Un abanico de propuestas para acabar con el paro juvenil de Europa

La Unión Europea (UE) ha cambiado el discurso económico en los últimos meses. Ya no se exigen grandes reformas y una austeridad brutal a los países con problemas del sur de la zona euro para que reduzcan sus abultados déficit fiscales lo más rápido posible. Ahora, se han suavizado y aplazado los objetivos de déficit y se ha empezado a hablar de inversión y medidas de estímulo para hacer crecer a las economías, como un mejor camino para dejar atrás la crisis. La nueva política defendida por la Comisión Europea se ha fijado como primer objetivo acabar con uno de los problemas más graves que padecen algunos países: el alto nivel de paro juvenil.

La tasa de desempleo juvenil de la zona euro, es decir, entre los menores de 25 años, se situó en abril en el 24,4%, mientras que en el conjunto de la UE era del 23,5%, según las últimas cifras publicadas por Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea. En total, 5 millones y medio de jóvenes carecían de empleo el pasado mes de abril. Por países, una de las situaciones más graves se vive en España, donde el desempleo juvenil alcanza el 56,4%, lo que en cifras absolutas se traduce en 964.000 menores de 25 años sin trabajo.

Las primeras iniciativas

Para combatir este problema Alemania y Francia preparan un plan que podría movilizar hasta 60.000 millones de euros en créditos blandos para empresas que se comprometan a contratar a menores de 25 años. El plan se basará en el nuevo fondo de 6.000 millones de euros para combatir el paro juvenil que los líderes europeos crearon en febrero como parte del presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020. La idea es que el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el órgano financiero comunitario de la UE, utilice este fondo como garantía para obtener en los mercados hasta diez veces más de financiación (los mencionados 60.000 millones de euros) que luego prestaría a las empresas que participen en el programa.

Para Rafael Bonete Perales, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Salamanca,uno de los principales beneficios de esta iniciativa es que “impide que aumente el gasto público de las naciones derivado del apoyo presupuestario a las medidas dirigidas a incorporar a jóvenes al mercado de trabajo, al encargarse Europa (fundamentalmente a través del Fondo Social Europeo, el instrumento financiero para fomentar el empleo) de financiar parte de estas medidas”. Bonete considera que la iniciativa sería útil si se utiliza “para financiar la formación de los desempleados menos cualificados para que adquieran las habilidades y competencias que se exigen en los sectores más dinámicos”.

José-Ginés Mora, profesor visitante del Institute of Education, de la Universidad de Londres, también cree que este fondo debe emplearse en impulsar la formación de los jóvenes, pero matiza que debe ir acompañada de una gran dosis de experiencia práctica. “Hay que incentivar la creación de contratos de trabajo que incluyan formación dentro de las compañías”, indica.

El ejemplo de algunos países

Durante el debate que se ha abierto en la UE sobre este tema, algunos han puesto a Alemania como ejemplo de mercado laboral flexible y con bajas tasas de desempleo. Actualmente tiene una tasa de paro del 6,9%, según los últimos datos ajustados estacionalmente publicados por la Oficina Federal de Empleo de Alemania.

Este país llevó a cabo una importante reforma del mercado laboral en 2002 con el objetivo de liberalizarlo. Fue entonces cuando se creó la figura de los conocidos como “minijobs”. Se trata de un tipo de empleo a tiempo parcial que permite al trabajador ganar hasta 450 euros al mes libres de impuestos. Esta opción puede resultar atractiva para muchos parados y para que los jóvenes se introduzcan en el mercado laboral, además, dan más flexibilidad a las empresas a la hora de contratar en empleos poco cualificados y de baja productividad. Sus detractores argumentan que están mal pagados y el empleado no dispone de los mismos beneficios sociales que otros con un puesto regular, lo que aumenta las diferencias sociales.

Mora está a favor de la opción de los “mijobs” siempre y cuando se traten de “trabajos a jornada reducida o en prácticas”. Y añade que “si estamos hablando de empleos sin derechos laborales básicos, no me parece aceptable”.

Por su parte, Bonete Peralesestá en contra de trasladar este modelo a otros países de la zona euro porque “los ‘minijobs’ generan más desigualdad dentro de la sociedad. La desigualdad termina perjudicando a las posibilidades de crecimiento y es una fuente de futuros problemas al afectar negativamente a la cohesión social”. El cree que en el caso de utilizarse debe de ser algo transitorio y para situaciones muy concretas pero sin sentar las bases para aplicarse de manera generalizada. En su opinión, deben adoptarse mecanismos para facilitar a los trabajadores la salida de esta situación de inactividad lo más pronto posible. En todo caso, argumenta, los efectos de los minijobs “son poco concluyentes a la hora de crear empleo”.

El problema español

Respecto a la situación concreta de España, Mora se muestra muy pesimista sobre las posibles soluciones que puede tener el problema del paro juvenil por las características que tiene el propio mercado laboral español. “El mercado laboral español no ha funcionado bien nunca. En el 2006 teníamos casi 2 millones de parados y muchos de ellos jóvenes. Una encuesta europea en la que participé (REFLEX) hecha en 2006, en pleno 'esplendor económico' mostraba que los jóvenes graduados universitarios españoles tenían la tasa de paro más alta de Europa y los salarios más bajos, sólo por detrás de los checos. Las condiciones laborales de los jóvenes formados y no formados han sido malas sin crisis. Ahora con crisis es terrible”, destaca.

Mora opina que esta situación se debe a varias causas, entre ellas, que la economía española no se ha desarrollado basándose en el conocimiento “y, por tanto, su capacidad de absorción de jóvenes preparados es escasa, además de la evidente falta de flexibilidad del mercado de trabajo en un sentido muy amplio, ya que no hay movilidad laboral ni territorial, ni hay trabajos a tiempo parcial”.

Como un intento de solucionar el drama del paro juvenil, el Gobierno de Mariano Rajoy introdujo en una reforma laboral aprobada en enero de 2012 el “Contrato para la formación y el aprendizaje”, que está destinado a fomentar la contratación de menores de 30 años. A las empresas que incorporen jóvenes a sus plantillas se les aplica una reducción de los impuestos a pagar en la Seguridad Social que puede llegar a ser de hasta el 100%.

“Eso no sirve para nada”, sentencia Rafael Pampillón, profesor de Entorno Económico y Director de Análisis Económico del IE Bussines School. En su opinión, añade un nuevo contrato en un mercado laboral como el español que está plagado de ellos. “Lo que hay que hacer para fomentar la contratación de trabajadores en general y de jóvenes en concreto es simplificar la legislación laboral creando un contrato único, unificando y bajando las indemnizaciones por despido, lo que haría mucho más flexible el mercado laboral y daría muchas más facilidades a las empresas para aumentar sus plantillas”, añade.

Bonete duda de la utilidad de los cambios en la legislación laboral. “Pueden ayudar algo, pero la contratación de trabajadores está vinculada a que los empresarios consideren que la situación económica sea propicia o no para vender sus bienes y servicios”. En su opinión sólo contratarán más si ven claro que pueden obtener ingresos vendiendo más bienes y servicios. “Mientas no se normalice el crédito bancario y la demanda esté deprimida, debida en parte a las medidas de austeridad adoptadas, es muy difícil que aumenten las contrataciones de los jóvenes”, apunta. Por lo tanto, el añade que el Gobierno debería propiciar, dentro de la UE, medidas encaminadas a que la economía crezca y a que el flujo de crédito no impida a las pequeñas y medianas empresas (pymes) acceder a la financiación a coste razonable. “Sin crecimiento es muy difícil que haya creación significativa de empleo”, comenta.

Mora cree que, al igual que con los incentivos propuestos por la UE para el fomento del empleo, el objetivo de las medidas que implemente el Gobierno tiene que ser “conseguir que los jóvenes tengan experiencias laborales sea como sea, por ejemplo, incentivando prácticas en empresas que incluyan formación”.

Otra de las medidas que se ha propuesto desde un organismo oficial es la de eliminar para algunos sectores el salario mínimo, que en estos momentos se encuentra fijado en 21,51 euros al día y 645,30 euros al mes. Se trata de una idea de carácter transitorio que ha puesto encima de la mesa el Banco de España. “Para crear empleo a corto plazo e introducir mayor flexibilidad salarial hay que explorar nuevas fórmulas que permitan, en casos especiales, la desviación temporal respecto a las condiciones establecidas en la negociación colectiva", se puede leer en un informe que publicó el pasado 31 de mayo.

“Es una muy buena idea”, comenta Pampillón. “Establecer un salario mínimo no tiene ningún sentido. ¿Qué pasa si alguien quiere trabajar por un sueldo situado por debajo de lo que estipula la ley? Sueldos más bajos darían oportunidad a los jóvenes de acceder al mercado laboral y ganar experiencia, que es lo que realmente necesitan para iniciar una carrera y luego poder mejorar sus condiciones laborales o encontrar un empleo mejor”, opina.

Este profesor del IE Bussines School también propone para incentivar la contratación de jóvenes rebajar las cotizaciones sociales que pagan las empresas por cada trabajador. Se trata de una reivindicación recurrente de la patronal española (Confederación Española de Organizaciones Empresariales, CEO). “Cuando se reducen los impuestos sobre el trabajo ese dinero siempre acaba llegando al trabajador, mediante sueldos más altos o más puestos de trabajo. Para compensar esta pérdida de ingresos, el Gobierno podría subir algo más el IVA, una estructura impositiva que tienen muchas economías desarrolladas”, explica.

Los expertos coinciden en señalar que de las decisiones que tomen los políticos para paliar el desempleo juvenil en los próximos meses puede depender el futuro de millones de europeos, pero también el de la propia UE, ya que su situación de inactividad puede tener consecuencias devastadoras desde el punto de vista social y económico. Según estimaciones de la Comisión Europea, el desempleo de este colectivo genera unas pérdidas totales de 153.000 millones de euros al año en toda la UE, en concepto de prestaciones de desempleo y pérdida de ingresos fiscales y de seguridad social, o el 1,2% del PIB anual europeo, y en España de cerca de 16.000 millones de euros.

 En cualquier caso, el profesor Bonete insiste en la idea de que la mejor manera de ayudar a los jóvenes es hacer que las economías vuelvan a crecer y cuanto antes. “Sin  solucionar la crisis de la zona euro los gobiernos pueden hacer muy poco para disminuir el paro juvenil”, concluye.  

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Un abanico de propuestas para acabar con el paro juvenil de Europa." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [12 junio, 2013]. Web. [20 October, 2014] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/un-abanico-de-propuestas-para-acabar-con-el-paro-juvenil-de-europa/>

APA

Un abanico de propuestas para acabar con el paro juvenil de Europa. Universia Knowledge@Wharton (2013, junio 12). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/un-abanico-de-propuestas-para-acabar-con-el-paro-juvenil-de-europa/

Chicago

"Un abanico de propuestas para acabar con el paro juvenil de Europa" Universia Knowledge@Wharton, [junio 12, 2013].
Accessed [October 20, 2014]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/un-abanico-de-propuestas-para-acabar-con-el-paro-juvenil-de-europa/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far