El punto de vista de una escritora de discursos de la Casa Blanca

podium

Durante sus ocho años en la Casa Blanca, Michelle Obama se hizo conocida por sus discursos francos y personales que a menudo hacían referencia a su infancia creciendo en el sur de Chicago. Durante la mayor parte de esos ocho años, la Primera Dama compartió sus pensamientos con la ayuda de la escritora de discursos Sarah Hurwitz, quien se unió a la campaña de Obama después de trabajar en la misma función para Hillary Clinton durante su campaña a la presidencia de 2008. Durante su paso por el campus de Wharton para participar en la serie de conferencias Authors@Wharton, Hurwitz conversó con Knowledge@Wharton para hablar sobre los elementos de la redacción exitosa de discursos.

A continuación, una transcripción editada de la conversación.

Knowledge@Wharton: Además de trabajar para Michelle Obama y Hillary Clinton, también ha trabajado en la redacción de discursos para el ex vicepresidente Al Gore y otros. ¿Cuáles son algunos de los primeros pasos que toma cuando escribe para alguien nuevo?

Sarah Hurwitz: Si han escrito un libro o algo así, es importante leerlo sólo para tener una idea de su historia y cómo ven las cosas. Me parece que también es muy útil leer y ver sus discursos pasados. Pero creo que la mejor manera de conocer lo que dice alguien es hablar con la persona. Simplemente sentarse con ellos de manera informal y hablar en un entorno natural. Realmente percibirás la cadencia de su voz, de cómo hablan normalmente. Como redactor de discursos, eso es lo que realmente estás tratando de capturar: esa manera de hablar verdadera y auténtica.

Knowledge@Wharton: ¿Hubo una gran diferencia entre escribir para Michelle Obama y Barack Obama?

Hurwitz: Cada persona para la que he escrito tiene una voz única. Es realmente difícil compararlos porque cada uno tiene una manera tan especial de hablar que es tan particular de ellos.

Diré que los papeles de presidente y primera dama son tan diferentes porque si hay algún tipo de crisis, la gente no se dirige a la primera dama, se dirige al presidente. Cuando escribes para el presidente, las cosas tienden a ser mucho más de última hora, más volátiles. Tienden a cambiar muy rápidamente. Cuando escribes para una primera dama, tiendes a tener un poco más de tiempo. Ella puede ser más proactiva porque no tiene que ser reactiva a las cosas que están sucediendo en las noticias. Eso te da un poco más de libertad y margen de maniobra como escritor de discursos para escribir, y me gusta.

Knowledge@Wharton: Le dijo al The Washington Post que al final de su etapa con la Primera Dama casi podía oírla en su cabeza criticando lo que usted escribía. Durante su proceso para escribir para ella, ¿tenía un archivo de datos? ¿decía a veces algo que usted archivaba para más adelante?

Hurwitz: Por lo general, para un gran discurso con la Sra. Obama, yo me reunía con ella y le preguntaba: “¿Qué le gustaría decir? “Michelle Obama sabe quién es, y siempre sabe lo que quiere decir. Siempre tenía una idea muy clara de lo que sería el tema del discurso. Ella dictaría el lenguaje. Ella exponía los temas que quería tocar. Ella era muy clara y muy precisa, así que siempre conseguía salir de nuestros encuentros sabiendo efectivamente cómo debería ser el discurso.

Mi trabajo sería realmente hacer un borrador. Ella entonces lo sometía a una crítica y editaba mucho el estilo, el tono, etc. La gente a menudo me dice: “Sarah, ¡qué gran discurso!”, y nunca me sentí realmente cómoda dando las gracias porque no era mi discurso. Era de ella. Trabajaba en él desde el principio hasta el final. Aunque ciertamente yo ayudaba, no me siento cómoda recibiendo reconocimiento por ello.

A veces, podría estar diciéndome algo que ella quería poner en un discurso, y por cualquier motivo tal vez no encajaba en aquel momento. Pero un mes más adelante podía pensar: “Ella mencionó esa idea realmente genial para aquel otro discurso, pero encaja perfectamente aquí”. Y entonces lo usaba. Si ella contaba una historia interesante o sugería una cita interesante, la guardaba y entonces quizá volvía a utilizarla.

Knowledge@Wharton: Una de las frases más famosas de Michelle Obama fue dicha durante su discurso en la Convención Nacional Demócrata de 2016, cuando utilizó las palabras “Cuando ellos bajan el nivel, nosotros lo elevamos”. ¿Cuál es la historia de cómo surgió esa frase?

Hurwitz: Esa fue su frase. Mi única contribución a esa frase fue, literalmente, escribirla en mi computador. Eso fue todo. Recuerdo haber pensado, esa es una frase muy bonita. Es muy emocionante. Es un resumen realmente hermoso de quién es ella. Me gustó. No tenía ni idea de que iba a volverse tan popular. No tenía idea, y me emocionó cuando lo hizo.

Knowledge@Wharton: También escribió el discurso de admisión de derrota de Hilary Clinton en 2008, cuando se refirió a poner “18 millones de grietas” en lo que llamó el “techo de cristal más alto y más duro”. ¿Puede hablar sobre el proceso para escribir ese discurso?

Hurwitz: Se trataba de equilibrar los objetivos contrapuestos, en que se hace un reconocimiento de lo que se ha logrado, el acontecimiento histórico que aquello representaba, la emoción que se había despertado en todo el país. También era necesario dejar claro a la gente que estábamos en medio de un proceso. Esto no es el fin; es el comienzo. También estaba respaldando por completo la candidatura de Barack Obama. Esa fue una parte muy importante del discurso también, y lo hizo muy bien. Creo que ella realmente elaboró un argumento muy poderoso y apasionado para sus partidarios explicando por qué deberían apoyarlo. Después, él la llamó para ser su secretaria de estado, y ella hizo un trabajo magnífico.

Knowledge@Wharton: La mayoría de nosotros no estaremos dando discursos delante de líderes mundiales, pero nos comunicamos todos los días. ¿Qué le ha enseñado haber sido una comunicadora profesional acerca de la comunicación incisiva, concisa, directa que realmente produce algún efecto?

Hurwitz: La lección más importante que he aprendido sobre la escritura de discursos es muy simple: Diga algo que sea verdadero. Cuando la gente está pensando en dar un discurso, a menudo están pensando: “¿Qué me hará sonar inteligente, interesante o ingenioso o poderoso?” O están pensando, “¿Qué quiere escuchar el público?” Estas no deberían ser las primeras preguntas o las más fundamentales. Su primera pregunta debería ser: “¿Cuál es la verdad más profunda e importante que puedo decir en este momento?” Aunque esté dando un discurso a 1.000 personas o hablando con su junta directiva o dirigiendo una reunión informal, es realmente importante decir algo que sea claro y sin duda alguna cierto. Creo que hace que la gente confíe en ti. Les hace respetarte. Muestra autenticidad. Creo que te hace creíble y es una buena manera de empezar. Diría que es también una buena manera de continuar y terminar un discurso.

Knowledge@Wharton: ¿Cómo podemos ser tan honestos para llegar a ese punto?

Hurwitz: Es una pregunta difícil, ¿cuál es la cosa más verdadera que puedo decir en ese momento? Suena grandioso. Suena fabuloso. Creo que una forma muy importante de llegar a eso es simplemente dejar de escribir el discurso. Deje de preocuparse por el discurso. Simplemente pare y piense en lo siguiente: “Si yo estuviera dando este discurso en una habitación vacía, si estuviera diciendo lo más verdadero que pudiera decir, ¿qué sería?” No se preocupe, el discurso vendrá. Pero comenzar, descubra lo más verdadero y trabaje desde allí. Tal vez no diga el 100% sobre el asunto porque la gente no está lista para escucharlo. Tal vez tenga que decirlo de cierta manera. Pero creo que comenzar con aquello que usted sabe que es verdad es un gran punto de partida.

Knowledge@Wharton: Uno de los discursos más emocionantes de Michelle Obama fue su reacción a algunas de las acusaciones de acoso sexual contra Donald Trump. Ella dijo algunas cosas que tal vez no diríamos en público, que tal vez decimos a nuestros amigos o en privado. ¿Ella estaba dispuesta a toda esa franqueza?

Hurwitz: Quería hablar de la misoginia que estábamos viendo en las elecciones antes de la cinta de video “Access Hollywood”, en la que Trump se jactaba de abusar sexualmente a las mujeres. Ese discurso era profundamente personal para ella. Era algo sumamente importante para ella. Se podía ver la emoción en ese discurso, ¿verdad? Se podía ver lo mucho que le importaba. Ese discurso fue escrito sobre todo por sus palabras, sus ideas. De principio a fin, ella sabía lo que quería decir y salió y lo dijo.

Knowledge@Wharton: ¿Qué hace cuando trabaja con personas que quieren una privacidad mayor? Tal vez no quieren compartir tanto de sí mismos como la Primera Dama o incluso el Presidente Obama.

Hurwitz: Cuando los votantes potenciales están evaluando candidatos políticos, creo que la pregunta que los votantes se están planteando es: “¿Me entienden? ¿Entienden de dónde vengo? “Creo que también es importante para un candidato compartir un poco de su historia personal, para que el elector pueda ver un poco de sí mismo en él. Incluso si la historia es muy diferente de los votantes a los que está hablando, que es a menudo el caso, creo que todo el mundo puede identificarse con ciertas cosas. La gente podría haber tenido una educación muy diferente a la de la Sra. Obama, pero en el discurso de la Convención Nacional Demócrata en 2016 cuando habló sobre el primer día de escuela de sus hijas y lo intenso que era para ella enviarlas en estos grandes autos con estos hombres, sus caritas apretadas contra la ventana, cualquier mamá, cualquier papá, cualquier persona que tiene un niño en su vida puede identificarse con ese momento. Usted no tiene que ser similar a ella de otras maneras, pero ese es un momento reconocible. Por lo tanto, creo que es realmente importante para la gente, incluso si no se sienten cómodos compartiendo mucho, encontrar una o dos cosas que sean reconocibles. Si eso sigue siendo incómodo, entonces usted puede centrarse más en contar las historias de otras personas, personas a las que desea servir. Tal vez contar las historias de lo que están viviendo los votantes. Al final del día, creo que usted tiene que vincularlos a su historia de alguna manera porque los votantes están tratando de decidir si quieren que usted les sirva.

Knowledge@Wharton: La mayoría de nosotros nunca vamos a tener nuestros propios escritores de discursos, pero probablemente vamos a hacer un discurso público en algún momento. ¿Cuáles son algunos trucos para mejorar la forma en que nos comunicamos?

Hurwitz: Lo primero es siempre asegurarse de que estás diciendo algo que es sólo profundamente cierto, algo auténtico que sientes fuertemente. La segunda cosa que es muy importante recordar es simplemente hablar como una persona. A menudo, cuando la gente se levanta detrás de un podio, comienzan a usar todas estas palabras y frases que nunca usarían normalmente. En los negocios, se escucha decir a la gente, “Necesitamos catalizar el apalancamiento de la verticalización sin feudos”. Es como si la gente no supiera de lo que estás hablando. A veces ve a los políticos diciendo esto: “Tenemos que poner los valores del trabajo duro de la clase media estadounidense primero”. Este tipo de discurso político genérico no crea conexión alguna con el elector. Usted nunca diría algo así a su cónyuge o su amigo. Las personas no se comunican así. Es importante hablar como hablan las personas.

También creo que es importante mostrarlo y no decirlo. La gente a menudo utiliza un montón de adjetivos en lugar de pintar realmente una imagen muy viva y emocionante de algo. Creo que es menos memorable.

Knowledge@Wharton: Cuando escribe discursos, ¿hay palabras o frases que trate de evitar?

Hurwitz: Hay mucho del tipo “cuando trabajas duro y juegas según las reglas, sales adelante”, o “el cuidado de la salud es un derecho, no un privilegio”. Esos son grandes sentimientos y estoy de acuerdo con ellos de forma apasionada. Pero es importante encontrar maneras de expresarlos que sean más auténticas para el orador y un poco más creativas, de manera que tengan una repercusión mayor en la audiencia.

Knowledge@Wharton: ¿Es necesario cambiar algo dependiendo de la audiencia a la que nos dirigimos?

Hurwitz: Absolutamente. Hay que hacerse una pregunta importante: ¿Quién es esta audiencia? Ya estés hablando con un grupo de estudiantes de secundaria o con un grupo de directores generales o un grupo de personas de la tercera edad, obviamente estas audiencias tienen perspectivas y necesidades muy diferentes. Es importante tener esto en cuenta. Yo aconsejaría decir lo mismo a cada audiencia, pero sólo decirlo de una manera que sea un poco diferente para que explique de dónde vienen y reconozca quiénes son. Creo que con cualquier audiencia que se hable, es importante contar su historia. En muchos discursos que he escrito, tanto para los Obamas como para otros, a menudo comenzamos el discurso diciendo: “Me alegro tanto de estar aquí con ustedes hoy. Sé lo que todos ustedes han estado haciendo. Han estado trabajando en este tema o problema. O saben qué, todos los jóvenes que están aquí, todos van a ir a la universidad y sé lo difícil que fue y lo duro que trabajaron para lograrlo”. Se trata de reconocer el esfuerzo de las personas y mostrar que te has tomado el tiempo para conocerlos mejor y celebrar lo que han hecho.

Knowledge@Wharton: ¿Tiene un proceso de escritura en particular?

Hurwitz: Un colega me dijo una vez: “Sabes Sarah, es como si derramases un montón de tonterías en una página y luego pasaras una semana editándolo”, lo que fue duro de escuchar pero era acertado hasta cierto punto. Tomo la transcripción que he hecho de la reunión y añado mis propias ideas y observaciones a la misma. Entonces comienzo a organizar eso en un esquema, luego en párrafos específicos. Luego reviso y edito cada uno de esos párrafos. A veces me quedo atascada, y cuando me quedo atrapada sigo adelante. No me permito el bloqueo mental porque a veces no sé lo que estoy tratando de hacer en el párrafo tres, pero sé lo que el párrafo cuatro va a decir así que puedo escribir eso. Hay muchas veces en que escribo el final del discurso antes del comienzo. No soy una escritora súper lineal, pero me atengo a un esquema que está muy bien estructurado, así que sé exactamente a dónde voy.

Knowledge@Wharton: Cuando se está absolutamente atascado, ¿qué se puede hacer?

Hurwitz: La gente me pregunta a menudo, “¿Qué sucede cuando te bloqueas?” La respuesta es, ocurre todo el tiempo. Es normal. Pero no puedes consentirlo. Se dará el discurso en dos días, dentro de dos semanas. Así que a menudo voy a hablar con un colega y decirle: “estoy atascada. ¿Puedes ayudarme? “Si estoy realmente atascada, a veces paro por la noche y trato de levantarme a la mañana siguiente con una mirada fresca. Otras veces imprimo mi borrador del discurso, lo extiendo en el suelo de la oficina y lo miro de esa manera. Cuando se hace eso, a menudo comienzas a darte cuenta de que el problema es la estructura. Las cosas están en el orden equivocado. O tienes básicamente la misma idea en dos lugares diferentes y empiezas a darte cuenta de que si cambias un párrafo aquí y otro allí la transición queda mejor, lo que permite librarme de todo este lenguaje de transición que he tenido que meter, y así el texto funciona. Creo que verlo en papel puede ser muy útil.

Knowledge@Wharton: Usted mencionó que cuando trabajaba para el presidente, hacía a menudo más cosas sobre la marcha y con plazos más ajustados. ¿Cómo cambia ese proceso cuando en vez de tener dos semanas o dos días, tienes dos horas?

Hurwitz: Sí, eso sucede a veces. Sucedía con la Primera Dama cuando, tristemente, había algún tipo de crisis y la Sra. Obama tenía que lidiar con ella. Cuando estábamos en Cuba, hubo un ataque terrorista la noche anterior de que ella hablara, en que dedicaba este hermoso banco en una pequeña ceremonia en una biblioteca con un grupo de niños. Tuvimos que hablar del ataque. Era grave. Devastador. Me desperté esa mañana, y cuando lo supe, pensé: “Tengo que encontrar una forma de hablar de esto con estos niños”. Es muy estresante, pero lo haces. Tienes colegas que te ayudan, y acabas lográndolo.

Knowledge@Wharton: Una de las cosas por las que Michelle Obama se hizo conocida en sus discursos es que se basaba en historias personales de su vida. Hablaba de crecer en Chicago. De vez en cuando contaba historias sobre sus hijas. ¿Qué hizo para ayudarla a contar sus historias, y cómo podemos usar algo de eso para ser mejores narradores?

Hurwitz: Creo que los detalles son increíblemente importantes. Cuando Michelle cuenta la historia de su padre que tenía esclerosis múltiple y trabajaba en la planta de agua de la ciudad, ella decía cosas del tipo: “Sabes, mi papá tenía EM. Trabajaba en la planta. Trabajó muy duro. Él se sacrificó mucho”. Eso es contar lo que sucedió. Realmente no estoy viendo a su padre en el relato. Pero en lugar de eso lo que ella dijo en algunos de sus discursos fue, “usted sabe, a medida que mi papá se puso más enfermo fue siendo más duro para él vestirse por la mañana. Se despertaba una hora antes para poder abotonarse lentamente la camisa. Él se arrastraba a través de la habitación con dos bastones para darle un beso a mi mamá. “En 2012 ella habló sobre cómo cuando él regresaba a casa del trabajo lo veía lentamente subiendo las escaleras levantando una pierna y luego la otra hasta acabar en sus brazos. Esos son detalles realmente vívidos que demuestran lo duro que trabajaba. Muestran su humanidad. Muestran su sacrificio y su amor por su familia. Esos detalles específicos son críticos para contar historias.

Knowledge@Wharton: Te has visto en la situación de hacer preguntas como, “¿de qué color era la camisa que llevaba cuando subía las escaleras?”

Hurwitz: A veces. Pero ella solía cuidar todos los detalles. No tuve que preguntar mucho. Ella lo recordaba bien, y usaba la información que ella me daba.

Knowledge@Wharton: Recientemente escribió en USA Today sobre la importancia y el rigor de la verificación de los hechos.

Hurwitz: En la Casa Blanca de Obama, sabíamos que cada palabra que el Presidente y la Primera Dama decían tenían enormes ramificaciones. Ambos eran megáfonos potentes. Lo que dicen da la vuelta al mundo y está muy analizado. También sentimos que estamos sirviendo al pueblo estadounidense y tenemos una responsabilidad muy grande para asegurarnos de que todo lo que les estamos diciendo sea exacto al 100%. Teníamos todo un equipo en nuestro departamento de investigación que verificaba cada palabra de cada línea de cada discurso que escribíamos. Podría ser un proceso realmente intenso porque a menudo nos contestaban con un largo correo electrónico que decía: “Encontramos una estadística que es ligeramente diferente a la estadística que usaron. ¿De dónde proviene la estadística que está en el discurso? El ejemplo que usé en el artículo fue que el Presidente o la Primera Dama podían decir: “Ah, mi amigo fulano de tal”. Y ellos dirían: “Bueno, ¿son realmente amigos? ¿Cuál es la evidencia de que son amigos? ¿Cuál es la naturaleza de su relación?”

Hubo momentos en que, como redactores de discursos, decíamos: “Esto es tan frustrante. Esto es tan absurdo”. Pero no era absurdo. La idea era que teníamos una verdadera lealtad a la gente que servíamos. Teníamos una lealtad a la verdad, y la tomábamos muy, muy en serio. Pasábamos mucho tiempo en este proceso, y los redactores de discursos se acercaron mucho al departamento de investigación. Los verificadores de hechos se convirtieron en amigos realmente buenos porque sabíamos que estaban cuidando de nosotros y del pueblo americano.

Knowledge@Wharton: Se ha hablado mucho últimamente sobre la verdad, los hechos y los hechos alternativos. ¿Siente como si el clima político actual hubiera borrado las fronteras de eso un poco? ¿Qué hacemos al respecto?

Hurwitz: Las fronteras se han vuelto absolutamente borrosas. Tenemos un presidente que en repetidas ocasiones hace afirmaciones falsas …. Lo que hacemos es que continuamente lo denunciamos. Simplemente lo denunciamos cada vez que sucede porque, por desgracia, creo que una mentira una vez que se repite lo suficiente, la gente comienza a pensar que es verdad.

Knowledge@Wharton: ¿Qué hará ahora que su época en la Casa Blanca ha acabado?

Hurwitz: Soy investigadora en el Instituto de Políticas de la Universidad de Harvard, que es fantástico. Estoy trabajando con los estudiantes y enseñando, y es muy divertido. En cuanto a lo que viene a continuación, no tengo ni idea. Estoy disfrutando mucho de escribir con mi propia voz, así que creo que quiero hacer eso más veces. Creo que siempre estaré involucrado en la política de alguna manera, y sólo estoy averiguando cómo.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El punto de vista de una escritora de discursos de la Casa Blanca." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [11 abril, 2017]. Web. [18 August, 2017] <http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/punto-vista-una-escritora-discursos-la-casa-blanca/>

APA

El punto de vista de una escritora de discursos de la Casa Blanca. Universia Knowledge@Wharton (2017, abril 11). Retrieved from http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/punto-vista-una-escritora-discursos-la-casa-blanca/

Chicago

"El punto de vista de una escritora de discursos de la Casa Blanca" Universia Knowledge@Wharton, [abril 11, 2017].
Accessed [August 18, 2017]. [http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/punto-vista-una-escritora-discursos-la-casa-blanca/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far