo perderían al salir de la UE”, añadió. Eso significaría más negociaciones entre el Reino Unido y la UE. “Queda por saber si la postura de negociación del Reino Unido sería la de tratar inmediatamente esas dificultades. Creo que sí”.

Nichols enmarcó las dificultades en un contexto más amplio. “La Unión Europea existe porque es imposible separar los negocios de otras cuestiones sociales”, dijo. “Algunos empresarios no quieren contemplar eso, pero la razón de que la UE exista es coordinar la política social para que los miembros puedan disfrutar de un verdadero mercado común. La coordinación de las políticas sociales hace posible un verdadero mercado común y la coordinación de la política social y empresarial fue la plataforma sobre la que se creó el GFA”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"¿Pagará Irlanda un precio muy alto por el Brexit?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [19 julio, 2017]. Web. [20 September, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/pagara-irlanda-precio-alto-brexit/>

APA

¿Pagará Irlanda un precio muy alto por el Brexit?. Universia Knowledge@Wharton (2017, julio 19). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/pagara-irlanda-precio-alto-brexit/

Chicago

"¿Pagará Irlanda un precio muy alto por el Brexit?" Universia Knowledge@Wharton, [julio 19, 2017].
Accessed [September 20, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/pagara-irlanda-precio-alto-brexit/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far