Un diccionario bilingüe para la universidad y la empresa

Se necesitan, pero no se entienden. La universidad y la empresa pertenecen a dos mundos diferentes, en los que gobiernan culturas opuestas y no se habla el mismo idioma. Así todo, “la colaboración entre ellas es un fenómeno de creciente importancia para la creación y transferencia de innovación que resulta fundamental para el desarrollo económico de los países”, afirman María Ángeles Montoro, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, y Eva María Mora, profesora de la Universidad Rey Juan Carlos, en un trabajo de investigación publicado recientemente en Universia-Business Review.

En los últimos tiempos, en Europa se han realizado importantes esfuerzos para aprovechar al máximo la investigación realizada en las universidades con fondos públicos y trasladarla a la sociedad y la empresa. De hecho, el continente se encuentra a la vanguardia de muchos campos científicos y técnicos. De momento, no se han obtenido los resultados esperados por falta de una red de cooperación. Por eso, la Unión Europea se ha propuesto crear un mercado común de la ciencia, semejante al que existe para bienes y servicios. La UE pretende que, en 2010, un tres por ciento del PIB (Producto Interior Bruto) se destine a la partida de investigación. Quizás, de esta manera se consiga competir con países que actualmente son punteros en ciencia y tecnología como Estados Unidos y Japón.

Por países, el sistema de transferencia de tecnología de las universidades a las empresas avanza a ritmos desiguales. En España, a pesar de que la relación universidad-empresa se ha intensificado de una forma gradual, “todavía no se han alcanzado los niveles deseados”, señala el estudio.

Las barreras y obstáculos
Las autoras explican que existen dos grandes bloques de barreras y obstáculos a los que la sociedad universidad-empresa se tiene que enfrentar: los problemas culturales y de comunicación, que son el origen de la mayoría de los obstáculos que surgen en este tipo de cooperación, y los problemas asociados a la obtención y explotación de los resultados de la investigación.

En concreto, el estudio habla de que la universidad y la empresa cuentan con códigos éticos distintos. Así, mientras la primera basa su comportamiento en normas éticas como “la no-privacidad de los conocimientos generados a través de una actividad científica, la libertad de publicar el resultado de la investigación, el prestigio profesional, la calidad de las investigaciones y la generación de conocimientos”, la segunda se rige por unas reglas prácticamente opuestas, como son “la privacidad de los conocimientos obtenidos en una investigación, la no-publicación de los resultados generados, el ánimo de lucro, la aplicación de las investigaciones a la estrategia de negocio y la mejora de su posición competitiva”.

Desde el punto de vista organizativo, ambas comunidades también pertenecen a universos distantes. Mientras la burocracia y la rigidez gobiernan la estructura universitaria, las empresas basan su éxito en la flexibilidad y la capacidad de adaptación de la misma. No sólo eso, la excesiva fragmentación de los departamentos, la falta de un sistema de remuneración y recompensas para sus investigaciones, además de la fijación de objetivos a largo plazo juegan en contra de las relaciones universidad-empresa, ya que, en ésta última, las actividades de investigación y desarrollo están integradas, los investigadores cuentan con un sistema de remuneración y los objetivos se fijan a corto plazo.

En definitiva, debido a la pertenencia a dos mundos distintos con valores y organizaciones opuestos, universidad y empresa “hablan idiomas diferentes”. Sin embargo, y a pesar de todo lo expuesto, las autoras explican que las relaciones entre ambas partes están aumentando porque tienen en común una amplia gama de intereses, y por eso se está produciendo un flujo bidireccional de conocimiento.

El segundo gran bloque de obstáculos a los que las autoras hacen referencia son los relativos a la forma en que se llevan a cabo las investigaciones, así como la manera en que se pueden explotar o comercializar. Uno de los mayores temores por parte de la empresa es que los académicos se apropien de los resultados de la investigación e inicien sus propios negocios. Para evitarlo, la empresa suele fijar una serie de restricciones sobre el tipo de investigación, la divulgación de los resultados y su publicación, así como el tiempo de duración de la misma. Estas restricciones suelen generar problemas en las relaciones universidad-empresa. Y es que es bastante frecuente que esta última obligue a la universidad a centrarse en una determinada línea de investigación, algo a lo que puede negarse la universidad si perjudica el nivel educativo. Por otro lado, mientras la universidad prefiere llevar a cabo investigaciones de larga duración, la empresa prefiere proyectos a corto plazo y centrados en la resolución práctica de problemas.

Por otro lado, los académicos están interesados en difundir los resultados de sus investigaciones en revistas especializadas, ya que ello les garantiza una cierta reputación dentro de la comunidad científica. En este caso, para las autoras resulta fundamental que la empresa defina qué resultados pueden o no ser difundidos. Por último, las empresas prefieren dilatar la publicación de los resultados de las investigaciones para poder patentarlos, siendo los más perjudicados por estos retrasos los nuevos científicos que están comenzando su carrera. Por eso, ambas partes deberían, además, tratar de llegar a un acuerdo sobre el tiempo máximo que la publicación puede ser retrasada para proteger legalmente los resultados. Por ello, advierten, “no es recomendable cooperar con la universidad cuando para la explotación comercial de la investigación es imprescindible una absoluta confidencialidad durante un periodo indefinido”. No obstante, dicen, una publicación conjunta de ambas partes refleja el éxito de la colaboración empresa-universidad.

La necesidad de un marco legal
Para superar la larga lista de dificultades, las autoras recomiendan “crear un marco legal que permita reducir e incluso anular el efecto de las barreras para permitir una mejor explotación de los resultados sin perjudicar a ambas partes”. Para su elaboración proponen seguir las siguientes pautas:

Proteger la titularidad de las patentes que pudieran obtenerse por la I+D universitaria. Las autoras señalan que es necesario crear un sistema eficiente de incentivos que facilite el intercambio de información entre la industria y las universidades. Por otro lado, resaltan la importancia de dar una adecuada protección intelectual a los resultados de una investigación en los organismos públicos.

Determinar los derechos de publicación de los resultados del investigador. El estudio recomienda establecer un equilibrio en la utilización de acuerdos de confidencialidad y la protección de la propiedad intelectual, desde el punto de vista de ambas partes. Para lograr ese equilibrio entre exclusividad y divulgación de resultados, las autoras recomiendan que la universidad no trabaje en temas similares con terceras partes mientras dure la investigación y que demore la publicación de resultados. Por otro lado, las empresas deben reconocer el derecho a publicar de las universidades.

Diseñar un adecuado sistema de incentivos y recompensas consistente con los objetivos de transferencia tecnológica. Los investigadores universitarios tienen que hacer frente a serias carencias en la colaboración con las empresas: por un lado, no suelen obtener una retribución económica; por otro, la labor investigadora no está claramente definida ni valorada, ya que sólo se computan las horas dedicadas a la docencia y no las dedicadas a la investigación. A esto hay que añadir que este tipo de cooperación tampoco está adecuadamente valorada en el currículum universitario, computándose casi exclusivamente para la promoción las publicaciones científicas. Así, explican, el investigador suele escoger aquellos proyectos de I+D que generen publicaciones internacionales, frente a otros que pueden ser más interesantes pero no garanticen su posterior publicación.

Para hacer frente a estas carencias, las autoras recomiendan la adecuada ponderación en el currículum universitario de la I+D contratada con las empresas, además de potenciar la movilidad y el intercambio de personal entre universidad y empresa.

Identificar los factores que mejoran los niveles de éxito entre las partes. El estudio hace referencia a la fijación de un objetivo común, alcanzar determinados niveles de confianza y compromiso entre las partes, la experiencia de los participantes en el proyecto, etc. como algunos de los factores que hacen que las partes acepten mutuamente sus intereses, consiguiendo así que ambos puntos de vista queden integrados en la estrategia de colaboración. En este sentido, dicen las autoras, resulta fundamental medir el éxito de la cooperación de diferentes formas, como son las patentes, publicaciones, conocimientos, … sin que ningún criterio domine sobre los demás.

Figuras intermediarias entre la empresa y la universidad. Por último, las autoras destacan la importancia de contar con personal administrativo en las universidades que hagan de enlace entre los “clientes”, en este caso las empresas, y los “proveedores” o científicos. Existe consenso, señalan, “respecto a que dicha figura contribuye a mejorar las relaciones entre empresa-universidad y, por lo tanto, a reducir los obstáculos y barreras que existen entre ambas”. Sin embargo, advierten que, en ocasiones, estas figuras pueden adoptar una actitud demasiado burocrática poniendo en peligro el proceso de colaboración.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Un diccionario bilingüe para la universidad y la empresa." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [06 septiembre, 2006]. Web. [21 September, 2018] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/un-diccionario-bilingue-para-la-universidad-y-la-empresa/>

APA

Un diccionario bilingüe para la universidad y la empresa. Universia Knowledge@Wharton (2006, septiembre 06). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/un-diccionario-bilingue-para-la-universidad-y-la-empresa/

Chicago

"Un diccionario bilingüe para la universidad y la empresa" Universia Knowledge@Wharton, [septiembre 06, 2006].
Accessed [September 21, 2018]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/un-diccionario-bilingue-para-la-universidad-y-la-empresa/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far