Los objetivos de Hank Paulson: China, trabajo en equipo, fusiones y adquisiciones

En lo que se refiere al estado actual de la economía estadounidense, Henry Paulson, presidente y consejero delegado de Goldman Sachs, es optimista. A diferencia de algunos comentaristas, que consideran que la economía está inmersa en una resaca de la que no es del todo capaz de salir, Paulson más bien la describe como un gigante semiinconsciente que poco a poco se despierta de la siesta.

 

Paulson, que daba el pasado 12 de enero una conferencia en Wharton, reconoce que la economía se enfrenta a varios desafíos –entre otros un débil crecimiento, un significativo déficit comercial y presupuestario, y un dólar bajo-, pero sugiere que las condiciones económicas han mejorado desde su última visita a Wharton hace dos años.

 

“Por aquél entonces no me preocupaba el déficit comercial y presupuestario”, dice Paulson. “Estaba preocupado por el crecimiento. Ahora hay muchos debates sobre lo que debería haber hecho la administración Bush, pero el hecho es que la economía está creciendo. Y ése es el mejor modo de solucionar los déficits. En la administración Clinton, la economía crecía rápidamente. Cuando Bush llegó al poder, la economía estaba dando tumbos”. En opinión de Paulson, la gente –y en especial los consejeros delegados-, es en la actualidad demasiado pesimista. En parte tan sólo se trata de la naturaleza humana. “Las cosas no son a menudo tan buenas como parecen cuando las cosas van bien, y a menudo no son tan malas como parecen en la fase baja del ciclo económico”.

 

Las observaciones de Paulson tienen una importante repercusión no sólo porque su trabajo le proporciona una posición privilegiada desde la que observar la economía, sino también por ser alto ejecutivo de Wall Street. Desde hace tiempo Goldman Sachs, que en 2004 alcanzaba su record de beneficios, es considerado uno de los bancos de inversión líderes del país. 

 

En opinión de Paulson, el actual pesimismo de algunos consejeros delegados ha quedado demostrado por el bajo volumen de fusiones y adquisiciones, una de las áreas de negocio clave de los bancos de inversión. “En un período largo del tiempo, las fusiones y las adquisiciones representan cerca del 8-10% de la capitalización de los mercados globales”, señala. “Desde hace tiempo nos venimos situando por debajo de la tendencia. Y creo que hasta dentro de un año o dos no veremos recuperación alguna de dicho negocio”.

 

Paulson especula que este menor volumen no es debido a una economía débil o a las preocupaciones de los consejeros delegados por acuerdos que no son rentables. Más bien tiene que ver con la adopción de riesgos por parte de los directores corporativos en un entorno regulador incierto consecuencia de los escándalos corporativos. “El escrutinio regulador ha sido intenso y no parece que las cosas vayan a cambiar, ya que la Securities Exchange Commission hace todo tipo de preguntas sobre la contabilidad de todas las empresas”.

 

A pesar de que las fusiones y adquisiciones no estén pasando por un buen momento, Goldman continúa creciendo. La compañía registraba para el año fiscal 2004 unos beneficios de 4.600 millones, esto es, 8,92 dólares por acción diluida, y unos ingresos de 29.800 millones de dólares. La situación ha mejorado significativamente, ya que el año previo había obtenido 3.000 millones en beneficios, o 5,87 dólares por acción diluida, sobre unos ingresos de 23.600 millones de dólares. Las acciones de la empresa, que salía a bolsa en 1999, subían un 21% los cinco primeros años; sirva como referencia que para ese mismo periodo el índice Dow Jones tan sólo crecía un 4%. 

 

Lluvia radiactiva tras la burbuja  

Aunque a Goldman las cosas le están yendo bien, Paulson no ha olvidado los escándalos corporativos ni todos los excesos cometidos durante la burbuja de Internet. Al igual que algunas de las más importantes firmas de inversión y de valores, Goldman ha sido acusada de haber engañado a los inversores, y en 2003 llegaba a un acuerdo, junto con otras nueve firmas, con el fiscal general de Nueva York Eliot Spitzer. Como parte del acuerdo, las empresas pactaban el pago de 1.400 millones de dólares en multas y bonificaciones. La aportación de Goldman fue de unos 110 millones de dólares.

 

Paulson reconoce que los años posteriores a la burbuja han sido especialmente difíciles, sobre todo por “la presión ejercida sobre nuestra industria, y porque … no nos diferenciamos de una manera tan positiva como me hubiera gustado”, explica. Personalmente Paulson considera que el escrutinio al que se vieron sometidos tras la burbuja ha sido incluso más duro que los ataques terroristas del 11 de septiembre. Las oficinas centrales de Goldman tan sólo están a unas cuantas manzanas de la Zona Cero. Pero el 11 de septiembre resultó ser ese tipo de crisis que une a la gente, haciendo más fuerte al país y a las empresas. Sin embargo las críticas desatadas tras la burbuja han hecho mucho daño. “Podíamos haber hecho las cosas mejor”, repite añadiendo que no obstante en los escándalos estuvieron involucradas empresas como Worldcom, Enron y Parmalat, pero no los bancos de inversión. “La banca de inversión simplemente ha sido engañada del mismo modo que lo fueron los directivos o los contables”.

 

Paulson afirma haber intentado canalizar toda la vergüenza sentida a raíz de los escándalos en forma de fortalezas para que Goldman, que emplea a unas 20.000 personas en todo el mundo, saliese reforzada. Por ejemplo, los altos directivos han duplicado sus esfuerzos para fomentar una cultura en la que los empleados hagan lo correcto, no simplemente lo que es rentable o conveniente, y proteger la reputación de la empresa sea una prioridad. “Mi mayor [iniciativa] este año es algo bautizado como foro sobre reputación y responsabilidad del presidente” explica. “Durante 30 días voy a reunirme con grupos formados por 40-60 empleados de todo el mundo. Vamos a trabajar con casos en los que la ética esté muy presente. También vamos a asustar a gente. Y vamos a tener a 18-20 conferenciantes, incluyendo a Eliot Spitzer, para que nos hablen sobre responsabilidad empresarial”.

 

Para ello, Goldman sigue concediendo una importancia vital al trabajo en equipo, incluso a pesar de que las demás empresas de Wall Street concedan fuertes paquetes retributivos de carácter individual a los mejores traders y banqueros. Las decisiones más duras, en especial con respecto a temas éticos, deben tomarse en colaboración, sostiene Paulson.

Hace tiempo que Goldman es conocida por tener una cultura que valora muchísimo el trabajo en equipo y concede una mayor importancia al éxito de la empresa que de un empleado en particular. “Hace algunos años, en la banca de inversión ascendíamos a los empleados en bloque, incluso cuando alguno lo había hecho mucho mejor que otro”, recuerda Paulson. “Cuando estuve en la banca de inversión, me acuerdo de haberme quejado al por entonces consejero delegado Bob Rubin. Le dije No es justo. Y él dijo, ¿Qué tiene que ver la justicia con todo esto? Lo que estamos intentando hacer es fomentar cierto tipo de comportamiento“. En la actualidad Goldman ha cedido a las presiones del mercado y su sistema retributivo está más basado en los resultados individuales, explica Paulson. “Pero todavía hacemos revisiones de 360 grados, y si la gente quiere ascender, tiene que ser gente que valore el trabajo en equipo”.

 

Salto a China

Uno de los proyectos preferidos de Paulson, tanto en su vida profesional como personal, consiste en construir lazos entre el mundo occidental y China. Como consejero delegado de Goldman, Paulson considera China un tema prioritario, y ha visitado el país en 68 ocasiones desde 1990. En 2004, se concedía un permiso para que Goldman abriese un banco de inversión y una sucursal bursátil en el país. Durante el proceso de negociación, Paulson ha tenido la oportunidad de conocer personalmente a muchos líderes chinos.

 

Los conocimientos adquiridos permiten a Paulson ser optimista sobre los futuros cambios económicos y políticos en el país. “Los líderes son muy brillantes, pragmáticos y conscientes de sus problemas” explica. “Y buscan soluciones dondequiera que puedan encontrarlas, en cualquier parte del mundo … Han hecho un gran trabajo con las reformas económicas. En mi opinión, este es el primer paso que hay que dar, porque hasta que no haya estabilidad económica, la libertad política no va a suponer ninguna diferencia. Creo que los chinos avanzarán en el tema de los derechos humanos y permitirán más libertad política”.

 

Paulson también es presidente de Nature Conservancy, un grupo medioambiental, y ha dedicado enormes esfuerzos a la conservación de ciertas zonas de China. Uno de estos proyectos consiste en conseguir unir una serie de parques de la provincia de Yunnan, en el sudoeste de China, donde Paulson y su mujer han realizado numerosas excursiones. Paulson ha ayudado a convencer al gobierno chino para que contribuya tanto en términos monetarios como con mano de obra. Nature Conservancy ha proporcionado estufas energéticamente eficientes a los residentes de la zona con bajo poder adquisitivo con la esperanza de que así no talen demasiados árboles.

 

En Wharton, Paulson afirmaba ante los estudiantes que sus tareas en el ámbito medioambiental le hacían ser un mejor consejero delegado. No sólo aumenta su popularidad en China, sino que también le da energías. “Después de irme de monte unos cuantos días por China, me resulta mucho más fácil pensar en las fusiones y las ofertas públicas”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Los objetivos de Hank Paulson: China, trabajo en equipo, fusiones y adquisiciones." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [23 febrero, 2005]. Web. [21 March, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/los-objetivos-de-hank-paulson-china-trabajo-en-equipo-fusiones-y-adquisiciones/>

APA

Los objetivos de Hank Paulson: China, trabajo en equipo, fusiones y adquisiciones. Universia Knowledge@Wharton (2005, febrero 23). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/los-objetivos-de-hank-paulson-china-trabajo-en-equipo-fusiones-y-adquisiciones/

Chicago

"Los objetivos de Hank Paulson: China, trabajo en equipo, fusiones y adquisiciones" Universia Knowledge@Wharton, [febrero 23, 2005].
Accessed [March 21, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/los-objetivos-de-hank-paulson-china-trabajo-en-equipo-fusiones-y-adquisiciones/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far