El peso del sector informal en Colombia

En muchos países en desarrollo, la informalidad es un tema de vital importancia para la economía y representa una parte significativa de la actividad económica y el empleo. Según el Banco Mundial, la “economía sumergida” [o informal] de América Latina representa, de media, un 40% del producto interno bruto y más del 50% de la fuerza de trabajo es informal. Esto es lo que sucede normalmente en Colombia, un país que también se enfrenta a otros retos complejos y urgentes: el terrorismo, la infraestructura deficiente y un alto nivel de desigualdad económica regional.

Por otra parte, la informalidad puede impedir el desarrollo económico. Forman parte de las dificultades asociadas con el sector informal de la economía la incapacidad del Gobierno para aumentar los ingresos derivados de las ventas y los impuestos sobre la renta, la falta o insuficiencia de las normas de calidad y de seguridad y la falta de buenos puestos de trabajo para los ciudadanos del país.

Durante el período más reciente de fuerte crecimiento económico, el tamaño del sector informal se redujo. Las investigaciones muestran que existe una correlación positiva entre el crecimiento del producto interior bruto y la formalización, pero eso implica también una retirada de la actividad formal durante los períodos de recesión económica. Por lo tanto, confiar únicamente en el crecimiento económico para reducir el tamaño del sector tendrá resultados limitados y temporales. factores políticos, sociales y culturales también deben ser considerados para desalentar la informalidad.

Definición del sector informal en Colombia

El sector informal se distingue del empleo informal, ya que el trabajo no declarado puede existir en las empresas formales. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas define al sector informal como un conjunto de empresas a pequeña escala de organización rudimentaria y que no hace distinción entre el trabajo y el capital como factores de producción. Estas empresas informales no están registradas de conformidad con las leyes nacionales, no dependen de la regulación comercial y las leyes de seguridad social, y sus empleados no tienen la protección de las leyes laborales. Por otra parte, no forman parte de la producción informal el sector ilegal, la producción ilegal y la producción doméstica para uso propio. A menudo es difícil de medir directamente el tamaño de este sector. En Colombia, el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) realiza estimaciones del sector informal a través de encuestas de microempresas, que se definen como establecimientos con hasta 10 personas empleadas en actividades comerciales, servicios e industrias. Para la investigación, la empresa formal, cumple con dos requisitos: registro comercial con el Gobierno y la existencia de un conjunto de libros y registros contables.

Impacto del crecimiento económico sobre la informalidad

El tamaño del sector informal se caracteriza por una tendencia anticíclica en relación con el crecimiento de la economía oficial. En los últimos años, la economía informal en Colombia aumentó durante las recesiones y la disminución de los períodos de auge. De acuerdo con un informe de la OIT en los sectores formal e informal de la economía, el movimiento anticíclico del sector no puede entenderse como una indicación de que el crecimiento del PIB y la informalidad siguen una relación inversa.

El informe explica que, en la recesión, las empresas despiden a los empleados, los cuales, a su vez, aumentan la tasa de desempleo. Estos trabajadores recién desempleados abren negocios sin registrarlos con el Gobierno para ahorrar en costes y tasas reguladoras. De acuerdo con el DANE, en 2007, sólo el 43% de las microempresas fueron registradas legalmente y sólo el 53% de ellas tenían registros contables. Según los últimos datos disponibles (2013), estas cifras habían aumentado a 72% y 71%, respectivamente. Durante el mismo período, el PIB de Colombia aumentó de COL $ 431.072.000 millones (US $ 207.000 millones) a Col $ 710.257.000 millones (US $ 380.000 millones).

Como indican los datos, durante el último periodo de auge económico, las empresas informales se han formalizado, registrándose en el Gobierno de Colombia y ahora tienen libros y registros contables.

Factores principales que conducen a la formalidad

Es evidente que, en el plano macroeconómico, la informalidad tiene una correlación negativa con el crecimiento económico. Sin embargo, a nivel microeconómico, las empresas analizan los costes y beneficios de la formalidad y pesan cada factor sobre la base de sus operaciones y prioridades individuales. Como resultado, llegan a diferentes decisiones con respecto a la formalidad. Además, muchos propietarios de negocios no son conscientes de los beneficios de la formalización o tienen percepciones erróneas sobre el proceso que influye en su toma de decisiones.

Hay varios beneficios asociados con la formalización, entre ellos: mayor acceso al capital y un mayor apoyo del Gobierno. De acuerdo con un estudio estadístico de 2009 de Mauricio Cárdenas Santa María, director de Fedesarrollo, un grupo de estudios colombianos dedicados al análisis de las políticas económicas y sociales, y Sandra Rozo, una investigadora del Banco Interamericano de Desarrollo, las empresas informales tienen más dificultad en la obtención de crédito. Debido a esto, el capital que necesitan proviene principalmente de los acreedores, los parientes y amigos. Otra de las ventajas de la formalización es el respaldo en términos de servicios de consultoría y asesoramiento ofrecidos por las cámaras de comercio a las pequeñas empresas y los beneficios que el Gobierno otorga a las pequeñas y medianas empresas (PYME), tales como exención de impuestos, procedimientos administrativos reducidos y la prioridad en licitaciones públicas.

A pesar de estas ventajas, la encuesta de 2010 del DANE mostró que el 53% de los propietarios de negocios informales estaban satisfechos y no tenían planes de cambiar su estructura de negocios. De este grupo, el 83% citó la excesiva burocracia como una razón para permanecer fuera del sector formal y el 65% dijo que no entendían los beneficios de la formalización.

Hay varias cargas asociadas a la formalización. La primera es impuestos. Según el Banco Mundial, más del 20% de las empresas con menos de cinco empleados y el 10% de las empresas con más de 100 empleados en Colombia no informan de sus ventas. El informe Doing Business 2015 [la facilidad para hacer negocios] muestra que el nivel de impuestos en Colombia alcanza el 75% de los ingresos, lo cual es especialmente alto en comparación con la tasa del 48% en otros países de América Latina. Este nivel extremo está impulsado por las altas contribuciones, por lo que los trabajos no suelen ofrecer garantías suficientes en cuanto a los beneficios de salud y jubilación. Cárdenas y Rozo llevan a cabo grupos de discusión con los dueños de negocios, según los cuales el gasto en sobornos a las autoridades para continuar en la informalidad es menor que el impuesto que tendrían que pagar con la formalización. Otro costo tiene que ver con la mala calidad institucional. Muchas empresas evitan la formalización porque creen que el dinero que recibe el Gobierno a través de impuestos nunca retorna a las empresas para beneficiarlas. Un estudio realizado por Friedrich Schneider, profesor de Economía en la Universidad Johannes Kepler de Linz, Austria, mostró que la ausencia de una prestación de servicios públicos decentes puede estar asociada con la actividad más pronunciada de la economía sumergida.

Por último, un fuerte componente cultural crea un ambiente de pocas amenazas. Según Gustavo Adolfo García Cruz, investigador postdoctoral en economía en la Universidad de los Andes en Bogotá, la informalidad es ampliamente aceptada por la sociedad y los colombianos no dudan en frecuentar las empresas informales. Muchos ciudadanos, por ejemplo, habitualmente comen en puestos de comida que no tienen una licencia oficial en funcionamiento. Esto podría ser debido a la desconfianza endémica en el Gobierno y sus instituciones. Otra hipótesis puede provenir de las teorías microeconómicas y del marketing: los precios más bajos ofrecidos por el sector informal (libre de impuestos y de regulación) tienen como resultado posiblemente una ventaja competitiva significativa. En un país con un PIB per cápita reducido y renta disponible limitada, los consumidores podrían estar más dispuestos a sacrificar la calidad dando prioridad al precio.

En resumen, las empresas no valoran por igual los beneficios y los costos y llegan a conclusiones diferentes cuando se trata de llegar a ser o no negocios formales. Los costos de esta decisión son demasiado altos para algunos, mientras que otros no disponen de toda la información acerca de los beneficios.

El papel de las políticas públicas

El crecimiento económico a menudo no es suficiente para reducir el sector y el empleo informal. Como resultado, el Gobierno puede dar instrucciones a las empresas sobre los beneficios de la formalización que los conecta a los recursos disponibles, lo que reduce los costos de la formalización (nómina, impuestos sobre la renta y el papeleo necesario), además de someter las empresas a la regulación. En los últimos años, el Gobierno de Colombia ha hecho que la reducción del sector no estructurado sea una prioridad de muchas maneras: mediante la introducción de nuevas leyes y políticas públicas y haciendo cambios en los programas principales para las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES).

En primer lugar, el Gobierno alentó la formalización de las empresas a través de la legislación. La Ley de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, promulgada en 2000, establece los consejos nacionales encargados de velar por la creación e implementación de políticas públicas de apoyo a las MIPYMES. La ley también crea incentivos fiscales para su creación, incluyendo periodos de exención, tasas más bajas y reducciones de contribuciones durante los tres primeros años de funcionamiento. La Ley de registro y generación de empleo, aprobada en 2010, reduce aún más la carga administrativa de la pequeña empresa y simplificó los procedimientos administrativos.

En segundo lugar, el tamaño de la economía informal está relacionado con los altos niveles de tributación. Un estudio de 2014 escrito por Jesús Rodríguez de Luque, un investigador asociado del Centro Internacional de Agricultura Tropical, muestra que la adopción de políticas públicas por parte del Gobierno puede reducir el sector informal a través de las políticas y la regulación de impuestos. En 2013, el Gobierno de Colombia introdujo una reforma fiscal que reduce las contribuciones sobre la nómina del empleador en caso de que el sueldo del empleado no sea superior a diez veces el salario mínimo. La OIT considera que esta reforma ha dado lugar a una reducción del 13,5% en las contribuciones del empleador en la nómina.

En tercer lugar, el Gobierno de Colombia también ha introducido una serie de iniciativas para reducir el nivel de burocracia en unos procedimientos de registro mercantil, para conectarlos a las fuentes de crédito y la inversión y para difundir información sobre los beneficios de la formalización.

En 2013, 30 centros de atención a las empresas se han establecido en todo el país para reducir la cantidad de papeleo requerido y el número de diferentes agencias gubernamentales a ser contactadas para el registro de una empresa. Antes de eso, el Sistema Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa fue creado en 2004 para fomentar la formalización a través de garantías de crédito, líneas de crédito a través de Bancoldex (un banco para el desarrollo de la capacidad empresarial) y el acceso a los servicios financieros formales en lugares que carecen de servicios bancarios formales. Por último, el Gobierno introdujo el programa Colombia formaliza que propaga información sobre los beneficios de la formalización y ayuda a las empresas que deseen formalizarse a través de líneas de crédito Bancóldex o la financiación no reembolsable de fondos de MIPYME e iNNPulsa Emprendedor, entre otros.

Mientras que Colombia ha implementado muchas leyes, políticas públicas y programas para promover la formalización de las MIPYMES, pocos estudios han evaluado el impacto de estas políticas. Por lo que es difícil determinar su efecto cuantitativo sobre la reducción del sector informal. Por otra parte, es importante que el Gobierno cree un sistema regulador fuerte y refuerce las sanciones para fomentar la formalización. Según Adolfo García Cruz, de la Universidad de los Andes, la falta de regulación por parte del Gobierno alienta la informalidad. Sin la amenaza de un castigo tangible, muchas empresas continuarán sus operaciones informales. García Cruz cita como ejemplo el caso contrario de Ecuador, que creó un ministerio en el Gobierno para procesar y sancionar a las empresas o empresarios informales. Como resultado, hubo una reducción espectacular en el nivel de informalidad.

¿El microcrédito fomenta la formalización?

En su plan de desarrollo de 2011, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público de Colombia recomendó la adopción de microcréditos para fomentar la formalización de las microempresas. En los últimos años, debido al apoyo del Gobierno y de otros sectores, el crecimiento de microcréditos se aceleró. En 2007, las instituciones de microfinanzas (IMF) tenían un portfolio conjunto de préstamos por valor de COL $ 2.000 millones (US$ 1 millón), y en 2014 fue de COL $ 8.700 millones (US $ 4,6 millones).

Hoy en día, el sector de las microfinanzas en Colombia es el más grande de América Latina, sirviendo a 1,9 millones de personas. Sin embargo, mientras que la creación de microcréditos debería ayudar a reducir el tamaño del sector informal, la evidencia sugiere lo contrario.

La idea de dar respaldo a los microcréditos para fomentar la formalización se debe a la suposición de que los fondos serán utilizados para promover el crecimiento de una empresa y que un fondo de este tipo permitirá, y, a veces, requerirá que la empresa se formalice. Sin embargo, este supuesto es erróneo por varias razones. El acceso al capital, por norma general, también ha sido uno de los impulsores clave de la pequeña empresa informal que desea formalizarse. Con la introducción del microcrédito —una forma legítima y relativamente fácil de acceder al crédito— muchas compañías encuentran que ya no necesitan formalizarse para atraer los fondos necesarios. Además, como se señaló anteriormente, muchos propietarios de negocios no están dispuestos a formalizar su negocio. Incluso en el caso de aquellos que quieren formalizarse, muy pocas instituciones de microfinanzas ofrecen servicios adicionales a los clientes para ayudarles a entender el proceso.

Ningún estudio ha demostrado el efecto del microcrédito en el sector formal en Colombia. Sin embargo, los estudios de otros países ayudan a aclarar la relación entre el microcrédito y el tamaño del sector informal. Un estudio del Banco Mundial, de Miriam Bruhm e Inessa Love, publicado en 2014 en The Journal of Finance, muestra revelaciones interesantes. Esto demuestra que la apertura de una agencia de microcréditos en una comunidad mexicana se relacionó con un aumento del 7,6% en el número de empresas locales informales en el periodo de un año sin ningún cambio en el número de empresas formales. Además, los ingresos de las microempresas en el sector informal aumentaron un 7% en el mismo periodo, lo que reduce el incentivo para la formalización. Aunque algunos instrumentos en Colombia han tratado de medir este impacto, muchas organizaciones promueven el microcrédito. Los estudios futuros deben medir el porcentaje de clientes de microcréditos que formalizan sus negocios y también deben investigar si los servicios adicionales ofrecidos por una institución de microfinanzas, tales como la educación sobre el proceso de formalización, tienen como resultado tasas más altas de formalización.

Más trabajo por delante

En muchos países en desarrollo, la economía informal no solo es un componente importante de la actividad económica, sino también implica efectos limitantes para el crecimiento económico. En Colombia, el tamaño del sector informal acompaña el crecimiento económico. Cuando una parte significativa de la actividad económica no se formaliza, el Gobierno tiene menores ingresos por impuestos, y un porcentaje significativo de la población no tiene beneficios, tales como los programas de salud y el ahorro para la jubilación. A pesar de que forma parte de los beneficios de la formalización un mayor acceso al capital y el apoyo del Gobierno a las pequeñas empresas, para muchos el coste es demasiado alto o no tienen información completa sobre el proceso. El Gobierno de Colombia está tomando medidas para reducir estos obstáculos en un intento por estimular a las pequeñas y medianas empresas a formalizarse. Sin embargo, sin estudios rigurosos para evaluar los resultados de las políticas y las instituciones gubernamentales, será difícil determinar su impacto. Investigaciones futuras deberían hacerse para determinar programas de Gobierno más eficaces y dar prioridad con determinación a las iniciativas en este sentido.

Este artículo fue escrito por Frank Ballard, Rafael de la Rosa, Craig Jones y Mónica Scheid, miembros de la Clase Lauder de 2017.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El peso del sector informal en Colombia." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [12 julio, 2016]. Web. [18 September, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/peso-del-sector-informal-colombia/>

APA

El peso del sector informal en Colombia. Universia Knowledge@Wharton (2016, julio 12). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/peso-del-sector-informal-colombia/

Chicago

"El peso del sector informal en Colombia" Universia Knowledge@Wharton, [julio 12, 2016].
Accessed [September 18, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/peso-del-sector-informal-colombia/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far