¿Estamos ante el ocaso de la industria de energía solar china?

Hace tan solo dos años, SuntechPower Holdings Inc. era el emblema del ascenso meteórico de China en la economía global. La empresa emergente fundada en Wuxi en 2001 por el emprendedor Shi Zhengrong tuvo unos inicios modestos, pero Suntech se convirtió en la mayor empresa de paneles solares del mundo en tan solo ocho años. Fue la más exitosa de las cerca de 100 compañías chinas que se dedicaron a la producción de paneles solares después de que el Gobierno empezara a considerar el sector como una prioridad.

Ahora, sin embargo, Suntech y la industria de energía solar de China pasan por un periodo difícil. Alimentada por la producción china, que se cuadruplicó entre 2009 y 2011, la capacidad mundial de los paneles solares de polysilicio se disparó y los precios se hundieron, y se vieron aún más perjudicados por la contracción de la demanda de grandes compradores europeos como consecuencia de la recesión global. Incapaz de pagar sus deudas, Suntech incumplió sus bonos convertibles en marzo. Wuxi Suntech, unidad principal de la empresa, se declaró en quiebra, y el consejo destituyó a Shi como consejero delegado y presidente de la compañía. Mientras, el resto de empresas del sector de paneles solares de China siguen la misma dinámica, sofocadas por el exceso de capacidad, demanda reducida y tarifas comerciales punitivas impuestas por EEUU, y que tal vez se vean acompañadas, en breve, por otras impuestas por la Unión Europea.

El sector de energía solar de China sigue el patrón establecido por muchas de las industrias en que el país buscó especializarse, como la industria del acero y del aluminio, por ejemplo. "Este es sólo el ejemplo más reciente de una larga lista de industrias que pasaron por semejantes picos y valles", observa Louis Schwartz, presidente de China Strategies LLC, empresa de servicios de consultoría china de negocios e inversiones de Pittsburgh, en Pensilvania. "Todo comenzó con un incentivo del Gobierno. En un intervalo muy corto, la industria desarrolló una capacidad enorme ayudada, en gran medida, por el sistema bancario, pero también por el deseo de ciudades, aldeas o provincias de promover una industria nueva que generara empleos. Después de iniciadas, es difícil pararlas".

Marshall Meyer, profesor de Gestión de Wharton que estudia el fenómeno, destaca el papel de los gobiernos locales: "En China, se observa no sólo la inversión impulsada por el crecimiento, sino también la inversión impulsada por el crecimiento y patrocinado por el Gobierno local, que crea un exceso y una exageración de capacidad", dice. "A fin de cuentas, es una carrera al fondo del pozo, porque nadie consigue ganar lo suficiente para pagar el coste del capital, mucho menos para preservar el beneficio y generar más capital. La cuestión es cómo conseguir mercados sostenibles con esa dinámica, no sólo en China, sino globalmente".

Tiempo de cambio

Andrew Batson, director de investigaciones de GK Dragonomics de Pekín, dice que a pesar de la preocupación exagerada, el exceso de capacidad está perjudicando básicamente a los sectores prioritarios escogidos por el Gobierno. En China, los márgenes de beneficio de la industria están, en general, más o menos donde han estado en los últimos diez años, dice. Pero "una economía frágil da al problema del exceso de capacidad una urgencia mayor que en los tiempos del boom".

De hecho, en el pasado, una demanda sólida global y local era capaz de absorber buena parte del exceso de capacidad de China. En sus días de crecimiento elevado, "China construyó pensando en el futuro, por eso lo que hoy parece capacidad excesiva, en dos años parecerá lo contrario", dice Alistair Thornton, economista de IHS, empresa mundial de informaciones y analítica de negocios de Pekín. Pero con la desaceleración doméstica y mundial, ese escenario cambió, y el estímulo de gastos en China después de la crisis financiera global sólo exacerba la situación. "La expansión del crédito a finales de 2008 alimentó la construcción de la capacidad, y buena parte de ella estaba lista para ser usada cuando la economía doméstica comenzó a calmarse entrando en un ritmo de crecimiento más lento", dice Pieter Bottelier, profesor asistente senior de estudios chinos de Johns Hopkins School of Advanced International Studies (SAIS), en Washington, D.C. "Los próximos 12 ó 24 meses serán muy dolorosos para la industria".

A medida que la economía china se desacelera a una tasa de crecimiento anual del 7% al 7,5% ante una media anual del 10% en la última década, ella aprendió a confiar más en la inteligencia que en la inversión bruta impulsada por el crédito, dicen los especialistas. El resultado de la política industrial centrada en la inversión fue el crecimiento rápido. En poco tiempo, "se crea una industria que emplea mucha gente y adquiere know-how de fabricación", dice Schwartz de China Strategies. "El lado negativo es el desperdicio en la aplicación del capital. Con eso se pasa a una cuestión mucho más amplia: ¿en qué medida China será capaz de hacer la transición de una economía de imitación a una economía de innovación?"

Thornton concuerda: "Esta es la historia de la próxima década: cómo crear un fundamento más sostenible para los próximos 30 años de crecimiento", dice. "La gran cuestión que todavía hay que resolver en China tiene que ver con el papel que el Estado desempeña en la economía. La habilidad de adjudicación de crédito de las autoridades centrales y locales es peor que la del mercado, y la ineficacia sólo tiende a crecer. Con eso, las consecuencias son negativas para el crecimiento". Aunque el nuevo Gobierno del presidente Xi Jinping no se haya pronunciado en relación a cuestiones de reforma económica en sus tres primeros meses, el 24 de mayo el Consejo Estatal de China anunció un cambio significativo de dirección poniendo el énfasis en nuevas políticas enfocadas hacia el mercado, inclusive con la introducción de un impuesto de valor agregado, liberalización de las tasas de interés de los bancos, promoción del capital privado y reforma continua de las empresas estatales.

Pero seguir una dirección más enfocada en el mercado puede ser algo más fácil de decir que de hacer. Aunque el Gobierno central sepa, por ejemplo, que la consolidación es necesaria, no es fácil dejar a las empresas caer. "Desde el punto de vista de la economía y de la política, China quiere la estabilidad", dice Thornton. "En el momento en que se permite que algunas de esas empresas se hundan, simplemente no es posible saber cuando llegará a su fin la cadena de interacciones". Si sumáramos a eso la tendencia de los gobiernos locales de proteger a sus empleados, la perspectiva de la consolidación se vuelve aún más incierta. "Se trata de un proceso confuso en que se mezclan muchos intereses dentro de China", observa Shyam Mehta, analista senior de mercados de energía solar de GMT Research, empresa de investigación de mercado de energía limpia de Boston.

Los especialistas discuten hasta qué punto los gobiernos locales continuarán salvando a las grandes empresas locales. No hay duda de que las empresas locales pueden ser fuertes. "Hay 120 estatales controladas por el Gobierno central, y miles de estatales de gobiernos locales, que son también objeto de favoritismo", observa Meyer, de Wharton. Sin embargo, muchos gobiernos locales sufren restricciones fiscales, y Pekín puede no permitir que crezcan de forma exagerada, observa Bottelier, de SAIS. De hecho, según la prensa china muchos trabajadores más senior dijeron que esta vez el Gobierno no prevé ningún estímulo más para combatir la lentitud de crecimiento.

¿La salvación estaría en la demanda doméstica?

La consolidación es ineludible en la industria de paneles solares de China, pero nadie sabe a ciencia cierta cómo ocurrirá, dice Mehta. A diferencia de muchos sectores chinos que pasan por exceso de capacidad, la industria de paneles solares produce básicamente para la exportación, y no para el uso doméstico. El exceso de producción de China repercute fuertemente sobre el mercado mundial, y el mercado solar global observa con interés cuándo y de qué modo tendrá lugar el desenlace del exceso de oferta del país, dice.

Ahora que los subsidios europeos para la energía solar están próximos a llegar a su fin, y la demanda de ese mercado primario está desapareciendo, China está intensificando su demanda interna. El país está incentivando la construcción de fábricas solares a gran escala en Occidente, está construyendo líneas de transmisión eléctrica a partir de Xinjiang en dirección al este y al suroeste, respectivamente, y está incentivando las instalaciones en los tejados en Oriente, según Matthew Feinstein, analista de la industria solar de Lux Research, empresa de investigación de mercado de Boston. Pero la demanda doméstica aún es menor que la capacidad de fabricación, dice Mehta, de GMT. Con "márgenes muy estrechos, esos proyectos ayudan a mantener las empresa en activo, pero no promueven la prosperidad", dice. Mientras, añade, empresas líderes como Trina Solar Ltd., Jinko Solar Holdings Co. y Renesola Ltd., están haciendo lo que pueden para sobrevivir migrando de la etapa de producción, cuyas márgenes son pequeños, a sistemas de márgenes más elevados y desarrollo de proyectos.

Mientras las empresas luchan por sobrevivir, el Gobierno central muestra su apoyo para la consolidación. El Banco de Desarrollo de China, el mayor acreedor del sector, se habría comprometido a apoyar una docena de empresas de energía solar, inclusive Trina, Yingli Green Energy Holdings y Shanghai Chaori Energy Science & Technology Co., indicando con eso que éstas son las "vencedoras de la selección", dice Mehta. Además, trabajadores del Gobierno central planean establecer patrones en la industria para separar las empresas más fuertes y garantizar exportaciones de mayor calidad, observa Feinstein, analista de Lux Research. Teóricamente, sólo las mayores y las más fuertes sobrevivirán. Entre las vencedoras pueden estar Yingli, Trina, Jinko, Renesola y a Solar Holdings Co. Ltd., prevé Mehta.

Al mismo tiempo, sin embargo, los gobiernos locales están combatiendo este tipo de decisiones. La ciudad de Wuxi, que tuvo un papel importante en la fundación y en el desarrollo de Suntech, por ejemplo, está asumiendo parte de la empresa. La ciudad de Xinyu, en la provincia de Jiangxi, que varias veces ofreció apoyo financiero a la empresa local LDK Solar Co. Ltd., apoya a Heng Rui Xin Energy, que compró un 20% de participación en la empresa de energía solar en dificultades. De igual manera, una empresa controlada por Donying en Shangdong compró un 50,38% de CNPV Solar Power SA local. "A medida que más empresas chinas están más cerca de la insolvencia, veremos un número mayor de gobiernos locales salvándolas", dice Mehta. "Nadie sabe cómo los acreedores y las autoridades centrales interaccionarán con los gobiernos de las ciudades y de la provincias".

Fabricantes de turbinas: vientos inciertos

Aunque la industria de paneles solares sea el ejemplo más extremo de exceso de capacidad en China, otros sectores altamente prioritarios también se enfrentan a la misma dificultad. En el transcurso de la última década, el incentivo a la producción de turbinas de viento, por ejemplo, atrajo más de 100 empresas al sector. Goldwind china es hoy el mayor fabricante mundial. El año pasado, China instaló 1/3 de las turbinas de viento del mundo, y la energía eólica, que representa más del 5% de la capacidad de generación del país, viene en tercer lugar después del carbón y de la energía hidráulica en el ranking de las principales fuentes de energía. "China creó una exitosa industria de energía eólica doméstica en relativamente poco tiempo", dice Joanna Lewis, profesora asistente de ciencias, tecnología y negocios internacionales de la Universidad de Georgetown en Washington, D. C., y autora del recién lanzado "Innovación verde en China: la industria de energía eólica en China y la transición global a una economía de bajo carbono" [China’s Wind Power Industry and the Global Transition to la Low-Carbon Economy].

Como la energía eólica era menos cara que la solar, los funcionarios chinos destinaron las turbinas de viento para uso doméstico, al contrario de los paneles solares, que pretendían exportar. Por lo tanto, China tiene más control sobre la demanda de sus turbinas de viento. Pero la adopción de la energía eólica enfrenta el desafío de conectarla a la red.

Ahora, el exceso de fabricantes de turbinas está expulsando a las empresas menores del sector, mientras las grandes, como Goldwind y Sinovel registraron una caída de beneficios el año pasado, observa Schwartz, de China Strategies. Para incentivar la consolidación de la industria, el Gobierno está introduciendo la certificación tecnológica y la exigencia de pruebas, dice Lewis, de la Universidad de Georgetown. "Un proceso de consolidación de arriba hacia abajo no siempre termina con los productores de tecnología más innovadores", dice ella. Pero ese proceso "puede crear espacio para los pequeños fabricantes con buena tecnología".

¿Incentivar las montadoras equivocadas?

Mientras, en el sector de automóviles, un tipo diferente de exceso de capacidad —en que se observa la fragmentación de la industria— asociado al proteccionismo local obstaculiza la capacidad del sector de innovar, dice Seung-Youn Oh, investigador asociado del post-doctorado del Centro de Estudios de China Contemporánea de la Universidad de Pensilvania. Aunque el número de propietarios de coches en China aún sea limitado, el potencial del mercado justifica la producción robusta. Pero el número excesivo de fabricantes de automóviles impide que se conviertan en productores mundiales, dice Oh.

La fragmentación del sector procede, históricamente, de la orden de Mao de que los gobiernos locales desarrollen fábricas propias de coches siguiendo el espíritu de la autosuficiencia, dice Oh. A causa de eso, las montadoras chinas carecen de economía de escala. Corea, Japón y EEUU tienen sólo unas pocas montadoras, mientras China tiene cerca de 120, muchas de ellas de gobiernos subnacionales, dice Oh.

Para incentivar la consolidación, en los años 80, el Gobierno central invitó a los inversores extranjeros a asociarse en joint ventures con las estatales chinas (SOEs) creando entidades como GM de Shangai y Hyundai de Pekín. Se esperaba con eso que las Grandes SOEs, aliadas con los fabricantes extranjeros, adquirieran las empresas de menor tamaño. Pero el cierre de las fábricas de automóviles es un desafío para cualquier país, y los esfuerzos de consolidación fallaron, dice Oh. Mientras, satisfechos con los beneficios de sus asociaciones, las SOEs tenían poco incentivo para producir modelos innovadores, mientras que sus socios extranjeros temían transferir tecnología, dice ella. A finales de los años 90 y principios de los años 2000, compañías de automóviles independientes, como Chery Automobile Co. Ltd y Great Wall Motor Company cogieron a la industria por sorpresa al introducir modelos propios.

Aunque el Gobierno central de China adopte políticas de apoyo a los fabricantes independientes, el proteccionismo local continúa sustentando las joint ventures de las SOEs, dice Oh. El paquete de estímulo financiero durante la crisis, por ejemplo, incluía la reducción de impuestos para que los consumidores compraran vehículos nuevos y menores, como los producidos por las fábricas independientes y, en 2012, las normas de compras del Gobierno exigían la adquisición de coches con motores menores, excluyendo de un golpe todos los modelos de las joint ventures, dice Oh. Pero los socios de las joint ventures extranjeras, como GM y Hyundai, pasaron a trabajar en conjunto con los gobiernos locales, sus patrocinadores, para mantener fuertes sus operaciones.

El futuro

Si China es capaz de mantenerse firme y dejar que la disciplina del mercado decida los vencedores y los perdedores de esa industria, las empresas chinas podrán apostar más alto, dicen los especialistas. "Las que se adapten más deprisa, sobrevivirán; las que no lo hagan, morirán", dice Derek Scissors, investigador bursátil del Centro de Estudios Asiáticos de la Heritage Foundation, un grupo de estudios de Washington, D. C. ¿Cuál sería la alternativa? "Si su éxito depende de un compromiso con el Gobierno local, y no de su estrategia de negocios, lo que tendremos no es la mejor empresa, sino la mejor relacionada", dice Scissors.

De hecho, según Meyer, de Wharton, las compañías chinas necesitan aprender a competir mejor, tener perspicacia de gestión, de eficiencia y tecnología. "Se puede poner en práctica un sistema de gestión bastante riguroso y decir a las personas que ellas no sobrevivirán en la empresa a menos que produzcan, ellas mismas, el beneficio necesario para tanto", dice Meyer. "Es preciso ser más inteligente, más rápido, fabricar un producto mejor y tener margen de beneficio al mismo tiempo".

Para Michael Tomczyk, director gerente del Centro Mack de Innovación Tecnológica de Wharton, "la gran lección de la energía solar es que las empresas necesitan ser muy flexibles y sensibles a los cambios del mercado, lo que requiere un análisis constante y detallado del tamaño del mercado, sus tendencias, factores competitivos y el riesgo de guerras tarifarias y comerciales. Eso es fundamental, porque la vida de miles de personas se verá afectada por cambios de ese tipo en cualquier industria".

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"¿Estamos ante el ocaso de la industria de energía solar china?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [12 junio, 2013]. Web. [28 November, 2014] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/estamos-ante-el-ocaso-de-la-industria-de-energia-solar-china/>

APA

¿Estamos ante el ocaso de la industria de energía solar china?. Universia Knowledge@Wharton (2013, junio 12). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/estamos-ante-el-ocaso-de-la-industria-de-energia-solar-china/

Chicago

"¿Estamos ante el ocaso de la industria de energía solar china?" Universia Knowledge@Wharton, [junio 12, 2013].
Accessed [November 28, 2014]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/estamos-ante-el-ocaso-de-la-industria-de-energia-solar-china/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far