El riesgo potencial de la banca italiana para la zona euro

Ocho años después de la crisis financiera mundial, la economía italiana sigue siendo frágil y los bancos del país tienen una alta tasa de préstamos cuestionables, o de amortización dudosa, de cerca del 18%. Francia, en comparación, tiene una tasa del 5% y el Reino Unido del 1,5%. Dado que Italia es la tercera economía de la zona euro, una suerte de impago o un retiro masivo de depósitos bancarios podría propagarse rápidamente a través de la zona euro, donde hay varios bancos en dificultades, en parte debido a los bajos tipos de interés que reducen los márgenes de beneficio. Además, las empresas en Europa son mucho más dependientes de los préstamos bancarios que las estadounidenses, por lo que si hay bancos en problemas esto significa que incluso las empresas de éxito podrían enfrentarse a una contracción del crédito.

Esto ha generado temores de que se produzca un “círculo vicioso”, ya que la posibilidad de la caída del sistema bancario italiano puede requerir la intervención del Gobierno para salvarlo en un momento en que el país ya está muy endeudado, en cerca de 135% del PIB. Por otra parte, ya existe una relación incestuosa financiera entre los dos, los bancos italianos han hecho grandes inversiones en títulos de deuda del Gobierno italiano. La cosa se complica aún más porque desde enero nuevas normas exigen que los bancos europeos recurran a los accionistas y titulares de bonos, es decir, deben utilizar los fondos internos del banco para recapitalizar un banco que esté en problemas, antes de utilizar cualquier tipo de ayudas financiadas por el contribuyente. Sin embargo, en Italia, muchos tenedores de bonos son en realidad pequeños inversores que, engañados, compraron bonos bancarios pensando que estarían tan garantizados como los depósitos asegurados, dice Franklin Allen, profesor emérito de Wharton y profesor de Finanzas en el Imperial College de Londres. Si el pequeño inversor se sintiera intranquilo, esto podría despertar una retirada de depósitos bancarios y desencadenar una crisis importante. En la siguiente entrevista con Knowledge@Wharton, Allen analiza el escenario general tomando como base los bancos italianos en riesgo, evalúa las posibilidades de que surjan problemas importantes y considera cómo las autoridades pueden evitar una gran crisis financiera.

A continuación, la versión editada de la entrevista:

Knowledge@Wharton: Una nueva norma aprobada por el Banco Central Europeo, que entrará en vigor el próximo año, autoriza a recurrir a los accionistas y titulares de bonos para recapitalizar antes de recurrir a los contribuyentes en busca de ayuda financiera. Es una especie de “reestructuración interna”, a diferencia de lo que ocurrió después de la crisis financiera, cuando los Estados Unidos —y muchos países europeos— rescataron a sus bancos con el dinero de los contribuyentes. Sin embargo, muchos de los titulares de bonos en Italia son pequeños inversores. Son similares a los pequeños depositantes de Estados Unidos. Pequeños tenedores de bonos en Italia pensaron que la compra de bonos sería una inversión segura. Puede que no sepan la precaria situación financiera en que se encuentran debido a los préstamos de amortización dudosa en poder de los bancos. ¿Está de acuerdo con esta evaluación? ¿Cuáles son los riesgos de que estos portadores de bonos entren en pánico al conocer la situación de fragilidad de los bancos y empezaran a retirar sus depósitos?

Franklin Allen: Estoy totalmente de acuerdo en que este es un tema muy importante y creo que pasa desapercibido para mucha gente ajena al sector financiero. Aquellos que están en este sector saben que es un posible problema existencial para la Unión Europea. La razón es que los bancos europeos son demasiado grandes y si tienen que ser rescatados por el contribuyente, esto requiere grandes sumas de dinero. Sin embargo, el problema es que el Gobierno italiano ya está terriblemente endeudado, por lo tanto, es lo que la gente a veces llama un “círculo vicioso” entre los bancos y el Estado. Este es el panorama general.

Usted ha dicho muy bien que según las nuevas normas —la Directiva de Recuperación y Resolución de los bancos de la Unión Europea— los bancos deben recurrir a los accionistas y los portadores de bonos antes de obtener financiación estatal. Esto es complicado porque es como si los pequeños inversores hubiesen adquirido un producto inadecuado. En otras palabras, es como si no les hubieran dicho la verdad sobre el producto que han comprado. En muchos casos, ellos pensaban que estaban comprando algo equivalente a los depósitos asegurados. Sin embargo, este tipo de deuda subordinada, y otro tipo de deuda, no funciona bien. Existe la posibilidad de que se haga una reestructuración interna de deuda [sin recurrir al contribuyente].

Todo el mundo está de acuerdo, creo, en que es muy bueno recurrir a los accionistas, pero es complicado recurrir a estos pequeños portadores de bonos. Políticamente, esto es un problema importante para el Gobierno del primer ministro italiano Matteo Renzi. Hubo un caso al final del año pasado en el que cuatro pequeños bancos fueron rescatados con reestructuración interna y ocurrió el mismo problema: muchos no sabían lo que tenían. Hubo un caso trágico de un jubilado pensionista que perdió los ahorros de toda su vida y amargado, se suicidó. El caso adquirió gran publicidad, como era de esperar.

Pero creo que tienes razón. Todavía hay muchas personas que no entienden lo que tienen. Parece que si hay reestructuración, el Gobierno italiano retribuirá a los pequeños ahorradores que tienen este tipo de deuda. Sin embargo, volvemos al problema de ¿pueden hacerlo? ¿Y quién, exactamente, será recompensado? ¿Volverán atrás y pagarán a la gente en los bancos que se vieron afectados por la reestructuración del año pasado? ¿Hasta dónde se extenderá este proceso?

Knowledge@Wharton: Si el asunto adquiere escala, si no son capaces de contenerlo en el ámbito local, esto dará lugar a todo tipo de cosas por lo que las personas han estado preocupadas en los últimos años desde la última crisis financiera, que es la idea del riesgo sistémico. Esto podría llegar a otros bancos europeos que están pasando por momentos difíciles y que tendrían dificultades para hacer frente a grandes retos. Uno en particular es el Deutsche Bank. ¿Podría hablar sobre el riesgo de contagio sistémico y sobre Deutsche Bank, en particular?

Allen: En Italia, hay varios bancos en problemas. Banca Monte dei Paschi di Siena, que es el banco más antiguo del mundo (Su fundación data del siglo XV), ya ha sido rescatado dos veces, pero todavía está en la cuerda floja. La primera pregunta es: ¿qué va a pasar con él? Él es el tercer banco más grande de Italia, por lo que es un banco de peso. El banco no es grande en el sentido de los grandes bancos mundiales. El banco, que tiene importancia global en Italia es UniCredit, con operaciones en muchas otras partes de Europa y del resto del mundo. El precio de la acción sufrió una caída significativa desde el comienzo de año. Esto significa que la gente está preocupada por los problemas que estamos tratando, es decir, los préstamos de amortización dudosa y la forma en que el Gobierno lidia con ellos si incurren en problemas.

Creo que si hay una crisis generalizada, especialmente si hace mella en UniCredit, otros bancos europeos también se enfrentarán a problemas. Creo que el Deutsche Bank muestra señales de que puede tener problemas. La naturaleza de su negocio es tal que los tipos de interés muy bajos y el hecho de que no haya mucha diferencia entre los tipos de largo plazo y corto plazo es un problema para ellos debido a su modelo de negocio. Por lo tanto, puede haber algo de contagio.

Si se desencadena esta enfermedad contagiosa, es difícil pararla, porque no creo que la gente entienda lo que está pasando, por lo que habrá sorpresas con las nuevas normas de reestructuración interna. Esto, por sí mismo, causa problemas sustanciales tanto para los inversores minoristas y, posiblemente, para los inversores institucionales.

Knowledge@Wharton: Las nuevas normas de reestructuración interna tienen buenas intenciones. No queremos ayuda financiera financiada por el contribuyente, tal y como tuvimos la última vez. Sin embargo, el BCE está sosteniendo con firmeza las riendas en un momento en que la institución podría haber dicho, por ejemplo: “Vamos a ser el prestamista de última instancia si Italia realmente se mete en problemas. De hecho, no es nuestro deseo rescatar al país. Sin embargo, no vamos a permitir que se extienda más allá de las fronteras de Italia”. Sin embargo, son estas reestructuraciones [que el BCE dijo que aplicará], lo que puede dar lugar a una fuga de depósitos y al riesgo sistemático de sobrepasar la frontera. ¿Podría explicar por qué este deseo de aplicar estrictamente estas normas, aunque sin ningún tipo de flexibilidad pueda crear el problema que están tratando de evitar?

Allen: Creo que es aún más complicado de lo que acabo de exponer porque la otra parte en todo esto son las autoridades de competencia en Bruselas, ya que uno de los aspectos de la prestación de ayuda financiera utilizando los recursos del Gobierno es que este procedimiento se considera ayuda desleal proporcionada por el Estado a estas empresas, que es algo fuera de cuestión en la UE.

Además del BCE, hay varios implicados aquí, los gobiernos nacionales, la Comisión y las autoridades de competencia. Se trata de un conjunto de problemas muy complejos, y creo que muchas de las partes implicadas todavía tienen esa mentalidad de los macroeconomistas, es decir, que los problemas se producen cuando hay un gran shock macroeconómico o algún problema macroeconómico de envergadura.

Varios gobiernos están diciendo: “Hay que atenerse a las reglas y no resolver este problema”. Ahora bien, es posible que las cosas sucedan, ya que no parece que se trate de un problema sistémico. Sin embargo, creo que los problemas sistémicos pueden surgir de la nada o de pequeños comienzos y adueñarse de la situación muy rápidamente. Eso fue lo que pasó en la crisis financiera. Creo que este problema con los bancos italianos tiene este potencial, por eso es tan inquietante y tan significativo.

Knowledge@Wharton: Estos también son problemas en los que la economía y las finanzas se cruzan con la política. En Italia, se encuentra el Movimiento 5 Estrellas, un partido político en ascensión que aboga por la realización de un referéndum para la permanencia del país en la zona euro. Si el contribuyente tuviese que rescatar a los bancos italianos, sería malo para Renzi. Al mismo tiempo, podría significar que 5 Estrellas tuviese un buen resultado en las elecciones de otoño e introducir una resolución para que Italia saliese de la UE, lo que sería muy grave. No sería una amenaza sólo para el sistema financiero en Europa, sino para todo el sistema de la UE.

Allen: La situación política en Italia es compleja. El país va a hacer un referéndum en octubre sobre la reforma de la Constitución, que cambiará con eficacia y de manera drástica, cómo funciona su sistema político. Si se aprueba, la consulta va a cambiar este escenario de forma significativa y acabará con la cámara alta [el Senado]. Las últimas encuestas que consulté daban a 5 Estrellas el primer lugar. En las elecciones para los gobiernos locales, los candidatos de 5 Estrellas tuvieron éxito en Roma y Turín, y varios otros lugares.

No está claro en absoluto en este punto lo que sucederá en el referéndum. Renzi dijo que dimitiría si no obtiene los resultados que desea. Ahora está tratando, de alguna manera, de recular de la posición adoptada. Hay, sin embargo, toda una serie de eventos volátiles. Si el referéndum consigue catalizar el voto de castigo de la gente, lo que parece suceder con frecuencia en estos referendos en la UE, puede perder y verse obligado a convocar elecciones. Si no lo hace, cuando lleguen las elecciones, el movimiento 5 Estrellas tendrá la oportunidad de obtener buenos resultados.

Aunque no creo que ellos traten de hacer la consulta con la intención de abandonar la Unión Europea, es posible hacer un referéndum sobre la salida del país de la zona euro. Creo que, en general, se percibe que muchos de los problemas de Italia y la falta de crecimiento del país desde hace muchos años es una consecuencia de la pertenencia a la zona euro. Esto es algo que tiene grandes ramificaciones en todo el mundo. Esta es una razón para preocuparse por lo que está sucediendo hoy en Italia.

Knowledge@Wharton: ¿Qué pasaría si Italia saliese de la zona euro?

Allen: Grecia y Portugal son países pequeños, y su PIB corresponde a una pequeña proporción del total de la zona euro, pero Italia, por supuesto, es un gran país con un alto nivel de deuda. Si el país sale de la zona euro, las consecuencias tendrían repercusiones enormes. Se trata de algo mucho más grave que lo que ocurrió con Grecia en los últimos años. Por eso muchas personas en el sector financiero se preocupar por lo que está sucediendo en Italia en este momento.

Knowledge@Wharton: Vamos a volver a las posibles soluciones al problema financiero de que hemos hablado. En este momento, el BCE se mantiene firme en su posición, y el Gobierno italiano le pide que dé algún tipo de garantía y no imponga una reestructuración interna. ¿Existe un compromiso aquí? ¿O si estalla una crisis financiera existe algo que se pueda hacer para contenerla rápidamente? [The Financial Times informó el 21 de julio que Mario Draghi “ahora apuesta por un rescate público para los bancos italianos problemáticos” en circunstancias excepcionales …”” Sin embargo, por ahora, Renzi y las autoridades de la UE no han sido capaces de cerrar un “acuerdo de ayuda estatal para los acreedores del país, especialmente para Monte dei Paschi di Siena”].

Allen: Creo que lo que debería ocurrir, y lo que está siendo discutido, es que habrá una reestructuración interna. Seguido de compensaciones a pequeños inversores e inversores institucionales por las pérdidas derivadas de haber adquirido un producto inadecuado. Esta es la justificación fundamental para los pequeños inversores.

Para los inversores de mayor tamaño, yo creo que esta estrategia se traducirá en problemas porque, básicamente, se retirarán de muchos de los mercados de deuda subordinada y otros tipos de deuda con los bancos. Y tratar de ayudarlos también será problemático. Así que creo que tratarán de hacer algo parecido y luego vamos a ver cómo se resuelven las cosas. Sin embargo, existe el potencial de que se convierta en algo grande muy pronto. Si esto sucede, es posible que el Gobierno italiano simplemente ignore lo que dice la UE y socorra a los bancos que necesitan su ayuda.

Knowledge@Wharton: ¿Entonces el Gobierno simplemente podría emitir más deuda durante algún tiempo y usaría este dinero para rescatar a los bancos?

Allen: Sí, exactamente. O eso, o algún tipo de impuesto o, de alguna otra manera, obtendrá el dinero que necesita para rescatar a los bancos y asegurarse de que no haya un evento sistémico.

Knowledge@Wharton: ¿Los mercados entonces empezarían a preocuparse de inmediato por Portugal y España?

Allen: Sí, pero el gran problema es Italia. El otro gran problema potencial es Francia, desde los ataques terroristas ha aumentado la popularidad de la líder del partido ultraconservador Marine Le Pen. Si hubiera uno o más ataques terroristas antes de las elecciones del próximo año, Francia podría adoptar una postura favorable a la salida de la zona euro, acompañada de un Frexit [Salida Francia] de la UE. Por lo tanto, este tema también está en el trasfondo. Sin embargo, creo que los riesgos son mucho más de terrorismo que de tipo económico como en Italia.

Knowledge@Wharton: En su opinión, ¿cuáles son las posibilidades de que la situación en Italia derive en una crisis financiera de grandes proporciones?

Allen: Creo que las posibilidades son del 15% al 20%. Son pocas, pero significativas.

Knowledge@Wharton: ¿Qué más es importante comprender en este asunto?

Allen: Tocamos brevemente este tema, pero el hecho es que Italia tiene una deuda pública de alrededor del 135% del PIB, lo cual es un problema. Por el momento, las tasas de interés bajaron; de hecho, están en su nivel histórico más bajo. El Gobierno italiano tiene un diferencial sobre el tipo de interés de Alemania, por ejemplo, pero siempre existe la posibilidad de que las tasas de interés aumenten si la gente comienza a sacar su dinero en anticipación a un problema.

Este es siempre el problema subyacente. Este es el círculo vicioso que es tan inquietante, sobre todo en Italia, donde los bancos tienen una porción significativa de la deuda pública.

Knowledge@Wharton: El Fondo Monetario Internacional informó recientemente que, en Italia, la productividad sigue siendo frágil, la deuda sigue aumentando y es muy difícil que la economía crezca cuando los bancos se encuentran en dificultades porque no son capaces de prestar dinero a las empresas. Además, el FMI dijo que la economía no volvería a su nivel anterior a la crisis hasta 2025. ¿Podría hablar de eso?

Allen: Creo que Italia tiene un gran problema de crecimiento. El país se encuentra básicamente en el mismo lugar donde estaba hace 20 años. Su tasa de crecimiento es muy baja, y no parece que vuelva de inmediato a la situación que teníamos antes de la crisis. Esto es muy problemático para la población italiana y también para el sistema político. Italia también tiene un alto nivel de desempleo entre los jóvenes, etc., y estos problemas tienden a agudizarse y causar problemas de retroalimentación que son demasiado complicados. Creo que si todo va bien e Italia sobrevive los próximos años sin algún tipo de crisis financiera, el país todavía tiene problemas a largo plazo, lo que siempre tiene el potencial de traer de vuelta la crisis financiera de la cual estamos hablando.

Knowledge@Wharton: Parece otro círculo vicioso. ¿Qué consejo les daría? Cuando la UE estaba en crisis hace varios años, se decía que algunos países, entre ellos Italia, podrían salir de la zona euro por un corto tiempo para disfrutar de los beneficios de la devaluación; luego regresarían. ¿Esto funciona o el momento de utilizar esta estrategia ya ha pasado?

Allen: La deuda de Italia es muy grande: algunos billones de euros. El problema es que es demasiado grande para que los alemanes, holandeses u otros países fuertes paguen por ello. En muchos sentidos, la situación es mucho más grave que de lo que hemos sido testigos hace algunos años, en caso de convertirse en una crisis total.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El riesgo potencial de la banca italiana para la zona euro." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [09 agosto, 2016]. Web. [07 May, 2021] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/riesgo-potencial-la-banca-italiana-la-zona-euro/>

APA

El riesgo potencial de la banca italiana para la zona euro. Universia Knowledge@Wharton (2016, agosto 09). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/riesgo-potencial-la-banca-italiana-la-zona-euro/

Chicago

"El riesgo potencial de la banca italiana para la zona euro" Universia Knowledge@Wharton, [agosto 09, 2016].
Accessed [May 07, 2021]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/riesgo-potencial-la-banca-italiana-la-zona-euro/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far