Prince, pionero en la industria de la música moderna

Prince, ícono de la música, innovador y genio artístico murió de forma repentina, el 21 de abril, a los 57 años. Fue un pionero en la industria por su olfato para los negocios, cambiando su nombre de pila y adoptando un símbolo impronunciable durante una disputa con el estudio que lo contrataba, Warner Brothers, en la década de los 90. Posteriormente volvió a asumir su nombre y recuperó el control de sus grabaciones originales.

La enorme repercusión de la carrera de Prince se extiende desde su música a la evolución de su marca personal y modelo de negocio. Él fue uno de los primeros artistas en publicar discos sólo en Internet y utilizar la financiación colectiva (crowdfunding), los servicios de suscripción y otros métodos creativos de distribución años antes de que fueran adoptados por la industria en su conjunto.

“A principios de esta década, Prince estaba lejos de cualquier importante contrato de grabación y más que nada gestionaba su carrera por su cuenta”, recordó Scott LeGere, jefe del departamento del negocio musical en McNally Smith College of Music en St. Paul, Minnesota, que trabajó en Paisley Park, el estudio de grabación de Prince. “Ahora que hacemos una pausa para reflexionar, ese modelo realmente refleja lo que los artistas independientes e incluso los grandes artistas están buscando en la actualidad”.

LeGere, que en broma se refirió a sí mismo como el “hombre de jerarquía más baja” en Paisley Park, participó al día siguiente del fallecimiento de Prince en el programa de Knowledge@Wharton en la Wharton Business Radio de SiriusXM para conversar sobre la vida y el legado del artista. Junto a él estaba el crítico musical de NPR Tom Luna y Larry Miller, director del programa de negocio musical en la Escuela Steinhardt de la Universidad de Nueva York.

Crowdsourcing anterior a Kickstarter

Prince fue un artista raro que escribió, produjo e interpretó su obra, pero también cultivó y promovió a los futuros talentos de la música, y escribió canciones para otros que, si bien tenían un sello “Prince” reconocible, podían interpretarse de innumerables maneras. “Creó una especie de incubadora antes de que eso fuera un término del sector de los negocios”, señaló Luna.

La prolongada batalla con Warner Bros. llevó a Prince, en la década de los 90, a adoptar un símbolo representado por un jeroglífico y a hacer apariciones con la palabra “esclavo” escrita en su rostro. De esta manera, preparó el camino para las batallas por el control artístico y una remuneración justa que definen la industria de la música hoy en día, en que artistas y sellos tienen dificultades para definir sus relaciones en vista de los nuevos modelos de distribución como iTunes y servicios de streaming.

“Prince lanzaba discos directamente al consumidor través del sistema de crowdsourcing décadas antes de que Kickstarter surgiera”, dijo Miller. “En lo que respecta a sus relaciones con los negocios y su producción creativa, él dijo la famosa frase: “Si no eres dueño de tus masters de grabación, entonces tus masters te poseen”, lo que por supuesto sirvió de argumento para obtener el control de su catálogo de Warner Bros”.

Cuando Prince lanzó su álbum Musicology, en 2004, fue el primero en cinco años lanzado por un sello importante y su mayor éxito en años. Las ventas del álbum estuvieron impulsadas ​​en parte por un plan innovador y controvertido de incluir una copia en el precio de las entradas de la gira de lanzamiento.

“Así es como se vendían discos en 2005 —cada dos noches se vendían 25.000 y el artista permanecía en las listas de Billboard”, dijo LeGere. “Recuerdo recibir una llamada con la noticia de que Billboard iba a dejar [de contar] las ventas realizadas de ese modo. Tuvimos una conversación en el pasillo y [Prince] dijo, ‘¿Por qué debería importarme si alguien sabe cuántos discos vendo?’ Esto me demostró que era lo que menos le importaba …. Para él, no era recibir premios lo que contaba, ni los elogios; era compartir la música”.

Prince en última instancia adquirió el control de los derechos de autor de sus composiciones y sus grabaciones, y en 2014 volvió a firmar con Warner Bros., pero esta vez él tenía el control total. A medida que la industria de la música incorporaba los modelos que Prince había inaugurado, hizo la famosa declaración en 2010 de que “Internet se había acabado por completo”, porque los servicios de distribución en línea no estaban pagando de forma justa a los artistas.

“Prince no fue sólo un pionero”, dijo Miller. “Incluso cuando él no estaba en condiciones de hacerlo, era un artista que siguió a su corazón y actuó de acuerdo a lo que creía que era lo mejor para su carrera y su música, independientemente de quien estuviera en su equipo creativo o empresarial en ese momento, y lo hizo décadas antes que nadie”.

Él persiguió los video​​clips no autorizados de su música en YouTube y retiró sus canciones de Spotify y otros servicios de streaming y otros artistas como Taylor Swift protestaron por los derechos de autor que se pagaban a los artistas. La música de Prince está actualmente sólo en streaming en Tidal, el servicio de suscripción lanzado el año pasado por Jay-Z.

“Él era muy consciente de su presencia como artista y sabía también que era un icono cultural”, dijo LeGere. “Creo que todo profesional, sobre todo los músicos, experimentan un crecimiento de sus negocio; entras y entiendes quienes son los jugadores con poder …. Al vivir en la era de los años 80, 90 y en la actualidad, Prince vio íntimamente esos cambios y supo comprenderlos, y con el tiempo realmente comenzó a ejercer su poder para alcanzar acuerdos más justos y transparencia. Todos nos beneficiamos de eso”.

Un artista prolífico en la vida, Prince deja tras de sí un almacén de grabaciones inéditas. Ese almacén estaba “lleno” la última vez que LeGere estuvo en Paisley Park hace ocho o nueve años; había un espacio cerrado adyacente que el personal llamaba “la pre-cámara acorazada” donde “todo el suelo estaba cubierto con cintas analógicas de dos pulgadas con la descripción del contenido en sus cajas”.

Aunque la mayoría de la música que había allí era experimental, LeGere recuerda claramente que el personal recordaba haber escuchado a escondidas a Prince trabajando en una música que era “muy buena y muy funky”.

“Él salió y dijo: ‘Llévala abajo al almacén’, y yo la llevé, y nadie lo ha escuchado desde entonces”, dijo LeGere. “Esperemos que haya un plan bien elaborado para conocer esa música inédita, porque hay cosas muy especiales allí, estoy seguro”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Prince, pionero en la industria de la música moderna." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [03 mayo, 2016]. Web. [23 January, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/prince-pionero-en-la-industria-de-la-musica-moderna/>

APA

Prince, pionero en la industria de la música moderna. Universia Knowledge@Wharton (2016, mayo 03). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/prince-pionero-en-la-industria-de-la-musica-moderna/

Chicago

"Prince, pionero en la industria de la música moderna" Universia Knowledge@Wharton, [mayo 03, 2016].
Accessed [January 23, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/prince-pionero-en-la-industria-de-la-musica-moderna/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far