Tomando el pulso a Berkshire Hathaway y Warren Buffett

Los escándalos financieros detectados esta primavera en la gran empresa aseguradora American International Group podrían poner en tela de juicio a su socia General Re. Estos escándalos, ¿podrían tener también consecuencias negativas para la empresa propietaria de Gen Re, Berkshire Hathaway, y para su legendario presidente Warren Buffett?

“Obviamente General Re sufrirá alguna consecuencia negativa. Y por definición también Berkshire”, decía Neil A. Doherty, profesor de Gestión de Seguros y Riesgos en Wharton. “No estoy seguro de en qué medida afectará a Berkshire. En realidad, la clave radica en determinar cuál es la distancia entre Warren Buffet y este escándalo, y yo no veo ninguna conexión directa”.

Además de estas cuestiones, sobre Gen Re planea una cuestión que cada año va cobrando mayor peso: ¿Puede Berkshire seguir ofreciendo rendimientos extraordinarios a sus accionistas cuando desaparezca de la escena el anciano Buffet, de 74 años, responsable de la dirección de la empresa durante las últimas cuatro décadas? Desde 1965, el rendimiento medio anual de Berkshire ha prácticamente duplicado al de Standard & Poor´s 500.

Una de las principales unidades de negocio de Berkshire es Gen Re, la enorme empresa reaseguradora con operaciones a nivel mundial. En 2000, contrataba seguros “limitados o restringidos” por valor de 500 millones de dólares que AIG utilizó para maquillar sus balances financieros y disparar la cotización de AIG. El escándalo provocaba la dimisión del presidente y consejero delegado Maurice Greenberg, y desde entonces en AIG se han descubierto otros fraudes contables.

Según AIG, Greenberg estuvo directamente involucrado en el asunto de los contratos de seguros limitados con Gen Re. Pero no está nada claro si los ejecutivos de Gen Re eran conscientes de que AIG hubiese amañado los contratos, que en sí mismos eran legales. AIG había denominado a los contratos meras “pólizas de seguro”, cuando en realidad se trataban de préstamos. A mediados de mayo un ejecutivo de Gen Re recibía una notificación de las entidades reguladoras advirtiéndole de que podía ser acusado por la vía penal; el segundo despido tuvo lugar en Gen Re.

Buffett ha sido entrevistado por las entidades reguladoras en calidad de testigo cooperador, no en calidad de acusado. En unas declaraciones del 29 de marzo Berkshire decía que “Mr. Buffet no fue informado sobre cuál iba a ser la estructura de los contratos o sobre ningún uso o fin indebido de las transacciones”.

Desde mediados de febrero, cuando empezó a hacerse evidente la importancia del escándalo AIG, la cotización de Berkshire cayó un 8%, mientras que el índice Standard & Poor´s 500 descendía un 1,6%.

“Creo que los resultados dependen de los hechos, no de las pruebas, tal y como se afirmaría en los tribunales”, sostenía J. David Cummins, profesor de Gestión de Seguros y Riesgos en Wharton. “No tenemos idea de hasta dónde llegan sus tentáculos … Si tan sólo se trata de una única transacción, entonces no creo que acabe con la empresa o la deje maltrecha. Sin embargo, si se descubre que tan sólo es la punta del iceberg los problemas no habrán hecho más que empezar”.

El profesor de Finanzas de Wharton Jeremy Siegel, que tiene amistad con Buffett, añadía: “Gen Re es una parte importante de Berkshire. Creo que Warren sería el primero en admitir que desconocía todos los problemas de Gen Re cuando fue adquirida en 1998 … Claramente no está involucrado en ningún dilema ético”.

Invertir la calderilla

Hace 40 años, Berkshire tan sólo era un pequeño fabricante textil de Nueva Inglaterra que Buffett ha convertido en un enorme holding de empresas. Entre las empresas cotizadas con mayor valor de mercado incluidas en su cartera se encuentran American Express (8.500 millones de dólares), Coca-Cola (8.300 millones de dólares) y Gillette (4.300 millones de dólares). Sus mayores porcentajes de participación se encuentran en The Washington Post (18,1%), Moody´s (16,2%) y White Mountains Insurance (16%). Según los datos del informe anual, el valor total de todas las empresas cotizadas del holding de Berkshire era, a finales de 2004, de unos 37.700 millones de dólares.

Además Berkshire tiene varias empresas subsidiarias. Entre ellas se encuentran algunas aseguradoras, cuyo tamaño se cuantifica a través del llamado resultado técnico, esto es, la diferencia entre las primas de seguros recaudadas y los gastos del ejercicio resultado de la actividad aseguradora. Gen Re es la mayor de estas subsidiarias de seguros, con 23.600 millones de dólares de resultado técnico. El segundo puesto en importancia lo ocupa Berkshire Hathaway Reinsurance (13.900 millones de dólares) y Geico Insurance (5.300 millones de dólares). El resultado técnico total de estas y otras empresas de seguros asciende a 46.000 millones de dólares.

Las reaseguradoras ofrecen pólizas a otras empresas de seguros, las cuales pueden así cubrirse ante aquellas reclamaciones a las que no pudiesen hacer frente por sí mismas. Las aseguradoras, sea del tipo que sean, pueden obtener beneficios extraordinarios cuando las primas superan las reclamaciones abonadas. Pero normalmente la principal fuente de beneficios de las empresas aseguradoras procede de invertir el resultado técnico. Berkshire invierte el resultado técnico en acciones y adquisición de empresas.

Gen Re no ha sido precisamente la división de Berkshire de mayor éxito. El pasado año, los beneficios extraordinarios apenas superaban los 3 millones de dólares, cifra que en las divisiones de Geico y de Berkshire Hathaway Reinsurance alcanzaban los 970 y 417 millones de dólares respectivamente.

En la carta anual a los accionistas enviada esta primavera, Buffett culpaba de los malos resultados de Gen Re a las malas decisiones tomadas por la empresa antes de que su actual presidente y consejero delegado, Joseph Brandon, ocupase el puesto hace tres años. “En General Re, Jo Brandon ha recuperado la tradicional y respetada cultura de disciplina aseguradora que se había perdido hace tiempo”, escribía Buffett. “Sin embargo, los excelentes resultados conseguidos en 2004, con las operaciones corrientes, fueron contrarrestados durante los años anteriores a que Brandon aceptase el puesto por resultados adversos”.

Los contratos de seguros limitados con AIG fueron firmados durante el mandato del predecesor de Brandon. Por tanto, es poco probable que las consecuencias que se deriven de dichos contratos acaben con la actual directiva de Gen Re. Asimismo, toda multa o penalización financiera que se imponga posiblemente no produzca daños irrecuperables, ya que los fondos en efectivo de Berkshire superan los 43.000 millones de dólares.

¿Podía haber estado involucrada Gen Re en otras actividades delictivas? “General Re es famosa por su conservadurismo”, decía Cummins añadiendo que a diferencia de AIG, cuyas prácticas contables se han cuestionado a lo largo de los años, el historial de Gen Re está limpio. “Estaría realmente sorprendido si General Re estuviese involucrada en todo esto a gran escala. Si este es el único delito de General Re, entonces las consecuencias serán mínimas. Todo se olvidará con el tiempo”. Siegel señalaba que probablemente se haya descubierto que los problemas empresariales de Gen Re, causados principalmente por firmar pólizas demasiado arriesgadas, son mayores de lo que Buffett pensaba cuando adquirió la empresa en 1998. Pero “creo que ahora ha recuperado el rumbo”.

Además, es bastante habitual que toda nueva adquisición de Berkshire tenga al principio ciertos problemas. Buffett busca empresas que se puedan adquirir a precios de saldo, normalmente tras haber sufrido problemas que él considera recuperables. Por ejemplo, según el informa anual de 2004 de Berkshire, cuando se adquirió National Indemnity Company, en 1980, durante cuatro de los cinco siguiente años se obtuvieron pérdidas. Pero después vinieron 16 años de maravillosos beneficios. Desde 1984, tan sólo se han obtenido pérdidas en 2001, año complicado para muchas aseguradoras. “De hecho, si Berkshire no hubiese hecho esta adquisición, en estos momentos tendría suerte de valer la mitad de lo que vale en la actualidad”, sostenía Buffett en su carta a los accionistas.

Aunque es habitual describir a Buffet como un excelente seleccionador de stocks, hoy en día menos de la mitad del valor neto de Berkshire consiste en acciones que cotizan en bolsa. No es cierto que Buffet juegue en bolsa, esto es, que compre y venda acciones constantemente; Buffett tan sólo compra acciones con la intención de que éstas permanezcan en sus manos para siempre.

En los últimos años, Buffett también se ha convertido en un gran inversor en los mercados de divisas. A finales de 2004, Berkshire poseía 21.400 millones de dólares en operaciones en divisa extranjera que incluían 12 monedas diferentes. Buffett cree que el déficit por cuenta corriente de Estados Unidos provocará una caída del dólar. Aunque el dólar se ha apreciado ligeramente el pasado año, causando una pérdida de 310 millones de dólares en sus inversiones, Buffett sigue pensando lo mismo y no va a deshacerse de sus inversiones en divisas contra el dólar.

Invertir “a la Buffett” 

A la edad de 74 años, Buffett sostiene que su salud es excelente y que no tiene planes de retirarse. Tampoco se ha preocupado de nombrar a un sucesor. Pero si abandona la empresa, ¿qué pasará con ella? Para mucha gente, Buffet es la razón principal del éxito de Berkshire. “Obviamente es un hombre muy inteligente”, decía Siegel. “Mira las cosas de un modo muy racional. No le gusta involucrar las emociones”.

A pesar de que puede parecer que se trata de una práctica que cualquiera podría imitar, es muy difícil que las emociones o preocupaciones no influyan sobre las decisiones que tomemos, añadía Siegel. Se han escrito muchos libros sobre “el estilo de inversión a la Buffett”. Pero al igual que sucede con la mayoría de los profesionales situados en lo más alto de sus ámbitos correspondientes, Buffett es poseedor de un talento que no puede ser envasado, señalaba Siegel, y su salida de la empresa inevitablemente tendrá consecuencias. No hay un sucesor obvio: Su socio desde hace años, Charlie Munger, es mayor que él.

Por otro lado, cuando Buffett se vaya, muchas de las unidades de Berkshire serán capaces de continuar su buena marcha. Como inversor Buffett es muy analítico y le gusta ensuciarse personalmente las manos seleccionando cuidadosamente las empresas y las acciones, pero como gestor no suele involucrarse personalmente. Su estilo consiste en nombrar buenos ejecutivos o bien mantener a los que ya estaban en las empresas que adquiere, y dejarles hacer, esto es, interferir lo menos posible desde la oficina central.

La partida de Buffet podría suponer el final de una serie de brillantes adquisiciones. Pero en estos momentos tampoco hay mucho movimiento en esa sección de la empresa. “Esperaba hacer unas cuantas adquisiciones multimillonarias que añadiesen nuevos y significativos ingresos a los muchos que ya tenemos”, decía a los accionistas en su carta. “Pero no ha sido posible. Sólo he encontrado unos pocos valores atractivos para comprar. Por tanto Berkshire ha finalizado el año con 43.000 millones de dólares en efectivo”.

Aunque ha prometido seguir mirando, Buffett también afirmaba que en el futuro posiblemente el rendimiento de las acciones fuese inferior. Por tanto los inversores no deberían suponer que Berkshire vaya a obtener grandes beneficios, incluso si Buffett permanece en el puesto durante algún tiempo.

No obstante, tampoco deberían esperar que la edad de Buffett vaya a tener mucho efecto sobre las cotizaciones. “Todo el mundo sabe que no va a vivir para siempre”, decía Siegel. “Eso ya está descontado en el precio … El mercado está pensando que tal vez le queden 10 o 15 años … Si Buffett viviese eternamente tal vez la cotización fuese un 10% superior”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Tomando el pulso a Berkshire Hathaway y Warren Buffett." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [15 junio, 2005]. Web. [18 October, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/tomando-el-pulso-a-berkshire-hathaway-y-warren-buffett/>

APA

Tomando el pulso a Berkshire Hathaway y Warren Buffett. Universia Knowledge@Wharton (2005, junio 15). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/tomando-el-pulso-a-berkshire-hathaway-y-warren-buffett/

Chicago

"Tomando el pulso a Berkshire Hathaway y Warren Buffett" Universia Knowledge@Wharton, [junio 15, 2005].
Accessed [October 18, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/tomando-el-pulso-a-berkshire-hathaway-y-warren-buffett/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far