Unas elecciones ajustadas deciden por sorpresa la presidencia de Perú

Tal y como está siendo habitual en las últimas elecciones celebradas en América Latina, la presidencia del Perú se ha decidido por un puñado de votos —unos 39.000 de un total de diecisiete millones de electores— que han tenido en vilo al país durante cuatro días. Desde que el pasado 5 de junio tuviera lugar la segunda vuelta de los comicios, ninguno de los dos candidatos, la derechista Keiko Fujimori y el liberal Pedro Pablo Kuczynski (PPK), pudieron declararse vencedores hasta que fueron contabilizados los votos procedentes del extranjero y de las localidades más remotas del país debido al estrechísimo margen que les separaba. De acuerdo con el cómputo final, la candidata de Fuerza Popular e hija del ex presidente y autócrata Alberto Fujimori, obtuvo el 49,88% de los votos, mientras que el líder de Peruanos por el Kambio la superó ligeramente con un 50,12%.

El resultado fue una sorpresa relativa porque, aunque las encuestas previas a la cita electoral daban por vencedora a Keiko Fujimori, los analistas venían avisando de la posible ola de movilización antifujimorista del electorado, tal y como ocurrió en el año 2011 cuando la candidata presidencial perdió la carrera electoral frente a Ollanta Humala (2011-2016). Ser hija de Alberto Fujimori, preso en una cárcel limeña con una condena de 25 años por corrupción, secuestro y crímenes de lesa humanidad, tras ser declarado responsable intelectual de estas dos últimas acusaciones, está siendo un obstáculo demasiado grande para colmar sus aspiraciones políticas personales. A pesar de la derrota, el fujimorismo, nacido en los 90, ha sido capaz de pasar del más absoluto colapso en el año 2000 hasta alcanzar la actual mayoría en el Congreso, con 73 escaños de un total de 120.

El resurgimiento del fujimorismo se explica en gran medida por la percepción entre la población de que este partido podría combatir de forma efectiva y mano dura la creciente inseguridad ciudadana en el país, así como el recuerdo de la etapa de estabilidad económica que trajeron consigo esos diez años de Gobierno. Sin justificarlo, Gonzalo Garland, vicepresidente de Relaciones Externas de IE Business School y economista peruano, explica que el fujimorismo surgió en un momento de mucha violencia interna en el país como consecuencia de las actuaciones del grupo terrorista Sendero Luminoso y una hiperinflación tremenda. “El entonces presidente, Alberto Fujimori, puso mucho orden en el país”, señala Garland, quien añade que “hay mucha gente que todavía percibe que ese primer Gobierno fue muy positivo, como estabilizador de la inflación y pacificador del país. Por otro lado, puso servicios sociales básicos, como colegios o postas médicas, en muchas zonas rurales al servicio de los más pobres. El segundo Gobierno, con Vladimir Montesinos [asesor de inteligencia de Fujimori, encarcelado por crímenes de lesa humanidad y desvío de fondos], y el autogolpe (de 1992) desvirtuaron todo lo logrado, pero la gente se quedó con esa memoria”.

Este recuerdo positivo, sobre todo entre las clases populares, que fueron las que más sufrieron con la violencia y la hiperinflación en el pasado, además de la capacidad del partido liderado por Keiko Fujimori para atraer a generaciones más jóvenes de peruanos, no ha sido suficiente para contrarrestar la imagen de corrupción, represión y violación de derechos humanos que pesa sobre el fujimorismo.

Necesidad de diálogo

En opinión de Garland, la mínima tensión vivida en el país y la posición adoptada por los principales líderes políticos durante los varios días de incertidumbre hasta que la autoridad electoral dio a conocer los resultados oficiales definitivos son una indicación de lo que se puede esperar a nivel político a partir de ahora. “La actitud ha sido muy positiva por ambos lados: ‘vamos a tomarnos esto con clama, vayamos viendo los resultados’. Los candidatos están demostrando que habrá una necesidad de dialogo”, destaca.

El economista peruano añade que el estrecho margen con el que PPK llega a la presidencia y su inesperada victoria, no van a afectar en gran medida al panorama económico y empresarial del Perú. “Mas bien todo lo contrario. En general, va a tender a ser positivo”. Y añade: “está claro que Keiko Fujimori y su grupo tienen la mayoría en el Congreso y hasta hace muy poco parecía que ella iba a ser elegida para presidir el país… Este escenario, en términos de política económica, no asustaba a los inversores o a las empresas privadas, sin embargo había mucho poder concentrado alrededor de ese partido y las personas que lo dirigían. Por tanto, el hecho de que Kucynsky sea presidente genera un equilibrio de poder que, de alguna manera, tranquiliza a los mercados. En mi opinión, este escenario de compartir el poder y la obligación de tener que dialogar es muy favorable”.

Oscar Bahamonde Amaya, profesor del Área de Gestión pública de ESAN, en Perú, no cree que con solo 18 congresistas frente a los 73 de Fujimori y los 20 de la bancada de izquierdas, el futuro Gobierno liderado por PPK sea necesariamente débil. “Nuestro régimen es presidencialista y el ejecutivo contará con una serie de herramientas para fortalecerse”, asegura. Y señala que una de las más importantes es el presupuesto, “a través del cual puede establecerse vínculos con los sectores menos favorecidos para crear apoyo a las políticas públicas a través de grandes programas sociales y obras de infraestructura, que siempre son atractivas para la ciudadanía”. Otra capacidad que, en su opinión, el nuevo Gobierno debe aprovechar es que su vicepresidente, Martín Vizcarra, “es un exitoso ex gobernador regional [de Moquegua, sureste del país] y a través de él se pueden establecer vínculos con las regiones que permitan contar con el apoyo de los gobiernos y organizaciones regionales”.

Por otra parte, Bahamonde piensa que el fujimorismo tiene como objetivo ganar las elecciones presidenciales del 2021, por lo cual “no pude darse el lujo de aparecer como un partido intransigente y saboteador del sistema democrático como justamente lo desean rotular sus contrincantes, menos aun cuando no hay mucha diferencia ideológica entre este partido y el partido de Gobierno”. Posiblemente, añade, el partido de Keiko Fujimori “espere con paciencia oriental [en referencia al origen japonés de los Fujimori] el desgaste natural del Gobierno y lo apoye en sus dos años iniciales para, a partir del tercer año, volverse un acérrimo crítico que aglutine la oposición democrática”.

Un equipo principalmente económico

¿Pero quién es Kuczynski, el presidente electo que asumirá el próximo 28 de julio? Kuczynski, de 77 años, es hijo de un médico alemán de ascendencia judío-polaca, pionero en el tratamiento de enfermedades tropicales, que se instaló junto a su familia en la Amazonia a medicados de 1930. El presidente electo es un economista de éxito formado en su etapa escolar en el Markham College de Lima, un colegio elitista para la clase alta limeña, comenta Bahamonde. En su etapa universitaria, añade, se formó en Oxford y Princeton, y la mitad de su vida laboral la ha realizado fuera del país, “convirtiéndose en un exitoso funcionario internacional en el Banco Mundial y empresario de Fondos de Inversión”.

En cuanto a su carrera política, Kuczynski ha sido ministro varias veces, llegando incluso a ser primer ministro durante el mandato de Alejandro Toledo (2001-2006). Por otro lado, también se le conoce por su labor social al ser el fundador de la ONG “Agua Limpia”, destinada a apoyar a los gobiernos de zonas rurales para financiar proyectos de agua potable y alcantarillado, así como educar a la población sobre los beneficios, buen uso, costo y saneamiento del agua potable.

Según Bahamonde, lo interesante de su carrera política es que, “a pesar de su apellido y su formación extranjera no despierta muchos anticuerpos en un país de cultura andina, pues tiene un carácter jovial y concertador, y sobre todo su exitosa carrera es vista como referente por jóvenes de las clases medias urbanas que han visto elevar su nivel de vida en los últimos años y no quieren poner en riesgo los beneficios alcanzados por una economía que ha cuadriplicado su valor y viene creciendo ininterrumpidamente desde 1999”.

El profesor de ESAN señala que aún es muy temprano para adelantar su posible gabinete, pero ya se sabe que el Ministro de Economía será su ex Jefe de Plan de Gobierno, “el señor Alfredo Thorne, que tiene un perfil muy parecido al presidente electo —graduado de Oxford y Cambridge y exitoso ejecutivo internacional en banca de inversiones—, al igual que su mano derecha durante la campaña, la exitosa ejecutiva internacional Susana de la Puente Wiese”. El problema, añade, es que el “equipo más cercano a PPK es básicamente económico y las principales carencias podrían venir por el lado político, pues deberá buscar el apoyo del derrotado partido fujimorista y de otras bancadas que le permitan gobernar a pesar de su exigua bancada de 18 congresistas en una cámara de 130 asientos y no parece tener los cuadros ni las competencias necesarios para ello”.

Otro flanco en el que PPK no las tiene todas consigo es el de seguridad y defensa, “donde su equipo es muy reducido y si bien su principal referente, el Dr. Gino Costa ya ha sido Ministro del Interior (con Alejandro Toledo), su gestión fue opaca y no ofrece seguridad de buen desempeño”, asegura Bahamonde. El profesor de ESAN advierte, además, que si el Gobierno no se muestra efectivo a la hora de combatir la inseguridad ciudadana, podría convertirse en su primer gran problema. Según explica, no se puede avanzar en este campo “sin estudios serios sobre las causas y proyecciones de la inseguridad y sin un equipo que muestre éxitos previos, y aquí es donde el ejecutivo tiene un punto débil, pues, al contrario que en temas económicos, tiene cuadros muy livianos que no dan garantía alguna de futuros éxitos”.

Relanzar el crecimiento económico

De esta manera, los retos para el próximo presidente y su equipo serán más de índole política que económica, puesto que existe un amplio consenso en el país respecto a la necesidad de continuar con el modelo económico de libre mercado que hasta hace unos pocos años hizo crecer a Perú mucho más rápido que a otros vecinos latinoamericanos, como Argentina o Venezuela. Garland explica que “Perú, como algún otro país de América Latina —Chile y ahora Colombia—, lleva bastantes años de políticas económicas prudentes a nivel macro, sin grandes experimentos que están dando buenos resultados y que la gran mayoría de la población aprecia como positivas. Entre ellas destacan un manejo fiscal responsable, con déficits controlados, una inflación controlada, etc. Ya nadie cuestiona la economía de mercado, ni el rol de la empresa privada”.

El reto, asegura Garland, es seguir creciendo en términos de renta per capita y, sobre todo, que este crecimiento llegue a amplias partes de la población. “El crecimiento está llegando a ciertas regiones, pero no ha llegado suficientemente al Sur, bastante pobre. Es un reto de Perú, pero también de toda América Latina, el que haya un crecimiento equitativo que saque a las personas de la pobreza y éstas aprecien que la economía de mercado les permite una cierta movilidad social y una cierta mejora económica en el medio y largo plazo”, comenta.

Sin embargo, el fin del boom de los commodities ha frenado la economía peruana, que ha pasado de tasas de crecimiento del 6% hasta el año 2013, a crecer en torno a un 3% o 4% desde entonces, “lo cual no está nada mal. Lo que hay que hacer ahora, a muy corto plazo, es seguir con estas políticas, algo que no estaba en duda ni con Kucynsky ni con Keiko Fujimori” dice Garland. En concreto, Bahamonde añade que el nuevo Gobierno deberá asegurar lo ofrecido durante la campaña electoral,“esto es una tasa de 5% anual de crecimiento del PBI (producto interior bruto) que supera por dos puntos los magros resultados de la economía en la última parte del periodo del presidente Humala”.

Bahamonde destaca que la minería será el tren que se espera siga impulsando el PBI, pues acaban de entrar en producción importantes proyectos como Tocomocho (Junín) y Constancia (Cusco), y este año iniciarán actividades Las Bambas (Apurímac) y la ampliación de Cerro Verde (Arequipa). Un reciente informe sobre perspectivas económicas del Banco Mundial coincide con este punto de vista, ya que se muestra algo más optimista que a principios de año en cuanto al dinamismo de la economía peruana, y ha elevado la proyección de crecimiento del 3,3% al 3,5% justamente por el repunte de la producción minera. Sin embargo, el 2017 seguirá siendo, en opinion del organismo, una año de crecimiento moderado y rebaja la expectativa del 4,5% al 3,5%, como consecuencia de la aún débil demanda interna y la desaceleración de los principales socios comerciales.

El profesor de ESAN añade que de acuerdo con los analistas, una vez superado el Fenómeno del Niño 2016, “que no fue tan destructivo como se esperaba, la pesca podría seguir un ciclo de crecimiento favorable que aunado a la agroindustria y metal mecánica podría servir como impulsores del alicaído sector construcción que se espera genere los puestos de trabajo que se necesitan”.

Sin embargo, “todo esto sólo se transformará en un buen gobierno si PPK puede hilar fino en dos campos clave, el político y el de seguridad, desde donde pueden venir las amenazas más fuertes a un exitoso Gobierno”, concluye Bahamonde.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"Unas elecciones ajustadas deciden por sorpresa la presidencia de Perú." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [14 junio, 2016]. Web. [18 September, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/unas-elecciones-ajustadas-deciden-sorpresa-la-presidencia-peru/>

APA

Unas elecciones ajustadas deciden por sorpresa la presidencia de Perú. Universia Knowledge@Wharton (2016, junio 14). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/unas-elecciones-ajustadas-deciden-sorpresa-la-presidencia-peru/

Chicago

"Unas elecciones ajustadas deciden por sorpresa la presidencia de Perú" Universia Knowledge@Wharton, [junio 14, 2016].
Accessed [September 18, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/unas-elecciones-ajustadas-deciden-sorpresa-la-presidencia-peru/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far