Ampliación de la Unión Europea: la convergencia incompleta de los mercados financieros

Durante los últimos años, los mercados de Europa del Este han sido las estrellas del mundo de la inversión en términos de rentabilidad. Eslovenia, Eslovaquia, Estonia, Lituania, Letonia, Malta, Chipre, Polonia, Hungría y República Checa han vivido ejercicios de fuertes ganancias gracias al proceso de convergencia en la Unión Europea (UE) que culminará el próximo 1 de mayo. Especialmente en el caso de estos tres últimos, que han sido objetivo principal de las inversiones internacionales por cuestiones de su mayor liquidez así como transparencia.

 

Tal como recogía recientemente en un análisis el diario Expansión, desde enero de 1999, el índice WIG de la bolsa polaca, el BUX de la húngara y el PX 50 checo se han disparado, ajustando su divisa al euro, cerca de un 45%, un 131% y un 81%, frente a las caídas del 19% del indicador paneuropeo FTSE Eurotop 300 o la del 15% del índice de la zona del euro Euro Stoxx 50.   

 

Del mismo modo, los fondos de inversión que invierten en las bolsas de estos países han cosechado los mejores resultados de entre todas las zonas geográficas mundiales. En los últimos tres años, a pesar de la crisis que supuso en la renta variable mundial el estallido de la burbuja de Internet, estos productos acumulan una subida cercana al 75% desde marzo de 2001, según las cifras de la base de datos elaborada por Standard & Poor´s y Expansión. Una rentabilidad excelente si se compara con la caída cercana al 26% que han sufrido en este periodo los fondos que invierten en bolsas europeas occidentales.

 

En los mercados de deuda, los números también son elocuentes. La deuda de los países emergentes de Europa a medio y largo plazo ha alcanzado una revalorización del 18,6% en los últimos tres años, por encima de la del 15,25% de los bonos de Europa. Números muy superiores a los ofrecidos para un inversor europeo por la deuda americana o asiática, aunque en este caso hay que tener presente la fortaleza que el euro ha mostrado en el mercado de divisas frente al resto de monedas.

 

A la hora de analizar las rentabilidades de estos fondos habría que tener en cuenta que muchos de los mismos invierten también en renta variable rusa, por proximidad geográfica, y este mercado se ha comportado muy bien en los últimos años, gracias a la escalada del precio del crudo, del que depende en buena medida su economía. Pero los números seguirían mostrando ganancias excepcionales para los inversores que apostaron años atrás por la convergencia de estos países con la Unión Europea.

 

El comportamiento de estos mercados resulta lógico, además de por la mejora en las economías que les va a suponer la entrada en la UE, por la desaparición progresiva de la sensación internacional de riesgo que les suponía su característica de áreas emergentes, un calificativo que, prácticamente pierden con la integración, ya que la nueva Europa de 25 países respondería por cualquiera de estas naciones si tuviera dificultades. En resumen, durante los últimos años, conforme se ha ido aclarando que definitivamente alcanzarían la integración, ha ido desapareciendo la percepción de que se trataba de inversiones muy arriesgadas.

 

Pero, ¿hasta qué punto se ha producido realmente esa convergencia en los mercados y en el sistema financiero? Según los expertos, quizá no esté siendo tan real como parecen estar descontado las bolsas y los mercados de deuda.

 

Muy lejos todavía

Según un estudio realizado por Alicia García Herrero y Pedro del Río López, del Servicio de Estudios del Banco de España, publicado en el ICE (Información Comercial Española) a finales del verano pasado, “los sistemas financieros siguen siendo muy pequeños y relativamente ineficientes para poder coadyuvar al crecimiento”.

 

De acuerdo con este informe, “los países de adhesión se caracterizan por un nivel de desarrollo de sus sistemas financieros particularmente bajo, no sólo en tamaño del mismo, sino también de eficiencia”. Como muestra, García Herrero y Del Río López señalan que “si se les compara con los países del Sudeste Asiático, con una renta per capita similar, el total de activos financieros de los países de adhesión es alrededor de un tercio, en media”, exponen. “La comparación con los países miembros de la Unión Europea es aún más desfavorable para los países en adhesión”, añaden.

 

Juan Antonio Maroto, profesor de Finanzas de la Universidad Complutense de Madrid, considera que “una cuestión de enorme importancia es que apenas hay inversión colectiva porque los sistemas de pensiones son públicos. Prácticamente todo el sistema financiero está basado en la banca pública y en la banca de capital extranjero. En concreto, en los bancos austriacos y los belgas, que están siendo muy activos en estos países, y cuyo negocio se basa en buena parte en las relaciones de créditos a las empresas a largo plazo”.

 

Las tesis del estudio de García Herrero y Del Río López abundan en esta idea: “EL modelo de desarrollo de los países candidatos se ha basado en el sistema bancario y no en el de capitales”, comentan. Pero es que además la importancia de estos activos bancarios también se empequeñece al reflejarla en el espejo de la Unión Europea. En concreto, los activos de estos países suponen, en media, sólo una quinta parte del total, poco para un conjunto de naciones que van a sumar una tercera parte de la población conjunta de la UE, según el citado estudio.

 

Cabría pensar que esto ha sido habitual en otros procesos de adhesión europeos–éste es el quinto-, ya que los países entrantes suelen partir desde condiciones de menor desarrollo económico. Pero no ha sido así: “Incluso si se les compara con los activos que tenían los países en anteriores procesos de adhesión, como puede ser el caso de España en 1986 (en aquel año también entró en la UE Portugal), no alcanzan de media la mitad de los activos de este país en esa fecha”, recuerdan García Herrero y Del Río López.

 

La debilidad de los mercados capitales queda demostrada en su escaso tamaño. Aunque estos porcentajes habrán mejorado en los últimos años, con el buen comportamiento de los mercados, en 2001, la capitalización bursátil de la media de los diez países candidatos se quedaba en menos del 30% del Producto Interior Bruto (PIB), frente a la media del 70% de la Unión Europea.

 

Desequilibrio entre oferta y demanda

Según Maroto, “uno de los problemas fundamentales es que los mercados de renta variable están muy poco desarrollados y los deuda están infradesarrollados. De hecho, prácticamente no existen”, comenta. Estas tesis, aunque en un principio parezca paradójico, también sirven para explicar las elevadas rentabilidades que han mostrado estos mercados en los últimos años.

 

Los grandes fondos de inversión internacionales que han apostado por estos países se han encontrado con que “no hay demasiado que comprar, porque el mercado de deuda apenas existe y porque el resto de activos también son limitados”. Las fuerzas de la oferta y la demanda actuaron creando, por lo tanto, una subida muy elevada: “Se ha alcanzado una situación de burbuja relativa en las valoraciones de los mercados de la zona. Hay una inversión colectiva que quiere entrar en estos países, mientras que los activos que estas economías ofrecen resultan más bien escasos”, comenta Maroto, matizando mucho el término “burbuja”.

 

¿A qué se debe tan escasa oferta? Según García Herrero y Del Río López, “este limitado desarrollo financiero tiene sus orígenes en el largo periodo en el que la mayoría de estos países han funcionado como economías planificadas (que conllevaron bajos niveles de deuda pública con políticas fiscales muy prudentes). También la ausencia de un entramado institucional que proteja claramente los derechos de los acreedores y, en general, la baja calidad de la supervisión financiera”.

 

Crecimiento con oportunidades

Los expertos consideran que esta situación tenderá a desarrollar conforme se vaya avanzando en la integración de la economía real de estos países con la del resto de Europa y, en este proceso, surgirán oportunidades para los grandes grupos del continente.

 

“Por ejemplo, la gran banca española se está frotando las manos”, comenta Juan Antonio Maroto. En su opinión, tal como ha ocurrido con América Latina, estas entidades “se han dado cuenta que tienen un sector de negocio por aprovechar: la banca de proximidad, que consiste en una oferta personalizada a las pequeñas y mediana empresa y a los particulares. Además, tienen la ventaja de que al llegar como actores nuevos a este mercado no tienen que asumir la morosidad del sistema. Pueden desarrollar sistemas propios de medición de riesgo para poder ajustarse más a la situación de cada cliente”.

 

El profesor de la Universidad Complutense también considera que los grandes bancos “cuentan a su favor con los tipos de interés, que en estos países, aunque habría que analizar cada caso concreto, se encuentran en unos niveles más elevados que en las principales economías de la zona del euro, algo que también sucede en el caso de América Latina”. Unos tipos de interés más altos permiten a las entidades financieras obtener unos márgenes mayores por su actividad tradicional de cobrar intereses por los créditos y pagarlos por los depósitos.

 

Maroto observa que los bancos del resto de Europa tienen otro caudal de negocio en la financiación a las empresas de sus respectivos países de las inversiones en las naciones que están en proceso de convergencia. Por ejemplo, si una empresa española decide mover su producción a una ciudad polaca, necesitarán financiación para llevar cabo la operación que supondrá más negocio para los bancos españoles.

 

En opinión de este profesor, sin embargo, precisamente una de las pegas para el desarrollo de estos mercados radica en que “los bancos aprovechan las ganancias que obtienen para mejorar sus cuentas de resultados y no para contribuir a una mejora del sistema real. Es decir, está mejorando el sistema financiero pero no la economía real. Esta situación se sostiene hasta el momento en el que alguien dice basta, ya sea, como ha pasado en América Latina, la banca estadounidense o los propios gobiernos”, comenta.

 

En este panorama, puede parecer que los sistemas financieros se han quedado en una especie de callejón sin salida, pero no es tan dramático, en opinión de Maroto: “Por fortuna para estos países, la gran ventaja es que en los mercados financieros hay pocas fronteras. Los movimientos de capitales hacia estos países acaban desarrollando estos mercados y potenciándolos”.

 

Este punto ha quedado demostrado por la confianza que han mostrado por estos países los fondos de inversión de las grandes firmas financieras mundiales, que han propiciado un extraordinario incremento de las rentabilidades ofrecidas por estos activos. Una tendencia que los expertos consideran que seguirá dominando, a medida que la oferta de activos financieros vaya aumentando y que los sistemas de regulación y supervisión de los mercados financieros siga avanzando.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Ampliación de la Unión Europea: la convergencia incompleta de los mercados financieros." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [05 mayo, 2004]. Web. [28 November, 2020] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/ampliacion-de-la-union-europea-la-convergencia-incompleta-de-los-mercados-financieros/>

APA

Ampliación de la Unión Europea: la convergencia incompleta de los mercados financieros. Universia Knowledge@Wharton (2004, mayo 05). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/ampliacion-de-la-union-europea-la-convergencia-incompleta-de-los-mercados-financieros/

Chicago

"Ampliación de la Unión Europea: la convergencia incompleta de los mercados financieros" Universia Knowledge@Wharton, [mayo 05, 2004].
Accessed [November 28, 2020]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/ampliacion-de-la-union-europea-la-convergencia-incompleta-de-los-mercados-financieros/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far