¿Por qué el Pixel de Google tiene más que ver con la estrategia que con los smartphones?

101816_samsung

A principios de octubre, Google dio a conocer los dos dispositivos sobre los que ya se rumoreaba desde hace meses en los blogs de tecnología: el Pixel y su hermano mayor, el Pixel XL. Los teléfonos con pantalla táctil se parecen mucho a los iPhones de gama alta y los dispositivos Samsung. El precio también y, en general, han recibido críticas positivas. El veterano periodista de tecnología Walt Mossberg opinó que el Pixel era “probablemente el mejor teléfono Android que había probado”. Es el primer teléfono inteligente que está completamente diseñado y creado por Google, con acabados de gama alta y características que pretenden ofrecer una experiencia pura de Android.

El Pixel viene en una pantalla Gorilla Glass de 5 pulgadas o 5,5 pulgadas con una cámara trasera de 12,3 mega pixeles. Promete una carga rápida de 15 minutos y proporciona siete horas de uso. El smartphone puede grabar vídeo en 4K ultra HD y viene con una toma de auriculares, aunque no es resistente al agua. Google proporciona un servicio de atención al cliente 24 horas al día 7 días por semana para el Pixel de Google y almacenamiento en la nube ilimitado para fotos y vídeos en alta resolución. El asistente virtual Google Assistant está preinstalado, junto con la aplicación de chat de video Google Duo. Es compatible con el visor de realidad virtual Google Daydream. El precio más bajo es de US $649.

“Parece un dispositivo muy bonito y de gama alta”, dice Michael Sinkinson, profesor de Economía empresarial y Políticas públicas de Wharton. “Este es el concepto que tiene Google de un teléfono de gama alta”. El Pixel marca un cambio en la estrategia de Google respecto a los teléfonos, según la cual sus teléfonos de Nexus tenían precios más bajos y fueron comercializados de manera menos agresiva. Con Pixel, Google está fijando precios y comercializando el dispositivo para que vaya mano a mano con Apple y Samsung. También es la primera vez que la compañía ha puesto su nombre en un teléfono inteligente.

Pero considerar que el Pixel es tan solo un producto más de la línea de teléfonos inteligentes de Google es no entender el fondo de la cuestión. En el evento de lanzamiento del smartphone, el consejero delegado de Google, Sundar Pichai, reflexionó sobre los grandes cambios en el sector de la informática que tienen lugar cada década aproximadamente. Los ordenadores personales llegaron en la década de 1980, la world wide web surgió en la década de los 1990 y los teléfonos inteligentes transformaron el segmento móvil en la década de 2000. Se está produciendo otro cambio. “Cuando miro hacia donde va la informática, está claro para mí que nos estamos dirigiendo, evolucionando, de un mundo sobre todo móvil a otro regido principalmente por la IA [inteligencia artificial]“, dijo.

La IA es la ciencia que posibilita que las computadoras sean inteligentes. Una faceta de la IA es el aprendizaje automático, donde las computadoras se adaptan y crecen a medida que obtienen más datos. La IA es el futuro y “en el corazón de estos esfuerzos está nuestro objetivo de construir un Asistente de Google”, dijo Pichai. El asistente, la IA de Pixel, va más allá del Siri de Apple y del Cortana de Microsoft, ya que extrae datos de forma más profunda de sus cuentas de Google y aplicaciones y permite el diálogo de dos vías.

Por ejemplo, cuando solicitas al Asistente de Google que llame a Uber, dialoga con la aplicación Uber, que conversa sobre dónde deseas ir y qué tipo de servicio de autos Uber prefieres. A medida que el Asistente aprende más sobre ti, se vuelve más inteligente. “Nuestro objetivo es construir un Google personal para cada usuario” que puede buscar sus fotos, correos electrónicos, calendario, viajes y otros, dijo Pichai. El Asistente le ayudará a filtrar los datos dispares en su mundo.

Rick Osterloh, director de la recién formada unidad de hardware de Google, dijo en el evento de lanzamiento de Pixel que un impulso renovado en el hardware fue motivado por el aumento en el volumen y la complejidad de la información. La gente está tomando más fotos, enviando más mensajes y escuchando más música que nunca. “Construir hardware y software juntos nos permite aprovechar al máximo capacidades como el Asistente de Google”, dijo. “Nos permite aprovechar los años de experiencia que hemos acumulado en el aprendizaje automático y la IA para ofrecer las experiencias simples, inteligentes y rápidas que nuestros usuarios esperan de nosotros”.

De hecho, un informe de investigación publicado en octubre por Needham & Co. dice que la ventaja de Pixel proviene de su “cerebro”, el recurso de IA de Google, su experiencia en búsqueda y mapas y su amplio conjunto de aplicaciones, incluyendo YouTube y Google Cloud. “Al traer todo el hardware y el diseño de software a la empresa, creemos que el producto debería ofrecer una experiencia Android más rápida, limpia y más cohesionada que sus teléfonos anteriores”.

El profesor de Gestión de Wharton, David Hsu, dice que la decisión de desarrollar Pixel está “impulsada por lo que la empresa entiende como forma de capacitar su negocio de IA, que es cómo pueden obtener buenos datos”. El señala que el gran desafío al que se enfrenta la IA hoy en día tiene que ver con la búsqueda de contenido que no presenta textos, como las fotos, sin la necesidad de que tenga que ser etiquetado por los humanos. Un motor de búsqueda que sea capaz de mirar a través de contenido no textual contribuye al fortalecimiento del negocio publicitario de Google. “El principal negocio de Google es habilitar su modelo de ingresos publicitarios. El hardware siempre va a palidecer en comparación con eso”, dice Hsu. “La empresa ha demostrado una y otra vez que está dispuesta a aplazar su principal modelo de ingresos”.

Sin duda, Google puede integrar el Asistente al sistema operativo Android, que según IDC se utiliza en el 87,6% de los teléfonos inteligentes a nivel mundial, sin tener que desarrollar su propio hardware. Sin embargo, el Pixel proporciona una referencia para la industria sobre una experiencia pura de Android, dice Sinkinson.

Hasta la fecha, la experiencia de Android para los usuarios es conocida por haber estado fragmentada; la calidad fluctúa dependiendo del fabricante de teléfonos inteligentes. Por el contrario, Apple, al controlar tanto el hardware como el software, ha proporcionado una experiencia de alta calidad de forma consistente. El Pixel es la oportunidad de Google para hacer lo mismo con Android.

¿Un giro para los smartphones de Google?

¿Estaría Google dando un giro a su estrategia de hardware? Recuerde que vendió el fabricante de teléfonos móviles Motorola Mobility en 2014 a Lenovo por 2.900 millones de dólares después de adquirirlo dos años antes por 12.500 millones de dólares. Sinkinson dice que Google estaba interesado en Motorola principalmente por sus patentes y rápidamente se libró de la división de hardware porque no quería fabricar teléfonos y competir de forma demasiado directa con sus socios de teléfonos inteligentes. Pixel está hecho por la firma taiwanesa HTC y los teléfonos Nexus fueron fabricados por LG o por Huawei. “Les gusta tener socios con los que trabajar en el lado del hardware”, dice. “No son una empresa orientada al hardware, pero eso está cambiando lentamente”.

Además de Pixel, Google recientemente dio a conocer el asistente virtual Google Home que competiría con Echo, de Amazon. Ambos ayudan a las personas a hacer tareas domésticas, como apagar las luces, reproducir una canción favorita o imprimir una receta de Internet. Google también lanzó de forma reciente los auriculares de realidad virtual Daydream, que vienen acompañados de un mando a distancia que te permite dibujar y hacer gestos dentro de un entorno  de RV, por ejemplo, ser un mago dotado de una varita mágica en la película de J.K. Rowling “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”. Google ya posee el fabricante de aparatos inteligentes Nest.

De hecho, el teléfono inteligente Pixel es sólo una parte de la estrategia global de hardware de Google para el consumidor, que abarca todos estos dispositivos habilitados para la IA. Pero es una parte importante. “El teléfono inteligente es el mariscal de campo de todas estas cosas”, dice Hsu. Puede ser el controlador principal de los otros dispositivos de Google.

Con Pixel, Google ahora tiene un teléfono Android de alta calidad que controla completamente. Ha dependido de los fabricantes de teléfonos inteligentes como Samsung, LG y HTC para llegar a la mayoría de los usuarios de Android y mostrar su sistema operativo de la mejor forma posible, pero “ahora con Pixel, el nivel de dependencia disminuye”, observa Arkadiy Sakhartov, profesor de Gestión de Wharton. Además, al integrarse verticalmente, Google gozará de las mismas “economías de objetivos” que Apple al controlar internamente su hardware y software, añade.

Historia del hardware de Google

Pero Google ha tenido una historia problemática en lo que se refiere a sus proyectos de hardware: Google Glass es un proyecto que está congelado, mientras que su tableta Pixel C y Chromebooks no han destacado. Además, Google Fiber, su servicio de televisión de pago, ha postergado su expansión. Sakhartov añade que la compañía está deshaciéndose de una firma de robótica que compró hace unos años. “Google prueba las cosas y lo hacen a lo grande. Las ponen a prueban de forma seria. Entonces ven si funcionan y si no lo hacen, abandonan la idea”, dice Gerald Faulhaber, profesor emérito de Wharton de Economía empresarial y Política pública.

La capacidad de resistencia de Pixel dependerá de una amplia aceptación del aparato y de la consecución de los objetivos de Google. Pero el teléfono se enfrenta a una batalla cuesta arriba para ganar terreno dada la saturación del mercado de teléfonos inteligentes. Según un informe de febrero de 2016 de comScore, cerca de 200 millones de estadounidenses ya poseen teléfonos inteligentes. De ese total, un 44% posee iPhones y un 28% tiene teléfonos Samsung. Además, dice Hsu, la gente necesita una buena razón para cambiar de plataforma, dada la molestia que esto conlleva. (Google introdujo un conector en el Pixel para ayudar a las personas a cambiar su contenido).

Por desgracia, el Pixel no tuvo el mismo impacto sorpresivo del iPhone cuando debutó en 2007. “Estás compitiendo con los mejores, pero no los estás derrotando, estás poniéndote a su nivel”, dice Faulhaber . “¿Dónde está la gran victoria aquí? No veo ninguna. Si Google puede hacer lo que Apple hizo con el iPhone hace 10 años, entonces tienen algo importante”.

Un nuevo smartphone en el mercado debe dar a los usuarios una razón convincente para cambiar de modelo. En el pasado, el precio ha sido el gancho de los teléfonos Nexus de Google. Ese no es el caso de Pixel. “Mi decepción fue descubrir que no tenía un precio competitivo”, dice Sinkinson. Hsu añade que no entiende la estrategia de Google. Si quería hacer Pixel popular rápidamente, debería haber ofrecido un precio más atractivo.

Otro problema es la presión de sus socios de teléfonos inteligentes, que ahora tienen que competir con Pixel. Google ha proporcionado gratuitamente Android a los fabricantes de teléfonos inteligentes para que lo utilicen, aunque la mayoría también lo personaliza para sus usuarios. Google obtiene algo a cambio. “No cobran por Android, pero hay términos y condiciones”, dice Sinkinson. “Tengo que usar Google Play Store y [Google como el] motor de búsqueda predeterminado. Es un poco engañoso decir que Android es gratis cuando hay condiciones que hay que obedecer para usarlo”.

Con el Pixel ahora compitiendo con Samsung Galaxy S7 y similares, y prometiendo actualizaciones de software más rápidas en un entorno de Android puro, “¿cómo afectará a la voluntad de los competidores de invertir en el sistema?”, plantea el profesor de Gestión de Wharton, Minyuan Zhao. “Esto puede incluso empujar a Samsung y Huawei a aumentar sus inversiones en sus propios sistemas operativos”. Sin embargo, la experiencia de Windows Phone y de los sistemas operativos de BlackBerry muestran que sin una multitud de aplicaciones en su ecosistema, es difícil tener éxito”, agregó.

Habrá que ver si Pixel sigue vigente, a pesar de las garantías de Google. “Vamos a ver este despliegue como en el resto de cosas que Google ha hecho”, predice Faulhaber. “Ellos lanzarán Pixel y van a apostar mucho en él. En un año, sacarán una nueva [versión] y verán si ganan dinero con esto. … Lo que la historia me enseña acerca de Google es, en mi opinión, que las cosas están vigentes un par de años y luego desaparecen”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"¿Por qué el Pixel de Google tiene más que ver con la estrategia que con los smartphones?." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [30 noviembre, 2016]. Web. [21 July, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/pixel-google-mas-ver-la-estrategia-los-smartphones/>

APA

¿Por qué el Pixel de Google tiene más que ver con la estrategia que con los smartphones?. Universia Knowledge@Wharton (2016, noviembre 30). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/pixel-google-mas-ver-la-estrategia-los-smartphones/

Chicago

"¿Por qué el Pixel de Google tiene más que ver con la estrategia que con los smartphones?" Universia Knowledge@Wharton, [noviembre 30, 2016].
Accessed [July 21, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/pixel-google-mas-ver-la-estrategia-los-smartphones/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far