El papel de los inmigrantes en la expansión internacional de la empresa

En un nuevo trabajo de investigación titulado “Descubriendo un hogar lejos de casa: efectos de la inmigración sobre el rendimiento y la localización de una empresa en el exterior” [“Finding a Home away from Home: Effects of Immigrants on Firms’ Foreign Location Choice and Performance“], Exequiel Hernandez, profesor de Wharton, analiza la relación entre inmigrantes y la expansión de las empresas en el exterior.

Knowledge@Wharton pidió a Hernandez que resumiera su investigación y discutiera sus implicaciones para las empresas, empleados e inversores.

A continuación, la transcripción de la entrevista.

Knowledge@Wharton: Zeke, por favor describa de forma resumida su investigación.

Exequiel Hernandez: Quería estudiar el efecto de la inmigración en el proceso de internacionalización de las empresas. Así, por ejemplo, imagine una empresa de Japón o de Brasil que planea invertir en un país como EEUU. ¿Escogería un lugar donde hubiera inmigrantes brasileños o japoneses? ¿Si la respuesta fuera positiva, habría sido una elección realmente acertada para su rendimiento? ¿Suponiendo que identifique esos efectos, por qué estarían ocurriendo? ¿Qué están proporcionando los inmigrantes a esas empresas?

Para responder a esas preguntas, reuní algunos datos sobre las inversiones de empresas de 27 países en EEUU de 1998 a 2003. A continuación, averigüé el rendimiento de esas inversiones varios años después.

Knowledge@Wharton: ¿Cuáles son los principales resultados de su estudio?

Hernandez: Hay tres resultados principales. El primero de ellos muestra que los inmigrantes influyen de hecho en la localización de las empresas: a la hora de escoger un Estado de EEUU para instalarse, es muy probable que escojan un Estado donde haya un número mayor, y no menor, de inmigrantes de su país de origen.

En segundo lugar, al analizar la longevidad de esas inversiones —es decir, si la empresa continuó operando a lo largo del tiempo— quedó constatado que la presencia de inmigrantes mostró ser un fuerte indicador de la posibilidad de éxito de la empresa.

Por último, esos dos efectos que he mencionado tienen un impacto muy fuerte en el caso de empresas con alguna necesidad relacionada con el conocimiento. Imagine, por ejemplo, alguien que invierta por primera vez en EEUU y no sabe cómo hacer negocios allí. En ese caso, los inmigrantes parecen ser muy útiles. Imagine incluso una empresa del sector de la alta tecnología o que tenga que transferir conocimiento de su país natal a EEUU. Es lo mismo. La presencia de inmigrantes tuvo un efecto significativo en empresas de ese tipo. Parece que el elemento accionador aquí consiste en un tipo de conocimiento o información que la red formada en esa diáspora ayuda a proporcionar a esas empresas.

Knowledge@Wharton: ¿Hubo algo en la investigación que le sorprendió?

Hernandez: La mayor sorpresa fue la fuerza de los descubrimientos hechos y su grado de fortaleza. Cuando se piensa en el efecto de la inmigración, la idea que se tiene es que debe haber algún efecto, pero que es trivial. En realidad, sin embargo, el efecto de la inmigración sobre la elección del lugar para la instalación de la empresa y su supervivencia se situó muy por encima de otras cosas que normalmente consideramos importantes en ese momento.

Es el caso, por ejemplo, de los incentivos del Gobierno —incentivo fiscal u otra cosa cualquiera que el Gobierno esté intentando hacer para atraer inversores extranjeros —, o la presencia de otras empresas del mismo segmento, de manera que la empresa pueda, por ejemplo, obtener conocimiento al instalarse en aquella localidad extranjera. Son cosas importantes, pero cuyo peso se mostró mucho menor que el peso de la inmigración. Eso me sorprendió.

Knowledge@Wharton: ¿Cuáles son las implicaciones prácticas de su investigación?

Hernandez: Creo que hay implicaciones prácticas para diversos grupos aquí. Por ejemplo, si es gerente, la implicación más obvia es que la diáspora puede ser un activo en el momento en que la empresa decide instalarse en el exterior. Los inmigrantes pueden ayudarlo a escoger un buen lugar y proporcionar un buen rendimiento allí. Por ejemplo, si fuera gerente de una empresa de alta tecnología y quisiera llevarla al exterior —su idea es hacer investigación y desarrollo ahí fuera —, podrá contratar a alguien de la diáspora. Digamos que es una empresa que necesita un proveedor en el exterior. La diáspora puede recomendarle un buen proveedor con informaciones y conocimientos que le serán útiles en otro país.

Para aquellos que formulan políticas, creo que hay también algunas implicaciones en el sentido de que, por norma, no consideramos al inmigrante como parte del paquete que interesa a las empresas cuando se dirigen al exterior. Por lo tanto, si estuvieran intentando atraer inversión extranjera, la pregunta que las autoridades locales deberían hacerse es la siguiente: “¿Acogemos bien a los inmigrantes? ¿Estamos abiertos a los trabajadores extranjeros?” Eso tal vez le permita atraer capital extranjero. Está claro que eso tiene una implicación enorme también si trabaja con políticas de inmigración. Normalmente, no creemos que el inmigrante afecte al capital extranjero. La investigación muestra lo contrario.

Knowledge@Wharton: ¿Podría proporcionar algunos ejemplos específicos de su investigación?

Hernandez: Hay varios ejemplos de empresas que hicieron eso, por suerte o de forma intencional. Una de las más antiguas y más conocidas es Honda. Honda decidió instalarse en California en los años 50 para vender motocicletas. Uno de los motivos principales fue que había una diáspora japonesa en California que podría ayudar a la empresa a contactar con las fuentes de recursos que necesitaría.

Más recientemente, tuvimos el ejemplo de una empresa de España, Freixenet, que pertenece al sector de vinos. Hace varios años, la empresa fue contactada por un inmigrante español que vivía en Australia. Él dijo a la empresa que Australia sería un buen lugar para vender sus productos, ya que la práctica de la viticultura estaba creciendo en el país. La empresa le creyó y aquel inmigrante se convirtió en su primer distribuidor en el país. Ese es un ejemplo de cómo aprovechar una oportunidad posibilitada por la diáspora.

Para mí, un ejemplo que fue muy interesante y que motivó, en parte, mi investigación, fue que si le pregunta a alguien cuál es la cadena de comida rápida que más está creciendo en EEUU, lo probable es que nadie sepa que se trata de una empresa de Guatemala. Se trata de Pollo Campero, que hoy compite con Kentucky Fried Chicken. En realidad, la empresa batió récords de crecimiento e incluso de ventas en un establecimiento. La estrategia consistió, básicamente, en seguir la diáspora hispana en EEUU. Así, comenzaron en California y crecieron rápidamente. Hoy están en casi todos los estados. Cuando observamos donde están los establecimientos, vemos que se trata de localidades con elevada densidad de inmigrantes hispanos.

Son ejemplos de diáspora que, de alguna manera, ayudan a proporcionar informaciones, soporte y recursos; o clientela, lo que ayuda a las empresas a tener éxito en el exterior.

Knowledge@Wharton: ¿Su investigación se aplica a alguna otra área?

Hernandez: Estamos pensando en eso. Tal vez debiéramos invertir la pregunta: “¿A qué tipos de empresas o segmentos no se aplica la investigación?” El estudio trabajó con varios segmentos industriales. Por lo tanto, parece que es posible generalizarlo. Creo, sin embargo, que eso sea menos importante en el caso de industrias en que la escala, el capital puro y simple o el tamaño sean más importantes, o tal vez una industria que no sea muy dependiente del conocimiento. En casos así, es probable que los inmigrantes no tengan mucho que ofrecer. En otras palabras, su operación sólo le traerá ventajas si tiene tamaño y escala. Por eso, no creo que la investigación pueda ser aplicada a ambientes de ese tipo.

Knowledge@Wharton: ¿Hay alguna novedad actualmente en las noticias o cuestiones que estén siendo debatidas en el Congreso, en el Gobierno o en la esfera local que sean importantes para su investigación? ¿Existe alguna cosa que sea especialmente aplicable a la economía y al mercado global actual y que sea relevante aquí?

Hernandez: Están sucediendo muchas cosas interesantes. En cierta forma, fue lo que me motivó a hacer la investigación, basta con ver, por ejemplo, el debate acalorado en torno a la política de inmigración. Los desacuerdos son numerosos. Creo que sería importante decir: “Miren, lo que importa es saber si los inmigrantes, cuando vengan, consumirán todos nuestros recursos. ¿Ellos van a tomar nuestros empleos?” Otra pregunta sería: “¿Ayudarían a atraer capital extranjero?” Por más que este sea un resultado deseado, creo que debería formar parte del debate en torno a la inmigración, aunque mi investigación no se haya hecho desde la perspectiva de las posibles políticas que se pueden adoptar. Sin embargo, creo que sí hay datos que considero importantes para los formuladores de esas políticas.

Otra cosa que observamos es la apertura de varios países extranjeros como China, India y Brasil. Hay mucho interés en invertir en esos lugares. Pero se trata de países que tienen dificultades propias y con varios fracasos espectaculares mostrados por los medios. Tal vez la diáspora sea útil a la hora de lidiar con ellos. Lo contrario también es verdad. Hay multinacionales —empresas que llamamos de “gigantes emergentes”— de países como China e India. Tal vez parte de la explicación de su éxito se deba al hecho de que, en general, son países que enviaron un gran número de inmigrantes al exterior en las últimas décadas.

Knowledge@Wharton: ¿Su investigación ha acabado con algún prejuicio sobre el tema, sobre la inmigración o empresas extranjeras que se instalan en otros países?

Hernandez: Tal vez sea un poco presuntuoso creer que yo, solo, haya acabado con un prejuicio. Pero si tuviera que señalar uno que me gustaría ver eliminado es aquel que dice que los inmigrantes vienen y consumen todos nuestros recursos y no añaden nada a la economía. Creo que no prestamos mucha atención a su papel como factores de atracción de capital extranjero. Por lo tanto, me gustaría que se debatiera sobre eso.

Creo que hay otra falsa concepción: la percepción de que el mundo es plano, que la información viaja libremente sin ninguna limitación. Si eso fuera verdad, los inmigrantes no tendrían ninguna importancia en las opciones de inversión de las empresas. Pero el hecho es que ellos son importantes. Por lo tanto, las redes sociales y formales parecen jugar un papel destacado en la inversión extranjera. Creo que eso va más allá de la inmigración. Hay otros tipos de redes formales e informales en las cuáles las empresas confían. Estas son realmente importantes para su proceso de internacionalización. De esa manera, creemos que no podemos ser ingenuos acerca de que el mundo es plano y que las relaciones personales no son importantes.

Knowledge@Wharton: ¿En qué difiere su investigación de otras en ese campo?

Hernandez: Este no es el primer estudio que establece una correlación o relación entre inmigración y comercio o inversión. Hay algunos estudios a nivel nacional que también observaron la existencia de esa correlación, así como otros a nivel empresarial. Creo que nuestro estudio añade algunas cosas en relación a los demás.

En primer lugar, él muestra de qué manera las empresas responden estratégicamente a la presencia de los inmigrantes. No se percibió nada del tipo: “¿Las empresas escogen este tipo de acción o la correlación tal vez sea espurea?” La interpretación de este estudio es que se trata efectivamente de una elección intencional. Desconocíamos —o, por lo menos, nadie había probado— el efecto de los inmigrantes sobre el rendimiento.

Otra cosa que el estudio añade, en mi opinión, es una percepción de la razón por la cual esas cosas suceden. Por lo tanto, las cosas podrían suceder por diversas razones diferentes. Podría ser, por ejemplo, por el hecho de que los lugares que atraen inmigrantes son también atractivos para las empresas extranjeras. Se busca mostrar así, de forma un poco más causal, qué información y conocimiento son la causa de lo que está sucediendo, es decir, que los inmigrantes, de alguna manera, ayudan a las empresas a sacar provecho del conocimiento local o las llevan hacia, por ejemplo, proveedores o compradores, y que hay una especie de intermediario de informaciones entre las empresas y los recursos en la localización. Este estudio no excluyó del todo el resto de explicaciones posibles, por lo tanto hay espacio para que una investigación explore si ésta es, de hecho, una relación causal.

Knowledge@Wharton: ¿Planea hacer otras investigaciones en esa área?

Hernandez: Sí, la cuestión de la inmigración es una parte importante de mi agenda de investigaciones. Tengo algunos proyectos en marcha y varios otros nuevos en mente. Voy a comentar tres de ellos.

El primero tiene que ver con lo que podemos considerar el lado negativo de una estrategia que depende de la inmigración. Ese estudio analiza los beneficios de ella. Lo que yo analicé como resultado del rendimiento fue la supervivencia. Pero si pensamos en ello, los inmigrantes en general representan una fracción muy pequeña de la población local. Así, la empresa podrá verse limitada a un nicho muy pequeño y podrá no crecer con la vista puesta en la población más amplia, porque los inmigrantes o tienen gustos diferentes o le comunican informaciones distorsionadas. Por lo tanto, planeo hacer un estudio que analice los cambios entre supervivencia y crecimiento cuando la empresa se instala en un lugar donde hay una diáspora sustancial. Otro estudio intenta responder de forma efectiva a la siguiente cuestión: cuando se abre una filial en el exterior, ¿lo ideal es que sea gestionada por alguien del país o por un inmigrante? ¿Cuáles serían algunas ventajas? Estoy haciendo ese estudio junto con un compañero de la Universidad Duke.

Existe incluso un tercer estudio que estoy haciendo con un compañero de la Universidad de Michigan. Estamos intentando examinar el fenómeno contrario, lo que nos lleva a las siguientes cuestiones: “¿Cuál es el efecto generado por las empresas que llegan a un país extranjero, y qué efecto tienen ellas sobre los inmigrantes?” Específicamente, queremos saber: “¿La inversión extranjera hace que los inmigrantes se comporten de manera más o menos empresarial?” Porque sabemos que los inmigrantes, por norma, tienen un índice elevado de actividad emprendedora. ¿Pero la inversión extranjera —por ejemplo, una empresa del país de origen de ellos— hace que tiendan más a abrir una empresa nueva o a trabajar en la empresa recién instalada en lugar de emprender? Por lo tanto, estamos intentando analizar esos efectos también.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"El papel de los inmigrantes en la expansión internacional de la empresa." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [28 mayo, 2014]. Web. [20 November, 2019] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-papel-de-los-inmigrantes-en-la-expansion-internacional-de-la-empresa/>

APA

El papel de los inmigrantes en la expansión internacional de la empresa. Universia Knowledge@Wharton (2014, mayo 28). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-papel-de-los-inmigrantes-en-la-expansion-internacional-de-la-empresa/

Chicago

"El papel de los inmigrantes en la expansión internacional de la empresa" Universia Knowledge@Wharton, [mayo 28, 2014].
Accessed [November 20, 2019]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/el-papel-de-los-inmigrantes-en-la-expansion-internacional-de-la-empresa/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far