Combate a muerte entre Blu-ray y HD-DVD

Con la llegada de las Navidades se espera que se disparen las ventas de televisores de alta definición, pero es posible que los consumidores no lo tengan tan claro a la hora de decidir el tipo de reproductor y disco de video de última generación que deba acompañarle. ¿Quién es el culpable de semejante situación? Dos formatos de DVD de alta definición competidores –Blu-ray y HD-DVD- y ni una sola pista sobre cuál será el formato ganador.

En una esquina tenemos a Sony, a la mayoría de los estudios de cine y a varios fabricantes de productos electrónicos de consumo apostando por una tecnología llamada Blu-ray. En la otra esquina, con el formato HD-DVD, está sentado Microsoft e Intel, contando como aliados con sus estudios de cine y empresas de productos de consumo. Ambos formatos proporcionan una mayor capacidad de almacenamiento que la actual generación de DVDs y pueden almacenar películas de larga duración con alta definición. Y ambos contrincantes disfrutan de una buena financiación y las probabilidades de que tiren la toalla son escasas. En tierra de nadie tenemos a varios fabricantes de productos electrónicos de consumo que esperan crear reproductores que puedan leer ambos formatos a un precio razonable.

Lo realmente sorprendente de estos dos formatos es que son relativamente similares en sus características generales. En ambos casos los consumidores deben adquirir nuevos reproductores, ya que para leer los discos de alta definición se necesita un láser azul; el láser que se emplea en los reproductores de DVDs actuales es rojo. Ambos contrincantes han firmado acuerdos con socios de hardware y grandes estudios, y ambos esperan poder ser utilizados en las consolas de videojuegos (Playstation 3 de Sony y Xbox de Microsoft) para ganar masa crítica.

He aquí algunas diferencias: el formato Blu-ray tiene una capacidad de entre 25 y 50 gigabytes de datos con una posible capacidad adicional de 200 gigabytes. HD-DVD tiene una capacidad de entre 15 y 30 gigabytes con un máximo de 60 gigabytes. La asociación con proveedores de contenidos favorece a Blu-ray, que cuenta con el apoyo de los principales estudios cinematográficos -excepto Universal Pictures-, así como las empresas de ordenadores y productos electrónicos de consumo LG Electronics, Panasonic, Samsung, Apple y Dell. El formato HD-DVD tiene en su mismo bando a Universal Pictures, Intel y Toshiba. Algunas otras empresas, como Hewlett-Packard, Paramount y Warner Bros., han mostrado su apoyo a los dos formatos.

¿Cómo reaccionarán los consumidores ante estos formatos competidores? Basándonos en la historia reciente, lo que suelen hacer es retrasar sus compras, dice David Reibstein, profesor de Marketing de Wharton. “Esta situación no beneficia para nada al consumidor y hace un daño terrible a la demanda. Retrasar la compra es una consecuencia natural de dos formatos competidores”. Lo realmente preocupante es que nadie quiere quedarse atrapado con discos y reproductores obsoletos.

“Sin lugar a dudas tener dos formatos de DVD de última generación incompatibles  es una situación insostenible”, añade Kevin Werbach, profesor de Derecho y Ética Empresarial de Wharton. “La verdadera cuestión es si alguno de los dos al final sobrevivirá. Hoy en día no está muy claro por qué alguien se gastaría 800 dólares o más en un reproductor Blu-ray o HD-DVD cuando puedes comprarte un buen reproductor DVD por 30 dólares. La diferencia en calidad simplemente no es tan grande, en especial si no tienes home-cinema”.

Efectivamente, la situación preocupa a bastantes agentes del sector. El consejero delegado de Netflix, Reed Hastings, ha animado a los estudios cinematográficos a apoyar ambos formatos en un esfuerzo por fortalecer la demanda, ya que ambos grupos rivales disfrutan de una buena financiación y las probabilidades de que tiren la toalla son escasas.

La batalla “podría durar unos cuantos años”, dice Jehoshua Eliashberg, profesor de Marketing de Wharton. “Esta guerra entre formatos tiene reminiscencias de la guerra Betamax-VHS, pero también posee algunas peculiaridades hasta el momento nunca observadas”, dice Eliashberg refiriéndose a la guerra del formato de las cintas de video de finales de los 70 y principios de los 80. Sony apoyaba el sistema Betamax, que muchos consideraban una tecnología superior, pero tuvo que rendirse cuando la mayoría de los contenidos se pusieron a la venta únicamente en cintas VHS, dice Eliashberg.

En lo que respecta a la batalla por el formato DVD, según informes de prensa y diversas declaraciones, empresas de semiconductores como Broadcom, NEC y STMicroelectronics están en la actualidad trabajando en chips para ayudar a crear reproductores que puedan leer ambos formatos de DVD; asimismo las empresas de productos electrónicos de consumo están aparentemente trabajando en reproductores que puedan leer ambos formatos. Un portavoz de LG Electronics afirmaba que la empresa no tenía nada que anunciar sobre reproductores duales en Estados Unidos. Sin embargo, según CNET UK, la empresa LG ya ha mostrado prototipos en una feria en el Reino Unido.

La comparación con el caso Betamax es muy apropiada, sugiere Reibstein, pero sin embargo la batalla entre los formatos Blu-ray y HD-DVD se parecerá más bien a la escaramuza entre el sistema operativo Windows de Microsoft y la plataforma Macintosh de Apple en los primeros años de desarrollo del sector de los ordenadores. Windows se convirtió en un monopolio y Apple nunca llego a extinguirse como es el caso de Betamax. “Apple nunca se normalizó, pero sobrevivió y le fue bien”, dice Revisten. Eliashberg está de acuerdo en que la analogía con Apple podría ser evidente. “Tal vez se vaya a parecer más al caso de Apple. No creo que ninguno de los dos formatos llegue a desaparecer, y ambos podrían coexistir”.

Es mucho lo que está en juego, y ese es el principal motivo por el que esta guerra de formatos podría prolongarse bastante en el tiempo. Tanto el grupo liderado por Sony como el de Microsoft consideran que el formato elegido forma parte de una estrategia múltiple con el fin de controlar el digital living room o “salón digital”.  

Jugando con los videojuegos

El caballo de Troya de estos dos formatos podría ser las consolas de videojuegos. Se espera que el formato Blu-ray consiga un mayor eco con el lanzamiento de la Playstation 3, que puede leer las películas en ese formato. Sony tiene 11 millones de consolas Playstation 2 en circulación; si un número significativo de ellas se actualizan con sistemas de la consola Playstation 3 se contará con una gran base ya existente para los reproductores Blu-ray. Como Microsoft únicamente ofrece un reproductor HD-DVD como componente opcional de su sistema Xbox, el formato HD-DVD posiblemente no consiga captar tanta atención. “Los videjuegos son claramente importantes en este caso”, dice Reibstein. “Si bastante gente elige determinado camino, los demás tendrán que hacer que sus aparatos sean compatibles. Una base de 11 millones de consolas es un arma demasiado poderosa. Si te compras una Playstation también te estarás comprando una plataforma que va más allá de los videojuegos”.

No obstante, Reibstein señala que Microsoft tiene muchos sus recursos para apoyar el formato HD-DVD, como utilizar la Xbox para promover dicho formato. “Llevado a extremos, esta batalla entre formatos en realidad es una extensión de la batalla por los videojuegos”, dice. En un acuerdo independiente Microsoft anunciaba el 6 de noviembre de 2006 que se asociaría con estudios cinematográficos y de televisión para permitir que los clientes de Xbox 360 descargasen contenidos audiovisuales. Por el momento estos contenidos no pueden grabarse en un DVD.

Según Eliashberg, aún queda por ver si los propietarios de consolas Playstation se van a convertir en grandes fans de películas Blu-ray o utilizan la consola simplemente para jugar. “La Playstation ayudará a Blu-ray, pero al final dependerá de los contenidos y del comportamiento. No está muy claro si los videojuegos serán un factor relevante”, dice.

Xavier Drèze, profesor de Marketing de Wharton, no concede tanta importancia al impacto de los videojuegos. “El mercado de los juegos no va a ser el factor decisivo”, dice. “Las consolas Xbox y Playstation pueden utilizar medios diferentes sin afectarse la una a la otra. Los mercados del video y de los videojuegos están suficientemente diferenciados como para poder tener formatos diferentes en cada uno de ellos”.

Elección del ganador

Según algunos expertos, en caso de que un formato tuviese que proclamarse ganador, ese formato sería Blu-ray (debido a su mayor número de socios fabricantes y de contenidos).

El analista de Forrester Research, Ted Schadler, publicaba el 5 de octubre de 2006 que Blu-ray ganaría porque tiene más apoyos; 100 fabricantes en comparación con los 10 de HD-DVD. En opinión de Schadler, Dell, Apple y Sony empezarán a vender ordenadores personales con drives Blu-ray. El formato HD-DVD cuenta con el apoyo de Toshiba. “Este apoyo más amplio se traducirá en una mayor variedad de productos, mayor espacio en las estanterías de las tiendas y un mayor presupuesto de marketing”, decía Schadler añadiendo que la Playstation 3 también hará incursiones a favor de Blu-ray.

No obstante, los contenidos también son importantes. Schadler predice que Blu-ray al final tendrá más títulos de películas debido al mayor apoyo que le brindan los estudios. “Los contenidos son la clave. Los nuevos formatos por el momento sólo leen. Esto hace que los contenidos sean incluso más importantes que en el caso Betamax versus VHS”, dice Drèze.

Al menos con Betamax podías grabar contenidos de la televisión. En el caso que nos ocupa todo lo que puedes hacer es reproducir contenidos pregrabados. Si no hay contenidos disponibles, comprar el reproductor no reporta beneficio alguno”.

Tim Bajarin, analista jefe de Creative Strategies, está de acuerdo en que la selección de contenidos junto con la Playstation 3 y los socios fabricantes inclina la balanza a favor de Blu-ray. “Con los estudios respaldando a Blu-ray y el potencial de millones de Playstations llegando a los hogares de los consumidores, existe la posibilidad de que pudiese conseguir la mayor cuota de este mercado”, dice Bajarin.

Sin embargo, no todo el mundo está del lado de Blu-ray. Werbach plantea el caso en que ninguno de los contrincantes gane. No está muy claro –dice-, por qué los consumidores van a querer discos físicos cuando van a tener distribución digital de películas de alta definición a través de la Xbox de Microsoft o de los operadores por cable que han invertido en el negocio de videos a la carta. Asimismo, Werbach afirma que a medida que la densidad de almacenamiento aumenta, los ordenadores personales o las grabadoras de videos digitales podrían condensar docenas de películas en discos duros con descargas automáticas de más títulos. “Los reproductores de DVD de última generación tuvieron la oportunidad de lanzar un formato estándar a un coste razonable, pero sospecho que el momento ha pasado”, dice Werbach. “Yo personalmente no tengo planes de comprar otro aparato más para ponerlo al lado del reproductor DVD, el TiVO, el receptor de televisión por cable, el reproductor de CDs y la Xbox”.

Guerra prolongada

A excepción de Drèze, el cual predice que dentro de entre 6 meses y 1 año habrá un ganador claro, la mayoría de los expertos esperan una larga batalla entre HD-DVD y Blu-ray. “Estos grupos tienen enormes egos corporativos e importantes temas financieros en juego, y al menos por el momento parece que esta batalla dual durará algún tiempo”, dice Bajarin.

La única sorpresa sería un reproductor de DVDs o discos de alta definición que soportase ambos formatos. Según Bajarin, un reproductor con semejantes características haría desaparecer toda preocupación de los consumidores y estimularía la demanda. No obstante, Bajarin señala que un reproductor que admitiese múltiples formatos es “sin lugar a dudas el mejor modo de enfocar este problema. La solución ideal es que los dos grupos se unan, como hicieron en el caso de los formatos de los CDs, y creen un formato o plataforma único para reproducir y grabar que satisfaga las necesidades de todos los consumidores”.

Pero la propuesta de cooperación entre estas dos partes no valora las necesidades corporativas individuales de Sony y de Microsoft. El objetivo de ambas es relegar a la otra, enviarla a la oscuridad a la que fue arrojado el formato Betamax. “Sospecho que tendrá que pasar mucho tiempo antes de que cualquiera de los dos formatos de DVD de alta definición desaparezca de las tiendas, tal y como ocurrió con Betamax”, dice Werbach. “Sony probablemente será el último que se rinda porque durante los próximos años venderá millones de drives Blu-ray con la Playstation 3. Pero la victoria será más bien una victoria pírrica”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Combate a muerte entre Blu-ray y HD-DVD." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [29 noviembre, 2006]. Web. [21 January, 2021] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/combate-a-muerte-entre-blu-ray-y-hd-dvd/>

APA

Combate a muerte entre Blu-ray y HD-DVD. Universia Knowledge@Wharton (2006, noviembre 29). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/combate-a-muerte-entre-blu-ray-y-hd-dvd/

Chicago

"Combate a muerte entre Blu-ray y HD-DVD" Universia Knowledge@Wharton, [noviembre 29, 2006].
Accessed [January 21, 2021]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/combate-a-muerte-entre-blu-ray-y-hd-dvd/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far