En Chile, el cobre da un salto innovador al sector de la salud

Tradicionalmente conocido por ser uno de los mejores conductores de electricidad, el cobre se ha consolidado como el insumo por excelencia en la industria eléctrica-electrónica, gracias a este atributo. No obstante, el metal rojo ha comenzado a brillar con luz propia en el campo de la salud, debido a su propiedad bactericida, es decir, su capacidad para limitar la propagación de agentes patógenos.

Acogiendo este noble beneficio, elPrograma de Innovación para el Cluster Minero de Chile –estrategia pública-privada destinada a potenciar el desarrollo de la minería local y que anualmente convoca a concursos de innovación-,decidió premiar este año el proyecto de utilización de cobre en el Hospital de Calama, en la II Región del país.

La iniciativa es impulsada por la principal productora estatal de cobre del país, Codelco, y consiste en aplicar cobre y aleaciones de cobre en equipos médicos de alta manipulación. Entre éstos figuran porta-sueros, lápices para introducir datos en las pantallas de los ordenadores, mesas de comida para pacientes, palancas reguladoras de camas y brazos de camas, además de sillas para visitas. Todo ello con el fin de combatir las infecciones intrahospitalarias.

El Presidente Ejecutivo de Codelco, José Pablo Arellano, destaca que “la EPA –principal entidad medioambiental de Estados Unidos- ha reconocido al cobre como el primer metal antibactericida del mundo y esto abre enormes usos y posibilidades para el cobre en los hospitales”. Por su parte, la vicepresidenta de Finanzas, Promoción y Sustentabilidad de la cuprífera estatal, Isabel Marshall, anunció recientemente que “en el período 2008-2012, Codelco invertirá cerca de 1.500 millones de dólares en diversas iniciativas de sustentabilidad, basadas en el efecto bactericida del cobre”.

Lo anterior es posible gracias a que Chile es uno de los principales productores mundiales del metal rojo y de acuerdo a un reciente informe emitido por el Banco Central de ese país, las exportaciones de cobre totalizaron 25.058,5 millones de dólares en agosto de este año, lo que implicó un crecimiento del 8,9% en los últimos 12 meses.

La minería del cobre contribuye en promedio a un 20% del PIB y representa más del 60% de las exportaciones chilenas”, recalca Viviana Araneda, Directora de ProChile en Los Ángeles, Estados Unidos. ProChile es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores del país, que apunta a proyectar la política comercial de Chile.  

“Las ganancias fruto de las exportaciones de la gran minería del cobre hoy equivalen a todas las transacciones que lleva a cabo el retail en Chile. De hecho, la mediana minería actualmente exporta más toneladas de cobre que la industria del salmón y de la uva juntas”, asevera Juan Carlos Guajardo, Director Ejecutivo del Centro de Estudios del Cobre y la Minería de Chile (Cesco), organismo que contribuye al diseño y debate de las políticas públicas para potenciar la actividad minera del país.

La reducción de las infecciones intrahospitalarias

A juicio de Rubén Polanco, profesor de la Escuela de Bioquímica de la Universidad Andrés Bello, “el impacto y los beneficios del proyecto bactericida del cobre para el sector salud podrían llegar a ser muy relevantes, debido a que un reciente artículo publicado en la Revista Chilena de Infectología, indica que en el país se registran 70 mil infecciones intrahospitalarias al año, con un costo estimado para Chile de 70 millones de dólares”.

Por su parte, Guillermo Figueroa, jefe del laboratorio de Microbiología y Probióticos de la Universidad de Chile, añade que “un porcentaje importante de las personas que acude al hospital, termina con una patología que no guarda ninguna relación con la que presentaban al momento de ingresar”. De igual forma, el experto asegura que entre 6.000 y 7.000 personas fallecen cada año en Chile a causa de infecciones contraídas al interior de los centros médicos.

Polanco señala que “si la implementación de instrumentos de cobre en hospitales reduce la sobrevida de microorganismos patógenos, con seguridad puede contribuir a la disminución de las infecciones intrahospitalarias, repercutiendo positivamente en los costos asociados a este tipo de infecciones”.

Asimismo, el académico explica que la iniciativa de Codelco puede marcar el comienzo de una nueva industria en Chile, abocada a la producción de utensilios de cobre o de aleaciones del metal rojo para hospitales. “Esta podría producir piezas tan simples y cotidianas como manillas de puertas hasta material clínico más especializado, como instrumental quirúrgico”, comenta.

Compartiendo la visión del académico, Fernando Acevedo, profesor de la Escuela de Bioquímica de la Universidad Católica de Valparaíso, enfatiza que “la aplicación de cobre o aleaciones de cobre en el área de la salud podría ser inmediata, dado que es un hecho comprobado que el metal rojo se caracteriza por su atributo bactericida”.

 

Los nuevos productos a base de cobre  

 

El profesor Polanco adelanta que “el sector alimenticio local también puede convertirse en otra industria favorecida, ya que podría utilizar el metal rojo en las superficies donde produce y manipula alimentos, reduciendo así los riesgos de propagación bacteriana y garantizando a la población un mejor control de calidad en sus procesos”.

 

Incluso, apunta Fernando Acevedo, “la utilización de cobre no sólo podría extenderse al procesamiento de alimentos a escala industrial, sino que también a nivel casero”.

 

Pero, Rubén Polanco va aún más lejos, indicando que “la industria textil tiene un interesante desafío por delante, debido a que podría incorporar cobre a la fabricación de telas y diversificar su producción para fabricar a gran escala, ropa de cama para hospitales, fundas de almohadas y ropa para el personal médico que trabaja en pabellones, además de cortinas”.

 

En este punto, Rodolfo Mannheim, profesor del departamento de Ingeniería Metalúrgica de la Universidad de Santiago de Chile (USACH), subraya que “el estudio del cobre a nivel bacteriológico, ha arrojado resultados satisfactorios como efectivo agente antimicrobiano en calcetines, toallas y ropa interior”. A medida que se vayan desarrollando más investigaciones, detalla el académico, se ampliará la aplicación del cobre y sus aleaciones al campo hospitalario, “así como también se extenderá su utilización al hogar, baños y cocinas”.

 

Otro ámbito interesante en el cual se puede obtener provecho del atributo antibactericida del metal rojo, prevé Polanco, es en el uso de filtros con revestimiento de cobre en sistemas de aire acondicionado. “Se ha comprobado que ciertas cepas bacterianas y hongos se desarrollan rápidamente en ambientes húmedos y oscuros, como los ductos de ventilación de los equipos de aire acondicionado. De hecho, la circulación del aire a través de estos sistemas facilita la diseminación de microorganismos, en forma de aerosoles”.

 

Lo anterior, explica el profesor, puede llegar a causar serias infecciones, especialmente en pacientes de hospitales que presentan un compromiso de su sistema inmunológico. “Diversas investigaciones demuestran que los filtros a base de cobre tienen un extraordinario efecto bactericida”.

 

El obstáculo de la falta de estudios

 

Rubén Polanco sostiene que es muy importante que la empresa chilena reaccione al cambio “del uso tradicional del cobre al uso no tradicional” y aproveche las oportunidades que se están abriendo. “Sin duda, el proyecto de Codelco    representa una gran oportunidad para el desarrollo de nuevos mercados, la creación de nuevas compañías, y especialmente, para el desarrollo de la investigación científica y tecnológica del país”.

 

En opinión del profesor, el actual escenario ofrece las condiciones idóneas para la concreción de una nueva industria enfocada en la elaboración de productos no tradicionales de cobre, ya que “el Gobierno está impulsando este tipo de iniciativas innovadoras y existe el capital humano calificado capaz de llevarlas a cabo con éxito”.

 

No obstante, Mannheim insiste en que antes es necesario perfeccionar los conocimientos biológicos que hoy se tienen acerca del metal rojo, “dado que para el mundo científico aún es una gran incógnita cómo opera su propiedad bactericida. Mientras no aclaremos este acertijo, difícilmente podremos seguir innovando y aplicando tecnología de punta en productos no tradicionales basados en cobre”.

 

Y en este sentido, el profesor Polanco reconoce que una barrera para incursionar en nuevos productos basados en el metal rojo, podría ser justamente la falta de una adecuada base de estudios, que avale el atributo bactericida de los nuevos productos. “Es muy importante que las investigaciones demuestren la efectividad antimicrobiana del metal rojo en cualquier potencial nuevo producto que sea lanzado al mercado, a objeto de garantizar una base científica demostrable y avalar su uso en los consumidores finales”.

 

Al respecto, el profesor Fernando Acevedo es categórico en afirmar que “la autoridad sanitaria deberá ser muy estricta a la hora de certificar a los nuevos productos, fabricados a partir del cobre o de aleaciones de éste”.

 

La barrera económica y sicológica

 

Juan Carlos Guajardo, Director Ejecutivo de Cesco, descarta de plano que el alto precio del cobre, que ha caracterizado a las jornadas bursátiles a lo largo de 2008, pueda convertirse en una barrera para que la industria en Chile desarrolle nuevos productos basados en el metal rojo.

 

“El progreso en nuevos productos comerciales, a partir de las propiedades bactericidas del cobre, va a seguir avanzando aún con el precio alto del metal, ya que sus beneficios son muy altos para el país en materia sanitaria”, sentencia el ejecutivo. Actualmente el precio del metal rojo en la Bolsa de Metales de Londres es de 3,17 dólares la libra, y el pasado 3 de julio, alcanzó su nivel más alto cerrando la jornada en 4,07 dólares la libra.

 

Además, acota Guajardo, los beneficios sanitarios del cobre -fruto de su efecto bactericida-, pueden generar grandes ahorros para los presupuestos que cada año Chile destina al sector salud. “Por lo tanto, este aspecto va a favorecer su utilización”.

 

Sí podría llegar a producirse el efecto de la sustitución, como ocurre en todo producto, bien o servicio que experimenta un alza considerable en su valor, aclara el experto. “En el caso del cobre, el sustituto más cercano es el acero, pero este metal también ha subido bastante de precio”, advierte.

 

A pesar de lo anterior, Guajardo prevé que “podrían generarse algunas barreras sicológicas en la introducción de estos nuevos productos en el mercado, por tratarse de innovaciones o productos no tradicionales. Pero, como éstos tienen un gran potencial, estimo que con el transcurso del tiempo obtendrán una buena participación de mercado”.

Cómo citar a Universia Knowledge@Wharton

Close


Para uso personal:

Por favor, utilice las siguientes citas para las referencias de uso personal:

MLA

"En Chile, el cobre da un salto innovador al sector de la salud." Universia Knowledge@Wharton. The Wharton School, University of Pennsylvania, [01 octubre, 2008]. Web. [09 December, 2018] <https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/en-chile-el-cobre-da-un-salto-innovador-al-sector-de-la-salud/>

APA

En Chile, el cobre da un salto innovador al sector de la salud. Universia Knowledge@Wharton (2008, octubre 01). Retrieved from https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/en-chile-el-cobre-da-un-salto-innovador-al-sector-de-la-salud/

Chicago

"En Chile, el cobre da un salto innovador al sector de la salud" Universia Knowledge@Wharton, [octubre 01, 2008].
Accessed [December 09, 2018]. [https://www.knowledgeatwharton.com.es/article/en-chile-el-cobre-da-un-salto-innovador-al-sector-de-la-salud/]


Para fines educativos/empresariales, utilice:

Por favor, póngase en contacto con nosotros para utilizar con otros propósitos artículos, podcast o videos a través de nuestro formulario de contacto para licencia de uso de contenido .

 

Join The Discussion

No Comments So Far