El ocaso de los cheques y las tarjetas de crédito

Esta temporada, mientras esperes en la cola de Starbucks, probablemente desees que la mujer que está delante de ti pidiendo un café con leche no se ponga a buscar calderilla, a utilizar una tarjeta de crédito (donde será necesaria la autorización y firma) o, peor aún, que saque un talón de cheques. No, para ti sería mucho mejor que tuviese una tarjeta Starbucks, que con una simple pasada le cobrarían sin necesidad de firma y, cuando volviese a su oficina, podría añadir vía Internet fondos a su tarjeta.

Pero según un reciente estudio realizado por el Federal Reserve System (Sistema de la Reserva Federal), la tarjeta-monedero, al igual que su hermana de alta tecnología la tarjeta-inteligente -donde el valor se almacena en el chip de la tarjeta en lugar de en un servidor-, es tan sólo una de las tecnologías emergentes que están ganando popularidad, mientras que el cheque está cayendo en desuso. Hasta ahora, se estimaba que los americanos firmaban unos 60.000 o 70.000 millones de cheques al año. En la actualidad, dicha cifra se acerca a los 50.000 millones. Los pagos electrónicos –desde tarjetas de crédito, débito o transferencias electrónicas hasta los pagos de facturas online, tarjetas-monedero o tarjetas inteligentes– se estiman en un total de 30.000 millones al año. El estudio, bautizado Check and Electronics Payment Research Project (Proyecto de Investigación sobre cheques y medios de pago electrónicos), es el primer análisis exhaustivo de medios pago al por menor en los últimos 20 años.

Para muchos economistas los resultados no son sorprendentes, ya que durante años han escrito sobre la esquela del cheque y predicho el incremento de los medios de pago electrónicos. En su historia informativa sobre la industria de los pagos con tarjeta, Paying With Plastic: The Digital Revolution of Buying and Borrowing (Pagando con plástico: La revolución digital de comprar y pedir prestado), los autores David Evans, vicepresidente senior de National Economics Research Associates, y Richard Schmalensee, decano de Sloan School of Management, muestran lo ineficaces que son los cheques en comparación con formas de pago electrónicas, principalmente tarjetas de débito y de crédito. Los autores imaginan un futuro sin dinero en metálico, dode los cheques estén obsoletos y las tarjetas inteligentes te permiten descargar dinero desde un cajero. La pregunta no es cuándo existirá dicha tecnología –algunas ya existen–, sino cuándo tendrá una aceptación similar por consumidores y comercios. En gran medida, es problema de “la gallina y el huevo”: los comercios sólo aceptan formas de pago que los consumidores utilicen; los consumidores no adoptan medios de pago que no sepan utilizar.

Aunque las tarjetas de débito y los medios electrónicos de pago están reemplazando a los cheques, ninguno de estos mecanismos domina al resto. Las tarjetas inteligentes han tenido mucho más éxito en Europa, donde se añadieron los chips a las tarjetas en 1990. Según Loretta Mester, vicepresidente senior y directora de investigaciones del Federal Reserve Bank (Banco de la Reserva Federal) de Filadelfia, esto no es una prueba testimonial del pensamiento avanzado en Europa, “sino la respuesta a un problema tecnológico. En EE.UU. el servicio telefónico es bueno y menos caro, por tanto, la autorización necesaria con las tarjetas de crédito es relativamente barata” explica.

En EEUU las tarjetas inteligentes no han obtenido los resultados que se esperaban. Carl Pascarella, presidente de Visa USA, declaró al New York Times que “no hay mucha utilidad asociada a estas tarjetas”. Ensayos con tarjetas inteligentes en Manhattan y Canadá a finales de los 90 arrojaron resultados decepcionantes; los consumidores mostraron escaso interés y a los comercios, era necesario ofrecerles incentivos para que las aceptasen.

Según Mester, a medida que la economía les empuja hacia el mundo electrónico, los consumidores aprenden sobre la elección del medio de pago. “Hasta hace poco no tenía específicamente que pagar por utilizar cheques. [ Hoy en día] puedo ir al banco y ver cuánto [ voy a tener que pagar] por el privilegio de extender cheques. Se está haciendo más evidente para el consumidor que los pagos electrónicos son más baratos”.

“La edad, los ingresos y la educación influyen en la elección del método de pago”, añade Mester. No es de sorprender que la banca por Internet sea más popular entre los jóvenes, los más pudientes o los universitarios. No obstante, cada vez más hogares dependen, al menos un tipo de pago electrónico. Algo más a tener en cuenta: cuesta dinero enviar por correo un cheque y hay retrasos, más ahora como consecuencia de los últimos sucesos de ataques de ántrax que, aunque pueden ser cosa del pasado, sirven para subrayar nuestra dependencia del sistema de correo.

Queda por ver si las tarjetas-monedero en propiedad –que son como un cruce entre una tarjeta monedero de crédito y un vale-regalo– despegarán, o si dominarán las tarjetas inteligentes expedidas por las grandes redes de tarjetas de crédito. Algunas tiendas están experimentando con ambas: Target ofrece un vale-regalo que almacena hasta 1.000 dólares, al igual que hacen las nuevas tarjetas inteligentes Visa Target. En la actualidad, la compañía está regalando lectores de la tarjeta inteligente para ayudar a los usuarios a conectar sus tarjetas al ordenador.

“Yo creo que la tarjeta inteligente universal será la que triunfe sobre el resto, como hizo la tarjeta de crédito universal reemplazando a las de crédito de grandes almacenes y tiendas ” opina el profesor de Finanzas de Wharton, Nicholas Souleles, que ha realizado extensas investigaciones sobre los créditos al consumidor. “Si retrocedes 20 o 30 años, las tarjetas de crédito de los comercios eran importantes, pero la tarjeta de crédito universal las fue reemplazando. Es sólo una cuestión de ser práctico. Supongamos que compras en 10 tiendas distintas. ¿Quién quiere llevar consigo 10 tarjetas?”.

Sin embargo, tal y como indicaba el estudio del Federal Bank , las tarjetas de crédito dominan el mundo de los pagos electrónicos, comprendiendo la mitad de todas las transacciones. Sin embargo, el continuado crecimiento del volumen de tarjetas de crédito se puede ir ralentizando a medida que se desarrollen nuevas formas de pago electrónico. Peter Burns, director del Payment Cards Center perteneciente al Federal Reserve Bank de Filadelfia, cree que las pequeñas transacciones supondrán el mayor reto para las redes de tarjetas de crédito. “Estos pequeños pagos necesitan ir canalizados a través de algo menos complicado y caro que una red de tarjetas de crédito.”

Visa y MasterCard han tenido que enfrentarse a varios contratiempos legales que pueden significar cambios importantes. En octubre, un tribunal federal de Nueva York dictaminó que debían permitir que sus bancos asociados distribuyesen tarjetas rivales como American Express o Discover. El dictamen se apeló, pero si la sentencia se mantiene creará una mayor competencia. En otro juicio, Wal-Mart y otros grandes almacenes acusan a las asociaciones de tarjetas bancarias de utilizar su posición dominante para forzar a las tiendas a aceptar sus tarjetas de débito relativamente más caras. Bajo las regla de “respeto a todas las tarjetas” de Visa y MasterCard, los comerciantes deben aceptar sus tarjetas de débito si ellos aceptan tarjetas de crédito con el logo de Visa o MaserCard, pero los comerciantes desearían limitar el uso del débito. El caso está a la espera de sentencia. “La industria de las tarjetas de crédito ha realizado un trabajo maravilloso al lograr la aceptación de las tarjetas” dice Burns. “Pero el poder se está alejando de los bancos. Los comerciantes quieren tener más poder para decidir cuanto quieren pagar.”

“Los Federal Reserve Banks llevaron a cabo el estudio para adquirir un mayor conocimiento de la dinámica de los sistemas de pago en las ventas al por menor” dice Roger W. Ferguson, Jr., vicepresidente de Federal Reserve Board (Consejo de la Reserva Federal). “Creemos que los resultados claramente describen el proceso de emigración de algunos sistemas de pago. Se ve un fuerte crecimiento en los pagos electrónicos desde principios de los años 80 y un volumen de cheques más bajo de lo esperado”.

De acuerdo con el estudio, desde 1979, el número de pagos a cuenta se ha doblado desde 37.000 millones a 80.000 millones de dólares. Partiendo de los 32 billones estimados en 1979, el número de cheques ha crecido un 55%. Aunque los cheques siguen siendo la forma de pago a cuenta dominante, en los últimos 20 años los pagos electrónicos han ido reemplazando a los cheques.

De hecho, las principales conclusiones del estudio son: Los cheques han caído en desuso desde un 85% del total de los pagos a cuenta, en 1979; hasta un 60%, en la actualidad. El 50% de los cheques son extendidos por los consumidores, y los negocios reciben alrededor de la mitad del total de cheques. Se extienden más cheques para el pago de facturas que para cualquier otro fin (25,7%), seguido por el uso en comercios (19%) y por cobros de ingresos, tales como el sueldo, beneficios, o pagos de negocios y gobiernos hacia los consumidores (alrededor de 17,8%). Actualmente, las transacciones con tarjetas de crédito representan aproximadamente la mitad de los pagos electrónicos (15 billones de transacciones valoradas en 1,23 billones de dólares). Las tarjetas de débito permanecen como el segundo medio electrónico dominante, con 8.300 millones de transacciones por valor de 348.000 millones de dólares.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El ocaso de los cheques y las tarjetas de crédito." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [24 enero, 2003]. Web. [19 July, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-ocaso-de-los-cheques-y-las-tarjetas-de-credito/>

APA

El ocaso de los cheques y las tarjetas de crédito. Universia Knowledge@Wharton (2003, enero 24). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-ocaso-de-los-cheques-y-las-tarjetas-de-credito/

Chicago

"El ocaso de los cheques y las tarjetas de crédito" Universia Knowledge@Wharton, [enero 24, 2003].
Accessed [July 19, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-ocaso-de-los-cheques-y-las-tarjetas-de-credito/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far