El inesperado veto de la autoridad chilena a la fusión de D&S y Falabella

Cuando D&S, la principal cadena de supermercados de Chile con fuerte participación en el negocio financiero e inmobiliario del país, y Falabella, cadena local de tiendas de venta por departamentos, también presente en el sector financiero, de supermercados, inmobiliario y de tiendas de mejoramiento para el hogar, anunciaron a bombo y platillo sus planes de fusionarse en un solo conglomerado, nunca sospecharon el capítulo que escribirían en la historia del retail chileno.

 

La expectativa de una fusión entre ambos jugadores inmediatamente disparó las acciones de estas compañías en las jornadas posteriores al anuncio realizado el 17 de mayo de 2007, ya que esta alianza estratégica daría origen al segundo grupo minorista más poderoso de la región, por detrás de Wal-Mart de México, con un valor de mercado superior a los 15 mil millones de dólares.

 

La consulta de fusión ante el TDLC

En junio de ese año, los dos retailers formalizaron su consulta de integración ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) -entidad pública chilena encargada de resguardar la libre competencia en el mercado, aprobando o rechazando fusiones empresariales-, y a partir de esa fecha, éstos emprendieron una vertiginosa carrera por entregar antecedentes al tribunal que explicaban los objetivos de la operación y demostraban su positivo impacto en el mercado.

 

La eficiencia alcanzada por Falabella, a través de su oferta de tarjetas de crédito para consumo, sumado al know how de D&S en el negocio de los supermercados, gatillarían sinergias de costo y economías de escala, “y todas estas ganancias en eficiencia generarían un ahorro privado que también sería una ganancia social”, argumenta el estudio “Análisis Económico Fusión D&S y Falabella”, desarrollado por Fernando Coloma, Juan Pablo Montero y Jorge Tarziján, todos profesores del Instituto de Economía de la Universidad Católica de Chile.

 

La investigación también explica que la alianza brindaría al nuevo conglomerado mayores posibilidades de internacionalización. “Una mayor capacidad de internacionalización, y la obtención de mejores resultados producto de esta estrategia, redundaría en beneficios no sólo para los consumidores extranjeros y los dueños de la firma fusionada, sino que también para algunos proveedores nacionales, quienes verían incrementadas sus ventas debido a la mayor demanda por sus productos fruto de esta internacionalización”, destaca el informe de los académicos.

 

Así, y mientras los jugadores trazaban sus próximos planes de expansión, éstos además se preocuparon de aportar documentos al TDLC, donde exponían cómo la asociación repercutiría favorablemente en el bolsillo de los consumidores locales.

 

El inesperado desenlace

Pero todos estos esfuerzos se vinieron abajo el pasado 31 de enero. Ante la mirada atónita de D&S y Falabella, el tribunal fichó con un categórico “no” su solicitud de fusión, siendo ésta la primera vez que el organismo rechazaba una unión empresarial. Al mismo tiempo, las acciones de ambas firmas se desplomaban y los consumidores de la escena local se levantaban para aplaudir la medida.

 

Miguel Mendoza, profesor de la Facultadde Economía y Negocios de la Universidad de Chile, señala que “la industria del retail en Chile ya está muy concentrada”, explicando que “mientras más concentrada sea ésta, mayor es la tendencia a las prácticas monopólicas, afectando negativamente a los consumidores. Es más, la política en los países más desarrollados es observar el grado de concentración que va adquiriendo el mercado”.

 

La integración entre D&S y Falabella le habría significado al nuevo grupo una participación aproximada del 22%, dejando a su competidor más cercano, Cencosud, con una participación del 12%. Sin duda, esto fue lo que motivó al tribunal a dictaminar que “la materialización de la fusión produciría un enorme cambio en la estructura del mercado, creándose una empresa que sería el actor dominante en el retail integrado y en prácticamente todos sus segmentos (tiendas por departamentos, mejoramiento del hogar, supermercados, negocio inmobiliario y negocio financiero asociado)”.

De igual forma, el ente regulador estableció que las altas barreras de entrada harían poco probable el ingreso de un nuevo operador capaz de competir en un plazo razonable, “afectando las decisiones de consumo de los chilenos, con efectos perjudiciales -en términos de bienestar- en los precios, la cantidad y la calidad de los productos transados”, esgrime el informe publicado por el TDLC.

 

Resguardando la libre competencia

A juicio de Franco Parisi, profesor de la Facultadde Economía y Negocios de la Universidad de Chile, “el fallo en torno a la alianza entre D&S y Falabella efectivamente marca un nuevo precedente histórico, ya que el TDLC nunca había rechazado una fusión, lo que también se explica por la mayor experiencia de los actores en juego”.

 

El académico descarta la posibilidad de que a futuro el tribunal determine cuotas de expansión en zonas donde estos grandes jugadores tienen una importante presencia, ya que ello implicaría “legislar mirando el pasado”. Tras el fallo surgió una alta cuota de suspenso en el sector, dado que la mayoría de los actores consideraron que el dictamen del TDLC ha abierto la puerta para que éste proceda a reordenar el escenario.

 

En cambio, Franco Parisi enfatiza que “la resolución tomada es un reflejo de la preocupación del tribunal porque el actual estado de la competencia se mantenga”.

 

Similar es la visión de Miguel Mendoza, quien coincide en que la premisa que sirvió de base para el dictamen del tribunal fue “si la fusión redundaría en una estructura de mercado realmente competitiva; si estas dos compañías -D&S y Falabella- iban a poder generar economías de escala que les permitiera operar con costes más bajos -, y si estos menores costes iban a beneficiar a los consumidores”.

 

El académico añade que “aquí quedó demostrado que el norte que está guiando al ente regulador es velar porque el mercado funcione de la mejor forma posible, ofreciendo productos y servicios a precios competitivos que impacten positivamente en el grueso de los consumidores, y en ningún caso, proteger los intereses de un grupo específico”.

 

Las lecciones a aprender

Franco Parisi señala que a partir del veto impuesto por el tribunal, D&S y Falabella pueden extraer varias lecciones. “Las compañías que desean fusionarse, deben revisar de mejor forma la experiencia en el tema, especialmente la europea, identificando las medidas compensatorias para así cerrar la puerta a un rechazo, o bien, velar porque las medidas mitigadoras determinadas por la FNE -Fiscalía Nacional Económica-, sean las que menos alteren el negocio en juego”.

 

La FNE es un organismo público local abocado a velar porque la economía de mercado beneficie a todos los ciudadanos, y en este quehacer la fiscalía apoya al TDLC facilitándole informes donde determina los riesgos que conlleva una fusión empresarial, y recomendando iniciativas para mitigar tales riesgos. Estas recomendaciones se basan en antecedentes solicitados a los actores consultantes y en estudios realizados por economistas.

 

Considerando este partido de tenis, donde los jugadores tuvieron que enviar información al tribunal y a la fiscalía, y éstos a su vez replicaron solicitando más datos, Miguel Mendoza afirma que los operadores pueden recoger otra gran moraleja. “Definitivamente, faltó una estrategia de comunicación de parte de ambos retailers para llegar a todos los sectores del mercado y transmitir los objetivos y beneficios de la asociación. Si bien, los operadores entregaron datos y realizaron estudios previos que justificaban la operación, todos apuntaron en una sola dirección: hacia el TDLC y la FNE”.

 

El académico destaca que en términos de marketing, hoy las organizaciones están obligadas a realizar un proceso de comunicación que contemple a todos los públicos de interés que participan en una economía de mercado, además de los consumidores finales. “En el caso particular de estos jugadores, su estrategia de comunicación debió incluir a todo el sistema público, líderes de opinión, empleados, accionistas, inversionistas, proveedores, cúpulas políticas y comunidad civil. En síntesis, todos aquellos quienes se ven influidos por la empresa”, sentencia.

 

Los próximos pasos de Falabella y D&S

La luz roja impuesta por el tribunal obligó a los minoristas a dar un raudo giro a sus estrategias comerciales. En opinión de Franco Parisi, “Falabella es la que mejor sale parada después de este fallo, debido a que crecerá mediante su filial supermercadista Tottus, abriendo nuevos locales y complementado su negocio de propiedades comerciales”.

 

En efecto, este jugador ahora está concentrado en la expansión de su cadena de supermercados y proyecta inaugurar 50 nuevas sucursales de Tottus, tanto en Chile como en Perú -mercado donde cuenta con una importante presencia desde 1995-, en el período 2008-2011, completando así un total de 80 locales. Dicho plan implicará una inversión de 2. 860 millones de dólares.

 

Los analistas de la industria definen esta táctica como una maniobra “lógica”, debido a que en los sectores en los que actualmente participa Falabella -multitiendas, homecenter, centros comerciales- ha ganado liderazgo, mientras que en el segmento de los supermercados, aún puede seguir creciendo. Uno de los objetivos de Falabella al fusionarse con D&S era fortalecer su negocio de supermercados.

 

Franco Parisi subraya que “la integración del negocio del retail es la estrategia de desarrollo que ha seguido Falabella, la cual le ha traído mucho éxito”, y el académico prevé que dicha fórmula continuará siendo la base de su negocio.

 

En cuanto a D&S, Franco Parisi explica que este jugador “ha estado en proceso de venta y/o fusiones desde mediados de 1990”, adelantando que “no sería extraño que buscara la internacionalización al igual que Falabella”.   D&S, propietaria de las marcas de supermercados Lider, Ekono y Bodega ACuenta, prácticamente tiene presencia a lo largo de todo Chile, por lo que no tiene espacio para una expansión mayor que le permita mantener las altas cifras de crecimiento que ha caracterizado a su negocio de supermercados. En consecuencia, el pronóstico de los analistas de mercado coincide con la previsión del académico, y advierten que el minorista abrazará el camino de la internacionalización.

 

Cabe añadir que, durante 2007, D&S trabajó intensamente en la compra del grupo mexicano minorista Gigante, que finalmente fue adquirido por la también mexicana Soriana, por lo que expertos de la industria auguran que probablemente volverá a incursionar en México, incluyendo Perú.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El inesperado veto de la autoridad chilena a la fusión de D&S y Falabella." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [16 abril, 2008]. Web. [09 July, 2020] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-inesperado-veto-de-la-autoridad-chilena-a-la-fusion-de-ds-y-falabella/>

APA

El inesperado veto de la autoridad chilena a la fusión de D&S y Falabella. Universia Knowledge@Wharton (2008, abril 16). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-inesperado-veto-de-la-autoridad-chilena-a-la-fusion-de-ds-y-falabella/

Chicago

"El inesperado veto de la autoridad chilena a la fusión de D&S y Falabella" Universia Knowledge@Wharton, [abril 16, 2008].
Accessed [July 09, 2020]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-inesperado-veto-de-la-autoridad-chilena-a-la-fusion-de-ds-y-falabella/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far