Una nueva investigación de Wharton concluye que la gente inmensamente feliz transmite una imagen de inocencia y de falta de sofisticación, lo que les hace más vulnerables a los abusos.

compassion