Negocios arriesgados: Los secuestradores tienen en el punto de mira a ejecutivos extranjeros

Un empresario mexicano que participaba en el reciente Executive Development Program (Programa de desarrollo ejecutivo) y seminario sobre negociación en Wharton tenía una historia muy interesante que compartir con sus colegas. Parece ser que hace poco tiempo unos mafiosos habían secuestrado a su tío, un empresario acaudalado, y pidieron dinero a su familia por su liberación. La familia pagó la cantidad demandada de inmediato, los secuestradores entregaron al tío, recogieron su dinero, y a continuación le secuestraron de nuevo y pidieron otro rescate. “Otros ejecutivos han contado historias similares en las que el rescate inicial, aceptado con demasiada rapidez, se transforma en una señal para la liberación de la victima o en el precio para obtener pruebas de que la victima sigue con vida”, dice el profesor de derecho G. Richard Shell, instructor del programa y autor de Bargaining for Advantage: Negotiation Strategies for Reasonable People. (Negociar para obtener ventajas: Estrategias de negociación para gente razonable). “En Wall Street, maniobras de este tipo serian consideradas negociaciones realizadas con mala fe. Pero, no es necesario decirlo, esto no es Wall Street”.  

Efectivamente no lo es. A medida que las corporaciones estadounidenses compran y venden mas bienes y servicios en el extranjero, el número de empleados secuestrados a cambio de un rescate ha aumentado en lugares como México, Brasil, Filipinas o Chechenia. Junto con el incremento del número de secuestros también han aumentado las demandas de los rescates, el coste de las pólizas de seguros y las tácticas de negociación más sofisticadas por ambas partes.

Según el Hiscox Grup, una aseguradora especializada de Londres, en 1999 los secuestros alcanzaron la cifra record de 1.789 (1.670 secuestros en 1998), y eso sin incluir los incidentes que no se denuncian y/o se solucionan en el ámbito privado. De hecho, algunas fuentes estiman que únicamente en Colombia el número de secuestros llega a los 3.000 por año. De los incidentes registrados en 1999 –añadía el informe- el 92% tuvieron lugar en los diez países de mayor riesgo del mundo: en primer lugar Colombia, seguido por México, la antigua Unión Soviética, Brasil, Nigeria, Filipinas, la India, Ecuador, Venezuela y Suráfrica. 

En muchos países del mundo, comenta Mike Ackerman, asesor de crisis y director del Ackerman Group de Miami, “para los criminales los secuestros son una actividad de poco riesgo. En consecuencia se ha producido un aumento de los mismos”. Y en países donde las entidades que han de hacer cumplir la ley son relativamente ineficientes, como es el caso de México, el problema se agrava, añade Ackerman.

Mientras en el pasado las víctimas de secuestro solían ser rivales políticos o relacionados con el gobierno y las demandas de los secuestradores estaban de alguna manera relacionadas con su ideología, hoy en día las víctimas pueden ser perfectamente turistas o empresarios y el objetivo mucho más sencillo: dinero. Últimamente las cuantías de los rescates han aumentado. “Existe cierta inflación natural”, afirma Ackerman, que estuvo trabajando en la unidad de servicios clandestinos de la CIA durante 11 años antes de poner en marcha su propia empresa. “Si los secuestradores consiguen dar un gran golpe, quieren volver a repetirlo”. Al ser relacionados con las poderosas y acaudaladas corporaciones, los estadounidenses son objetivos particularmente atractivos.

A falta de una solución gubernamental coordinada, la respuesta pragmática y basada en el funcionamiento del mercado han sido los seguros. Según informes de los medios de comunicación, más del 60% de las empresas Fortune 500 ahora ofrecen un seguro de secuestro y rescate (kidnap and ransom,K&R) a sus empleados. Y las empresas que negocian -repletas de antiguos agentes del FBI, CIA o similares- ahora se asocian con las principales aseguradoras que ofrecen el seguro K&R, como por ejemplo Chubb, AIG, Travelers y Lloyd’s de Londres. Por ejemplo, el Ackerman Group está en la nómina de Chubb y ofrece sus servicios a cualquier cliente de Chubb que lo solicite.

Las negociaciones que tienen lugar en los casos de secuestro y rescate suelen ser intensas y largas. “Las situaciones de secuestros corporativos implican una rara combinación de tensas negociaciones con grandes intereses y de tácticas de negociación de reajuste de los seguros”, dice Shell, el cual asistió el verano pasado a las sesiones de formación sobre negociaciones con rehenes del FBI. “Suele merecer la pena ser paciente y dejar que los profesionales se ocupen del proceso de negociación. Los expertos no sólo saben qué esperar en las diferentes partes del mundo, sino que también están menos involucrados emocionalmente en el proceso”.  

Shell también señala que uno de los aspectos más extraños de estos encuentros son los frecuentemente acalorados debates sobre las referencias adecuadas de “comparables” para determinar el “precio justo” de la víctima del secuestro. El grupo armado Abu Sayyaf de Filipinas (grupo rebelde musulmán que secuestró a docenas de extranjeros a principios de este año) mencionó este fenómeno cuando en determinado momento pidió 10 millones de dólares por su único rehén estadounidense. “El grupo manifestaba que cuando Libia pagó 1 millón de dólares por rehén para la liberación de 10 personas normales estableció los parámetros para fijar el precio de los estadounidenses en 10 veces esa cantidad” dice Shell. “Más cerca de casa, si una empresa paga 500.000 dólares por un vicepresidente ejecutivo en México, las noticias llegarán rápidamente a Colombia, donde el precio por el rescate por un vicepresidente ejecutivo podría subir hasta alcanzar el mismo nivel para las empresas pertenecientes al mismo sector”.

Según fuentes del sector asegurador, los seguros K&R generan entre 125 y 150 millones de dólares al año en primas en todo el mundo y, comenta un broker, se espera que esta cifra aumente. “Es un sector en crecimiento. En los últimos cinco años las primas han sido bastante bajas, pero durante el último año y debido a la escalada en el número de secuestros -sobre todo en Colombia, México y Brasil-, estas primas han aumentado”.

En general, los empleados desconocen que sus empresas dispongan de seguros K&R. Y prácticamente todas las pólizas incorporan un acuerdo de confidencialidad, ya que las empresas que tienen cobertura K&R no quieren que esto se sepa por razones obvias de seguridad.

A pesar de que los seguros K&R sean un producto estándar para muchas corporaciones -la mayoría de las empresas que cotizan en Bolsa adquieren seguros K&R o seguros personales– las pólizas pueden variar. Según el National Underwriter algunas pólizas pueden, por ejemplo, cubrir los gastos de contratación de un negociador; otras pueden cubrir los gastos de viaje y alojamiento para la familia del rehén y/o los costes médicos y psiquiátricos de la víctima. Incluso otras pueden incluir el salario o coste de un relaciones públicas, de un intérprete o de un especialista forense, etc. 

Recientemente Chubb anunció que estaba introduciendo el seguro de secuestro como característica estándar de sus pólizas para los propietarios de viviendas. La póliza cubre hasta 100.000 dólares de gastos relacionados con un secuestro tales como la contracción de un negociador profesional, pero no incluye el rescate. La cobertura es tanto para el asegurado como para determinados miembros de su familia tanto cuando viajan por Estados Unidos como al extranjero.

“Nuestros clientes viajan cada vez más no sólo por el país, sino alrededor del mundo”, explica Mark Schussel, portavoz de Chubb. “Se hace necesario tener cierta tranquilidad mental en un sentido extenso”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Negocios arriesgados: Los secuestradores tienen en el punto de mira a ejecutivos extranjeros." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [14 septiembre, 2005]. Web. [18 October, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/negocios-arriesgados-los-secuestradores-tienen-en-el-punto-de-mira-a-ejecutivos-extranjeros/>

APA

Negocios arriesgados: Los secuestradores tienen en el punto de mira a ejecutivos extranjeros. Universia Knowledge@Wharton (2005, septiembre 14). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/negocios-arriesgados-los-secuestradores-tienen-en-el-punto-de-mira-a-ejecutivos-extranjeros/

Chicago

"Negocios arriesgados: Los secuestradores tienen en el punto de mira a ejecutivos extranjeros" Universia Knowledge@Wharton, [septiembre 14, 2005].
Accessed [October 18, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/negocios-arriesgados-los-secuestradores-tienen-en-el-punto-de-mira-a-ejecutivos-extranjeros/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far