El impacto de los netbooks, a examen

Los fabricantes de ordenadores personales Hewlett-Packard, Dell, Lenovo, Acer y Asus tienen planes cada vez más ambiciosos para los pequeños netbooks, aparatos de computación portátiles cuyos precios varían de 200 a 500 dólares (entre 155 y 387 euros, respectivamente) y que dependen de Internet para varias de sus tareas.

Estos pequeños aparatos representan el lado positivo de un año en el que los analistas esperan poca demanda de ordenadores. El 20 de noviembre, la empresa de investigación iSuppli pronosticó que los pedidos de ordenadores personales crecerían un 4,3% en 2009, lo que representa una caída en relación al 11,9% previsto anteriormente. iSuppli señaló también que los pedidos de notebooks crecerán un 15% en 2009 en gran medida a causa del crecimiento del segmento de netbooks. La empresa de investigaciones IDC estima que 10,8 millones de netbooks se comercializarán en 2008, algo más de un año después de que Asus lanzara lo que se ha considerado el primer aparato de la categoría, el Eee PC. Asus tiene el 46% del mercado de netbooks, de acuerdo con IDC.

Intel siempre apostó por el netbook. La empresa creó una línea de microprocesadores, llamados Atom, para controlarlos. Pero el término “netbook” se usa frecuentemente para referirse a una amplia gama de aparatos. Los netbooks son ordenadores móviles con pantallas de 5 a 10 pulgadas. Concebidos originalmente, sobre todo, para el mercado educativo, funcionan normalmente con el sistema operativo Linux o Windows XP y necesitan estar conectados a Internet para la ejecución de las tareas más “pesadas”. Los términos “netbook” y mini- “notebook” son casi siempre utilizados indistintamente. Los precios, en general, están por debajo de los 500 dólares (unos 387 euros) y, en algunos casos, el consumidor puede adquirirlos en tiendas de juguetes. El Eee PC, de Asus, se vende en Toys “R” Us.

Analistas y expertos de Wharton dicen que los netbooks provocarán una revolución en la industria del PC, pero no se sabe aún de qué forma. ¿Interferirán los netbooks en las ventas de portátiles? ¿Sustituirá el netbook al smartphone? ¿En qué medida el retroceso de la economía afectará a las ventas? ¿Aumentarán estos aparatos aún más la popularidad del cloud computing o informática en la nube, en que el usuario almacena archivos en Internet y los controla por medio de aplicaciones que funcionan en la Web? ¿De qué manera el netbook afectará al modelo de negocio de empresas de peso como Microsoft, Intel y otras líderes de la industria? Es verdad, sin embargo, que la idea de un ordenador que dependa de Internet para ejecutar sus tareas no es una novedad. Los llamados clientes “delgados” — terminales que dependen de redes para acceder a las aplicaciones— existen desde hace algunos años y cuentan con el apoyo de empresas como Wyse Technologies.

Es muy pronto aún para saber cuál es el nicho de los netbooks y cuál será su aceptación entre los consumidores, que según algunas estimaciones comprarán un 70% de esos aparatos, según un estudio de la empresa de investigación Gartner. Empresas de tecnología como Intel y Dell creen que los netbooks ocuparán un lugar entre los smartphones y los laptops. Para ellos, el netbook será el ordenador más utilizado en los mercados emergentes y funcionará como complemento a los PCs tradicionales en los mercados desarrollados.

Eric Clemons, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton, dice que “muchos de nosotros tenemos, y ahora necesitamos, un continuum de dispositivos”. Clemons utiliza su iPhone para “mensajes, entretenimiento y para huir del tedio cuando viaja en avión o participa de reuniones inútiles”. El portátil se utiliza para la preparación de documentos o para el trabajo serio. “Creo que el netbook entraría ahí en algún momento, entre una cosa y otra”, dice Clemons. Él reconoce, sin embargo, que nadie sabe a ciencia cierta que ramificaciones tendrán los netbooks. “Si dependen demasiado de Internet, no serán una amenaza para el portátil. Si son demasiado incómodos, no amenazarán tampoco al smartphone. Por otro lado, el netbook está en condiciones de competir con ambos”.

Gartner resalta que un informe reciente de investigación señaló que el netbook también puede transmitir una imagen de aparato poco práctico para el consumidor, que espera de él todos los recursos propios de un PC.

¿Revolucionario o complementario?

Karl Ulrich, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton, dice que es muy pronto aún para saber cuál será la acogida del netbook, pero cree que tendrá un papel revolucionario en diversos campos. “Existe actualmente un segmento de mercado que valora la ultraportabilidad. Ese segmento se contenta hoy con una combinación de portátil y de smartphone. “Los productos nuevos son siempre imprevisibles. No será diferente en el caso del netbook”.

Las empresas de tecnología tampoco saben cómo evaluar el impacto del netbook. En octubre, durante una conferencia telefónica, el director financiero de Microsoft, Chris Liddell, dijo que el netbook era una incógnita para los beneficios del gigante de software, ya que muchos de los pequeños aparatos utilizan una versión más barata de Windows XP, que genera menos ingresos en licencias por unidad en comparación con los portátiles tradicionales o los ordenadores de sobremesa. “A estas alturas, es demasiado pronto para determinar en qué medida el netbook va a canibalizar las ventas del PC o simplemente capturar una nueva oportunidad de mercado, por lo tanto creemos que hay aspectos probables de ambos”. Él añadió que el netbook tiene “precios de venta menores, de media, que nuestra media histórica de precios”.

Adam Holt, analista de Morgan Stanley, conoce los riesgos y los posibles beneficios para Microsoft. “Aunque el netbook acelere el crecimiento de las ventas de PCs a medio plazo, a medida que el consumidor lo adopte como PC secundario o terciario, va a canibalizar, en algún grado, las ventas de PCs. El número de Windows instalados en los netbooks ya es casi igual a los instalados en PCs, sin embargo Microsoft gana menos puntos de precio con los netbooks”, observó Holt en una nota de investigación. Expertos de Wharton dicen que los netbooks podrían ayudar a los ingresos de empresas de tecnología proporcionando una especie de “colchón” a la caída de la demanda de PCs. Pero si el consumidor acepta el netbook como sustituto de modelos más caros, los márgenes de ingresos podrán reducirse. Gartner destacó que el netbook podría ser ventajoso para un software de código abierto como el Linux. Ya hay algunos mini-notebooks de Dell equipados de fábrica con Ubuntu, un sistema operativo de Linux.

En el caso de los operadores del sector inalámbrico, los aparatos pueden ser un pretexto más para la venta de servicios adicionales. Vodafone, por ejemplo, financia en Europa el Mini 9, netbook de Dell, con tal de que el cliente se registre a su servicio inalámbrico.

Al mismo tiempo, esos pequeños aparatos están esparciéndose por todas partes. Qualcomm, empresa del sector inalámbrico de semiconductores, divulgó en noviembre su plan para lanzar una “alternativa al PC” de diseño propio que haría competencia al netbook. El Kayak, de Qualcomm, será probado en el Sudeste Asiático a principios de 2009.

Kendall Whitehouse, director senior de tecnología de la información de Wharton, dice que el netbook podrá converger hacia los mercados del smartphone y del portátil. “Existe un mercado entre el smartphone y el portátil, ¿o el netbook será absorbido entre uno u otro extremo?”, se pregunta. “Los smartphones más sofisticados son cada vez mejores y cada vez más dotados de recursos y mejor rendimiento. Los portátiles están volviéndose más pequeños y más ligeros. El netbook podrá acabar estrujado entre los dos”.

Sembrando la nube

Para Andrea Matwyshyn, profesora de Estudios Jurídicos de Wharton, el éxito del netbook tal vez dependa, en última instancia, de conexiones ininterrumpidas a Internet. Como esos pequeños aparatos no disponen de capacidad significativa de almacenaje, dependen en gran medida de Internet para visitar contenidos y documentos. “Una vez que la conexión a Internet sea más común en todas partes, el netbook será un producto más viable”, dice Matwyshyn”. Los puntos negros y zonas muertas de la cobertura inalámbrica son un obstáculo para el mercado del netbook. Los móviles también tienen problemas semejantes”. El netbook, sin embargo, que depende de Internet para su utilización, pierde atractivo si no está conectado a la Web, añade Matwyshyn.

Kartik Hosanagar, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton, dice que la importancia del netbook sobrepasa la mera conectividad. Si se vuelven populares, podrán hacer que la informática en la nube gane amplia aceptación. Microsoft, Google, Amazon y empresas nuevas como Zoho ya ofrecen — o planean ofrecer — servicios de computación en la nube. “Si usted piensa en las cosas que las personas hacen con su ordenador, verá que ellas a) almacenan datos y b) instalan aplicaciones y las utilizan. La informática en la nube llegará a las masas en ambas dimensiones, y el netbook acompañará de cerca esa tendencia. Un número mayor de datos del consumidor migrará al mundo virtual, o a la nube. El usuario ya se siente más cómodo con sus datos almacenados en la nube. Con los datos online, él puede compartirlos con amigos o visitarlos donde quiera”. A medida que el consumidor se acostumbre a la informática en la nube, ya no sentirá la necesidad de comprar equipos con gran capacidad de almacenaje; otras características también se harán dispensables, dice Hosanagar.

Las empresas de tecnología ya anuncian servicios de almacenamiento online unidos a los netbooks. Dell, por ejemplo, combina el almacenamiento online de Box.net a sus aparatos de computación en miniatura. Según Hosanagar, el netbook y la informática en la nube podrían alimentarse mutuamente y estimular la demanda. “El mercado del netbook continuará creciendo gracias a los avances de la computación en la nube”, prevé. Otros expertos de Wharton, sin embargo, no tienen esa misma certeza. “No creo que la informática en la nube esté necesariamente asociada al fenómeno del netbook”, dice Ulrich. “El netbook, en realidad, es un ordenador bien pequeño y ligero. En general, se puede configurar con un gran volumen de almacenamiento masivo, además de usar el Windows. Tampoco necesita la nube para funcionar totalmente. Por otro lado, la nube puede ser ventajosa también para el PC de sobremesa y para el portátil. No creo que el netbook y la nube sean tendencias necesariamente ligadas la una a la otra”.

¿El próximo producto de éxito?

Aunque el netbook haya ganado popularidad rápidamente, expertos de Wharton prefieren no considerarlos un éxito obligatorio, y justifican su posición debido a varias incertidumbres.

La primera preocupación es la economía. Desde luego, el netbook es barato, pero también es, en gran medida, una adquisición opcional en un momento en que la economía global atraviesa una gran crisis. En los mercados desarrollados, como los de EEUU y Japón, se puede aplazar la compraventa del netbook.

Otra duda respecto al netbook es si son adecuados para los mercados emergentes, tal y como afirmaron sus primeros defensores. En EEUU, el netbook se conecta a Internet a través de muchos medios, pero no ocurre lo mismo en los mercados emergentes. El acceso generalizado a Internet tal vez sea más preocupante que la disponibilidad de software en la nube. “La conectividad varía de un lugar a otro”, dice Whitehouse. “Es preciso saber si habrá conectividad, y no necesariamente si hay aplicaciones en la nube”.

Clemons añade que el atractivo de los netbooks puede no ajustarse a las exigencias de las empresas de tecnología. “Tal vez quienes usen el netbook sean adolescentes aburridos que quieren divertirse y cuya necesidad de conectividad, entretenimiento y distracción no se pueden satisfacer con el iPhone, que no es exactamente un mercado que espero que emerja en el mundo en desarrollo”.

Matwyshyn tiene más preocupaciones prácticas. El netbook es pequeño en comparación con el portátil tradicional — a veces, demasiado pequeño para las tareas del día a día. “Si el netbook entra en los mercados emergentes con un teclado demasiado pequeño y difícil de usar, no tendrá éxito aunque sea barato”, dice.

Una cosa es cierta: vale la pena hacer un seguimiento del sector de netbooks, ya que está creciendo y desarrollándose rápidamente. Lo que hoy es considerado netbook podrá volverse algo completamente diferente en algunos años, observan expertos de Wharton. Clemons se pregunta: “¿El netbook es un ordenador reducido al mínimo o un smartphone que tomó esteroides?”

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El impacto de los netbooks, a examen." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [10 diciembre, 2008]. Web. [07 December, 2021] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-impacto-de-los-netbooks-a-examen/>

APA

El impacto de los netbooks, a examen. Universia Knowledge@Wharton (2008, diciembre 10). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-impacto-de-los-netbooks-a-examen/

Chicago

"El impacto de los netbooks, a examen" Universia Knowledge@Wharton, [diciembre 10, 2008].
Accessed [December 07, 2021]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-impacto-de-los-netbooks-a-examen/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far