Repsol redefine su mapa estratégico en Latinoamérica

Fue el pasado 11 de mayo cuando la petrolera española Repsol-YPF anunció su último gran hallazgo. Se trata de un descubrimiento de hidrocarburos en las brasileñas aguas de la Cuenca de Santos, en un pozo bautizado como Panoramix y ubicado a 180 kilómetros de las costas del Estado de Sao Paulo. Además del importante potencial de gas y licuado de este activo, el hallazgo supone revalidar la apuesta del grupo por el país de la samba, donde acumula tres grandes hitos en los apenas cinco meses que llevamos de 2009. El primero, Piracucá, fue descubierto en enero, y tres meses después, la compañía española confirmó su viabilidad económica. El segundo, también ubicado en la Cuenca de Santos y conocido como Iguazú, fue contrastado en abril. El tercero, Panoramix, acaba de despertar. Estos descubrimientos se enmarcan dentro del nuevo mapa estratégico que está dibujando Repsol en Latinoamérica, que le permitirán reducir su exposición a los arbitrios de algunos Gobiernos de la región, como Ecuador, Bolivia, Venezuela o Argentina; además de redirigir sus oportunidades hacia el norte de América, con la vista puesta en la posibilidad de suministrar energía a Estados Unidos.

Porque los últimos años del grupo dirigido por Antonio Brufau en la región han sido realmente duros. El auge del populismo en varios países del subcontinente puso en riesgo gran parte de sus inversiones. A la deseada argentinización de YPF por parte de Cristina Kirchner, se sumaron las posiciones expropiatorias de Bolivia, Venezuela y Ecuador, obligando a la compañía a un despliegue de diplomacia dirigido a intentar salvaguardar, hasta donde pudo, sus inversiones, ya que perdió un 25 por ciento de sus reservas en dos años. Pero, al mismo tiempo, fue rediseñando su estrategia en la región, dentro del Plan Estratégico 2008-2012, consciente de que debía reducir su exposición a estos países y responderles no sólo con buenas palabras, sino también con golpes de poder. Y en Brasil ha encontrado uno de los más importantes.

El más claro ejemplo de la importancia que ha adquirido Brasil dentro de Repsol es que la compañía considera los descubrimientos en aguas profundas de la Cuenca de Santos como uno de los 10 proyectos clave en su Plan Estratégico 2008-2012. Su gran potencial exploratorio le convierte “en una de las principales áreas de crecimiento del grupo en el mundo”, según reconoce la propia compañía. Además, ayuda a consolidarla como la primera empresa extranjera por dominio minero exploratorio, y la segunda de todo el país, sólo superada por la nacional Petrobras. Con datos como éstos, Argentina y Venezuela pierden fuerza.

Giro estratégico

“Es un acierto haber reducido la exposición a esos países”, señala el profesor de Estrategia de IE Business School, Joaquín Garralda. En su opinión, además de haber rebajado la tensión que sufría la petrolera por los movimientos hostiles de Gobiernos como el de Cristina Kirchner o Hugo Chávez, “que han penalizado duramente la cotización de la compañía, también ha dado un golpe de poder, que podría llevar a estos dirigentes a replantearse sus posiciones”. Por el momento, Argentina parece que está cambiando el tono. Y no sólo porque Repsol esté moviendo sus fichas, sino porque también se ha visto atrapada entre la espada y la pared por el desplome bursátil, que ha frenado la prevista salida a bolsa del 20 por ciento de la petrolera argentina.

“Los analistas siempre critican a Repsol su falta de reservas, un problema que intentó compensar adquiriendo la argentina YPF, pero la posterior actitud de Kirchner lo complicó”, señala Xavier Mena, catedrático de Economía de Esade. Y añade: “Sin embargo, éste es un problema de todas las grandes petroleras multinacionales. Exxon, BP o Shell también están cayendo en el ránking de reservas, porque países de todo el mundo están nacionalizando sus reservas y, en consecuencia, los gigantes públicos tienen cada vez peso. Por eso, las multinacionales privadas se están lanzando a buscar reservas en aguas profundas, que son consideradas internacionales, y deben competir con tecnología y músculo financiero”.

Suma y sigue. Porque todavía continúa habiendo algunos Gobiernos abiertos a corporaciones extranjeras, como el capitaneado por Alan García en Perú. Como apunta el catedrático de Esade, “Perú ya era un país muy abierto a las multinacionales con el anterior presidente, Alejandro Toledo, y continúa siéndolo ahora con García”. De ahí que este país sea el nuevo protagonista de la región andina dentro de la historia que está intentando escribir la petrolera española. De hecho, Repsol ha anunciado que invertirá 500 millones de dólares (370 millones de euros) anuales durante los próximos ejercicios, hasta alcanzar los 6.000 millones de dólares (4.450 millones de euros), en proyectos de gas natural e hidrocarburos. Actualmente, la compañía suma 2.200 millones de dólares (1.630 millones de euros) en el país, donde aterrizó en 1995 y que, actualmente, se ha convertido en el tercer receptor de inversiones de la compañía española en todo el mundo, sólo por detrás de España y Argentina. Lógico, teniendo en cuenta la buena sintonía con el Gobierno de García y las posibilidades que ofrece Perú para abrir el negocio de la petrolera hacia el norte de América.

Además de los diferentes lotes de explotación petrolera y de gas que tiene repartidos el grupo español por varios puntos de Perú, destaca su participación en el yacimiento de gas natural de Camisea y la licencia que consiguió en 2007 para exportar este recurso a México a partir del próximo año. Desde este punto, ya sólo queda esperar a hacerse un hueco en la nueva agenda de Barak Obama y empezar a suministrar gas a la primera potencia económica del mundo.

Y Repsol espera hacerlo no sólo desde Perú, sino también desde Canadá. Allí, la compañía tiene una participación del 75 por ciento en la terminal de importaciones y regasificación Canaport LNG, que está en su fase final de construcción y podría ponerse en marcha a finales de junio. Esta planta se convertirá en la primera regasificadora del país que, además de hacer frente al abastecimiento interno, tiene en su punto de mira al vecino Estados Unidos. Un mercado que también prevé cubrir Repsol gracias a otro reciente acuerdo por el que comprará toda la producción del proyecto de gas natural Deep Panuke, de EnCana Corp, frente a la costa canadiense del Océano Atlántico, que le aportará hasta 300 millones de pies cúbicos diarios de gas natural.

Brasil y Perú pueden considerarse, por tanto, la palanca de cambio de la estrategia de Repsol en Latinoamérica, además de ser dos países clave dentro del ambicioso objetivo que se ha marcado el grupo y que consiste en duplicar su tamaño en 2012. La compañía destinará 12.300 millones de euros (16.600 millones de dólares) a este reto, una cifra de inversión que Repsol mantiene inalterable a pesar de la crisis financiera. Y es que los difíciles momentos atravesados por la compañía en los últimos dos años le han convencido de que necesita un cambio. Y éste pasa por crecer más para reducir riesgos y diversificar la producción.

Un claro ejemplo del cambio de fichas estratégico es que Latinoamérica apenas representará un tercio del negocio de la petrolera en 2012, si cumple sus objetivos, cuando antes de arrancar este Plan Estratégico suponía prácticamente la mitad. “Repsol no puede renunciar a Latinoamérica, porque allí es donde están los recursos, pero sí que puede diversificar sus riesgos”, señala el profesor Joaquín Garralda. En su opinión, ninguna compañía está libre de que irrumpa un Gobierno populista que quiera cambiar las reglas del juego y pueda poner en peligro sus inversiones. Pero, en el caso concreto de Brasil, destaca que “Lula nos ha sorprendido a todos para bien y no creo que Repsol pueda sufrir un ataque de este tipo, al menos, durante su mandato”.

Los analistas de la firma española Renta 4, conscientes del difícil momento que vive el sector petrolero por la caída tanto del precio del crudo (-54 por ciento en los últimos doce meses) y del gas (-42 por ciento), aplauden los pasos que está dando la compañía y, sobre todo, “la adecuada estrategia de ir reduciendo su excesiva exposición a Argentina, que representa el 66 por ciento de la producción y el 25 por ciento del beneficio neto operativo, e incrementarla en otras zonas geográficas más rentables, como Perú, Brasil o el Golfo de México”. Los expertos de la firma de análisis IG Markets añaden que “aunque las reservas probadas y los objetivos de producción siguen siendo el punto débil del grupo frente a sus rivales, el reciente descubrimiento de inmensas reservas de petróleo en Brasil podría despejar el horizonte de la compañía y mejorar sus perspectivas de producción”.

Mirada al pasado

Los problemas que afronta Repsol, y que los analistas continúan citando como sus principales incertidumbres, tampoco son nuevos. Un simple ejercicio de revisión de archivo permite encontrar estas palabras de Altina Sebastián, profesora de Finanzas de la Universidad Complutense de Madrid, en el artículo El depósito de Repsol YPF se queda sin combustible, publicado por Universia Knowledge@Wharton hace tres años. En él ya señalaba que “si para una petrolera las reservas son la despensa a la que acuden para alimentar su actividad ordinaria a medio y largo plazo, Repsol necesita encontrar urgentemente nuevas fuentes de recursos: Su tasa de reposición es baja, situándose en torno al 20 por ciento, esto es, que sólo renueva 2 de cada 10 barriles que vende cada año. Este ratio se sitúa a considerable distancia de los líderes del sector”. En ese mismo documento, la profesora Sebastián también señalaba que “el mayor riesgo para Repsol está en Argentina, de donde procede el 60 por ciento de la generación de recursos de la compañía”.

Releer estas palabras es un interesante ejercicio para comprobar cómo el grupo dirigido por Antonio Brufau ha ido salvando los duros obstáculos que se le pusieron delante hace tres años. Entonces, Repsol tenía sobre la mesa el Plan Estratégico 2004-2009, dirigido a invertir 1.400 millones en alcanzar unos objetivos de producción de 1.324 millones de barriles equivalentes de petróleo al día. Pero las zancadillas argentinas, bolivarianas y venezolanas, unidas al mazazo que fue para el grupo tener que reconocer, de la noche a la mañana, que sus reservas probadas de gas natural y crudo mundiales eran un 25 por ciento inferiores a lo esperado hasta entonces, llevaron al directivo español a dar un golpe en la mesa y revolucionar toda la compañía.

El Plan Estratégico quedó en papel mojado y fue sustituido por el actual, con horizonte en 2012 y unos objetivos de inversión que doblan a los anteriores. Nada de amilanarse, había que recuperar las reservar perdidas y el único camino para conseguirlo era descubriendo nuevos yacimientos. Eso sí, fuera de Argentina, que había demostrado ser una bomba de relojería. Y el tiempo parece que está dando la razón a Repsol, como demuestra el hecho de que la compañía española haya protagonizado los mayores descubrimientos en lo que llevamos de año. Y lo ha hecho reduciendo el riesgo de países hostiles y asentado sus nuevos cimientos latinoamericanos en Perú, Brasil y Golfo de México. El mapa estratégico del grupo ha cambiado. Y parece que para bien. Eso sí, siempre y cuando el precio del barril de petróleo se recupere, porque, como indica el profesor Mena, “todo lo que sea un precio del petróleo por debajo de los 70 dólares el barril crea recelo a la hora de llevar a cabo las grandes inversiones que está realizando Repsol, muy intensivas en capital y con frutos a muy largo plazo”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Repsol redefine su mapa estratégico en Latinoamérica." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [20 mayo, 2009]. Web. [07 May, 2021] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/repsol-redefine-su-mapa-estrategico-en-latinoamerica/>

APA

Repsol redefine su mapa estratégico en Latinoamérica. Universia Knowledge@Wharton (2009, mayo 20). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/repsol-redefine-su-mapa-estrategico-en-latinoamerica/

Chicago

"Repsol redefine su mapa estratégico en Latinoamérica" Universia Knowledge@Wharton, [mayo 20, 2009].
Accessed [May 07, 2021]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/repsol-redefine-su-mapa-estrategico-en-latinoamerica/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far